sábado, 21 de abril de 2012

SANTISTEVAN, UN AUTENTICO DEFENSOR

Mucha entrega por servir a los que menos tienen. Como abogado, capacidad contundente y entero conocimiento del Derecho.  Un jurista por sus cuatro costados, hombre hidalgo a carta cabal. Un dialogante permanente para la solución de los problemas. Que lo hacia justo y consecuente. Una entera bondad  y proyección directa para entregarse a los demás. Siempre dar sin recibir. Que lo transformaba en un efectivo y auténtico defensor del pueblo.
Estos son, evidentemente, atributos difíciles de encontrarse en este convulsionado mundo donde reina, precisamente, lo contrario en cuanto a virtudes y filantropías se refiere.
 Pero hay que decirlo con orgullo y veracidad plena que aquí en el Perú, como parte del orbe ancho y ajeno, si que existió un personaje de esa envergadura que efectivamente aportó mucho y con creces, labrándose un nombre singular y destacado en el campo del Derecho y en el de la democracia que defendió a como de lugar, en todo momento de su fructífera existencia.
Jorge Santistevan de Noriega, quien lamentablemente acaba de fallecer víctima de una penosa enfermedad aparecida de un momento a otro, tuvo una trayectoria a lo largo de su vida que efectivamente merece aplausos.
APLAUSOS, SONOROS APLAUSOS
Como los que se dieron en forma permanente, primero suaves y después enteramente sonoros, de parte de infinidad de personas que llenaron por completo las instalaciones de la Iglesia de Fátima en el distrito de Miraflores, cuando sus restos mortales salían tras la Misa de Honras, rumbo al Cementerio  Jardines de la Paz donde lo  cremaron.
Al final del acto religioso, oficiado por los R. P. Miguel Irizar, ex Obispo del Callao, Javier Quiros Piñeiro y otro sacerdote de origen extranjero, lo recordaron con precisión y entero cariño. Primero  el menor de sus hermanos, el  dramaturgo y hombre de teatro Alfonso Santistevan, representando a la familia; y luego el Ministro de  Cultura, Luis Peirano Falconí, a nombre de sus amigos.
Las palabras de ambos que calaron con entero sentimiento entre todos los asistentes, impresionados además, evidentemente, por su lamentable desaparición cuando todavía podía  seguir aportando y con creces, a favor del Perú.
 Sus cenizas, a pedido expreso de él irán, una parte al mar frente al Club Regatas Lima y la otra a las faldas del volcán el Misti en Arequipa, su ciudad natal querida y añorada siempre por Jorge.


Jorge Santistevan de Noriega

FLORES, MUCHISIMAS FLORES
En la parte de atrás del templo, en la calle miraflorina cerca al mar de atardeceres coloridos y maravillosos que tanto le gustaba mirar a Jorge, un impresionante número de aparatos florales, pocas veces visto llenaban por completo, un espacio larguísimo como expresión de cariño y reconocimiento de parte de quienes lo conocieron y tuvieron relaciones desde las personales, familiares y  las profesionales.
 Uno de los arreglos fue enviado, en señal de pesar por su muerte, por el Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso.  Vale que el Defensor de ayer, de hoy y de siempre, se lo merecía.
 El había actuado, a pedido de Nadine Heredia, como Defensor, con entera imparcialidad, después de los controvertidos y rebeldes sucesos de Locumba que protagonizaron el mandatario y su famosísimo hermano Antauro hoy preso y dedicado a las lides de los porros, las plantitas y la marihuana.
Parte de la edad de piedra del mandatario. Que no se moleste, porque hasta el insigne pensador Mariátegui pasó por ello. Por supuesto, por la edad de piedra, no por los drogas.
Una de sus principales colaboradoras y socia principal de su bufete profesional, la doctora Mayté Remy Castagñola, recordaba- con mucha emoción- las palabras de Jorge cuando acudía a velorios y entierros. “Las flores deben estar allí y deben haber muchas de ellas, en señal de reverencia y recuerdo. No concibo otra cosa en contrario”.
 Por lo menos desde donde permanezca hoy que seguro es en el cielo por su inconmensurable bondad, Jorge debe estar enteramente muy contento y sonriendo con su cara de hombre bueno, la calvicie pronunciada totalmente y su caminar enteramente rumboso. Las rosas entre muchísimas variedades de arreglos se multiplicaron por doquier, en su sentida despedida de este mundo.
AREQUIPA
Nació en Arequipa el 22 de enero de 1945 cuando, precisamente allí en la blanca ciudad rebelde, revolucionaria y siempre defensora del orden constitucional, se forjaba el Frente Democrático que  meses después llevó a la Presidencia de la República a José Luis Bustamante y Rivero, uno de los mandatarios mas limpios y honrados que ha tenido el Perú.
 Esos aires reinantes tan positivos y reconfortantes fueron los que acompañaron a Jorge en sus primeros años de vida. Parece que lo contagiaron posteriormente. Que bueno.
SAN JOSE Y LA INMACULADA
No hay que olvidar lo que decía a sus familiares y amigos risueño y entre risas con respecto a su nacimiento: “En Lima tenemos que soportar, además de la ausencia de sol durante muchos meses del año, la envidia. Hay que saber perdonar.  Los que envidian no han tenido la suerte de nacer en Arequipa”
 A propósito, su último cumpleaños lo pasó muy pero muy feliz al lado de su familia con su compañera de toda una vida, Rosemary Luna, sus hijos y sus nietos en la inmensidad y belleza impactante del  Mar Caribe, donde se fue para aprovechar las primeras cortas vacaciones que se le presentaron después de largos  años de intenso trabajo en el estudio de abogados que fundó y que dirigía con éxito, ubicado muy cerca de la Alameda Pardo en Miraflores.
Estudió en el Colegio arequipeño y Jesuita San José hasta tercer año de secundaria. Los dos últimos años de la vida escolar se desarrollaron en la Inmaculada de Lima de la misma congregación de religiosos, ciudad a la que se vino a vivir con sus padres y sus hermanos. En aquel entonces vivía en una casa bella de largo jardín, intensamente verde, en la calle Italia 190 de Miraflores.
 Los de su promoción, 1961, fueron entre muchos otros el ex Presidente del Congreso Nacional y probo político Henry Pease García, el banquero Carlos Klinge, el publicista Carlos Iván Maldonado y el periodista Armando Lazarte Ugarteche.
Muy joven aún decidió abrazar la carrera de las leyes, luego de someterse a los test de vocación profesional. Por eso ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad Católica para estudiar, después de dos años, Derecho. Sus profesores fueron Luis Jaime Cisneros, Jorge Avendaño, Héctor Cornejo Chávez,  Felipe Osterling y muchos otros más que lo formaron eficientemente.
En las aulas universitarias, Santistevan no hizo actividad política que la había y a raudales con el predominio en aquel entonces, entre el alumnado, de las ideas demócrata cristianas. Aunque el tema le interesaba mucho. Cierto es que si. Seguía los acontecimientos de este tipo, en forma silenciosa y anónima.



Exponiendo ante los tribunales.
LA VIDA POLITICA EN LA CATOLICA
Por aquel entonces en la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica destacaban, muy jòvenes, dirigentes como el propio Pease que llegó a ser Presidente de la FEPUC. Lo mismo que Enrique Bernales, después Senador de la República. Rafael Roncagliolo, hoy Canciller del Perú. Armando Zolezzi  Moller, que llegó a ser uno de los mejores expertos en tributación. Muchos otros más.
TEATRO
 El politólogo Manuel Bernales Alvarado. El periodista José María Salcedo que fue el último Presidente social cristiano. Luego vino la era de la ultra izquierda de Vanguardia Revolucionaria que tomo el poder estudiantil, por decisión de los alumnos, encabezados por Javier Diez Canseco, Agustín Haya de la Torre y otros jóvenes marxistas de aquella  época.
Hoy convertidos y transformados en otros colores. Algunos verdes por ambientalistas. Rosados porque se moderaron. Pero también hay los de otros tonos que persisten en esta actividad y por supuesto que destacan. Se llaman demócratas.
 De todo hay en la villa del señor, por efectos del sistema político imperante que los radicales del ayer tienen la obligación de apoyar. Si por lo menos quieren ser consecuentes.
A Jorge, en aquel entonces, le gustó por entero las tablas y por eso fue uno de los animadores del Teatro de la Universidad Católica (TUC), dirigido por el renombrado artista Ricardo Blume, toda una figura a nivel nacional e internacional. Como actores, además de Santistevan, destacaban: Mario Pasco Cosmópolis y Humberto Medrano, hoy prestigiados abogados en el campo laboral y tributario, respectivamente.
SUS AMIGOS
Lo mismo que Hernán Romero, entonces estudiante de Derecho,  Jorge Chiarella que sigue en el teatro y la publicidad, Lucila Ferrand, Violeta Cáceres, Ruth Escudero, una época Directora del Teatro Nacional, Silvio de Ferrari, profesor de la Universidad de Lima, el internacionalista Juan Velit, Siegfried Espejo, Ana María  Teruel y Clara Izurieta
Como siempre en la iluminación,  Samuel Adrianzén, periodista muchos años en el diario “La República” y actualmente trabajando como asesor de prensa en la Católica. Tiempos de arte, de teatro que nunca volverán. Pero que quedan permanentes en el recuerdo.
Santistevan actuó en obras de corte clásico como “La Siega” de Lope de Vega, haciendo un papel relacionado con el Deseo. Lo mismo que en  “El Auto de la Pasión” de Lucas Fernández, donde se desempeñó como  San Dionisio.
Sus dotes histriónicas las demostró en otras piezas de corte moderno como las que escribió el renombrado escritor  y profesor universitario Julio Ortega, formado también en la Católica.
NATACION.
Hace un año, y después de haber transcurrido unos 40 , volvió otra vez a las tablas en una temporada cortísima de dos días realizada en el teatrín del Instituto Cultural Peruano Norteamericano de Miraflores, interpretando a Raphael Lemkin en la obra “Aunque todo el Cuerpo Muera”.
La pieza teatral cuenta los últimos momentos de un judío polaco, cuya familia murió en el Holocausto  y que dedicó su vida a combatir los crímenes de lesa humanidad. Fue el primero en acuñar el término genocidio y se dio cuenta de que sólo la ley y el derecho pueden combatirlo. Un papel digno para Jorge.
En la adolescencia,  fue un connotado deportista que destacó en la natación. A finales de un intenso verano del año 1958, participó en el Campeonato Nacional  de Natación para menores de 14 años que se llevó a cabo en la Piscina Municipal del Callao, conjuntamente con Walter Ledgard, Manuel del Pomar, Juan Manuel de Izcue, Carlos Ocampo y otros nadadores. En esa competencia representó a Arequipa, cuyo equipo estaba conformado además por: Mario Struke, Enrique Dancuart, Jorge Rodriguez y Percy Ricketts.
PERIODISTA
Hay un tiempo corto de reportero y periodista de Jorge en la Revista del diario conservador y liberal “La Prensa”, “Siete Días del Perú y el Mundo” que era dirigida por una comunicadora de fuste y brillantez como fue Elsa Arana Freyre. Allí, entre otros, estaba otro hombre de prensa de renombre, Alfonso Pocho Delboy Morales. El joven estudiante escribía con fluidez y, porque no decirlo, con brillantez.
Allá por los años 60 casi por ingresar a la década de los 70, el estudiante de porvenir asegurado por su talento, viajó a Cuba como enviado especial para hacer un informe sobre la revolución que en aquella época-no ahora por supuesto que se ha convertido en una dictadura de la peor especial familiar, incluso monárquica y abusiva- llamaba la atención del mundo por la valentía de estos decididos barbudos que llegaron al poder por las armas. En este caso, legítimas.
Ellos actuaban dignamente encabezados por Fidel Castro, quienes se enfrentaron entregando todo, a una dictadura de la peor especie como fue la de Fulgencio Batista que convirtió, efectivamente, a ese país en el prostíbulo norteamericano. Eso acabó con los rebeldes triunfantes. Mérito indiscutible que no se puede desconocer, si se quiere ser imparciales.
IMPRESIONES DE CUBA
El régimen castrista, que nació de las entrañas del enfrentamiento justo y necesario, había jaqueado al poder abusivo de la potencia norteamericana que cometió errores garrafales en la isla, con sus intervenciones que no eran nada democráticas y planteó el injusto e inconcebible bloqueo económico que hasta ahora persiste.
Eso siempre, por principio, hay que rechazarlo. Pero por el desenvolvimiento de los hechos posteriores, también hay que criticarlo duramente por lo que pasa, actualmente, con una turba de miserables, los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz, que ha puesto a ese pueblo en la picota permanente de la opresión y la miseria, situaciones rechazables por donde se le vea.
Lo cierto y concreto es que el joven periodista tenia una comisión nada fácil. Representaba al diario enteramente conservador del Perú y tenia que escribir para sus lectores de la revista lo que efectivamente había visto.
Jorge se impresionó tremendamente por la revolución cubana. Quien de joven, con la sensibilidad a borbotones, no lo hacia frente a un pueblo que luchaba con mística, persistentemente La capacidad política de su conductor, Fidel, el manejo de masas y la lucha idealista de un pueblo que quería seguir adelante, cueste lo que cueste.



1945-2012
 MERITO COMPARTIDO
 Los programas de salud avanzadísimos para todos. La educación  llegaba sin límites El pueblo enteramente apoyaba a su líder, Fidel, Fidel, el gran Fidel para todo el mundo. Que había problemas, claro que si.
 El primero de ellos aunque subjetivo esa sensación, ese olfato que la libertad podía acabarse de un momento a otro. Por supuesto que no había carros de ultimo modelo, ni riqueza y confort a raudales.
Había desabastecimiento de alimentos Era la lucha de un pueblo que quería avanzar para conseguir progreso y bienestar. Lo triste y deplorable que ello nunca vino. Ni ayer. Ni hoy.
Pues bien, lo que captó el joven periodista  lo escribió, conjuntamente con otros comunicadores que fueron al viaje.  La Prensa, a pesar de su posición editorial e ideológica en contra, publicó enteramente el informe y causó impacto total en el mundo de los lectores del Perú. La noticia incluso dio vuelta al mundo.
QUIPU
 Mérito de Santistevan de hacerlo transparentemente, escribir lo que efectivamente vio. Mérito indiscutiblemente del periódico dirigido por un hombre conservador como fue su director Pedro Beltran, que separó siempre la información de la opinión para dar lo mejor a sus lectores. Las dos posiciones, obviamente, aplaudibles. Cueste a quien le cueste.
Cabe recordar que Jorge, joven aún, fue comentarista político de un programa periodístico de televisión de corta duración con inclinaciones de izquierda del espectro político llamado Quipu, producido por la argentina Bianca Casagrande y dirigido por el Canciller de hoy Rafael Roncagliolo, su compañero de colegio en la Inmaculada.


Con Roncagliolo hicieron un programa periodistico.
Compartió sus estudios universitarios con su actuación como practicante en el Estudio Romero, uno de los más renombrados de la época, donde trabajaban el doctor Eleodoro Romero Romaña, quien fue Presidente del Jurado Nacional de Elecciones y abogados de la talla de Jaime Bustamante Romero, Enrique Chirinos Soto, Manuel Aguirre Roca, Alberto Felipe La Hoz y otros distinguidos juristas.
Al terminar la carrera y después de haber obtenido los títulos de Bachiller en Derecho y Abogado por la Universidad Católica, siguió, con una beca que obtuvo, estudios de Derecho Comparado en el Interamerican Law Institute de la Universidad de Nueva York. Eran los años 1969 y 1970
Inmediatamente después participó como Profesor de Derecho de la Católica en el programa cooperativo con la Universidad de Wisconsin (Madison 1970-1971),  en el campo de Derecho y Desarrollo.
PROFESOR
De vuelta al Perú, desarrolló actividades académicas. Compartiendo la cátedra de Derecho Laboral en la  Facultad del mismo nombre de la Católica con cursos de introducción en el Programa de Estudios Generales y seminarios especializados. Su actividad docente  persistió durante muchos años tanto en este centro superior, como en la UPC y la Academia Nacional de la Magistratura.
Asimismo integró el equipo de investigadores del Centro de Promoción y Desarrollo (DESCO) entre 1971 y 1972. Publicó diversas obras relacionadas con temas laborales, jubilación y la reforma de la empresa en el Perú.
CON LOS REYES DE ESPAÑA
Uno de esos libros, escrito al alimón con Angel Delgado Silva, llevó el titulo de “La Huelga en el Perú, Historia y Derecho” cuya dedicatoria principal es para el eminente historiador Jorge Basadre, con las siguientes palabras escritas por Santistevan: “maestro siempre, amigo brevemente”.
Estuvo fuera del país durante 17 años, trabajando primero en la Organización Internacional del Trabajo  (OIT), con sede en Panamá y posteriormente en ACNUR, la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados. Lo que le permitió vivir además en San José de Costa Rica, Ginebra, Buenos Aires y México, laborando arduamente en favor del respeto de los derechos fundamentales de las personas y de los grupos afectados por la violencia.
Como representante de Acnur en México, Belice y Cuba,  le tocó acompañar a los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, cuando llegaron a América Latina y específicamente a México.
Fue el guía para que tan distinguidas personalidades vean un proyecto eminentemente altruista, exclusivamente filantrópico y cultural: los trabajos de Edzna, ejemplo único en el mundo.
La obra la realizaban, sobre todo, los refugiados guatemaltecos que en número llegaban a unos 12 mil en esa ciudad enteramente arqueológica de la cultura maya. Allí, a punta de trabajo, reconstruyeron por completo este lugar eminentemente histórico. Con la ayuda del gobierno mexicano, España y la Comunidad Económica Europea. Era el año 1990.
Una forma de apoyo efectivo que se concretó como expresa manifestación al respeto de los derechos humanos, en los cuales trabajaba con mucha convicción,  donde México demostró altruismo con los refugiados. Así a ellos se les permitía vivir en campos abiertos de trabajo y de cultura. No en los de concentración. Admirable, completamente admirable.


Anfitrión de los Reyes de España
VUELVE AL PERU
Decidió  retornar con su familia al Perú  y comenzó trabajar en una empresa de renombre y de historia: Leche Gloria, cuyos propietarios eran los hermanos  Rodriguez Banda, donde se desempeñó como Director Institucional y del Area Legal de esa firma privada.
 Allí consolidó, por completo, las relaciones de esa compañía con el exterior forjando un puente con la responsabilidad social, como compromiso de progreso y resolviéndole exitosamente, además, los problemas de carácter legal que se presentaron de una y otra forma.
LA DEFENSORIA
En tal condición de Director Institucional de la organización, presidió el Comité de Lácteos de la Sociedad Nacional de Industrias. Esta organización fue recompuesta como una reacción ante la invasión de leches importadas cuando se limitó el uso de insumos importados, como la leche en polvo y la grasa especial de estos productos.  Lo que se hizo, con efectividad, es defender la industria láctea, en armonía con la ganadería nacional.
Con su impulso intelectual y a manera de proyección cultural y social, bajo su coordinación, apareció un libro para la posteridad cuyo titulo fue “Nuestra Leche y el Desarrollo Ganadero del Sur”, en una edición de lujo y en formato impecable.
 Con temas no sólo de la ganadería y la agricultura, sino de arqueología, historia, economía, derecho, medicina, ingeniería y mercado. El   prólogo lo escribió el renombrado escritor Alfredo Bryce Echenique.
La Constitución de 1993  creó como institución fundamental a la Defensoría del Pueblo  y había que buscar a su titular que,  de acuerdo al mandato de la Carta Magna, tenia que ser elegido por el Congreso de la República y así se hizo con un respaldo mayoritario. Por si acaso, sólo el Apra y la Izquierda Unida objetaron  la designación.
Santistevan recibió 15 votos más de los 80 que necesitaba para ser electo, según lo establecido en el art. 161 de la Constitución. La votación se llevó  a cabo mediante cédulas. El resultado fue: 95 votos por el si, seis por el no, un voto viciado y uno en blanco.
Previa a la votación, en el hemiciclo del Congreso, Fernando Olivera del Frente Independiente Moralizador (FIM), sostuvo que la elección del Defensor del Pueblo podía ser una buena oportunidad para que el Parlamento le demuestre al país que son posibles las coincidencias entre los sectores políticos.
Destacó los méritos alcanzados por Santistevan que-añadió- garantizan una buena conducción  para una entidad apolítica que trascenderá cualquier tipo de compromiso partidario.
EL APRA Y LA IZQUIERDA DIJERON NO
Jorge Avendaño, de la Unión del  Pueblo Peruano,  expresó el respaldo de su agrupación a esta elección y resaltó la honestidad y producción jurídica del elegido. De la misma opinión fueron: Javier Alva Orlandini (Acción Popular), Rafael Rey (Renovación) Manuel Lajo (Grupo Perú) Beatriz Merino (FIM) y Henry Pease (UPP)
Empero la nota discordante la dieron Jorge del Castillo (Apra) y Rolando Breña de Izquierda Unida. El primero denunció irregularidades en el proceso de evaluación e incluso acusó la existencia de “un amarre” entre la mayoría y la oposición, lo que determinó la airada reacción de Olivera, quien restó autoridad moral a del Castillo para oponerse a esta designación.
A su turno, Rolando Breña, desenfocado por completo, sustentó su decisión de no apoyar el referido nombramiento porque “no conocemos de la trayectoria del candidato”. Una prueba evidente de que ni siquiera había leído la impecable hoja de vida del postulante.
En declaraciones escritas, la nueva autoridad constitucional dijo que su actuación estará empeñada en una magistratura de la persuasión, en un diálogo abierto con todos los sectores sociales. Basado en el sustento ético y en el respeto la ley. Estaremos en la constitución de una institución que responda especialmente a las necesidades ciudadanas, sobre todo de los más pobres. Lo que dijo lo cumplió en cuatro años de gestión.



Defensor de 1996 al 2000.
AUTORIDAD MORAL
Con el paso del tiempo, el flamante defensor, con sus actos, se convirtió en una verdadera  autoridad moral que representó a  los ciudadanos  ante todos los ámbitos del Poder Público y aún  de ciertos sectores privados que prestaban servicios básicos, denunciando e impidiendo constantemente que se consumen trasgresiones a sus derechos en diferentes niveles.
Los padres de Fredy Alberto Cusy, un joven peruano con retraso mental, se llenaron de pánico cuando se llevaron a su hijo para  que-como no podía ser e indebidamente- cumpla el servicio militar obligatorio.
Los campesinos andinos no tenían a quien recurrir, excepto a la Defensoría del Pueblo, que protegió a los peruanos de los abusos de los funcionarios públicos. La entidad, creada en 1996, habló con los militares y obtuvo la baja de Cusi.
Luego de intervenir en otros casos de reclutamiento, la Defensoria contribuyó en sus inicios a la aprobación de una ley  mediante la cual se eliminó el servicio militar obligatorio. Fue una campaña más del magistrado de la persuasión.
EXITOS
En sus primeros  cuatro años, el organismo público, que se extendía en oficinas por varias partes del país, logró muchos éxitos como mediadora entre las fuerzas gubernamentales y los ciudadanos comunes.
 Logro, inclusive, la liberación de muchas personas encarceladas injustamente por supuestos vínculos con el terrorismo. Tal es el caso del actual parlamentario, Jehude Simon Munaro, que pasó injustamente nueve años preso.
La Defensoría era una institución  con mucho mayor alcance a medida que se aproximó otra elección presidencial el año 2000. El Presidente de aquel en tonces, Alberto Fujimori, quería reelegirse en su tercer mandato iniciado en 1990 cuando venció, electoralmente, al escritor Mario Vargas Llosa.
CUANDO NO EL FUJIMORISMO
Para preparar el campo de batalla de la reelección de Fujimori, sus defensores en el Congreso removieron ilegalmente  a tres miembros del Tribunal Constitucional, los doctores Guillermo Rey Terry, Manuel Aguirre Roca y  Delia Revoredo Marsano, quienes habían determinado que un tercer periodo presidencial  seria inconstitucional.
Los defensores fujimoristas señalaron que las encuestas mostraban a las claras que su candidatura gozaba de un fuerte apoyo  entre el electorado. De hecho, el Presidente  había obtenido buena parte del respaldo público, tras lograr traer la estabilidad económica y social al país.
Pero la Defensoría había recibido más de 200 quejas sobre presuntas irregularidades en su nueva campaña electoral. Los promotores de Fujimori fueron acusados de crear un plan  elaborado para falsificar cientos de miles de firmas de los votantes, en las peticiones de registro que apoyan a su candidatura.
 El Presidente negó cualquier tipo de irregularidad. Por su parte, el Defensor denunció, valientramente, los hechos y se armó el lio de líos. Santistevan defendía, definitivamente, al sistema democrático.
Fue así como se inició una campaña de agravios, ataques y desprestigio contra el Defensor que, según señalaron los medios de comunicación prestigiados e independientes, llegaron a límites intolerables por su perversidad y total falta de ética.
AGRESIONES
En la estrategia de agresiones se confabularon  voceros y parlamentarios del oficialismo fujimorista y órganos de expresión masiva  sensacionalistas, quienes pretendieron descalificar la gestión defensorial a partir de una amplia urdimbre de infamias personales y de acusaciones que no tenían el mayor sustento, sobre una supuesta parcialidad de Santistevan con los grupos de oposición al régimen.
El Defensor, desde el inicio de su mandato, demostró con hechos concretos que su gestión era imparcial, responsable y ajustada a ley. Su autoridad, como expresión fehaciente de moral, persistió y triunfó.
En esa oportunidad, Santistevan muy seguro declaró que respecto al proceso electoral, la Defensoría no observa sino supervisa. De este modo rectificó y tumbó al Presidente del Consejo de Ministro, Alberto Bustamante Belaúnde, quien incurrió en error al decir que ese organismo no tiene competencia constitucional para ser observador electoral.
 Le molestaba mucho a Jorge enfrentarse a Bustamante porque con él tenia una larga amistad. Incluso había sido su profesor en la Universidad Católica al igual que del periodista Guido Lombardi y del actual Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de San José de Costa Rica, Diego Garcia Sayán. Pero, obviamente, primero estaban los principios.
Era la época nefasta en el que Poder Judicial  y el Ministerio Público estaban intervenidos por “comisiones ejecutivas” y el Tribunal Constitucional,  con tres de sus miembros, defenestrados. Evidentemente se quería quebrar a la Defensoría. Pero nunca se pudo. Felizmente.
INDEPENDENCIA Y PRESTIGIO
Respecto a las elecciones, la dictadura olvidaba por completo que, por efectos del art. 162 de la Constitución, le corresponde a esta institución defender los derechos constitucionales y fundamentales de la persona humana y de la comunidad. Asimismo supervisar el cumplimiento de los deberes de la administración estatal y la prestación de los servicios públicos a la ciudadanía.
Eso tan importante, lo que decía la ley de leyes es lo que hizo el Defensor, ganándose el respeto de la población tanto por su eficiencia como por su neutralidad e impidiendo que se viole la voluntad soberana de los electores. Lo hizo, impecablemente, incluso en la supervisión de anteriores comicios, como las elecciones municipales de 1999.
 El mérito de Santistevan es que, por sus decisiones impecables, la Defensoría se convirtió en una de las pocas instituciones independientes y con prestigio que le quedaban a los ciudadanos, en tiempos del  fujimorato.
Para muchos observadores políticos, el fujimorismo abuso de la fuerza so pretexto de tener apoyo popular porque la macroeconomía caminaba, aunque no se producía el ansiado “chorreo” a los sectores populares.
INTERPRETACIONES
Sobre todo cuando cayó el mandamás del senderismo, el criminal y delincuente Abimaél Guzmán Reynoso. La lucha interna, de  lo más brutal e injusta,  cobró la vida de más de 60 mil peruanos y costó mucho más de 20 millones de dólares, según los datos proporcionados por el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconstrucción Nacional, presidida por Salomón Lerner Febres
Luego del criticable golpe de estado de 1992, el cierre temporal del Poder Judicial, Fujimori y las Fuerzas Armadas aplastaron al terrorismo. Pero la campaña dejó a las instituciones básicas del  gobierno diezmadas.
Para muchos analistas, la persistente presión internacional obligó al gobierno a crear la Defensoría del Pueblo, como parte de la reconstrucción de la postguerra interna. El puesto más alto fue dejado en manos de Santistevan.
En aquel entonces con 55 años de edad, un profesor de Derecho  que pasó muchos años trabajando para Naciones Unidas en Europa y otros países de América Latina. Quizás ayudó el que yo fuera desconocido”, explicó Santistevan.
Pero una mañana de 1996, cuando el organismo abrió su oficina en Lima, quinientas personas se amontonaron en frente de la sede. En la medida que la Defensoría  ganaba reputación como un organismo para resolver problemas, los peruanos comenzaron a dejar a sus parientes más viejos frente a las puertas de la institución.
LA PERSUACION
Ante la falta de autoridad para imponer multas y condenas, la mejor arma de Santistevan fue la persuasión social, las maniobras legítimas y una considerable habilidad para interactuar con los medios de comunicación.
Una investigación de la Defensoría sobre las elecciones municipales, realizadas dos años atrás en  un lejana zona del ande, detectó que las tropas militares habían coaccionado para apoyar a los candidatos de Fujimori
La Defensoría del Pueblo jugó un papel crucial en la modificación de un programa gubernamental de control de natalidad que fue llevado ante su despacho en 1997, poco después de que una mujer muriese en un hospital público de complicaciones post-operatorias, luego de haber recibido una esterilización.
Este organismo llegó a la conclusión de que los funcionarios de Salud del Gobierno ejercieron demasiada presión sobre la mujer y sobre otras miles de ciudadanas pobres y semianalfabetas para que se sometiesen a las intervenciones.
ESTERILIZACIONES
Ante las peticiones de la Defensoría y otros grupos de defensa de los derechos humanos, el gobierno modificó los procedimientos y comenzó a aplicar un periodo de espera de 72 horas antes de realizarse esterilizaciones, para que así las mujeres tuviesen tiempo de evaluar sus opciones. El resultado fue que las ligaduras declinaron a 26 mil en 1998, frente a las 109 mil realizadas en 1997.
La tarea había sido cumplida con creces y por eso Santistevan renunció a su alto cargo, el 30 de noviembre del 2000. Un grupo considerable de ciudadanos le pidió que sea candidato a la Presidencia de la República, en las elecciones del 2001. El Defensor, aceptó la postulación en olor de triunfo  e  impulsado por el prestigio ganado y el apoyo de la población,
 Por eso mismo se formó una alianza de partidos llamada “Causa Democratica” que con los seguidores del ex alcalde de Lima, Alberto Andrade Carmona, impulsaron tal candidatura. Comenzó  a trabajarse a fondo. Visitas, exposiciones y manifestaciones populares, en diferentes lugares de la gran Lima y al interior del Perú profundo.
El esfuerzo era total pero algo no cuajaba. Ese algo no era otra cosa que la falta de fondos y financiamiento para que se prosiga en la lid electoral.  No había ello y en estos tiempos para estas actividades es básico y enteramente necesario, el dinero. Sin el vil metal no se gana ninguna elección. Por si acaso, los entendidos en estas lides afirman que se requieren no miles, sino millones de dólares.
RENUNCIA
 Ello dio lugar a que declinase la candidatura, aduciendo no lo que afirmamos aquí que es real, sino ”estrictas razones de carácter personales. Muchos, incluso de su entorno, lo criticaron por postular.
Una significativa cantidad, sin embargo, creyó con convicción que era una alternativa decente y enteramente viable. Sus enemigos, por supuesto sobre todo los fujimoristas, atacaron otra vez a mansalva.
Lo cierto es que Jorge, desde el  momento de su declinación, nunca más se metió en política activa, aunque estos acontecimientos le gustaban mucho y los conversaba, los analizaba día a día.
El paso siguiente que dio fue formar el estudio de abogados que llevaba sus apellidos y que por su impecable y acertada dirección, ayudado al máximo por un eficiente equipo de colaboradores, se convirtió en uno de los principales bufetes profesionales de Lima, con una cartera de clientes impresionante.
EL CAL
Ese afán de servir a los demás y la inclinación innata de transformar las instituciones, lo llevó a finales del 2009 a postular al Decanato del Colegio de Abogados de Lima (CAL) con un afiatado y prestigioso equipo de letrados entre los que figuraban: Angel Delgado Silva, César Segura, Mariano González, Dina Boluarte, Javier Documet y otros. Por allí se metió cierto impostor. Pero en fin, ni vale la pena acordarnos de su nombre. La historia lo condenará
Contra todo pronóstico y habiendo ganado la primera vuelta con cerca del 50%, en la segunda perdió por tan sólo 600 votos. Usos son de "la guerra gremial", vencer o ser vencidos.
Lo lamentable y enteramente criticable de estos comicios es que los contricantes que a la larga ganaron, encabezados por un mediocre y alocado contestarlo que se llama José Antonio Ñique de la Puente, iniciaron y propiciaron una detestable campaña sucia de la peor especie.
SU FAMILIA
Las victimas fueron Santistevan y su equipo de candidatos, a quienes se les difamaba, sobre todo en Internet y las redes sociales. Con el triunfo de Ñique, el CAL se sumergió en la peor crisis de su historia de más de 200 años, en calamidad tras calamidad. Realmente deplorable, enteramente deplorable.
Hasta el miércoles 11 de abril del presente año, acudió a trabajar, realizando sus obligaciones de carácter profesional. Sin ninguna queja negativa por su estado de salud con la  la tranquilidad de siempre, aunque afectado por efecto de los remedios. Un optimismo impecable. “Voy a salir, de todas maneras, de esto", decía a cada rato  Nunca perdió la esperanza y la alegría de vivir.
Ni en los peores momentos. A los pocos días su salud se agravó. Santistevan, postrado en cama, falleció la mañana del 18 de abril en su casa acompañado de sus familiares  y al lado permanentemente  de Rosemary Luna, la esposa del amor constante que lo apoyó con persistencia total. Sus hijos: Patricia, Carolina y Rodrigo. Los cinco nietos, a quienes tanto quiso y tanto cariño les dio.
 Dejó este mundo, lamentablemente, pero su obra queda incólume, permanentemente por los siglos de los siglos. Definitivamente, el Defensor aportó, mucho aportó y eso nunca, pero nunca, desaparece. Por el contrario, persiste siempre. Ha muerto Jorge  Santistevan, viva Jorge Santistevan (Edgardo de Noriega)

15 comentarios:

  1. Dilecto amigo:
    Gracias por acordarte de este amigo, soy tu asiduo lector yo opino que el buen periodismo que tú practicas es una herramienta para el desarrollo del país.

    Un abrazo,
    Carlos Wadsworth

    ResponderEliminar
  2. Estimado Edgardo: mis sinceras condolencias por el fallecimiento del ilustre primo tuyo. Un hombre para la historia como tú dices en tu articulo
    Recibe un fuerte abrazo desde Arequipa
    Tito tejada

    ResponderEliminar
  3. Mi estimado amigo, recibe mis condolencias por la partida de Jorge Santistevan. Deja un camino de vida visible y ejemplar.
    Beto Alva

    ResponderEliminar
  4. Con lo dificill que resulta, has logrado conjugar el dolor fraternal con la objetividad en la semblanza de un gran hombre.
    Un abrazo,
    Alfredo Filomeno

    ResponderEliminar
  5. Mi estimado Edgardo:
    Recibe nuestro fraternal pésame por el fallecimiento de tu primo JORGE SANTISTEBAN DE NORIEGA, eximio defensor de la democracia y persona tan querida por toda la población. Su vida marca un referente en la historia del Perú.
    Nuestra plegarias por su alma y que de Dios goce.
    Cordial abrazo,
    Pablo y Techy

    ResponderEliminar
  6. Edgardo:
    Muy interesante, como siempre tu Miscelanea, especialmente los comentarios sobre hombres tan disímiles como Jorge Santistevan y Alex Kouri. Nosotros, los de Ultima Hora, entristecidos por la partida del genial Julio Fairle, a quien vimos el 15 de enero y, con Justo Linares, le llevamos a Punta Negra, un ejemplar del libro de "UH" que acabábamos de presentra el 13,
    Así es la vida, apreciado Edgardo, Otro que está con un pie en el más allá, es otro fundados de UH, Luís Curie Gallegos.
    Fuerte abrazo.
    Roberto Salinas

    ResponderEliminar
  7. Lamentables las noticias que nos brinda el renombrado periodista deportivo, Roberto Salinas. El popular "Flaco" Salinas. Ha muerte uno de los mejores caricaturistas que ha tenido el Perú, Julio Fairle, quien deleitó años de años a los lectores de ese gran diario popular que fue Ultima Hora. Sobre todo con su famosa columna Sampietri, el criollo vivo, atrevido y sabido.Paz en su tumba. Preocupante también la salud de Luis Curie Gallegos, periodista fundador del mismo medio. Que Dios lo ayude en este trance tan delicado.(El Director)

    ResponderEliminar
  8. Un error se fue en el anterior comentario. Escribí "columna de Sampietri" cuando debí decir "caricatura de Sampietri". Ese personaje si que era gracioso y si persistiese en las paginas de cualquier diario, ya me hubiera enmendando la plana. Como debe ser. Lo habria hecho, como siempre, con mucho humor. Como el criollazo de los años 50 en esta Lima tan festiva. Su autor, Julio Fairle, si que era talentoso. (El Director)

    ResponderEliminar
  9. Mi querido Edgardo:
    Muchas gracias por la hermosa biografía acerca de Jorge a quien conocimos y estimamos como pocos amigos. Con una pena que todavía dura.
    Un gran abrazo.
    Samuel Adrianzén Merino

    Te envío unas inéditas fotos de Jorge de su época teatral. Tengo de cuando trabajamos en Kipu, pero tengo que buscarlas.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Edgardo, por este fresco completo, con oleos de palabras, de Jorge Santistevan, y también la retrospectiva de Jorge Basadre, una de nuestras columnas morales de la república.
    Victor

    ResponderEliminar
  11. Gracias Edgardo. Muy lindas tus palabras en todo sentido.
    Cariños
    Mayte Remy

    ResponderEliminar
  12. Estimado Edgardo.

    Mi más sentido pésame por esta lamentable pérdida para todo el Perú.

    Un abrazo,

    Manuel Galastegui

    ResponderEliminar
  13. Hay un sentir que lo comparto al leer esta nota tan sentida y tan precisa. Evidentemente que se ha ido un gran hombre. El doctor Jorge Santistevan de Noriega si que sirvió al ´Peru y a la democracia. Ha quedado demostrado a las claras con esta semblanza. Saber que hay hombres, como Santistevan, nos reconforta. Eso no muere, por si acaso. Por el contrario, sirve para vivir. Con mucho orgullo.Como buenos peruanos. Bernardo Albitez

    ResponderEliminar
  14. Estimado señor de Noriega:

    Recién recordé el día de hoy que usted era pariente cercano del extinto y muy reconocido en vida, por su intensa labor como Defensor del Pueblo, Dr. Jorge Santistevan, me apena mucho su partida y más aún el hondo pesar que este hecho pueda haber causado en usted, espero se encuentre bien, un fuerte abrazo!!!!!
    Paola Cruz

    ResponderEliminar
  15. Caminar por los caminos de la vida de Jorge Santistevan es caminar por el Perú. Ejemplo imperecedero de servicio que aquí, en esta crónica, se ha destacado con exactitud y con amplitud. Eso es lo primordial y lo trascendental. Un hombre que trabajo en el Perú y en el extranjero. Realmente ejemplar. Lo conocí en las aulas de la Católico en pleno esplendor de las tablas y el teatro. Lo llamábamos, cariñosamente, Coco. Un ejemplo, un verdadero ejemplo. Rosa Maria Alvarado.

    ResponderEliminar