miércoles, 22 de febrero de 2012

SIERRA ANIQUILA PEOR QUE LA OTRA SIERRA

La sierra, como instrumento de trabajo siempre corta y puede causar serios e irreversibles daños por su incontenible fuerza, filudas quijadas e innumerables dientes que parte por completo elementos duros como el fierro, el acero y la madera. Ni que decir de las latas, latones y cartones que, prácticamente, los pulveriza y los desaparece. Las quiebra y, evidentemente, puede causar problemas mil, si no se le utiliza con propiedad. Que es peligrosa, lo es. De ello no hay ninguna duda. Todos lo saben.
Ese elemento mecánico es utilizado cotidianamente por las manos hábiles de los trabajadores de Southern Perú en los talleres especializados de las minas, fundición y refinería ubicadas en Toquepala, Cuajone e Ilo, en su constante y admirable explotación del cobre eminentemente peruano que tanto progreso y bienestar le da al país. Lo cierto es que casi nunca hay accidentes de trabajo por la utilización de esta herramienta tan filuda porque  aniquila, realmente. Que tal sierra tan peligrosa.
Sin embargo, hay un ser humano de carne y hueso que no es instrumento de trabajo. Pero que si cuenta con estas características e incluso peores tan poco constructivas y además este hombre tiene una quijada, para ser objetivos con su figura, prominente. El mismo que, de un tiempo a esta parte, sí le está causando serios problemas a esa compañía. Cuando debe hacer todo lo contrario: conciliar, proyectar una buena imagen, ser un verdadero puente de conexión entre la empresa y la sociedad. Pero nones.
QUIEN ES, POR FAVOR
Se apellida como el instrumento de filo y aristas y su nombre completo es Manuel Sierra López, Gerente de Relaciones Públicas en el sur del país, o como se le llame o lo llamen. El famoso “jefecito” de nuestras denuncias anteriores publicadas en este periódico electrónico que nunca han sido refutadas.
Nos ignora por completo y nosotros tenemos que persistir en seguir desenmascarando a tal personaje porque realmente tenemos la convicción que le hace daño a Southern, la empresa que admiramos y respetamos porque realmente contribuye- con creces- al desarrollo minero nacional.
La situación de la minera, actualmente, no es lo de lo más congruente que digamos, por decir lo menos. Hay un malestar generalizado entre todos los trabajadores por la paralización del proyecto cuprífero Tía María en el Valle de Tambo y lo mismo ocurre con la ampliación de la concentradora de Toquepala.
La situación se pone peor en el ánimo del personal tan calificado que tiene en todos los niveles por las atrocidades, equivocaciones garrafales y la prepotencia desenfrenada del jefecito que, dicho sea de paso, goza de un poder y un apoyo al más alto nivel que nadie se explica.
“EL INGENIERO DICE”…
Los enemigos de Sierra sostienen que es un sujeto muy astuto que maneja con constancia la intriga, no dejando-por supuesto- evidencias por escrito de su gestión que desarrolla en el campo de las Relaciones Publicas y Comunitarias.
Al personal a su cargo los dirige dándoles casi siempre órdenes verbales con la consabida frase: “El Ingeniero dice”, refiriéndose así al Presidente de la organización, Oscar Gonzáles Rocha.
Famosa y repetitiva frase que se escucha por doquier, aunque el Ingeniero es el último en saberlo. El jefecito se vale de esa expresión para medrar, imponer sus errados puntos de vista y proyectarse como fuerte e influyente. Incluso se las dice a muchos funcionarios que son técnicos y profesionales de renombre. De allí que el descontento es general.
No solo eso sino que el buen Manuel, según la versión de muchos trabajadores, es el que lleva y trae los chismes al más alto nivel, indisponiendo inclusive a personajes que tienen cargos importantes. Hasta ahora se recuerda lo que le hizo a un  mexicano de alto puesto cuando lo “maleteó”, utilizando mentiras, con González Rocha.
Para muchos sectores de la comunidad en el sur del país, Sierra actúa prepotentemente, fuera de lugar y es el causante directo de los fracasos de la gestión social de la compañía y su proyección hacia la comunidad.
MALDAD DE MALDADES
Lo que es peor: el jefecito es completamente despistado y peligroso. Resulta que el año 2007 denunció por presuntas irregularidades a los trabajadores del Departamento de Relaciones Comunitarias: Eduardo Molinari, Renzo Iturri, Percy Marreros, Waldir Rodrigo y Tomás Coayla, por el supuesto mal uso de fondos y lo que sería una turbia gestión de compras para los proyectos de apoyo social a las comunidades.
Incluso, solicitó, sin temblarle la mano, que se prepare la autorización de despido de estos trabajadores. En su oportunidad y como respuesta al despropósito, Relaciones Laborales de la empresa solicitó un informe de Auditoría Interna para proceder con dicho requerimiento.
Según el informe de Auditoria Interna que obra en nuestro poder, los aspectos significativos de la denuncia no estuvieron fundamentados. Ni tampoco adecuadamente sustentados por la Gerencia de Relaciones Públicas y Comunitarias. Que tal patinada la de Sierra. El daño contra varias personas era una realidad.
INOCENTES
Auditoría va más allá y con precisión señala en el documento que emitió con fecha 18 de diciembre del 2007, sin duda alguna, que “no se ha comprobado ningún perjuicio para Southern Perú, ni beneficio para los trabajadores investigados, ni para terceras personas”.
Sostiene con seguridad que “existen documentos demostrativos que dichos trabajadores no dispusieron ilícitamente de los fondos custodiados, luego de verificar la documentación necesaria que sustentan las compras efectuadas y obtener la confirmación de terceros involucradas en dichas transacciones, éstos dan fe de haberlas realizado y en otros casos de recibir en forma satisfactoria los bienes adquiridos”. En otras palabras, los trabajadores acusados eran completamente inocentes.
De acuerdo al informe de Auditoría, "los proyectos de apoyo social administrados por Sierra carecieron de actividades y mecanismos de control adecuados y oportunos”. Que mal ejerce la Gerencia el jefecito. ¿Qué le pasó por los errores garrafales que cometió? Nada, absolutamente nada. Que tal cuajo.
Tan sólo el Presidente de la empresa Gonzáles Rocha, de puño y letra, dejó recomendaciones para cumplir exactamente lo recomendado por el organismo pertinente. Nada proporcional a lo que sí le hicieron a sus colaboradores.

CONSULTORIAS
Por supuesto que nada se habló, de los días de días y noches de noches plasmadas de angustia y temor de los trabajadores, acusados injustamente. Eso no tiene ningún valor. Que mal estamos al interior de Southern en relaciones humanas.
Por otro lado, para el proyecto Tía María, la empresa decidió contratar los servicios de la empresa Fadres cuyos principales ejecutivos eran: el ex Ministro de Energía y Minas y ex Congresista Glodomiro Sánchez Mejía, el ex parlamentario arequipeño Rafael Valencia Dongo hoy en las filas del partido de Antero Flores Aráoz y el Comunicador Frankie Koung, actual Vicepresidente de la Región Tacna.
La actitud testaruda e intransigente de Sierra, sin ningún ápice de capacidad y coherencia, dio lugar al fracaso de la consultora contratada por una significativa cantidad de dinero.
Todo se fue por la borda y nada se avanzó. Tía María en materia social tambaleó cuando es un magnífico proyecto minero. Así se les dio en la pepita del gusto a los antimineros y las cosas quedaron allí, sin moverse para ningún lado.
LA MADRE DEL CORDERO
Posteriormente se contrató a Iptig, una empresa consultora y la historia  de gastar y gastar continuó. El propietario de esta firma era el ex Ministro de Agricultura y Economía del régimen aprista, Ismael Benavides Ferreyros. Lo que ocurrió fue algo similar que con la primera: el enfrentamiento del jefecito con los consultores.
Pero lo grave e inaudito, en ambos casos, es el punto de la discordia: cuando se levantó información para precisar con exactitud qué es lo que tenia que hacerse, los estudios revelaron-oh maravilla- que uno de los principales problemas para la aceptación de Southern en el Valle de Tambo era la arrogancia, prepotencia, soberbia y malos tratos de Sierra y su amiguito, el asesor de la compañía de apellido Valdéz.
Hoy la historia va por otro camino. Está contratada otra consultora de nombre New Line que trata de no cometer los errores de las primeras y se llevan bien con el “cuco” Sierra López. Seguramente que no han consignado que él y Valdéz son las manzanas de la discordia. Así los contratados trabajan tanto Tía María como la ampliación de Toquepala.
Pero lo que nadie puede dejar de lado es lo que se comenta constantemente en todo el sur del país, tanto en los campamentos como en las ciudades. El mayor obstáculo para sacar adelante los proyectos no son los que no quieren a la minería, los llamados antimineros ni las personas con sesgadas posiciones políticas. Sino  Sierra y Valdez. Southern tiene a los enemigos en su propia casa. Habrase visto.
AROSEMENA
Mientras tanto, el último Director de Relaciones Institucionales de la empresa con sede en Lima, Alfredo Arosemena Ferreyros, renunció a la compañía y asumió el alto cargo de Embajador del Perú en Italia.
A Arosemena, que anteriormente representó con el mismo puesto al Perú en México en tiempos del Presidente Toledo, no le fue muy bien que digamos en Southern. Le hicieron la vida imposible e incluso le recortaron al máximo sus funciones. Al final se quedó con una secretaria y otra empleada a su cargo. El alto puesto era enteramente decorativo.
El diplomático, con la experiencia y capacidad que tiene, estudió lo que pasaba en las oficinas similares del sur y se dio cuenta a las claras de la ineptitud de Sierra, a quien quiso sacarlo. Pero casi lo sacan a él. Lo cierto es que se encontró con un personaje inamovible por lo resguardado que estaba. Contradicciones inexplicables tiene la vida laboral.
SE VA O NO SE VA
Hay un nuevo rumor y persiste constantemente. Incluso en los últimos días con mucha fuerza: la salida del cargo de Presidente de Southern, del  Ing. Oscar González Rocha, para cumplir tareas importantes en otros países donde tiene intereses mineros el Grupo México al que pertenece
Por ahora se guarda en la empresa absoluta reserva sobre el tema. Pero se sabe y trasciende que el número uno de la compañía prepara su partida, luego de haber trabajado con eficiencia y persistencia durante trece años en suelo peruano.
Gonzáles Rocha es un estratega minero con capacidad extraordinaria. No fue ni es un directivo de escritorio. Los que lo conocen y admiran dicen que un día está en México, a la mañana siguiente en Santiago de Chile y por la tarde en Cuajone.
Lo que le permite también trabajar con empresarios de Londres y 48 horas después departir con los dirigentes de la comunidad andina de Candarave. Un  profesional con la capacidad suficiente que maneja a su regalado gusto Southern Perú que explota las minas de Toquepala y Cuajone, la fundición y refinería de Ilo y agrupa a más de 6 mil trabajadores.
Sin embargo, tan admirable hombre ha cometido un defecto que salta a la vista: darle a Sierra su apoyo incondicional que ha dado lugar a tantos errores y tantas pérdidas económicas para la empresa.
GENERO Y MORALIDAD
Nadie puede dar una explicación coherente del por qué de esta actitud. Aunque los rumores  son numerosísimos. Algunos impublicables cuando se sustenta razones de género que lo respetamos y moralidad que la tenemos.
Por decencia dejamos de lado tales hipótesis nauseabundas, sin insertar  una sola línea de este tipo en este periódico electrónico que, efectivamente, nos ha llegado gracias a las colaboraciones de nuestros informantes cuyas identidades, como debe ser, las mantenemos en la más estricta reserva.
Por otro lado, los asuntos de Southern en Tacna van por muy mal camino. El difícil e imprevisible Presidente Regional, Tito Chocano Olivera, constantemente se enfrenta con la empresa minera.
Hace poco suspendió, de un momento a otro y en forma autoritaria, la reunión de la Mesa Técnica que trataba los problemas mineros, hídricos y ambientales de la zona. No sólo eso, la autoridad regional sin ningún empacho declaró que ya se cansó de Southern y que “la empresa debe retirarse de ese departamento porque trae división, contaminación y problemas”.
HASTA CUANDO CATILINA
Las razones principales de la actitud de Chocano son originadas por los enfrentamientos que ha tenido, precisamente, con Sierra. El jefecito,  irresponsablemente, incendió la pradera de la incomprensión cuando, precisamente, tenia que hacer todo lo contrario en su condición de relacionista público. Que tiene este título, lo tiene. Hasta doctor es el inefable señor.
Sierra hizo publicar un comunicado irresponsable, indecoroso y nada apropiado en el que se atacó directamente a los presidentes regionales de Tacna y Moquegua, calificándolos de incapaces y de tratar de evitar la revocatoria. Cosechas piedras y tendrás piedras de respuesta.
Poco antes, el funcionario de la minera hizo quedar mal a Chocano con unas declaraciones que prácticamente desconocieron el compromiso que se estableció entre  González Rocha y la Región Tacna para apoyar un programa de impulso a la agricultura, por un monto de 90 millones de soles. Otros errores de los innumerables que comete el jefecito. Que tal jefecito. Hasta cuándo persistirás Catilina decía el  magnífico orador Cicerón en el parlamento romano, a su controvertido rival. Hasta cuándo… (Edgardo de Noriega)

3 comentarios:

  1. ¡Trabaja en GIS, una empresa tan grande como tu talento!
    Grupo Industrial Saltillo es una empresa con 83 años en México con productos líderes en el mercado. Somos una empresa flexible, con tecnología de punta y gran dinamismo.

    ¿Te gustaría ser parte de un proyecto sólido y con grandes oportunidades?

    ¡Síguenos en FACEBOOK y aplica a nuestras VACANTES!
    http://www.facebook.com/pages/Grupo-Industrial-Saltillo/200598936622452?sk=wall

    ResponderEliminar
  2. Por principio y por el momento, este blog periodístico no acepta publicidad. Somos completamente independientes, por nuestros cuatro costados. Sin embargo ha llegado,desde México, este mensaje que es enteramente comercial. Lo publicamos en vista de que es la prueba fehaciente que nos leen en ese país que tiene tanto que ver con Southern Perú. En efecto, el propietario de ese conglomerado minero es el Grupo México. Al menos en ese país- y eso es explendido- ya conocen las andanzas del jefecito Sierra más peligroso que la otra sierra, la del trabajo mecánico... En fin, consecuencias de la globalización total. Parece ser que, sin exageración, llegamos a todo el mundo. Realmente que nos complace. (El Director)

    ResponderEliminar
  3. Señor..que tal precisión...en la descripción del Sr. Sierra Lopez, falto un detalle...sus amoríos...que lo tienen así...sin poder resolver ni un sólo problema social...nunca estuvo preparado para esta labor... debió quedarse decorando stands de SPCC....

    ResponderEliminar