martes, 20 de julio de 2010

EL VALOR INDIGENISTA DE CIRO ALEGRIA

Fue el representante genuino del indigenismo en la literatura peruana como expresión de denuncia, problema y posibilidad de reivindicación con sus obras que alcanzaron contundente éxito nacional e internacional.
A Ciro Alegría Bazán se le consideró uno de los escritores más destacados de la primera mitad del siglo XX. Su primera novela publicada originariamente en 1935, fue "La Serpiente de Oro", cuyos personajes se recortan sobre el molde de ese río imponente que es el Marañón. Mucho de poesía, mucho de tragedia en esta creación de eminente sentido social, con lenguaje que se convierte en verdadero arte.
La carrera literaria iniciada tan brillantemente continuó tres años después con "Los Perros Hambrientos", quizá la mejor novela de Alegría, cuya consagración definitiva sobrevino en 1942 cuando obtuvo el primer premio, en un concurso de toda Hispanoamérica abierto en Nueva York, con "El Mundo es Ancho y Ajeno".
Esta última obra es un clásico de las letras contemporáneas de este continente. No olvidemos que John Dos Passos, renombrado escritor norteamericano, dijo que es una de las novelas más impresionantes que leyó en español.
Para el New York Times fue una creación imaginativa, cuyos personajes y episodios figurarán, sin duda, entre los más memorables de nuestros tiempos. "El Mundo es Ancho y Ajeno" se tradujo a once idiomas: inglés, francés, portugués, hebreo, holandés, ruso, italiano, sueco, alemán, noruego y danés.


Ciro Alegria Bazán: figura eminente de la Literatura.

Alegría nació el 4 de noviembre de 1909 en el caserío de Marcabal Grande, provincia de Huamachuco y departamento de La Libertad, que formaba parte de la extensa hacienda de su familia del mismo nombre con más de 75 mil hectáreas, ubicada al lado de la imponente Cordillera de los Andes.
VALLEJO
Muy niño llegó a Trujillo donde lo matricularon en el primer año de primaria, en el Colegio San Juan. Fue su maestro el gran poeta César Vallejo, quien le enseño a leer y escribir. Enfermó de paludismo y volvió al hogar paterno para proseguir sus estudios en la provincia cajamarquina de Cajabamba. Retornó a Trujillo y volvió al San Juan donde finalizó la secundaria.
Por esta época nace la vena literaria. Tenía tanto que contar de sus experiencias vividas en la zona rural de La Libertad, en medio del abuso y el gamonalismo. Su madre, lo alentaba mucho en esta tarea.
Hasta que sus afanes intelectuales son apoyados por el intelectual trujillano Antenor Orrego, Director del diario "El Norte" de Trujillo. Lo invita a trabajar como periodista. Allí fue reportero policial y publicó, por primera vez, sus versos de tendencia vanguardista.
Ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional de Trujillo donde participó en un movimiento de reforma universitaria, siendo injustamente expulsado de ese centro superior de estudios.
No dejó de ejercer el periodismo al pasarse a trabajar al diario "La Industria", luego de pelearse con Orrego. En esta época, en 1931, se comprometió en la vida política como militante del Apra. Lo que le valió dos idas a prisión y su posterior exilio en Chile, a partir de 1934. En este periodo escribió la parte más significativa de su obra.
La revolución de Trujillo, ocurrida el 7 de julio de 1932, lo liberó de la cárcel. Tomó parte de la revuelta que fue reprimida violentamente por las fuerzas del orden. Huyó rumbo al norte, y tras varios meses de subsistir como perseguido, fue capturado en la ciudad cajamarquina de Celendín.
ENFERMO
Antes en la capital de La Libertad, los tribunales lo condenaron, como reo ausente, a 10 años de prisión. Torturado y enviado a Lima, donde fue recluido en la Penitenciaria. Salió en libertad acogido por la amnistía. Era 1933.
Comenzó a trabajar en el diario aprista "La Tribuna" y publicó innumerables crónicas. Participó en uno de los movimientos de rebeldía de su partido y por ello mismo fue desterrado a Chile, prosiguiendo con su labor intelectual.
Hasta que enfermó y pasó dos años sufriendo tuberculosis en el sanatorio San José de Maipo. Durante su recuperación escribió la novela Los Perros Hambrientos". Antes se casó con Rosalía Amézquita con quien tenía un parentesco. De ella nacieron sus hijos: Ciro, abogado de profesión y durante muchos años funcionario del Banco Central de Reserva; y Alonso, consagrado dramaturgo nacional.


Con el Presidente Fernando Belaúnde Terry.

Alegría viajó a Centro América y Estados Unidos y pudo participar en varios congresos de escritores. Siguió ejerciendo el periodismo en Selecciones del Reader's Digest, otras publicaciones de prestigio y en varias oficinas de prensa norteamericanas. Era amigo de los escritores Waldo Frank y la chilena Gabriela Mistral. Esta última es el personaje principal de un libro que apareció, bajo su firma, con el éxito esperado.
Renunció al Apra en 1948 y se convirtió en enemigo implacable de esta organización política, a quien acusó de traición a los principios primigenios. En parte de la década de los 50, permaneció en Centro América y el Caribe. Fue profesor de la Universidad de Puerto Rico y se estableció en Cuba, casándose con Dora Varona.
Tras una larga ausencia de 23 años, Alegría retornó al Perú en 1957. No lo había hecho antes por la dictadura de Odria que se lo impedía. Lo recibieron multitudinariamente y su obra alcanzó difusión popular.
ACADEMICO
Volvió a Cuba donde escribió un libro sobre la Casa Bacardí. La lejanía no le impidió colaborar con el diario "El Comercio", cotidianamente. Al triunfar la revolución cubana con Fidel Castro a la cabeza, el escritor decidió retornar al Perú con su familia.


Los escritores Alegría, Arguedas y Antonio Cornejo Polar.

En el país prosiguieron lo triunfos intelectuales. Lo incorporaron a la Academia Peruana de la Lengua, como miembro de número. Colaboraba como articulista de varios diarios extranjeros entre ellos "La Nación" de Buenos Aires y hacia lo mismo en las publicaciones nacionales, "Expreso" y la revista "Caretas".
Decidió, en 1962 retornar a la actividad política con nuevo partido, Acción Popular que fundó seis años antes el Arquitecto Fernando Belaúnde Terry, de quien era amigo personal. La relación con los apristas iba de mal en peor. Incluso recibió amenazas y agresiones de sus antiguos compañeros
Belaúnde lo invitó a participar como candidato al Parlamento por las listas de la Alianza Acción Popular y la Democracia Cristiana y resultó elegido diputado en 1963.  Era la época en que vivia con su familia en el apacible distrito campestre de Chaclacayo.
Poco tiempo después, fue elegido Presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas (ANEA) en reñidas elecciones que se politizaron al máximo, ganándole a su antiguo correligionario, Luis Alberto Sánchez: la principal figura intelectual del aprismo, Congresista y Rector de la Universidad de San Marcos.
De un momento a otro, la noche del 17 de febrero de 1967, en su casa de Chaclacayo, se sintió muy mal con un dolor muy intenso en el pecho. Lo atendieron pero, desafortunadamente, falleció de un infarto al corazón. Se fue una efectiva figura de la Literatura peruana a temprana edad: 58 años.
Lo que Alegría consiguió con "El Mundo es Ancho y Ajeno" es meritorio. Aquí el verdadero protagonista es la comunidad de Rumi que es objeto de la codicia del terrateniente de raza blanca. Prácticamente la destruyen.


Acompañado de sus hijos: los mayores y los menores.

HIJOS
Mientras que sus habitantes se dispersan. Unos mueren, otros son convertidos ene esclavos y una gran parte migra a las grandes ciudades. Un cuadro épico de las luchas de una comunidad indígena contra dos peores enemigos implacables, la oligarquía terrateniente y el gobierno de turno al servicio de otros intereses.
Alegría utilizó técnicas narrativas modernas que le permitió presentar un relato con materiales heterogéneos para crear un mosaico tan variado y dramático como la vida indígena misma.
El escritor se casó en segundas nupcias con la portorriqueña Cecilia Marchand con quien no tuvo hijos. Mientras que con Dora Varona procreó a cuatro de ellos: Cecilia, Ciro, Gonzalo y Diego que resultó hijo postumo, nacido cinco meses después de su muerte.
El renombrado intelectual y político, definitivamente, triunfó como pocos en el mundo literario y es un icono importante de la narrativa peruana que merece siempre recordarse con admiración y orgullo.

9 comentarios:

  1. Creo, sin temor a equivocarme, que Ciro Alegría fue una de los escritores que triunfo,definitivamente, en el campo editorial mujndial.Su novela, El mundo es ancho y ajeno impacto realmente. Para bien de todos los peruanos. (Gaspar Jaúregui)

    ResponderEliminar
  2. Luis Alberto Sánchez habla muy mal de este escritor ¿Por razones políticas o por otra razón?
    (Ana María Varela?

    ResponderEliminar
  3. Ciro Alegría cumplió su papel en la literatura peruana. Pero tuvo,si se quiere, un rival, el gran Jose María Arguedas. No obstante que he leído que eran amigos. Ambos son importantes en la corriente indigenista. La denuncia a favor de los más necesitados es una obligación en el Perú con tantas injusticias (Víctor Alvarado)

    ResponderEliminar
  4. Que bueno que este blog se dedique a dar a conocer a las figuras de la literatura. Realmente me encanto la semblanza de Ciro Alegria,uno de mis escritores favoritos. Sigan en esta linea (Juana Perez Rosas)

    ResponderEliminar
  5. Un escritor que se dedica a denunciar vale la pena. Cuando hace lo de Ciro Alegría que levanta a los sectores más necesitados de este país, mejor aún. Y cuando vemos que tuvo ideología para defender y se la jugó por entero, realmente es fuera de lo común. He leido la mayoría de las obras de este autor y creo que merece ser recordado siempre. Felicitaciones por la nota. (Cármen Cortez)

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué los intelectuales tienen tantas rivalidades?. Parece ser que Ciro Alegría la tenia con Luis Alberto Sánchez. Por eso disputaron la Presidencia de la ANEA. Pero los dos honran la intelectualidad del país. (Manuel Moreno)

    ResponderEliminar
  7. Parece que como parlamentario no destacó Ciro Alegria. Basta con las obras que dejo. Porque son,realmente inmortales. (Alfredo Carranza)

    ResponderEliminar
  8. Conoci a Ciro Alegria porque vivía cerca de mi casa en Chaclacayo. Cuando murió asisti a su sepelio como admirador de su hombre. No hay duda, honra al país. (Ernesto Paucar)

    ResponderEliminar
  9. esta muy mal por que no encontre lo que necesitaba .

    ResponderEliminar