martes, 25 de enero de 2011

MAFIA EN LA TELEFONICA

El periodista Pedro Ortiz Barnuevo nos envió su testimonio sobre las vicisitudes que pasó por culpa del pésimo servicio que presta Telefónica. Lo publicamos porque muchas veces hemos sufrido hasta la desesperación por el apoyo técnico deficiente de esta compañía y, sobre todo, porque estamos convencidos que son muchísimas las personas que pasan por estas “horcas caudinas”. Asi estamos cumpliendo una labor de entera defensa al consumidor. Señores de Telefónica, mejoren por favor ¡Que viva España!.

¿Y EL DUNA? El viernes 14 solicité a la Telefónica la instalación de un punto adicional en mi servicio de cable mágico para conectar otro televisor (reporte 16595975). Me ofrecieron hacerlo al día siguiente, pero nada y el domingo tampoco. Llamé el lunes y me dijeron que ese día de todas maneras, pero igual, no acudieron. El martes dejé constancia de mi protesta (reporte 127067733) y hablé con la supervisora Estéfani Estrada, quien ofreció resolver el problema, pero nada. El miércoles volví a llamar y me dijeron que enviaron un técnico el lunes pero que nadie respondió el timbre, lo cual es absolutamente falso. Igual me ofrecieron acudir al día siguiente "en el rango (sic) de 9 de la mañana a 7 de la noche" pero nunca llegaron. Hablé con otra supervisora, (señorita Espinoza porque ese día no estaba la señorita Estrada) quien me dijo compungida que no me preocupara y que resolvería el problema y que me llamaría para anunciármelo. Nunca llamó y el técnico no apareció. Llamé otra vez y me dijeron que el jueves enviaron un técnico y que de nuevo nadie abrió la puerta. Otra mentira.
El sábado 22 - virtualmente al borde de una crisis de nervios - de pronto tocaron el timbre y oh felicidad se anunció un técnico de la Telefónica, quien formulario en mano, dijo que acudía a "instalar el anexo telefónico solicitado..."
Le dije que nunca pedí la instalación de un anexo sino de un punto adicional de cable, así que se retiró nomás sin hacer nada.
Entonces opté por la informalidad y paré la primera camioneta de la Telefónica que pasó por mi puerta, le pagué 50 soles al técnico y sanseacabó, el televisor quedó instalado y mi huésped disfrutó del cable aunque sea en su último día de visita.
Horas después tocó el timbre otro técnico y la señora que trabaja en la casa le contestó que el cable ya estaba instalado.
Todo indica que una mafia opera en la Telefónica para favorecer la piratería. No hay otra explicación para tamaña ineficiencia y maltrato a un cliente que fue obligado a ponerse en contra del DUNA que con bulla de sirenas policiacas propagandizan para asustar a los infractores. Dicho sea de paso, la Telefónica cobra 34 soles por instalar un punto adicional, es decir 16 soles menos que sus técnicos piratas operados por su mafia interior.
Sólo espero que no me facturen el servicio que solicité y no me dieron.
¿Han visto ese comercial de la Telefónica que presenta a un técnico llamando a una puerta en horas de la madrugada?
No se lo cree nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada