martes, 25 de enero de 2011

LA TRISTE REALIDAD DE HAITI


Acogemos con beneplácito, en este blog, un texto que le pertenece al afamado escritor Eduardo González Viaña sobre la triste y tremenda realidad de Haití, asolada por el terremoto y por la nefasta dictadura de los Duvalier. Uno de ellos, Baby Doc, ha regresado a su país.
En esta nota que nos honra publicar, el escritor recuerda-hablando de dictadores- lo peligrosa que es para la democracia la candidatura presidencial en el Perú de Keiko Fujimori. De llegar al poder podría liberar al papito, Alberto Kenya, con un indulto. Los 25 años de condena justa de frente al agua. Como si no hubiese pasado nada. A qué extremos podemos llegar,
Gonzáles Viaña catedrático universitario en Oregon-Estados Unidos, acaba de publicar la novela “El amor de Carmela me va a matar”. La obra trata  sobre la fiebre de la emigración que hace cotidiana la historia de algunas damas que conocieron en la pantalla de las computadoras a un hombre maravilloso y se fueron a los Estados Unidos, para vivir con él para el resto de su vida.
Chateando en Bogotá, la otoñal pero bella Carmela conoce a Chuck Williams, un gringo maduro que se parece a Robert Duvall y está solo en el mundo. Un amor a primera vista con un pequeño inconveniente: hace mucho tiempo que ella está casada.
Sin embargo, todo lo superará Carmela donde la esperan el amor y el suelo americano. Pero también vivirá cosas tremendas. Introducción, nudo y desenlace muy interesantes para el lector.
Gonzales Viaña hizo sus estudios de Derecho y Literatura en la Universidad Nacional de Trujillo. A los 25 años obtuvo el Premio de Literatura del Perú. En el 2000 su libro sobre los latinos que viven en los Estados Unidos, "Los Sueños de América", traducido al ingles y reeditado l2 veces obtuvo el Premio Latino de Literatura. Antes recibió la distinción internacional Juan Rulfo por el relato “Siete días en California”, incluido en ese libro.
Una de sus obras más recientes, la novela “Vallejo en los infiernos” aborda la vida juvenil del gran poeta peruano y la infame carcelería que sufrió en Trujillo. Otra de sus creaciones de éxito es “El corrido de Dante”, considerada como un clásico de la inmigración en el país del norte. En poco tiempo, este libro ha tenido cinco ediciones en varios idiomas.
A continuación leamos el artículo de Gonzales Viaña sobre Haiti:
El terremoto de Haití duró tres minutos. 
El gobierno de los Duvalier duró casi  30 años. 
Según los periódicos, un millón de haitianos vive todavía bajo tiendas de campaña desde los días del terremoto. Literalmente, se estaban muriendo de hambre. Ahora, les llegó también la epidemia del cólera… y Baby Doc. 
Los Duvalier se fueron de Haití en 1986, pero su nefasta herencia persiste. Entre padre e hijo, hicieron del suyo uno de los países más pobres y desdichados  del planeta. 
La desgracia de los haitianos no viene desde los días del terremoto sino desde el año 1957 en que François Duvalier  tomó el poder. A su muerte en 1971, lo sucedió su hijo Jean Claude quien se mantuvo en el gobierno hasta 1986. 
Todavía no se sabe cuántos muertos ocasionó el terremoto de Haití el año pasado. 
Sí se sabe, en cambio que, entre padre e hijo, Papa Doc y Baby Doc como los llamaban, los Duvalier mataron a unas cien mil personas. 
En vez de una policía profesional, Papa Doc estableció unas bandas de desalmados que se hacían llamar Tonton Macoute. Aquellos no recibían sueldo, pero estaban facultados para ganarse la vida mediante la extorsión y la tortura. 
Bastaba con que un ciudadano tuviera un terreno o una pequeña tienda para que la maldición cayera sobre él. Los paramilitares de Papa Doc tocaban a su puerta durante la noche, se lo llevaban a veces  junto con su mujer y sus hijos.  En el cuartel, lo colgaban, lo golpeaban, le sacaban las uñas y los dientes, y lograban que al día siguiente se hubiera declarado enemigo del régimen y terrorista. 
Por supuesto, y como ha continuado ocurriendo en otros países del mundo, eso justificaba su ejecución inmediata y la requisa de sus bienes. 
Por su parte, el gobierno central se apropiaba de la mayor parte de los bienes de la nación mientras los haitianos no tenían ni agua potable, ni electricidad y vivían en barriadas miserables. Se calcula en centenares de millones de dólares la fortuna que se llevaron al extranjero y  depositaron en cuentas secretas. A la partida de esos individuos, el presupuesto de Haití estaba exhausto. 
Ante las brutalidades de Papa Doc, el presidente Kennedy suspendió la ayuda económica norteamericana, pero sus sucesores la restablecieron. En Washington, se defendía el apoyo a la dictadura con el argumento de que era la mejor manera de hacer frente al socialismo de la revolución cubana. 
A propósito de ello, François Duvalier, quien se hacía llamar a veces  Barón Samedi (dios de la muerte en el culto Vudú), se vanagloriaba de haber provocado la muerte de Kennedy debido a un acto de brujería y a una maldición suya. 
Esta semana, el hijo de Duvalier, Baby Doc, ha regresado a su país. Solamente estuvo ante el juez unas horas en el aeropuerto, pero luego caminó tranquilo sobre la alfombra de la bienvenida. No parece que vaya a ser juzgado por su millonario despojo de la economía haitiana ni por sus crímenes contra la humanidad. Todo hace suponer que –por el contrario- Baby Doc espera recuperar el gobierno. 
En Corea del Norte, la dinastía Kim no termina. El dictador  Kim Jong Il llamado Querido líder ha nombrado sucesor al tercero y menor de sus hijos, Kim Jong-un quien tiene 22 años. Es casi un “baby” 
Padre e hijo son pequeños de estatura pero sumamente peligrosos. Como se sabe, en las semanas recientes los planes para la fabricación de la bomba atómica se han acelerado. Un ensayo nuclear y la prueba de varios misiles de corto alcance son la última noticia que ha llegado del país asiático. 
Uno de los dos pequeños y gorditos Jong puede ser quien oprima el detonante de otra espantosa guerra mundial. Quizás le toque al “baby” 
En el Perú, la hija de uno de los gobernantes más criminales que ha tenido este país es candidata a la presidencia y tiene muchas posibilidades de de alcanzar el poder. Se llama Keiko y acaba de anunciar que Kenji, su hermano menor, es el tercero en la lista de sus candidatos al Congreso. 
Son los babies de Alberto Fujimori, un balbuceante semianalfabeto que detentó el gobierno peruano durante una década. 
Se escapó hacia Japón con decenas de maletas colmadas de documentos secretos y de dólares, aparte de lo que ya se encontraban protegidos por el secreto de los bancos y de los paraísos fiscales. 
Al igual que Papa Doc, Fujimori autorizó las torturas y las ejecuciones masivas. Pueblos enteros fueron borrados del mapa. Los cuarteles del ejército en lugares como Ayacucho se convirtieron en cementerios secretos. Amparado con el pretexto de una guerra interna, dio rienda suelta a su sadismo. Pertenecieran o no a los grupos alzados en armas, los enemigos del régimen podían ser calificados de "terroristas", y eso, para el sentido común del criminal, justificaba la tortura y la muerte de hombres, mujeres y niños. 
Fujimori está recluido en una cárcel del Perú, pero la aspirante al gobierno, su baby Keiko no disimula que de llegar al poder podría darle un indulto. 
Un fantasma recorre el mundo. Es el fantasma de la barbarie. Vuelven los Babies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada