sábado, 21 de enero de 2012

¿CUAL ES EL ESTADO DEL AMBIENTE EN EL PERU?

El politólogo Manuel Bernales Alvarado, hoy viviendo en Tegucigalpa-Honduras, siempre continúa enlazado con el Perú. Con tan distinguido personaje, tenemos una amistad de años que honra y  que se remontan a los tiempos que fue profesor del director de este medio electrónico,  en la Universidad.
La última vez que lo vimos fue, precisamente, en un almuerzo a la que asistió él como "invitado de honor" en el Club de Periodistas del Perú, en tiempos que era presidido por Domingo Tamariz Lucar.
El suscrito formaba parte de la directiva de esa institución social, convencido de que era necesario formar parte de una entidad como ésta para convertirla en gremial, legítima y representativa. El convencimiento persiste y seguimos como miembros de ese club. Esperando,eso si, que la gran transformación ocurra para bien de los comunicadores 
Bernales, que en sus años mozos fue prominente dirigente estudiantil social cristiano de la Universidad Católica, ha ocupado importantes cargos relacionados con su profesión en organismos nacionales e internacionales de renombre. Un consultor de los que efectivamente valen.
Hace poco escribió, en el diario “El Comercio” de Lima, un artículo sobre el medio ambiente en el Perú que lo reproducimos porque consideramos que es muy importante lo que plantea. (El Director)
Veamos lo que dice Bernales:
Desde la Hoja de Ruta de Bali a Durban no hay un cambio estratégico hacia la reversión, ni siquiera contención, del calentamiento global. Las tendencias negativas se mantienen y en algunos aspectos han aumentado. La nueva amenaza contra la naturaleza y la vida humana de la tierra no ha sido considerada como un imperativo de acción. Los miembros de la OTAN, que se arrogaron las responsabilidades bélicas de la ONU en Libia, en Durban no pudieron incluir a todos ellos en sus propuestas. Trataron de hacer creer que su intervención militar unilaterales es una muestra de las recomendaciones del informe “La responsabilidad de proteger” (r2p en su vulgata en inglés) de la comisión que lideraron Amartya Seny Sadako Ogata, antes del 11 de setiembre que envió el planteamiento a las calendas griegas, ocultando más bien que la decisión de intervención humanitaria por causas superior es siempre riesgosa y que, de tomarse, exige rigor y no ligereza
En el Perú la conciencia y las protestas también han crecido, pero la cobertura, profundidad y calidad de la información de gobiernos y activistas no gubernamentales siguen siendo deficitarias: se repiten preconceptos y falsos argumentos para decidir y actuar. Dos son típicos: toda la actividad extractiva o de infraestructura para energía y transportes es mala, mentira de los antiextractivistas y posextractivistas y cualquier modificación del ambiente es indispensable e inevitable para extraer recursos, producir energía o hacer carreteras que en si mismas constituyen progreso. Basados en premisas falsas, los segundos no quieren planeación o acondicionamiento del territorio, mientras los primeros quieren que ministerios de ambiente sustituyan a funciones de autoridades de planificación global, regional-territorial, no hablamos de departamentos o de sectores antiguos o nuevos, todos cada vez más complejos, intersectoriales o transectoriales.
Hay sobrados ejemplos y razones teóricas para buscar de inmediato diversas fórmulas de un esquema o modelo general de compatibilidad, cooperación, sinergia y circulo virtuoso de desarrollo, no solo crecimiento entre inversiones de excelencia, entre los inversionistas de excelencia, extractivas, de energía o infraestructura, preferentemente multimodales, en los Andes y la Amazonía. El discurso del perro del hortelano representa de hecho la apología del crecimiento desigual y combinado rechazado hasta con muertos buscados por los antimineros, aunque demanden más dinero y obras para carreteras, atención de salud, educación o electricidad al Gobierno Central sin la misma presión para que gobiernos regionales y municipales mejoren su gasto corriente e inversión. Por medio están discusiones parcializadas sobre el SNIP o la naturaleza de rentas monopólicas legales como el canon minero, gasífero o petrolero. Mientras nos enfrascamos en buscar consensos entre planteamientos con uso o amenaza del uso de fuerza, legal unos, ilegal otros con discursos propagandísticos que buscan no mejorar sino deslegitimar inversiones y la república, el entorno mundial y sudamericano se va haciendo más negativo en desarrollo y defensa nacional.

1 comentario: