sábado, 21 de enero de 2012

LINARES Y SALINAS DIERON EN EL CLAVO

Lo  primero que deja como consecuencia palpable y  total, luego de leer amenamente las 180 páginas de este magnífico libro que acaba de salir a luz, es que la publicación, definitivamente, se convierte en un hito trascendental de la historia del periodismo nacional.
Un logro evidente, pero no el único. Hay varios enteramente valiosos que merecen destacarse, si queremos reflejar lo que es efectivamente este interesante volumen editado e impreso impecablemente.
Lo  fuerte y si se quiere admirable es la identificación plena de intenso afecto de los autores con su alma mater: el diario “Ultima Hora”, medio con vigencia diaria vespertina entre 1950 y 1984  de giros idiomáticos tan originales de la jerga peruana, de expresión genuina  que dio la hora por su ingenio tan peculiar.
Un periódico escrito que protagonizó,  durante muchos años,  la gran transformación en el captar y sobre todo el  innovar, con su peculiar lenguaje en los titulares, el alma popular.
Como ninguno lo hizo en el Perú. De singular éxito  con grandes tirajes. Hasta llegó a vender, en 1970, 300 mil ejemplares. Una circulación certificada por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).Imperecedero, definitivamente. Eminentemente valioso, por donde se le vea.
Tales logros hay que destacarlos y eso, que ya es un mérito, ha sido conseguido plenamente por los periodistas Justo Linares Chumpitaz y Roberto Salinas Benavides al publicar  el libro cuyo titulo es:” Ultima Hora, La Revolución del Periodismo en el Perú”. Ellos, definitivamente, parafraseando el  lenguaje utilizado por tan recordado periódico, si que dieron en el clavo.
Con éxito y con la constante que demuestra la alta calidad que tienen, contando cosas que no se sabían. O que eran poco conocidas. O casi inéditas. Es decir, dándoles como siempre a los lectores, en el libro, noticias. Con el comentario acertado en todo momento, de interés total.
Como lo hicieron desde sus años mozos. Linares, sobre todo en el campo múltiple del reporterismo  que incluye una vocación de servicio; y Salinas, en el variado acontecer deportivo que lo domina por completo, dentro de sus variadas facetas. Los dos, evidentemente, consagrándose por  completo en el diario de sus amores intelectuales que, definitivamente, forma parte del  gran recuerdo nacional.

Resultado de imagen para Justo Linares
Justo Linares: uno de los autores del libro
VILLARAN
Eso que a primera vista parece algo cotidiano es, realmente, una contribución inigualable a los acontecimientos  de  la Historia del Perú contemporáneo donde ellos, con el libro, se convierten en forjadores de ese recuerdo que, de todas maneras, requiere el periodismo nacional para entenderlo  y juzgarlos en su verdadera dimensión.
En efecto, si revisamos las páginas del libro como lo hemos hecho  con mucho interés y deleite, encontraremos muchas primicias. Las hazañas de ese mounstro del periodismo que fue Raúl Villarán Pasquel, quien nunca pasó por la universidad.
Pero que si pasó por la brillantez de crear periódicos como fue el primero de ellos, “Ultima Hora”, con sus giros idiomáticos y aprovechando la replana popular. La hazaña del forjador Villarán ocurrió cuando tan sólo este hombre excepcional tenía 22 años. La era de los jóvenes, el triunfo de los jóvenes de aquel entonces.
Eso si que es admirable. Los autores lo remarcan y lo recalcan. Ponen a Villarán en el lugar que efectivamente se merece. El recuerdo también va, minuciosamente, a otros periodistas que dejaron huella y estela en ese diario.
SU SALIDA
 Pero también noticias que valen la pena destacarse y el libro lo hace. Como, por ejemplo, cuando dan a conocer el por qué de la salida definitiva de Villarán de  “Ultima Hora”, luego de que  la esposa del dueño, Miriam Kropp de Beltrán, prohíbió publicar, en primera página, fotos de bailarinas y, al mismo tiempo exigió moderar a como de lugar, la publicación de noticias policiales de trama sangrienta
Al enterarse Villarán sobre aquella orden, precisamente, hizo lo contrario. Un día ordenó el cambio del titular principal de la primera por uno que decía textualmente: ·”Despedaza a dos mujeres y las echa a maleta”. Además, para que no queden dudas,  colocó la foto de una vedete de polendas en aquella época, muy guapa y sexi, llamada Betty Di Roma
El Editor en Jefe repitió este tipo de noticias otro día más y mandó un espeluznante titular: “Carne Humana en Restaurante”. Tan horripilante noticia fue conseguida por traducción de un recorte revisteril venido de Casablanca, Marruecos.
POCHO DOBLETEABA
La reacción de Beltrán no fue otra que el despido. A Villarán  no se le dio las gracias. Ni se le dijo adiós. Tan sólo se fue así por así pero, con la frente en alto y el gusto soberbio de a que a él, nadie lo manda. Ni siquiera la dueña del periódico. Que tal perfil. Como pocos en este mundo ¿O no?
La versión de tales hechos es de Efraín Ruiz Caro contada a los autores del libro. Si el mismo periodista  que llegó a tener altos cargos directivos en el diario y, posteriormente, se dedicó a la política en las filas del Social Progresismo de izquierda.
Para volver, con el correr de los años, a los periódicos que tuvieron esa inclinación y para volver a ingresar, a la política las veces que quiso. Incluso durante la dictadura de Velasco y, posteriormente, dirigiendo otros diarios.
Otras noticias interesantes contadas en el libro refieren que el primer conductor de la sección Deportes del diario fue Alfonso “Pocho” Rospigliosi, sin haber dejado de trabajar en el  de la competencia, “La Crónica”. Pero duró muy poco tiempo  porque no quiso chocar con Villarán.

Resultado de imagen para roberto salinas periodista
Roberto Salinas: el otro autor.
HILDEBRANDT
Muy joven aún César Hildebrandt en 1970, que inició años antes sus actividades profesionales en este periódico, se convirtió en el Editor General. Contribuyendo con su talento a darle de lo mejor a los lectores.
Como por ejemplo, un día de la madre, en vez de hacer una portada tradicional con una foto de la progenitora, con su hijo, puso un corazón dibujado por un pequeño y otras ilustraciones en honor de ella con palabras cotidianas, de mucho cariño, del sentimiento prístino. Muy profundo, muy humano.
Por el libro que acaba de salir, muchos conocerán que la mayoría de los periodistas de “La Prensa” y “Ultima Hora” salieron de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Marcos y de las filas de la izquierda.
Ellos fueron preparados en marxismo por Luciano Castillo, líder piurano abogado de los trabajadores petroleros que primero fue comunista y posteriormente fundó el Partido Socialista del Perú y por el propio Eudocio Ravines, fundador del Partido Comunista. Beltrán les dio la libertad de escribir y los conquistó con su amplitud, conocimientos y capacidad.
DOPAJE
Recordarán noticias del pasado como cuando inexplicablemente, en Venezuela, Augusto Ferrando, el más grande narrador hípico de todos los tiempos y posteriormente una figura de la televisión nacional, fue involucrado junto a su hermano Santiago en una presunta red internacional de  dopaje de caballos de carrera. Hasta estuvo preso por pocos días y al poco tiempo retornó al Perú, libre de las acusaciones de las cuales nada tuvo que ver.
También la gran patinada de Villarán cuando publicó,  en grave error, “la muerte” del ídolo del futbol peruano de aquel entonces Máximo “Vides” Mosquera, jugador del Deportivo Cali.
Fue supuestamente “asesinado” a chavetazos por un grupo de disconformes con la derrota de su equipo. Vides brilló defendiendo los colores del Municipal, Alianza Lima y Sporting Cristal y vistió, innumerables veces, la casaquilla nacional
 Luego,  obligadamente, tuvo que venir la explicación a los lectores. Villarán, sin empacho alguno, salió con un titular de primera página en la portada al día siguiente de la supuesta muerte que textualmente decía:” Vides está alegre, sano, vivo y en condiciones magníficas”. Record de ventas del diario, sin precedentes. Felizmente hasta ahora, nos lo dicen Linares y Salinas, el jugador de antaño sigue con vida.
SE LES PASO
A Villarán, no obstante su acertado olfato periodístico, algunas veces se le escapaba la noticia. En la edición del miércoles 14 de junio de 1950, “Ultima Hora” se ciñe al comunicado oficial y da cuenta, sin ninguna precisión y tampoco explicación, de los graves sucesos de la revolución ocurrida en Arequipa.
Allí el pueblo se levantó contra la dictadura de Odria durante varios días y se enfrentó a la policía que actuó con violencia desenfrenada,  registrándose una crisis política sin precedentes con muertos, heridos y toda clase de tropelías. Evidentemente, una noticia de primera página.
Los desordenes fueron de una  magnitud impresionante y  al lado de los rebeldes estuvieron insignes personajes que posteriormente brillaron en la política nacional, fundando el Partido Demócrata Cristiano, como: Mario Polar Ugarteche, Héctor Cornejo Chávez, Javier de Belaunde, Roberto Ramírez del Villar y muchos otros patricios. Todos ellos dirigidos por el insigne montonero arequipeño,  Francisco Mostajo. Esta vez Villarán no la vio.

Última Hora, intento para revivir un diario popular (Recuerdos de papel 13)
La  primera página  del diario con el lenguaje tan popular.

VENDIMIA DEL FUTBOL
En el recordar a “Ultima Hora”, los autores   insertan y  comentan la noticia del primer destape de lo que se llamó “La Vendimia del Futbol” donde estuvieron involucrados jugadores, dirigentes deportivos confabulados y le hicieron perder la categoría de la primera división al Club Carlos Concha del Callao. Todo ello ocurrió en 1956.
El diario brindó cuatro primeras páginas, tres centrales y cinco últimas páginas. Al Carlos Concha lo aniquilaron porque ese equipo había jugado una primera rueda sin tener los mecenas que ayudaban a otros clubes como el Mariscal Sucre y el Atlético Chalaco y había quedado quinto a mitad de la tabla.
Lo que se denunciaba es que algunos jugadores  del Concha como el arquero Santos Guerrero y los defensas Marchena, Anglas  y Talledo habrían sido sobornados para actuar mal por gentes inescrupulosas relacionadas  con los presidentes del Chalaco y del Sucre, Claudio Martínez y Carlos Cárdenas.
También  estuvo implicado el Presidente de Universitario de Deportes y de la Asociación  Nacional de Futbol, Placido Galindo. Lo mismo que, Tomas Ibaye, Juan Bromley, Roque Crovetto y un futbolista de Universitario, el goleador Rolando Rodrich. Escándalo de escándalos.
CUATACHO
Hay en las páginas de la publicación un sentido homenaje al  brillante e inigualable Guillermo Cortez Núñez más conocido como “Cuatacho”, con su fina pluma que llegó a ser Jefe de Redacción. Lo mismo que a Luis Loli Roca autor de la columna  “A Golpe de12”, el creador del famoso titular “Chinos como Cancha en el Paralelo 38” a quien sindican, sin exageración, como un sabio.
No podía faltar en este recuento histórico un personaje inigualable que marco época y hasta creo palabras de impacto cuando escribía en las páginas del diario como: marlonbrandeado (por guapo y buenmozo), nikisima (por hermosa), tundeteclas (periodista) matrisuicidio (matrimonio) y muchas otras más.
Se llamaba Guido Monteverde Morzán, amante de la buena comida y de la pintura, propietario en una época de un restaurante donde cocinaba platos exquisitos, ubicado en la avenida Pardo de Miraflores. Era el autor de las columnas de espectáculos y de sociales, bajo los nombres de “Que Pasa en Radio” y “Antipasto Gaga”.
TECNICA DE LOS AUTORES
Uno de los protagonistas principales de la era de oro del periodismo nacional. Frívolo, si claro que si. Pero eminentemente valioso por su aporte comunicativo y por el contacto de éxito que consiguió con sus lectores.
Cabe explicar que en el libro los autores recurrieron a insertar, en una selección acertada de sus años de existencia, muchas de las primeras paginas escaneadas de Ultima Hora y otras del interior del periódico donde, en pequeños recuadros, hacen los comentarios correspondientes para que el lector  esté, en todo momento, bien informado. Acertado el método porque cumple con el objetivo evidente de comunicar a plenitud.
En los textos recuerdan la primera etapa del diario cuando lo fundaron el polémico y zarandeado periodista y político, Eudocio Ravines Pérez, siniestro personaje que de posiciones enteramente comunistas pasó a ser el abanderado de las ideas  ultra conservadoras que tuvo durante muchos años, hasta su muerte en México que nunca se aclaró. Inclusive se comentó que habría sido asesinado.
Resulta que Ravines conjuntamente con el periodista de renombre Jorge Luis Recavarren  y el concurso de otro comunicador de origen chileno, Orlando Cabrera Leyva, fueron los fundadores de la Ultima Hora primigenia, enteramente politizada con opciones de impacto no muy clarificadas que, a pesar de la capacidad de sus directivos, casi nada se vendía.  Por eso mismo, el dueño, Pedro Beltrán Espantoso, decidió cerrar sus puertas.

Resultado de imagen para Raúl Villaran
Raúl Villarán: el transformador del diario.
FAMOSA REUNION
Para tal efecto,  una reunión fue convocada para comunicar la caótica situación y el fin de los días del vespertino. Allí es donde surge la figura de Villarán que audaz, orondo y decidido le pide al dueño una oportunidad para seguir. Pero con otros métodos comunicativos. Se la dan y así se produce la revolución  que con lujo de detalles cuentan Linares y Salinas.  
 “Chinos como cancha en el paralelo 38”, “Suertero descubre a estafador que lo iba a limpiar” (robar), “Tarzán nativo mata a tigre”. “El despiporre ( Albricias o también el colmo) Pirata Onassis se sacó la suerte en  el mar del Perú”. “Matan a profe (maestro) y lo dividen en cuatro”, “Tandeó (pegó) a su suegro hasta que templó” (murió) “De mitrazo (golpe de cabeza) le metimos la yuca” (señal de triunfo) al dar cuenta de un partido de la Selección Nacional de Futbol. Estos fueron tan solo algunos de los miles de titulares tan originales que le dieron el éxito editorial, sin precedentes, a Ultima Hora.
PERIODISTAS DE RENOMBRE
En el libro también se recuerda  a otros periodistas de renombre que pasaron por esa redacción. Entre ellos a: Carlos “Maná” Wiese Thorndike llamado así por su generosa bondad que fue  Jefe de la Sección Política y que murió de un momento a otro, luego de asistir a una reunión  en casa del entonces Diputado, Raúl Peña Cabrera.
Lo mismo se hace con Pedro Alvarez del Villar, triunfador después en el diario Excélsior de México del cual fue Subdirector, el ayacuchano Luis Curie Gallegos hoy muy mal de salud que fue fundador, el poeta de tanto talento y fibra humana, Juan Gonzalo Rose.
No podía dejarse de recordarse la estadía, aunque corta en Ultima Hora, de Domingo Tamariz el popular “Taquito”, convertido por sus libros en el historiador por excelencia del periodismo nacional.
Al cinéfilo por excelencia José Pepe Ludmir, el nicaragüense experto de la página policial amigo de Vargas Llosa, Norwin Sánchez, que murió, unos dicen, asesinado, otros que se suicidó en su país natal.
Carlos Castillo Ríos, huanuqueño de nacimiento, especialista en temas humanos que posteriormente se dedicó a la educación y durante la época del primer gobierno de Belaúnde ocupó un alto cargo en el Ministerio de Justicia.
Tampoco se quedaron en el olvido los que, de todas maneras, tenían que estar en el recuerdo. Como es el caso de Bernardo Ortiz de Zevallos Thorndike, pariente del dueño, de hablar raro por cierto frenillo sublingual, aficionado a los caballos, accionista del diario, Gerente  en determinados años y Guido Chirinos Lizares, que  fue director, cargo que incluso ejerció con valentía en épocas difíciles cuando arreciaba la dictadura velasquista en el país.
COLUMNAS PROPIAS
El éxito editorial de “Ultima Hora” y la venta de sus ejemplares sin precedentes para la época se debió, además, al despliegue de columnas propias de sus redactores y a la publicación en sus páginas de ilustraciones y tiras cómicas genuinamente nacionales.
En cuanto a lo primero, Linares y Salinas indican  que “Ultima Hora” se caracterizó por ser el periódico que tuvo la mayor cantidad de columnas en el diarismo limeño. Ellas constituían un premio para sus periodistas, como quien cumple el sueño de la casa propia o del auto propio.
RODOLFO ESPINAR
Permitían al titular expresar aquello que no podían hacerlo en las crónicas informativas. Los autores, además,  tenían licencia para crear giros idiomáticos o emplear la replana.
Algunas de las que triunfaron, a lo largo de los años, fueron: “Contragolpe”, de corte político cuyo autor era Carlos Wiese, “Pst…Pst… Pst”, de Alejandro Borboy que también trataba temas políticos, “Primera Columna” de Freddy Chirinos Revilla, con idénticos temas. “Politiquerìas” de Luis Curie, “Tiempo al Tiempo” de Justo Linares.
Asimismo, “Turinotas Jet” de Luis Ortiz de Villate, “Noche a Noche”, cuyo autor era Guido Vigñolo que cubría el espectáculo, “No solo de Pan”… espacio cultural escrito por Guillermo Fowks, “Columna Sindical” de Víctor Orzero.
Los lectores de Ultima Hora también se encontraban con las columnas  “La Casa del Jabonero” que trataba temas policiales y cuyo autor era Carlos Comena,  quien escribía con el lema de “que aquí quien no cae, resbala”.
“Primer Plano” del gran Rodolfo Espinar, toda una figura del diarismo deportivo, Presidente de la Federación de Periodistas del Perú y moderador en la televisión de una de las más grandes polémicas ocurridas en elecciones en el Perú entre los candidatos a la Alcaldía de Lima, Luis Bedoya Reyes y Jorge Grieve Madge, en los años 60 del siglo pasado con pluma fácil, imaginativa, criolla. Espinar murió temprano de un cáncer fulminante cuando todavía tenía mucho por aportar.
Los aficionados al deporte también se deleitaban con: “Agarra Aguirre” de Luis Garro, uno de los periodistas deportivos más cultos. “Guerra Fría” de Oswaldo Cuadros Lazo. “Luqueando Firme”, de Paco del Busto.
LAS MUJERES
“Al Toque” de Alberto Best, uno de los más diestros en el uso de la replana, “En Orbita” de Conrado Falco, “Saque y Mate” de Raúl Dreyfus y “Segundilla” de Alfonso Hidalgo.
En otro campo de la noticia, había la obligación de leer “Notas del Terruño”, de Cesar Cubas y “Serpico” de Daniel Moore Orellana, un periodista con alma de policía. Los aficionados a la hípica leían “Montepobre”, de Teobaldo Vega Castillo
Las mujeres también se lucieron como columnistas. ¿Que cocinaré? fue la columna de Carmela de Rey, que se adelantó al boom gastronómico y alcanzó fama que la llevó al estrellato de la televisión.


Otra portada de impacto.
ILUSTRACIONES
 Lidia Guzmán bella esposa de Francoise Guzmán que tenia otro espacio dedicado a Hollywood y sus estrellas, animó el comentario discográfico. “Charlemos” de Carmen Pitot ganó todos los premios de la calidad humanitaria.
Carmen Sarria era la autora de “Mujer a Mujer” y Lucci Bolognesi, con expresión dulce y zalamera, deleitaba a sus lectores en asuntos también de cocina. Isabel Bautista, señalan Linares y Salinas, no tuvo columna pero si simpatía, lealtad y gracia que la han elevado a la categoría de emblema.
En lo que respecta a las ilustraciones del diario, éstas si que pasaron a la historia porque identificaron definitivamente al Perú. Allí estaban el criollazo, vivo e imaginativo Sampietri, creación  valiosa  del arequipeño Julio Fairlie que actualmente vive frente al mar, en el distrito cercano a Lima de Punta Negra.
En ese retrato exacto del país no podía faltar aquel personaje trabajador y austero  que representaba a la sierra con sus peculiaridades, costumbres y anhelos. Le pusieron de nombre Serrucho y era un dibujo impecable de David Málaga. Igual suerte corrió Yasar del Amazonas, representando con sus costumbres a la selva peruana
Las mujeres estaban identificadas con Chabuca ingeniosa, coqueta y bella creada a plenitud y desenfado por Luis Baltazar. Boquellanta, de descendencia  afro y negroide, deleitaba con sus gracias a los lectores. Tiras cómicas de historia. Tiras cómicas del Perú.
LA PRENSA
De refilón, Linares y Salinas cuentan la revolución al estilo norteamericano del diario "La Prensa" comandada por ese genial periodista,  Alfonso Grados Bertorini, quien también fue alto funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo, embajador y diplomático, lidiando en la política como Ministro de Trabajo en los dos gobiernos de Belaúnde.
La primera vez que Grados se desempeñó como Ministro de Trabajo fue en 1968, tan sólo por un día porque al otro se precipitó el golpe de Velasco. Mientras que la segunda a partir de 1980 y por un buen tiempo, como líder eminente de lo que él llamó la concertación laboral para bien del país. Todo un personaje, aficionado al futbol y los toros, a quien se le rinde el homenaje que se merece.
Los autores marcan la diferencia de lo que ocurrió en "Ultima Hora" y "La Prensa". De esta última, dicen con acierto, que hizo su revolución  bajo patrones esquemáticos determinados. El modelo fue traído por Pedro Beltrán  y dicho diario pasó a ser la copia fiel de "The New York Times".
LA GORDA
Esta revolución, señalan, resultó mucho más profunda y sistemática pues incluyó formas técnicas y sofisticadas como la carilla milimetrada. El eje de su éxito, la objetividad. Dividió el aspecto informativo del comentario editorial.
Los autores consideraron necesario incluir la portada cuando el periódico fue tomado por el gobierno  militar como parte de la fracasada estatización de los diarios. Era el 27 de Julio de 1974.
Incluso publican el editorial de marras publicado bajo la firma del director nombrado con la ayuda de la fuerza y los tanques: Ismael Frías Torrico, un ex trotskista que fungía haber sido secretario en México  de la esposa de León Trostky, Natalia Sedova   y que se dedicó servilmente a apoyar, por completo, a los militares.
Por si acaso, sus enemigos le decían “la gorda”, burlándose de su figura casi obesa y de lo que, para  muchos, habría sido su opción de género. Posteriormente, el periodista  creó una revista de información y comentarios denominada “Equis”.
Allí en ese medio de su propiedad tuvo la osadía de no pagar el seguro social que, por ley, les correspondía a los periodistas que trabajaban en ese medio. Uno de los damnificados fue Alfonso “Pocho” Delboy Morales, de grata recordación por su capacidad en diarios como “La Crónica” y “La Prensa”.
UCHURACCAY
 Hasta que Frías pasó al olvido y al ostracismo. Muchos años después se supo de él, trágicamente. Había perdido por completo la vista y por ésta entre otras razones de soledad, acabó con su vida: el periodista, desesperado, se tiró al vacio desde el tercer piso de su casa, ubicada cerca de la Avenida Arequipa en el distrito de Lince.
"Ultima Hora" alcanzó a informar sobre los trágicos sucesos de la matanza de Uchuraccay. En aquel entonces en el periódico, desde muchos años atrás, trabajaba un fotógrafo de calidad y polendas como es Oscar Retto.
Uno de sus hijos, Willy, desafortunadamente, fue una de las victimas. En esta oportunidad, a los periodistas que murieron en forma tan violenta, trágica e injusta se les dedicó infinidad de páginas como se merecían.
Muchas noticias, muchos comentarios. Hechos en una forma original y precisa. Hay incluidas  fotos de valor que ilustran la publicación. Parte de lo que pasó en el Perú y en el mundo, durante una buena cantidad de años.
 El análisis preciso de todo ello, tan importante y trascendental, ha sido hecho por Linares y Salinas. Aplausos, prolongados aplausos para ellos. De todas maneras, ambos se lo merecen. Vale y como diría Linares, es justo. (Edgardo de Noriega)

5 comentarios:

  1. Hermano Edgardo:
    Yo siempre supe de tu talento profesional. Siempre supe de tu calidad de amigo. En fin, creí saberlo todo de ti pero siempre me quedó la duda: ¿Qué es lo que me falta saber de este gordito, irrefrenable polemista, anticomunista violento?
    Leyéndote acabo de conocer ese resquicio de tu personalidad que me faltaba saber, tu generosidad, tu indulgencia.
    Mejor no se ha podido escribir acerca de nuestro libro. El espacio dedicado es extraordinario y demuestra no solo la responsabilidad de un comentarista que lee para opinar, sino que ha escogido meticulosamente todo aquello que el escribiente ha querido esconder con malicia del vendedor de ilusiones.
    Bello, bello, bello. Encantador, encantador, encantador.
    Gracias, gracias, gracias.
    Sigues en los primeros lugares del ranking de mi bobo. Es Justo

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS, muchas gracias, apreciado Edgardo, porque has escrito lo real. Se refleja el cariño que nos cobijó periodísticamente "Ultima Hora".
    Y este tipo de comentarios es el que necesitams para su distribución y venta.
    Por supuesto que le reenviaré.
    Renovado agradecimiento y seguimos contactados.
    Roberto.

    ResponderEliminar
  3. Que buena crónica. Usted si que se pasó como escritor. Realmente que Ultima Hora fue expresion popular de peruanismo.Excelente trabajo de Roberto Salinas y Justo Linares. A Salinas lo recordamos también como comentarista deportivo de la televisión. Una voz que convencía. De Linares se que trabajo en Canal 2 en el noticiero 90 segundos. Si no me equivoco, él estuvo cuando el atentado terrorista. No hay duda, excelentes periodistas. Felicitaciones. Compraré el libro de todas maneras. Manuel Hernando.

    ResponderEliminar
  4. Yo fui lector impenitente de Ultima Hora durante años de años. Que bueno que haya salido un libro que recuerda al diario popular. Felicitaciones a los autores. Nicanor Jara

    ResponderEliminar
  5. JOSE LUIS DEL BUSTO11 de marzo de 2012, 10:23

    Realmente una buena crónica, la cual me hace recordar los buenos momentos que pasé en el diario y con mi padre Paco del Busto ,donde pude colaborar con él y con los demás periodistas de renombre en la sección deportes. Mi gran pasión fue siempre el periodismo y sabe mi buen amigo Roberto Salinas y Don Justo Linares las buenas epocas vividas,pero que debido a la dictadura militar,mi padre prefería que me dedicara a otra cosa .Es importante mencionar, que muchos de los escolares leían el diario Ultima Hora precisamente por la original forma de escribir las notas deportivas , y como lo dice Edgardo ,las columnas como la de mi padre "luqueando firme" y " Al Toque" de Alberto Best eran muy leídas . La ´pluma de Roberto y de Justo Linares asegura la mejor manera de narrar esa buena epoca .Faltó mencionar el pase de Littman Gallo,Luis Felipe Sanchez Espinar,sobrino de don Rodolfo Espinar,todos ellos mis buenos amigos ,también a Don Ricardo Miranda al "viejo" Hidalgo . Gracias a todos ellos,maestros del periodismo y quienes pude compartir anécdotas y peripecias del mundo periodísticos y gracias Edgardo por tan bonita nota

    ResponderEliminar