lunes, 26 de abril de 2010

EL SAN PABLO: UN COLEGIO EXCEPCIONAL

A Puchi Mujica, mi gran amigo y exalumno, que acaba de irse a la eternidad…
A otros camaradas del colegio que también se fueron a lo largo de los años, Sus nombres los pronunciamos, calladamente, dentro del sensible corazón de la amistad…
A como de lugar y permanentemente defendemos al colegio San Pablo. Inclusive, discrepando al máximo, con muchos detractores que se formaron en el propio plantel y que no piensan igual. Lo que, de ninguna manera,  impide  afirmar a los cuatro vientos para ser consecuentes con la verdad: ¡fue un colegio excepcional!
No es cierto por ejemplo cuando se dice que los sanpablinos se formaban dirigidos por un gringo borracho. Eso nunca fue así. Ni antes ni después de que salí del plantel. Bienvenidas las novelas que afirman tal hecho inaudito  porque por estos vericuetos tan sólo se camina  por la ficción y la  literatura. Nada de realidad.
El San Pablo, bajo ningún punto de vista, era un colegio de segunda para aceptar a los expulsados del medio, sino un plantel de primera línea que efectivamente forjaba hombres de bien, de determinada clase y condición que significaba dejarlos después, con la ayuda de los padres, en la lucha por la vida para ser mejores. Al igual que cualquier plantel del medio capitalino, sin ninguna excepción.
PROYECCION
Revelemos lo que se nos enseñó, sin ambages y de frente, el Perú va a cambiar en los años 60 antes de los 70 porque acá va haber una hecatombe de carácter político. y social. Alguien se proyectó acertadamente. He aquí el merito innegable.
La situación se presentó o no nos acordamos. La dictadura de Velasco, la reforma agraria, de la empresa y tanta atrocidad junta que retrocedió al país por años enteros. Hasta ahora, en pleno siglo XXI, sentimos los males que nos dejó el velasquismo. Acordémonos que, inclusive, los que apoyaron esta medidas están de acuerdo porque dicen que faltó la consecuencia.
El que sí se adelantó fue William A. Richards, nuestro director, el famoso Bill para sus familiares y amigos pero para nosotros respetuosamente el Sir, ataviado con las famosas chompas de colores fuerte como el rojo o el amarillo. Lo veo como si fuese ayer y han pasado tantos años, con el trago en copa pequeña de gin en la mano. Pero  jamás  borracho. El ilustre y cultivado profesor nos los dijo y advirtió. Quien puede negar ello.
¿No se acuerdan? Ese es, definitivamente, un mérito excepcional, fuera de serie . Sin ninguna exageración.  No creo que, por aquella época, en ningún colegio de Lima se tratase de esos temas a los alumnos.
¿Qué nos recomendó frente a ello? Capacidad y formación al máximo con el shut your big mouse que nos repetía a cada rato (ese shut… significaba cállate la boca). Lo único que hay que hacer frente a eso es enfrentar con preparación. al máximo. Estudiar por los cuatro costados. Con formación tremenda, hasta los huesos. Eso no es ya un mérito inigualable. Creemos definitivamente que si. Qué más queríamos.
No son palabras mías. Son las de Richards que nos enseñaba Matemáticas con su pelo enteramente blanco y el bigote del mismo color hirsuto largo, como ninguno y nos delineaba lo que era nuestra vida al máximo. Que él después se complicó con otros problemas, no es asunto nuestro. Lo principal es venerarlo porque esa es nuestra obligación, sobre todo para cumplir el principio bíblico de que “con la vara que mides, serás medido”.
Al inteligente, le decía lo mismo. Al mediano también. Y al que no tenia nada en el cerebro-seres que existen  a pesar de los sicólogos que lo niegan- que hacer por oficio y le veía otras condiciones, otros caminos, otros quehaceres en la vida. Siempre con soluciones.
Les afirmaba, claramente y por ejemplo, dedícate al futbol, porque allí hay porvenir. Si ese es tú destino, acéptalo. Richards era genial. Un hombre que se entregó y se dio para enseñar. Aquel que diga que no, está faltando a la verdad.
FORMACION
El Sir formó y afirmó alumnos. El problema que lo hacía con grupos determinados. De este colegio salieron, hay que decirlo de una voz por todas y directamente, gentes de los sectores más altos de la sociedad que se iban a la deriva en una educación tradicional.
Eso si  hay que aceptarlo. Pero evidentemente que diferenciarlo con la mediocridad y con las medias voces que no quieren tratar el asunto sin compararlo equilibradamente.
Eramos un grupo de niños y muchachos que nos metían las costumbres británicas y que no hacían daño a nadie para que así nos formásemos para el mañana. Como por ejemplo estar todos los días, de lunes a viernes en el internado, con blujean, camisa blanca de cuello, chompa y corbata puesta.
El saco para los menores de color granate y los del último año marrón. Corbata celeste y pantalón plomo Para ambos en el costado del saco y en el bolsillo de arriba, el emblema celeste en latín con el “honor et virtus”, lema que en castellano se entiende fácilmente.
Ese mismo grupo, que calculo no llegaba a 150, empezaba las actividades muy temprano con un timbre que despertaba a las 6.20 de la mañana. Una hora después estabamos listos para las clases, previa la realización de la asamblea diaria.
Antes y el día anterior ya se habían bañado en agua fria a las 7 de la noche, tras dormir en cuartos con camarotes de metal sobre colchones duros que no eran, precisamente, comprados en las mejores tiendas del medio.
Todos en el inmueble que en los años 40 del siglo pasado fue un hotel de lujo admirable donde, coincidentemente, mis padres pasaron la luna de miel luego de casarse allá por 1946. En el segundo piso cuartos de cuatro por grupo y abajo los menores en un canchón grande. Porsupuesto que con techo y baños.
En cuanto a comodidades, exactamente lo contrario a lo que, normalmente, tenían en sus casas como aviso para decirnos hay que aprender porque la vida es dura y hay que resolverla, cueste lo que cueste. He allí otro mérito excepcional,
Con los famosos prefectos que nos cuidaban. quienes cursaban el ultimo año escolar y estaban a cargo de la disciplina  En el internado lo que se tenía era una vida  ligeramente dura, como quehacer de todos los dias para ser mejores.
La comida era otro tema aparte. No era, precisamente, la del Club Nacional o la del Hotel Bolívar. Tampoco nos deleitabamos con  los piqueos de los mejores restaurantes. Pero alli estabamos felices.Era una alimentación no muy sabrosa que digamos y tampoco diversa.
Comíamos lo que habia previo rezo en inglés acompañados del director y su esposa la Mrs Richards, mujer de carácter que enseñaba a los más chicos y dirigía las cosas relacionadas con las pensiones y la economía del colegio. La que nos daba la propina semanal. El ansiado pocket money.
Lo que si recordarmos al máximo y cariño son aquellos esforzados trabajadores, hombres y mujeres que nos servían el desayuno, la comida al medio dia y las noches Los nombres de Emiliano Paucar, su esposa, Fausta Huerta de Paucar, Pancho y otros como el chofer Carlos "El chino" Alcántara se nos quedan, realmente, en el corazón.
LOGROS
Riichards tenia la virtud y la capacidad para formarnos, Ese esfuerzo fue excepcional. La calle que nos dio, nadie nos la quita. Más aún cuando el Sir trae a gente excepcional para que nos de vocación profesional en el último año de estudios, quinto año de media, como Salomón Lerner Febres, joven destacado en estudios en aquella época y después Rector de la Universidad Católica y al actual Embajador Armando Lecaros de Cossío, a iniciativa no lo olviden de uno de sus alumnos de mi promoción, César Janic Arllentar Guerci.
Dónde y en qué colegio, se daba esa participación efectiva. Valoremos, profesores como Richards  Dejémonos de cosas y aceptemos la realidad. Los otros que tuvimos como los profesores Santiago Ramos,  y Demetrio Plaza,quien se peleó con el gringo y quiso apoderarse del colegio. Ese es otro tema. Pero que era buen profesor, indiscutible. El propio Manuel “sapo” “Márquez. Muchos de ellos enseñaron en el mismísimo y británico Markham. No es justo bajo ningun punto de vista que para algún colegio el prestigio y para nosotros, la mala fama.
Incluso este último fue subdirector en una época. Richards, téngase presente, fue profesor y director de ese colegio antes de llegar al nuestro. Lo mismo que en Cañete donde fundó otro plantel, el San Patricio, a pedido de los agricultores de esa provincia.
Sin olvidarnos de un hombre bueno y realmente consecuente como el padre Héctor de Cárdenas de la congregación de los Sagrados Corazones  del Colegio de La Recoleta, quien fue nuestro capellán durante un significativo tiempo.
Héctor fue mi enemigo en la Recoleta cuando me enseñaba inglés. El más grande de los camaradas a quien recuerdo hasta ahora, como mi director espiritual en el San Pablo. Lo seguí viendo hasta que murió, con un trremendo cáncer en la lengua.
Había después de los deportes, desde las 5 hasta pasadas las 6 de la tarde, el Prep( en inglés, Preparation; en castellano, Preparación) donde se hacian las tareas y se estudiaba, entre las 7 y 9 de la noche. La comida y, a las 10.30 de la noche, ya dormiamos cuidados por los prefectos.
La disciplina estaba hecha muy parecida a los militares, los del último año tenían la responsabilidad y la cuidaban, con supervisión, la menos posible, del director y los otros responsables y uno que otro gringo que ocupaba distinto cargo. Habian unos cuantos alumnos de cuarto año de media que se desempeñaban como subprefectos. Ambos, los de quinto y cuarto, podian fumar en un cuarto determinado.
En mis épocas, otro gran hombre fue el británico Fred Mathews, el House Master, es decir,  el jefe del internado. Pasé varios años en este colegio excepcional que estaba ubicado en Chaclacayo.
El antiguo hotel  era propiedad de León de Monzars, empresario rico dueño del teatro La Cabaña que antes fue una boite o discoteca como quiera llamársele. y cuya hija tenia un grifo a la altura de la cuadra 35 de la Av. Arequipa hasta hace pocos años.
El colegio estaba situado siguiendo la carretera central cerca del puente de Los Ángeles rumbo a California y pasando la estación del tren. Allí llegue el año 1961. Yo venía de La Recoleta, colegio religioso que no lo critico en absoluto. Cumplió su papel. Pero el que me formó es, definitivamente, el San Pablo. A mucha honra y orgullo.
Mi padre era “comecuras” además de ateo que se arrepintió al final de su vida pidiendo confesarse y había aceptado por pedido de mi madre que yo estudiase en La Recoleta, rival acérrimo en aquel entonces de La Inmaculada que, evidentemente, era el que me correspondía por tradición familiar.
No obstante que este último no había dado resultados buenos. Una parte de las generaciones de mi familia antes, ahora y después, había resultado medio ociosas. Para colmo de males, el único hermano de mi mamá que habia estudiado allí  se murió trágicamente Eso le preocupaba a mi progenitora. Por estas razones escogió La Recoleta.
Pero a mi Padre  la cuestión de creencia era la que más pesaba. Se vino el problema definitivo de cambio de plantel para mi cuando apareció otro colegio por escoger para mi hermana al que posteriormente fue. El de ella era, por tradición familiar, el Sagrado Corazón Chalet donde había estudiado mi madre, una de mis abuelas,  y mis tías paternas y maternas Mi padre exigió, aprovechando esta circunstancia, un colegio laico para mi. Ese fue el San Pablo, entonces, de propiedad de la familia Pardo.
AMISTAD
Mi progenitor era amigo de don Juan Pardo Heeeren el creador del colegio San Pablo, empresario de éxito hijo y nieto de presidentes, bisnieto del famoso poeta y literato don Felipe Pardo y Aliaga.. Ministro de Hacienda (hoy Economía) del Gobierno conservador de Prado y residente cerca del colegio de una casa excepcional abajo como terreno amplio, grandeas áreas verdes con piscina y comodidades frente a la carretera central.
Hay un hecho contundente que en el San Pablo se conseguía. No era la fraternidad escolar de horas. Era la amistad de todo el día y de siempre. Estábamos, no debe olvidarse, internos. Por eso, precisamente son más fuertes y profundos los sentimientos entre los escolares que se forman en un plantel como éste. Una amistad de otro colegio es evidentemente distinta a la que desarrollamos allí a lo largo de los años, por esa condición que inclusive dormíamos en el colegio.
Pocos alumnos por clase máximo 13 o máximo 15. Los viernes, para salir de fin de semana a Lima, el uniforme característico; saco granate, pantalón plomo, camisa blanca y corbata celeste. Los prefectos saco marrón oscuro e igual vestimenta. Otra cosa adicional, externos que eran pocos, exclusivamente, los que residían en Chaclacayo, Chosica o cerca del colegio..
Otro asunto adicional. A los padres, le pedían permiso para pegar. Si  para mandarles latigazos a sus hijos cuando se portaban mal.  El atrevimiento funcionó inclusive cuando los  prefectos  hacían lo mismo con las zapatillas para levantarse mojadas con agua para que duela más y pegarnos al aparecer faltas en el comportamiento.
Las libretas de los alumnos con anotaciones de cada profesor y el promedio que lo sacaba el propio Richards. Si saliamos jalados, la consabida palabra que el Sir la hacia en letras mayusculas: CANCELADO.  Alli  nos quedabamos castigados en el colegio, sábado y domingo, vistiendo blujean y camisa de franela. Estudiando la mayor parte del día.
Comprobado está que el San Pablo era de primera Que de aquí salieron personajes, claro que si. No quiero nombrarlos porque me puedo olvidar de los mejores. Lo único que si puedo hacer es recordar de memoria a los de mi clase en el último año que formamos la IX promoción: Arllentar, Aurich, Ballén, Barco Berckemeyer, Dauelsberg, del Solar, Labarthe, Mathews Noriega I, Noriega II, Pardo Pedraz y Ramos (Choclo)

8 comentarios:

  1. GRACIAS POR ENVIARME ESTA RELACION CASI CRONOLOGICA DE NUESTRO QUERIDO COLEGIO SAN PABLO. LOS BOLIVIANOS QUE CURSAMOS ESTUDIOS EN EL COLEGIO, FORMAMOS UN GRUPO HUMANO COMPACTO.
    JORGE PATIÑO SANCHES BUSTAMANTE, GONZALO GRANIER SPIKULA, CARLOS GRANIER SPIKULA, JULIO SANGINES CAMPERO, FERNANDO PEROU CALLAU Y QUIEN NOS DEJO ALVARO PEREZ DEL CASTILLO. GRACIAS SAN PABLO Y GRACIAS PERU FRATERNO Y SOLIDARIO.

    ResponderEliminar
  2. Interesante este director que aplicó técnicas muy originales en este colegio, ojalá que todos lo hayan aprovechado.
    Carlos López

    ResponderEliminar
  3. cesar janic arllentar guerci5 de mayo de 2010, 14:02

    querido choclo;
    feliz de encontrar tu pagina,gracias tambien por el recordaris.este es mi tercer intento para dejar mi comentario. yo tengo un sueño revivir el colegio san pablo y siempre supe que tu eras parte integral de este proposito , hasta se quien va a ser el director es de nuestra promocion .choclo un favor inmenso me gustaria que publiques el contenido del folleto de mi libro"GALLO FINO NO PERDONA"(aun inedito)al que se le suman otras novelas cuentos y relatos contarte tambien que pinto puedes ver algunas de mis pinturas en busca en janic arllentar- pinturas lo importante de ese folleto es mi denuncia al mequetrefe oligofrenicco de brayce echenique el hoy ademas famoso plagiario me despido con un fuerte abrazo.
    LA OSA
    quienes deseen comunicarse conmigo lo pueden hacr al correo electronico janic_peru@hotmail.com
    telefono 334 7070 comunidad terapeutica ayuda en accion preguntar por janic arllentar

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Si usted está interesado en recibir algunas fotos del Colegio San Pablo que data de alrededor 1953 a 1956 me envíe un correo electrónico a hailup@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy gratamente impresionado saber que ha existido un colegio como el San Pablo en Chaclacayo, donde se impartía una enseñanza de calidad. En cuyas aulas, estoy seguro, existía el afán por la superación no obstante que las comodidades e infraestructura eran similares a las que había en un mundo lleno de dificultades, para precisamente buscar respuestas a los viejos problemas de la humanidad. Me quedo impresionado saber que ese colegio contó con un profesor de lujo como el Dr. Salomón Lerner. Yo mismo me equivocado muchas veces en mi vida, pero lo más importante es no renunciar a mejorar como persona y vivir bien la vida para Dios, para uno mismo y para los demás. fdb_0205@hotmail.com.

      Eliminar
  5. Choclo, muy bueno tu recuerdo ....... saludos
    Aldo Carozzi

    ResponderEliminar
  6. pedro vidaurre cuculiza30 de diciembre de 2014, 11:06

    Excelente articulo, coincido al 100%, el UNICO MAESTRO que he tenido en mi vida ha sido Sir William Richards, OTROS NO HAN DEJADO HUELLA, ese hombre tenia un instinto y habilidad únicas. Yo le hice varias estando en tercero de media, con otros dos nos escapamos una semana, nos robamos su camioneta para ir de paseo etc, etc. Sin embargo, que hizo? En 4 me hizo Sub Prefecto y me neutralizo dándome confianza y responsabilidad, seguimos haciendo contra muchas noches, sin embargo eran operaciones cuidadas al máximo para no ser descubiertos. Los mejores años de mi vida los pase en ese querido e inolvidable Saint Paul s School.

    ResponderEliminar
  7. lo he puesto en mi face , pues mis patas estuvieron ahi, pipi, rafo gustavo, jaime etc del barrio INca Ripac

    ResponderEliminar