sábado, 16 de mayo de 2015

LAS AGALLAS DE MAGDA PORTAL

Allá por las primeras tres décadas  del complicado y para muchos defraudante siglo XX, aquí en el Perú y en Lima en particular como en diferentes partes del país e incluso del orbe redondo y contagiante de usos y costumbres, la mujer estaba sojuzgada casi por completo a la buena de Dios, en un mundo injusto y frustrante en que el hombre era la figura principal de la sociedad.  Había escasísimas posibilidades de que ella trabaje y, por ende, sea independiente. Menos que ejerza sus derechos. Ni siquiera tenía acceso a votar y escoger a las autoridades de su país. Ni al Presidente de la República. Ni a nadie. Ni tampoco  optar por una profesión  o dedicarse, por ejemplo y por decir algo, a la Literatura. Su labor principal y casi única era ser ama de casa y cumplir tales tareas al pie de la letra. Arreglar el hogar que era de su entera responsabilidad, cocinar, lavar, planchar y tener hijos, entre otras actividades. Nada más pero tampoco nada menos. Realizaciones de otro tipo ninguna. Definitivamente, el peor de los desencantos.
Las excepciones siempre  existen y una de ellas como precursora del cambio total en la vida de la mujer fue Magda Portal, una dama especial enteramente de agallas. Una revolucionaria de su tiempo que se dedicó a la política y a la transformación de la sociedad y que se entregó, al mismo tiempo, al campo de la creación, la Literatura y la poesía.
A tal punto ella destacó que el amauta José Carlos Mariátegui, en sus “Siete Ensayos de  Interpretación de la Realidad Peruana”, dijo lo siguiente: “Se trata de otro valor signo de nuestra Literatura. Con su advenimiento le ha nacido al Perú su primera poetisa. Esencialmente lírica y humana. Su piedad se emparenta dentro de la autónoma personalidad de uno y otro, con la piedad de Vallejo.
Resultado de imagen para Magda Portal
Magda Portal al final de sus dias.

OTRO ELOGIO
Elogiando sus altos méritos, el socialista argentino, Alfredo Palacios, la describió como: “la valerosa escritora cuyo verbo inflama los corazones”, en su mensaje a los jóvenes del Perú incluido a manera de prólogo en el libro “Teoría y Táctica del Aprismo”, cuyo autor fue Victor Raúl Haya de la Torre y que salió a luz en 1930
Nació en el distrito limeño de Barranco el 27 de Mayo de 1903. Hija de Pedro del Portal y Rosa Moreno del  Risco. Ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Pronto destacó como escritora.
Su padre, un constructor, le dejó en herencia unas casas que la madre tuvo que vender, una a una, para poder subsistir económicamente. De la última fue desalojada por un estafador.  Desde muy pequeña, le gustaba contemplar la luna y, a los doce años, escribió una novela de amor en la cual el galán besa  a su prometida y de resultado del ósculo, ésta quedó encinta
En días que ya estaba enferma, contaba que se hizo amiga de poetas y pintores, a raíz de sus tempranas colaboraciones en la famosa y afamada Revista “Mundial” y de su vinculación con San Marcos, “Nos íbamos en grupo a la playa a contemplar el mar y cantar. Uno de ellos era César Vallejo cantor de valses y yaravíes, según la versión del periodista César Lévano.
VIDA DE BATALLA
La poetisa fue una de las amigas más cercanas de Mariátegui. Su vida una batalla sin tregua de las reivindicaciones del pueblo y las demandas específicas de las mujeres. Consta en ensayos, en artículos, y en innumerables conferencias que dictó. “He viajado por el Perú como no lo ha hecho ningún político de antes”, declaró a la revista ”La Tortuga” en 1985.
Toda su existencia radical en el pensamiento. Y en el impulso vital. Amada, enamorada. Pero golpeada como pocas. Conquistada por un hombre, hermano del anterior esposo. Ellos eran los hermanos Bolaños, intelectuales famosos oriundos de la sierra central de Huancayo. El último de sus maridos, de quien se separó,  conocido con el seudónimo de Serafín del Mar. Un poeta como ella, aprista como ella. Posteriormente, izquierdista como ella. El destino los desunió, tras vivir un romance intenso.
Madre de una hija, de nombre Gloria procreada con del Mar, que terminó suicidándose de un balazo con una pistola que le robó, sin que la progenitora se diese cuenta, luego de descubrir que el hombre que quería era casado. Probada en mil batallas nunca cedió terreno en el campo de las ideas. Su pasión política era revolucionaria. Así como su pasión amorosa era poesía con entraña de mujer.
Uno de sus poemas lo demuestra claramente: Ven bésame!.../Que importa que algo oscuro/Me está royendo el alma/Con sus dientes? Yo soy tuya y tu eres mío…bésame! /No lloro hoy…/Me ahoga la alegría/Una extraña alegría/ Que yo no sé de donde viene/Tu eres mío/ ¿Tu eres mío?/Una puerta de hielo/Hay entre tu y yo:/Tu pensamiento! Eso que te golpea el cerebro/ Y tu martillar  me escapa/Ven bésame…¿Qué importa?/ Te llamó el corazón toda la noche/Y ahora que estás tú, tu carne y tu alma,/¿Qué he de fijarme en lo que has hecho ayer/ ¡Que importa!/ Ven bésame../Tus labios, tus ojos y tus manos/ Luego...nada/¡Y tu alma? ¡Y tu alma!

Resultado de imagen para Magda Portal
Muy joven aún.

PREMIO
En 1923 obtuvo el primer premio de los Juegos Florales promovidos por San Marcos con su poemario, “Anima Absorta”.  Durante la ceremonia de premiación, en el Teatro Municipal de Lima, se negó a recibir el galardón de manos del Presidente Leguía, en acto de protesta por la fraudulenta reelección y el viraje dictatorial del gobernante.
Portal se dedicó al núcleo mas leal de las ideas de Haya de la Torre que fue deportado en Junio de 1923. Ella, en misión política, viajó a Bolivia a promover los lineamientos del naciente movimiento aprista que estaba situado a la izquierda del espectro político, dentro de un progresismo expectante.
Retornó al Perú y participó del grupo editor de la Revista “Amauta”, dirigida por Mariátegui. Entonces fue que publicó su innovador poemario “Una Esperanza y el Mar” que mereció elogios de intelectuales de todo el continente, incluyendo a la chilena Gabriela Mistral y la uruguaya Blanca Luz Brum. 
POEMA
Otro de sus poemas: Miedo de decir,/miedo de que fluyeran en un río incontenible las palabras dulces y extrañas/unas voces con sabor a sal, a yodo, a olores profundos/otras siniestras y terribles/como sangre recién vertida/otras hay como el agudo grito de salir podría taladrar la noche./Pero estabas cerrada en tus silencio de piedra, mientras te bullen en el corazón, en los ojos,/en los oídos/todo el tumulto de las palabras,/esa música jamás buscada con tonalidades de infierno/ y trémulos de muerte…
Entre 1927 y 1930, cumplió una destacada labor, promoviendo y relacionando los nacientes comités apristas en México, Cuba y América Central. Esta actividad mereció el elogio del propio Haya de la Torre, del cual dejó constancia en el artículo que escribió bajo el titulo “La Misión Admirable de Magda Portal en las Antillas” firmado en Ginebra en 1929 y publicado en el libro “Construyendo el Aprismo”, que apareció en 1933.
Cada vez que el jefe del Apra se trasladaba de América a Europa, Portal tuvo, sobre sus hombros y responsabilidades, la conducción del movimiento aprista de la zona comprendida entre México y Perú. Ejercía como dirigente partidaria, conferencista, periodista y organizadora de comités femeninos en toda esa amplia región del continente.
Participó en la fundación del  Partido Aprista Peruano, apenas fue derrocado el dictador Leguía. Ella estuvo, la única mujer, entre los 56 firmantes del acta de fundación de la agrupación el 21 de Septiembre de 1930. El primer congreso del PAP, de agosto del año siguiente, la eligió al Comité Ejecutivo Nacional y le encargó la Secretaría de Asuntos Femeninos.

Resultado de imagen para Magda Portal
Con los lideres del Apra Heysen, Seoane, Haya Cox y otros dirigentes.

PRESA
Durante la represión ejercida por los gobiernos de Sánchez Cerro y Benavides, cumplió una notable labor de activista aprista vinculando los comités departamentales. Hasta que finalmente cayó presa en la ciudad de Chiclayo, en noviembre de 1935. Estuvo internada en la cárcel de mujeres de Lima casi dos años.
Mientras era procesada por un tribunal de justicia manejado políticamente sin autonomía alguna, escapó a Bolivia y luego se dirigió a Chile donde tuvo que hacer frente al pan amargo y desesperante del destierro.
Al recuperar el aprismo la legalidad en 1945, la lideresa expresó discrepancias con la política desarrollada  por esa agrupación, sobre todo en los aspectos relacionados con los derechos de la mujer. Tales fueron las diferencias que se alejó del Apra en 1948. Pero antes sufrió la honda tragedia del deceso de su única hija. 
ORADORA
Portal derivó hacia el comunismo y se desempeño como gestora cultural. Ejerció, durante 12 años, la representación del Perú en el Fondo de Cultura Económica de México. Fue, además Presidenta de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas (ANEA) entre 1980 y 1986. Falleció en Lima el 11 de Julio de 1989, a los 88 años de edad.
Pero antes llegó a la vejez sin medios económicos. Viajó a Estados Unidos ayudada por Violeta Correa,  la esposa del Presidente Belaúnde. Allí vendió su valioso archivo de documentos políticos y literarios que comprendían los años de 1928 a 1989, a la Benson Latin American Collection de la Universidad de Texas en Austin, según versión de la poetisa Cecilia Bustamante.
Furibunda oradora, pensadora social. Propuso que las mujeres no tengan una batalla separada  a la de los hombres en la lucha por su emancipación. Luchamos por justicia para todos, porque si la justicia viene para nuestros compañeros varones, vendrá como consecuencia para nuestros hijos y para nosotras”…, dijo en una oportunidad.
Luego añadió:Los hombres son tan explotados como las mujeres. La injusticia social pesa igualmente sobre hombres y mujeres. El hambre, la pobreza y la miseria no hacen distinción en cuanto al sexo. Nuestra batalla es contra una sociedad basada en el privilegio y que nos niega el derecho a la felicidad.
LO QUE LE DIJO HAYA
Su vida la definió con las siguientes palabras: “Siempre fui una mujer sola, aislada. Tenía hermanos pero siempre estaba sola. Quizá esa soledad me llevó a la poesía. Mi soledad arañó en todos los rincones para encontrar esta palabra crucificada y altiva.
Influenciada por la corriente modernista, sus versos fueron leídos en las revistas de vanguardia de la época poniendo en cada palabra, según decía, su propia carne y su propio espíritu. A continuación uno de sus primeros poemas:
Quisiera perderme de mi misma/limbo de mi pensamiento/ y haber perdido la mirada angustiosa/de mis ojos/para los pasos arrebatos por la muerte/Perderme de los hilos tensos/que el corazón tiende a los cuatros puntos cardinales de la vida/Saltar el circulo que me aprisiona/y en el que se debate/ serpiente cercada de llamas/mi juventud inútil/ Perderse tendido vuelo/por sobre las agujas de las ciudades/más altas por sobre el mar/como un globo cargado de oxigeno/que sueltan a merced de los vientos/Lejos más allá de todas las distancias/Lejos de mi
“Haya me dijo- contó Magda- que no  debía seguir escribiendo poesía. Entonces me puso a estudiar economía política. Rompí mis libros y vi como el río arrastraba los pedazos. En el fondo tuve un desgarramiento, pero había tomado la decisión de estudiar política”.


Resultado de imagen para Magda Portal
Tapa de uno de sus libros donde denuncia al aprismo.

FLORA TRISTAN
Muchos especialistas comentan que en esta etapa la creadora pone su poesía al servicio de los postulados de la revolución, de la propaganda política, con énfasis en la protesta y la denuncia. En este contexto publicó, en 1929, el libro “Hacia la Mujer Nueva” y el ensayo titulado “El Nuevo Poema y su Orientación hacia una Estética Económica”. Con esta obra buscó justificar la nueva orientación de su vida.
En esta segunda etapa no es exactamente que deje de producir poesía, pero la que produce es lamentable. Poemas a Víctor Raúl, poemas de propaganda. No es una creación hecha con criterios de poeta, sino con criterios propagandísticos-políticos y eso, sencillamente, la desgastó
En la década de los 30 ya está casada y produciendo poesía social, sin belleza estética, como dijeron sus críticos. En el tiempo, entró en contradicciones con el Apra. Estas empiezan a notarse conforme se produjo el viraje y convivencia de Haya de la Torre con la oligarquía, conforme avanza el  movimiento de liberación de la mujer y conoce otras propuestas políticas.
En el año 1944, ocurrió un hecho decisivo en su vida. Encontrándose deportada nuevamente en Chile, conoció a la célebre feminista Flora Tristán. Con la que simpatizó abiertamente llamándola precursora. A partir de ese momento, comenzó una nueva etapa levantando las banderas del internacionalismo, el feminismo y el socialismo. Reafirmó su lucha por los derechos de la mujer y se reencontró  con su propia voz, según declaraciones expresas que hizo.
GENERACION
Muchos consideraron que, a partir de 1950, escribió su mejor poesía de tipo existencial que miró hacia el interior de las almas. Aquella que habló de los sentimientos y profundidades humanas, realidad que nos pertenece a todos.  En esa corriente, sacó a luz sus poemarios “Costa Sur” y “Constancia del Ser”. Junto a su obra poética, escribió en “La Tortuga” y otras revistas.
Otro de sus poemas de esa época:  Un día seré libre, aun más libre que el viento/será claro mi canto de audaz liberación/y hasta me habré librado de este remordimiento/secreto que me hunde su astilla al corazón/Un día seré libre con los brazos abiertos/con los ojos abiertos y limpios frente al sol/el miedo y el recuerdo no estarán encubiertos/y agazapados para desgarrarme mejor/ Un día seré libre…/Seré libre presiento/con una gran sonrisa a flor del corazón/con una gran  sonrisa como no tengo hoy/ Y ya no habrá la sombra de mi remordimiento,/ el cobarde silencio que merma mi emoción/Un día habré logrado la verdad de mi yo
Perteneció a una prodigiosa generación de poetas vanguardistas, estructura mayor donde no sólo se fortalece la tradición de la lírica peruana, sino que hicieron posible que el idioma castellano se enriqueciera con sus aportes., según la opinión de los críticos y entendidos.

Resultado de imagen para Magda Portal
Mucho tuvo que ver con Haya de la Torre y Mariátegui.

CANTORA
Ellos consideraron que nombres como los de César Vallejo, Enrique Peña Barrenechea, Martín Adán, Xavier Abril, Carlos Oquendo de Amat, Alejandro Peralta y los Orkopata, entre otros, formaron la primera Generación de la poesía peruana que llegó incluso hasta 1940.
Desde Ánima Absorta” (1920-1924, inédito) hasta Vidrios de Amor” 1923-1924, también inédito), una poética cuya área temática funciona como círculos concéntricos y la unidad específica de estos primeros cantos giran en torno a la madre.
Ella simboliza la mar, el amar, la vida misma y el amor sobre todas las cosas. Sin embargo, se intentan diálogos amorosos, y el sentimiento es como un fuego cruzado: “Que repercuta lejos / para que lo oigas tú, y todos, todos los que hoy ofende mi silencio” .
Mientras que, con el libro Una esperanza y el Mar” (Lima, 1927), quizá el mejor poemario y la propuesta mayor trabajada no solamente como unidad temática, sino como un concierto de temas en un discurso vanguardista. Nuevamente, la mar es el epicentro de las emociones, mosaico de sentimientos, pensamientos y reflexiones: “Soy un mar porque no hubiera sido un río / Un mar sin cauces / de verdes alegrías / y de profundas soledades / Un mar abarcador / de la vida y de la muerte / del que parten y al que confluyen / todas las fuerzas de la vida”.
POEMARIOS
“Una esperanza y el Mar” es un poemario que se encuentra dentro del corpus de los libros clásicos de la Vanguardia Peruana, como lo ha demostrado la publicación de la Universidad Católica del Perú. Poemario profundo, cuya arquitectura verbal será insuperable en el itinerario de nuestra creadora: “Todo viene de ti, Mar, todo viene, / toda vida te pertenece y por eso soy tuya, / el cielo que te copia y la tierra que te hurta, / y el hombre que te teme.
Luego vendrán los poemarios, Costa Sur (1945), “Constancia del Ser” (1965), publicados en vida, mientras que “Poesía Interdicta” obra inédita, (1965-1988) y también la sección Poesía a Destiempo”. Una poética en cuya naturaleza se hace visible la solidaridad, la sensibilidad social y la lealtad a los viejos principios.
La obra poética completa constituye y restituye la presencia de una voz no solo importante, sino decisiva para la modernidad de la lírica en el Perú. Cantora de sus amores y desamores con dolores íntimos de mujer y madre. Agitadora incansable por una liberación femenina, cuyo pensamiento significa la liberación de todos. Esta mujer, Magda Portal, es una persona olvidada pero también inolvidable. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario