martes, 26 de mayo de 2015

CLARO...CLARISIMO

Caín y Abel en acción real, desenfrenada y lo peor completamente equivocada. El primero es Antauro Humala Tasso, asesino de policías, que desde la cárcel dirige algunas de las acciones violentas y nefastas que se dan en el Valle de Tambo, de forma inconcebible. 
·          
Por su parte, Abel es Ollanta Humala Tasso, el Presidente del Perú, que no sabe, hasta ahora,  qué hacer con el problema minero del proyecto Tía María de Southern Perú. Conga de Yanacocha ya pasó y no fue. Lo de Arequipa tiene que ir por el bien del Perú, aunque las probabilidades se alejan cada día más.
·          
Mientras tanto,  los dos hermanitos Humala, hijos de don Isaac y doña Elena seres también muy especiales como sus hijos, están pensando completamente distinto en cuanto a política se refiere. Uno en el poder, fracasando. Mientras que el otro preso, casi en la locura desenfrenada.
·          
Ya no son los parientes unidos por la profesión, el pensamiento y la  admiración que le tenían al héroe Andres Avelino Cáceres, a quien, evidentemente, le cambiaron por completo su pensamiento militar y su acción política. Con esa doctrina demencial denominada etnocacerismo, de enfrentamiento de razas y otras barbaridades de tomo y lomo.
·          
 Sin embargo, la creencia nefasta permitió el levantamiento de Locumba y la toma de Toquepala, cuyos protagonistas fueron tanto Antauro como Ollanta. Adicionalmente, los fraternos camaradas que eran uña y mugre, tras el Andahuaylazo  se daban la mano y se protegían.
·          
 Uno matando  a diestra y siniestra. El otro desde Seúl, Corea del Sur, donde desempeñaba un cargo diplomático por obra y gracia de Toledo, apoyando. Ahora son enemigos y no se pueden ver  ni en pintura.
·          
El primero merece el rechazo a como de lugar. El segundo, cada día que pasa, se hunde en la mediocridad de su gobierno, que ya la le falta poco tiempo para terminar. Exactamente catorce meses: de descalabro en  descalabro. 
·          
Lo descubierto en  Tambo es inadmisible. Nada más y nada menos que haber encontrado un contingente de unos 100 reservistas etnocaceristas caminando por las calles de Cocachacra, una de las ciudades del valle. Ellos, vestidos como rambos y completamente armados, lanzaron arengas puntuales y radicales en contra del gobierno y del propio Presidente de la República.
·          
A ellos se les escuchó gritar barbaridades, en protesta por lo de Tía María como esta: “beberemos la sangre de los tombos”, refiriéndose evidentemente a la policía y lo que es peor: “mataremos a las mujeres e hijos de quienes apoyan el proyecto. Cosas de insanos y desquiciados. No puede ser
·          
Hay un comunicado del etnocacerismo que también es tajante y truculento: “Ollante se irá del Gobierno con la peor gestión que se suponía y su nombre será maldecido por todas las próximas generaciones”. Que tal hermanito Antauro para que con sus palabrejas mostrar los peores sentimientos en contra de la unión y fraternidad que se merecen, de todas maneras, dos hermanos de padre y madre.
·          
Políticamente, el gran problema de Ollanta Humala es su doble discurso sobre la minería, cual escopeta de dos cañones. Como candidato puso la disyuntiva demagógica y equivocada de agua si, actividad extractiva no, en momentos que predominaba, en su plan de gobierno, la gran transformación.
·          
Como presidente cambio por completo y aquí tenemos el gran conflicto que hasta ahora nadie puede solucionar, durante la vigencia de la hoja de ruta. Con el primero iba al fracaso electoral. Con el segundo ganó el poder  y ahora lo tenemos orondo en la Casa de Pizarro, sin encntrar la solución.
·          
 Definitivamente, el mandatario no es estadista. Lo demuestra con los grandes errores que comete. Mientras tanto, Tía María en la incógnita de va o no va. Una necesidad es que vaya porque es sinónimo de desarrollo y progreso. Así de simple, concreto y sencillo.
·          
 Lo comprueba la inversión en si de más de  mil millones de dólares.  Más canon y regalía, de cerca de 350 millones de soles para beneficiar a Arequipa  y el sur del país. Las ocupaciones que se generarán también son significativas. 3 mil puestos de trabajo durante el periodo de construcción y 650 permanentes durante el proyecto. Los indirectos llegan a otros 3 mil.
·          
La corrupción en el país sigue “vivita y coleando” y sin ninguna solución de por medio. Lo de Oscar López Meses, con comisión parlamentaria investigadora o sin ella, allí está sin saberse qué es lo que pasó con este agente del montesinismo y por qué rezones se resguardaba su casa ni que se escondía allí. Meno si el gobierno tenía relaciones con tal sinvergüenza.
·          
Asimismo, lo de Martin Belaunde Lossio, allá en Bolivia sigue con tramite tras tramite judicial y a pesar del tiempo trranscurrido no lo tenemos aquí para juzgarlo y nada conocemos, con precisión, de sus relaciones con sus amigos de antaño, Ollanta Humala y Nadine Heredia.
·          
Lo que evidentemente se ha agravado con su fuga de ese país, dada a conocer por las autoridades correspondientes. No obstante, sus familiares sostienen que ha sido raptado. Todo es un pandemónium oscuro y ahora no se sabe donde está tremenda sota sinvergüenza.
·          
En el Congreso  la cosa también es desastrosa e inmunda. Hay tanto congresista ligado a la corrupción que ese poder del estado parece una cárcel de delincuentes a quienes no les cae el peso de la justicia y son blindados totalmente para que no se les pueda juzgar como es debido y lo que, precisamente, la ley exige.
·          
Por lo menos 16 de ellos están en la picota: Pedro Spadaro (fujmiorista) Heriberto Benitez (ex Solidaridad Nacional), Angel Neyra (Fujimorismo), Victor Isla (Partido Nacionalista), Hildebrando Tapia (PPC). José Urquizo (Nacionalista), Josué Gutiérrez (Nacionalista), Víctor Crisólogo (Perú Posible), José León (Perú Posible), Wilder Ruiz  (Nacionalista), Federico Pariano (Fujimorista, Maria Lopez Cordova (Fujimorista), Teofilo Gamarra (Nacionalista, Kenji Fujimori, Norman Lewis (Unión Regional) y Elías Rodríguez Zavaleta (Apra).
·          
Spadaro habría ocultado información sobre los actos cometidos por el delincuente Rodolfo Orellana, cuando se desempeñó como Secretario General de la Municipalidad Distrital de Lurín. Benitez estaría ligado por completo con la red delincuencial de César Alvarez en la Región Ancash. Neyra figura como fundador de una cooperativa formada por la mafia. 
·          
Por su parte, Isla es acusado de tener nexos con  Belaunde Lossio. Este delincuente visitó su despacho, de la Presidencia del Congreso, cuando en el pleno se debatía la moción que otorgaba facultades a la Comisión de Fiscalización para investigar al Gobierno Regional de Ancash.
·          
Tapia habría comprado tres propiedades al grupo Orellana, a un precio sustancialmente bajo. Urquizo habría recomendado al Coronel Oswaldo Zapata, implicado en el caso López Meneses, para que ocupe un cargo en la Dirección de Inteligencia del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.
·          
Gutierrez era amigo de Belaunde Lossio quien lo habría visitado varias veces en la sede del Congreso,. Crisólogo se reunió con el Presidente de la Junta de Fiscales del Santa, Dante Farro, para evitar el allanamiento de “La Centralita”. También se dice que este parlamentario tendría ligazones con el narcotráfico.
·          
El toledista León alquiló su casa en el balneario de Huanchaco en Trujillo a Paola Villavicencio, quien trabajaba  para un mexicano dueño de 7.5 toneladas de cocaína. Ruiz sería dueño de un terreno de entre 5 y 10 hectáreas ubicado en Huaura, donde se cultivaría marihuana.
·          
Pariona  también estaría ligado al narcotráfico. López Cordova es investigada por desbalance patrimonial, enriquecimiento ilícito y lavado de actividades. Gamarra Lino sería cabecilla de una presunta mafia de lavado de activos del narcotráfico en Iquitos.
·          
Kenji Fumori hasta ahora no explica a plenitud sus relaciones accionarias y comerciales de una empresa ubicada en el Callao, en cuyo almacén se encontró droga. El principal implicado del caso fue el ex candidato fujimorista al Congreso, Miguel Ramírez.
·          
El guardaespaldas de Norman Lewis fue asesinado, en mayo del 2011, por un presunto ajuste de cuentas del narcotráfico y nunca se profundizaron las investigaciones correspondientes. El aprista Rodríguez Zavala, según algunas versiones, habría recibido un préstamo de 10 mil soles de Fidel Sánchez Alayo, investigado junto con su padre por lavado de activos provenientes del narcotráfico.
·          

La pregunta cae por madura después de ver tantos casos sospechosos: ¿Qué es este parlamento: la casa de la ley o la cueva de Alibaba? Tememos mucho que lo segundo por tanto representante que caminaría por los vericuetos detestables de la corrupción. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada