miércoles, 26 de diciembre de 2012

ALVARITO: TONTO DE CAPIROTE

A estas alturas de las fiestas de fin de año, lo que efectivamente se ha ganado el inefable Alvaro Vargas Llosa, como título otorgado por unanimidad de todos los sectores de la ciudadanía peruana, es aquel que señala con precisión su ineptitud total. Tal distinción no es otra que la de tonto de capirote del  2012, luego de haber opinado a cerca del conflicto marítimo con Chile en la Corte de la Haya. Incauto, desatinado y torpe por sus cuatro costados.
 No era el momento. Ni tampoco el lugar. Desde Chile y en un periódico de ese país. No puede ser.  A quién se le ocurre. Menos los argumentos. Porque, realmente, nada nuevo aporta  y si armó un barullo, de los mil diablos. Una metida de pata de esas que, efectivamente, hacen historia. Sin duda, la designacion le cae de perilla.

 El gran error del hijo del Nobel,  Mario Vargas Llosa, que dicho sea de paso es el mejor título y parentesco que muestra como hijito de papá, es que  metió su cuchara cuando, precisamente en el país sobre este tema, hay unidad plena de pareceres. Ninguna discrepancia: todos con el Perú, nadie con Chile.
 Eso está enteramente comprobado y en esa coincidencia, por si acaso, no  existe lo que efectivamente sería malo, el triunfalismo. Menos algo erróneo como un xenofóbico nacionalismo. Nada de tales atributos son realidades.
COINCIDENCIA NACIONAL
  Si el convencimiento de un fallo justo de La Haya. Además hay una coincidencia nacional completa de que las relaciones con el vecino pais del Mapocho deben  seguir de todas maneras, por el camino de la superación histórica del conflicto bélico en sí, que data de hace más de un siglo.
 Cada dia mejores, con entero respeto mutuo y la intensificación de las relaciones comerciales. Por si acaso de tales objetivos se registra, asimismo, unanimidad. La  percepción de Vargas Llosa, precisamente, no adhiere a ello. Causa estupor.
Más con Chile que con el Perú (Fotocomposición Teófilo Caso Oré) 

En cuanto al asunto del triunfalismo tan letal, cabe señalar que lo han advertido de no caer en ello con contundencia y claridad desde el Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, el Canciller Rafael Roncagliolo y el propio agente del Perú en la Haya de brillante actuación, el Embajador Allan Wagner Tizón.
Es decir, aquí si se puede decir, sin exageración alguna que lo mismo piensa el Gobierno, la oposición, todos los partidos políticos e infinidad de sectores que animan la vida publica nacional. No hay, pues, una justificación para una intervención como la que tuvo el “hijito” de Papá.
Lo que tampoco nadie sabe es cuáles son las razones por las cuales Vargas Llosa intervino de esa manera. No se puede decir aunque alguien podría sustentar ello con suspicacia, que hay, de por medio, los consabidos intereses económicos. 
DESPARPAJO
Para ser más explícitos que el jovenzuelo atrevido haya sido comprado con el vil metal. Sin embargo, difícil es creer que ese haya sido el fin. Al menos pruebas fehacientes y concretas, no las hay. Mucho se queda en la especulación y ello no se puede negar. Pero tampoco no tomar en cuenta. Todo es posible en la dimension de este desmadre detestable.
                   Que alegre se le ve con el billete chileno.
                  (Fotocomposición Teófilo Caso Oré)

Pero que haya intervenido con desparpajo en la mismísima capital de Santiago, aprovechando la hospitalidad de un periodico de ese pais, si que es un desatino evidente. Dio la impresión y parece ser que a  Alvarito le encanta la famosa frase que sale de la misma entraña graciosa y lisurienta del pueblo mapocho: ¡Viva Chile, Mierda!
 No es, por supuesto, lo más acertado intervenir cuando, precisamente, se tiene un diferendo de por medio. Pero, como se puede notar, cabe la posibillidad de errar en la dimensión absoluta de la tontería. Ay Alvarito, pobre Alvarito.
Muchos dicen que la soberbia y el sentirse el bacán de los bacanes intelectuales llevó a Vargas LLosa a esta situación , en la que ocupa lugares de importancia que no la tiene, dicho sea de paso, en la coyuntura de analisis politico nacional e internacional.
 Está completamente sobredimensionado y busca la figuración a como de lugar. Mucho lo ayuda ser el hijo de un hombre genial de la talla de Mario Vargas Llosa. Queriéndolo el pobre de Alvaro, o no deseándolo.  La realidad es esa y dejémonos de macanas de aceptarle tanta estupidez.
Pero volvemos a la pregunta que se comenta insistentemente  ¿Si no es dinero, qué puede ser? Más parece  cuestiones de cacasenos, como alguna vez dijo su padre al juzgar, con dureza, algunos de los acontecimientos políticos de nuestro país.
A raíz de este incidente, uno de los que intervinieron directamente en las negociaciones y cumplió papel preponderante, el ex Canciller del Perú, José Antonio García Belaúnde,  le dice duramente a Vargas Llosa,  en una carta con cierto desprecio, lo siguiente: “No suelo elogiar o denostar a nadie con el calificativo de patriota a antipatriota, pues a veces, como dijo el doctor Johnson, el patriotismo es el último refugio de los canallas”. A quién le caiga el guante que, por favor, se lo chante.

José Antonio García Belaúnde

ALEGATOS DE AMBAS PARTES
El ex Ministro de Relaciones Exteriores, durante los cinco años del régimen aprista, reiteró que los jueces de la  corte internacional si oyeron los alegatos de ambas partes y sostuvo que la visión vargasllosiana recoge exclusivamente “los argumentos de la defensa chilena, incluso aquellos no jurídicos ni relevantes para el caso, como el hecho de que el canciller peruano que firmó el acta de ejecución del Tratado del 29, dijera que no quedaban temas pendientes con Chile”
Para García Belaúnde, Alvaro Vargas Llosa cayó en el error por completo al referirse a un sentimiento revanchista que en Chile llaman “irredentismo peruano”. Luego recordó que el asunto marítimo lleva mucho tiempo sin resolverse y no se puede avanzar en una relación sana entre vecinos, si se mantiene algo pendiente.
Subrayó que la controversia fue encarada por tres sucesivos gobiernos democráticos de manera seria, profesional y rigurosa. “No se ha tratado de un nacionalismo trasnochado para legitimar a alguna dictadura, o sea que mal haríamos en verlo como un tema de patriotismo”, dijo con énfasis.
Lo que entusiasma al Perú, según el ex Canciller, en este caso no es la certeza de un triunfo absoluto. Sino que nuestros argumentos son válidos, firmes y asistidos por el derecho. Corresponderá  a los jueces de la Haya dar la sentencia.
Sobre el punto,  García Belaúnde enfatiza: “Lo que nos ha correspondido como peruanos ha sido poner nuestros  argumentos, contratar a la mejor defensa jurídica y esperar con serenidad un fallo que, sin duda, definirá para bien el futuro de las relaciones entre Perú y Chile. Lapidado Alvarito, hijito de papá… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada