miércoles, 26 de diciembre de 2012

ANTAURO A PUNTO DE SALIR LIBRE

El controvertido reo, Antauro Humala Tasso, estaría a punto de salir libre de la prisión por orden que emanaría, pronto, del Tribunal Constitucional (TC). El hecho, de por si y por donde se le vea, resulta inaudito en vista de que no existe razón alguna para exculparlo del secuestro y los asesinatos de cuatro policías, durante el andahuaylazo, ocurrido entre el 1º y 4 de enero del 2005.
La libertad de Humala sería posible si es que sale una resolución, que ha sido preparada por el magistrado de ese organismo, Fernando Calle. El documento que ya está listo  declararía fundado un recurso de habeas corpus, presentado por la defensa del sentenciado, encabezada por su padre, el inefable don Isaac Humala. Este borrador que seria discutido por el TC a principios del próximo año, plantearía que el hermano del Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, sólo debió ser condenado por sedición, más no por secuestro y asesinato. Sin duda,  los problemas familiares retornan al Ejecutivo. ¿Qué dirá y qué decisiones tomará el primer mandatario?. Lo ponen otra vez,definitivamente, en aprietos.

Lo concreto y real es que nadie, absolutamente nadie, entiende con qué argumentos se puede sostener que Antauro Humala no cometió los crimenes por los que fue sentenciado por la Corte Suprema el año 2009 a 25 años de prisión, pena que fue reducida a 19, en el mes de Julio del 2011.
Una salida de este tipo de parte del TC es olvidar por completo todas las andanzas criminales de este individuo, que el 1º de enero del 2005 con unos 150 integrantes del movimiento etnocacerista, se movilizaron hacia la comisaría de Andahuaylas. La principal intención era tomarla por asalto como lo hicieron y forzar la renuncia del entonces Presidente, Alejandro Toledo, hecho rebelde en el cual fracasaron por completo.
Aprovechando que sólo  10 policías se encontraban de guardia, los insurgentes capturaron el local. Lo mismo hicieron con los ocupantes y otros agentes que llegaron posteriormente al rescate. Producto de este asalto, resultaron  heridos cinco policías y 17 agentes llegaron a ser tomados rehenes.
Los hechos ocurridos al día siguiente fueron graves y trágicos cuando las fuerzas del orden intentaron ingresar a la ciudad por el puente Colonial sobre el río Chumbao. Habiendo los reservistas observado esta maniobra, ellos criminalmente, con Antauro a la cabeza, dispusieron francotiradores en una zona cercana.
Entonces, los miembros de la policía fueron atacados por sorpresa y el resultado letal: cuatro de ellos resultaron asesinados. La asonada golpista concluyó el 4 de enero cuando los rebeldes se rindieron, tras recibir una carta escrita por el jefe de este movimiento, Antauro Humala, luego de haber sido arrestado por las fuerzas del orden.
Lo llevan a la cárcel tras el andahuaylazo

Pareciera ser que los miembros del Tribunal Constitucional, o al menos uno de sus integrantes el doctor Calle, no han visto el video en el que aparecen los efectivos de la policía capturados y maniatados por los etnocaceristas.
Alli los insurgentes los humillan, sentándolos en la calle frente a la comisaría y ponen alrededor suyo las cajas de cerveza y botellas, mientras los intimidan con las armas que robaron, en medio de un acto de burla total.
El propio Antauro Humala, con cinismo y nada de seriedad dijo sin empacho alguno entre risas, que se les liberaría a los custodios del orden cuando se les pase completamente la borrachera y la resaca.
No sólo eso sino que el insurgente principal celebró el asesinato de los cuatro policías afirmando que “se había matado a cuatro perros”. Esta arenga fue repetida por el resto de captores, demostrando un total desprecio por los que fallecieron en defensa de la democracia.
Completamente probado está en el juicio que  Humala fue quien organizó toda la operación. Incluso la entrega de las armas a los etnocaceristas a quienes les ordenó tomar posiciones en sus “puestos de avanzada”, para repeler cualquier posición de la policía destinada a restablecer el orden.
Violencia y sangre  en la asonada

Hay otro hecho comprobado que demuestra por completo la criminalidad de Humala cuando, según las declaraciones de uno de los secuestrados, dijo a los cuatro vientos que se disparará a matar.
Por todo lo expuesto, no es posible ni menos alentador que el Tribunal Constitucional tome una medida que favorezca a un reo de la peligrosidad de Humala. Las leyes, definitivamente, estarían demás. El sentenciado debe cumplir, por completo, su condena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada