miércoles, 10 de diciembre de 2014

EL CHAVO: TODO UN PERSONAJE DE LOS NIÑOS

Nunca puede morir porque fue y es definitivamente y por un periodo inacabable, desde 1971 hasta siempre y por la consumación de los siglos, el ídolo de los niños en los programas de televisión infantiles. Completamente admirable ese carácter tan bonachón por sus cuatro costados. Pobretón sí, pero millonario y rico con sanas intenciones. Vestido cotidianamente que lo hacía  acogedor por naturaleza. Expresión característica del mero México para el mundo hispano de Latinoamérica. Palabras claves siempre de aliento para los demás. Reía  cuando le tocaba llorar, en un ambiente de desigualdades y de inopia total. Un niño huérfano que jugaba con sus carritos que en realidad eran cajas de zapatos y  de corcholatas. Los mismos que, buenos y solidarios samaritanos, le regalaron en una oportunidad. Humilde, soñador y simpático que inspiraba una adhesión completa, total.
Roberto Gómez  Bolaños, que acaba de fallecer a los 85 años, con su personaje “El Chavo del Ocho” se convirtió en el ídolo de la vecindad. Pantalones  remendados,  zapatos rotosos. El polo chico encogido, de otra talla, mostrando irreverentemente,  el ombligo. Allí siempre estaba el tonel de madera, donde se metía después de hacer una de sus travesuras. Nada más y nada menos que su casa. El muchachito que nunca pudo odiar. Pero si alegrar a los demás y a raudales.
Utilizaba, a cada rato, frases célebres de su creación que hacían al personaje inteligente y gracioso, con la capacidad y sencillez a flor de piel: “No contaban con mi astucia”, “Es que no me tienen paciencia”, “Eso, eso, eso, Síganme los buenos, Se aprovechan de mi nobleza”, “ Lo sospeché desde un principio”, “Todos mis movimientos están fríamente calculados” y muchas otras más que han calado para siempre en la mente de infinidad de personas.
Además del Chavo, la vecindad estaba conformada por doña Florinda, en la vida real tiene el mismo nombre, apellida Meza y es su esposa (hoy viuda) de ruleros en la cabeza y enamorada, en la serie, del Profesor Girafales, Ruben Aguirre. Su hijo engreído Quico, Carlos Villagrán, con sus cachetes de marrana de rana, llorando en la pared.


Casi todo el elenco de la popular serie mexicana.

DON RAMON
Asimismo don Ramón, tan bien caracterizado por Ramón Valdez el hermano de otro cómico histórico Tin Tan, luciendo su tenida impresentable, pantalón arrugado y  sombrero deformado en la cabeza. Viviendo en otra casa del barrio tan peculiar con la Chilindrina su hija, María Antonieta de las Nieves, que la caracterizaba el pelo largo, sus dos colitas y los lunarcitos negros en la cara.
Constantemente, y ya como regla permanente, debiendo la renta mensual del alquiler casero. La Bruja del 71 toda una celebridad que no puede olvidar al amor de sus amores, don Ramón, que ni caso le hace. El Señor Barriga, Edgar Vivar, el dueño de las casas del lugar, buscando sobre todo a don Ramón para que le pague. Expresión entera de las cosas cotidianas de la vida.
Más de  350 millones de personas en varios países veían el Chavo cada semana, según estimaciones hechas en 1975 Las cosas de la existencia se repiten y repiten Y ello gustó por completo a los seguidores de la serie.
ESCENARIOS
En efecto, casi siempre,  la Chilindrina molesta a Quico y le hace pensar que su padre es el agresor. El chiquillo con vestido de marinerito, llama a Doña Florinda, quien descarga toda su rabia en don Ramón, el mismo que agrede a cada rato al Chavo. Y a su vez engaña, sin pagar, al señor Barriga. El profesor Jirafales, con amor  en su corazón por la de los rulos, bebe café con un ramo de flores para la amada.
En un principio, el programa se dirigió a un público maduro. Pero resultó extremadamente exitoso con los niños. Entonces se decidió redirigirlo a ellos. El Chavo del 8 se llamó así porque la serie se transmitía en el Canal 8 de México.  La primera palabra, en argot mexicano, es sinónimo de niño o jovencito.
Los escenarios del  hit infantil, a lo largo de su historia, han sido varios. Obviamente que el principal fue el patio principal de la vecindad donde se encuentra el barril del famoso Chavo. Hay un pasadizo que está entre las casas de de don Ramón y doña Clotilde que lleva al otro patio.
También salía la escuelita donde enseña el profesor Jirafales. Todos los niños y niñas aparecen en el mismo lugar. En ocasiones se podía ver el patio del plantel y en un capitulo se observó el parque.
Célebre es el restaurante de doña Florinda o la fonda que la adquirió con sacrificio y la convirtió, según ella, en un establecimiento lujoso. La distinguida dama siempre cambiaba el letrero de hombres a mujeres en el único baño del lugar. La cocina ha aparecido en varios episodios.
Los otros lugares mostrados fueron la calle donde el Chavo a veces vendía aguas frescas y, en otras oportunidades, 0periódicos. En la temporada de 1979 aparece en la acera una feria. Algún episodio transcurre en la peluquería atendida por don Ramón y otro en un parque. Hubo un capítulo en que todos los personajes fueron a un cine.


La Chilindrina, don Ramón y el Chavo: personajes inolvidables.

EL PATIO
El otro patio de la vecindad comenzó a mostrarse allá por 1974, compuesto por varios departamentos con sus respectivos números. También hay una fuente, una escalera que lleva a otro departamento y un pasadizo que colinda con otra zona. La última vez que se ve este patio es en 1979, con el episodio “El Día de San Valentín”.
Por su parte, en el departamento subiendo la escalera, que tuvo varios números, vivieron una serie de personajes. Entre ellos: doña Eduvijes Fajardo, la loca, Gloria  y Jaimito el cartero. Al lado de esta vivienda está la azotea de Doña Florinda y un tanque de agua.
Muchos capítulos se grabaron en la casa de don Ramón. El cuarto de la Chilindrina también se filmó en varios capítulos como cuando estaba enferma. El padre dormía en el sofá. También hay un baño que nunca fue visto, solo mencionado. Allí se metía Valdez para esconderse y Quico sacaba las partes de un inodoro
JAIMITO
La cocina de don Ramón apareció en el episodio los Espíritus Chocarreros cuando Quico se escondía de doña Clotilde, mientras que ella y el padre de la Chilindrina hacían la sesión espiritista en la sala.
Después de la salida de don Ramón de la vecindad, el interior de la casa aparece con menos frecuencia, dándole más visibilidad a la vivienda de Jaimito e incluso el retrato de don Ramón ya no aparece colgado en la sala.
La  de doña Clotilde sólo se vio una vez cuando los niños se imaginaron que entraban. La del Señor Barriga estaba fuera de la vecindad. Todos los niños se mudaron a esta vivienda cuando se tuvieron que hacer arreglos en el sector. En el bello e impecable balneario de Acapulco se grabaron dos capítulos especiales, tras la visita de vacaciones realizada a la playa.
Gómez Bolaños señaló, durante su estadía en el Perú  el año 2008, que el final del Chavo del 8 iba ser  tremendamente trágico. El personaje moría atropellado por un automóvil, tratando de salvar a otro infante. Esto nunca ocurrió  porque se llegó a la conclusión que iba a afectar por completo a los televidentes, sobre todos los niños quienes podrían podían tener reacciones adversas incontrolables.
El creador del Chavo era más conocido como Chespirito. Había nacido en la ciudad de México el 21 de Febrero de 1929. Actor, comediante, dramaturgo, escritor, guionista, compositor, director y productor de televisión. Creador e intérprete del Chapulín Colorado entre otros personajes.
Fue hijo de la secretaria bilingüe Elsa Bolaños Cacho y del pintor, dibujante e ilustrador Francisco Gómez Linares. Estudió Ingeniería Mecánica en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero nunca se graduó. Su progenitor falleció cuando tenía 6 años. Mientras que su madre jamás llegó a conocer la fama artística del Chavo. Ella murió de un fulminante cáncer al páncreas.


Lo mismo que Quico, doña Florinda y el profesor Jirafales.

CREATIVO
Inició su carrera como creativo publicitario lo que lo conectó con la radio y la televisión, en la cual fue durante la década de 1950, un activo guionista. Hizo varios textos para las actuaciones del famoso duo cómico “Viruta  Capulina”. Con ellos se inició como actor en la película titulada “Dos Criados Malcriados”, en 1960.
Prosiguió la mayor parte de su tiempo  contribuyendo con guiones de películas y programas a la televisión mexicana. Chespirito salió como apelativo cuando se le comparó como la versión pequeña del famoso escritor, William Shakespeare. Fonéticamente y en castellano, Ckekspir. Esta última palabra se cambió a Chespirito, su famoso apodo, por su habilidad para escribir historias como el intelectual inglés. 
OTROS DATOS
Hizo guiones para los dos programas de mayor audiencia en la televisión mexicana:. Comicos y Canciones así como lo que se denominó El  Estudio de Pedro Vargas. El primer programa propio se llamó Chespirito y nació la versión del Chapulín Colorado. Un año más tarde apareció el Chavo
Ambos personajes funcionaron a la perfección y por eso la presentación se dividió en dos, dedicando media hora a cada uno. A mediados de los 80, inició una breve serie llamada “La Chicharra” basada en la vida y hazañas de los periodistas que, dicho sea de paso, no tuvo éxito.
A pesar de ser conocido por sus papeles de El Chavo y el Chapulin, también fue creador de varios personajes más. Como el Chómpiras, el doctor Chapatín, Vicente Chambón y Chaparrón Bonaparte.
También protagonizó películas mexicanas escritas y actuadas por el mismo como “El Chanfle” y El Chanfle 2”,” Don Ratón y Don Ratero”, “Charito” y “Música de Viento”. Murió a los 85 años, en Cancún México, debido a complicaciones respiratorias.


El Chavo: una cara y una expresión de bondad e inocencia.

Casado en primeras nupcias con Graciela Fernández con quien procreó seis hijos. El matrimonio duró  23 años. El 204 unió su vida con Florinda Meza, una de las intérpretes del Chavo del 8, después de una larga relación amorosa.
Mucho se ha especulado sobre la fortuna personal de Gómez Bolaños y al respecto se dan cifras realmente astronómicas, sin ser oficiales. Según algunos desde el cierre de la serie de El Chavo, Chespirito recibió ingresos por 1,700 millones de dólares,  dados por Televisa.
El diario “El Universal”  de México  le calcula utilidades y ahorros por 15 millones de dólares ganados a punta de trabajo a lo largo de muchos años, con sacrificio y empeño total, constante, productivo.
 No obstante, nadie sabe con precisión lo que ha dejado el artista como herencia a su esposa y sus hijos. Lo que si es una realidad es su fama completa como un personaje artístico de infinitas calidades. (Choclo) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada