miércoles, 10 de diciembre de 2014

ZOILA AURORA CACERES: ¡MUJER CON VISION!

Hija de héroes notables, escritora y sobre todo precursora del feminismo en el Perú en la primera mitad del siglo XX, cuando- precisamente- estas ideas eran muy poco reales y menos  factibles. Cosas de chiflados y locos. Obviamente nada comprendidas en vista de que la mujer estaba relegada a cumplir labores tradicionales de exclusiva ama de casa y objeto de placer secundario, lejano por completo del reinado privilegiado de los hombres. En la marcha de la sociedad donde tenían los roles protagónicos y exclusivos.  Contra ello, como era lo justo y proporcional, se rebeló, de forma contundente y precisa. La labor continua afianzándose y aún, hasta hoy en pleno desarrollo de este milenio, no termina. Requiere, evidentemente a gritos, mayores conquistas proporcionales. Obviamente que el merito de esta insigne dama es que dio los primeros pasos y eso hay que recordarlo y reconocerlo plenamente. Que marcó época, claro que la marcó. En buena cuenta y para ser precisos: Mujer con visión, mujer completa.
Zoila Aurora Cáceres Moreno nació en Lima el  29 de Marzo de 1877. Hija del Mariscal Andrés Avelino Cáceres Dorregaray y de Antonia Moreno Leyva de Cáceres. De muy niña fue testigo de la Guerra del Pacífico que estalló en 1879 y duró hasta 1883. Por aquella complicada época, tropas chilenas y peruanas se enfrentaron en violentos combates y batallas. Unas peores que otras. Nunca son buenas las conflagraciones. Si las reivindicaciones. Ella fue eso en su totalidad
El padre y la madre de este personaje tuvieron una sobresaliente actuación en la campaña de resistencia contra la invasión chilena. El primero, promovido por tal éxito, dos años después de la contienda, se convirtió en Presidente de la República del Perú, ocupando tan alto cargo en dos periodos: uno hasta 1890 y el otro de 1894 a 1895.


Zoila Aurora Cáceres: luchó por la independencia de la mujer.

INSPIRACIONES
Cuando entre 1891 y 1892 se desempeñó como Ministro Plenipotenciario en Inglaterra y Francia, la hija estudió con ahínco en Europa, donde recibió las primeras inspiraciones de la concepción moderna del rol de la mujer que caracterizaron sus escritos y propuestas políticas. Lo hizo también, antes, en diferentes conventos de monjas en Alemania. De allí su exaltada religiosidad que dominó varias épocas de su vida.
Vivió cuatro años en Buenos Aires, Argentina. Luego se dirigió a París, Francia, donde estudió graduándose en la Escuela de Altos Estudios Sociales de La Sorbona. Retornó a Lima y fundó una sociedad de carácter cultural y humanitaria denominada, “Centro Social de Señoras”.
El fin de tal entidad fue establecer  diferentes planteles educativos para mujeres de pocos recursos económicos. Un liceo, una sección preparatoria de primera enseñanza, una sección comercial y una escuela domestica. La educación, en la concepción de esta sociedad, apuntaba a ser muy práctica para que las jóvenes pudieran desempeñarse exitosamente en el campo laboral. 
PREJUICIO
Zoila Aurora se propuso luchar contra el prejuicio de que trabajar fuera indigno para las mujeres de familias decentes empobrecidas. El proyecto quedó inconcluso cuando ella volvió a viajar a Francia para continuar sus estudios. Pero su merito consiste en que, por lo menos, prendió la mecha. En la actualidad, la población laboral femenina es considerable.  Muchísimo más que antes.
En Paris abrazó la carrera del periodismo, y bajo el seudónimo de “Evangelina”, comenzó a escribir una serie de crónicas que se publicaron en el diario “El Comercio” de Lima. Su actividad intelectual continuó creciendo en los grupos de estudio y discusión en la Sorbona, donde se hiciera firmemente conocida por sus cualidades como oradora.
En 1909, publicó en Paris su primera obra literaria, “Mujeres de Ayer y de Hoy”. Fundó la Unión Literaria de los Países Latinos. Conoció al escritor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo con quien se casó, matrimonio que fracasó en poco tiempo.
Uno de los  libros de su autoría es “La Campaña de la Breña (Memorias Del Mariscal Cáceres)”,  relato de lo vivido y luchado por su padre que murió con  90 años a cuestas y una trayectoria de entrega al Perú.
Para esta labor  de eminente amor filial y patriótico tuvo que seleccionar miles de papeles que formaban parte de los extensos archivos del Ejército, juntar testimonios de los sobrevivientes y confrontarlas para evitar el error histórico.


Frase celebre cargada de significaciones.

TESTIMONIO
Con respecto a esta publicación, la abnegada hija recordó y escribió en una oportunidad: “Al leer a mi padre el  combate de Huamachuco, el llanto corría por su rostro al punto que no quise continuar la lectura, pero el insistió y me dijo: me haces revivir esa jornada, no hay ningún equivoco, está completa, parece que la hubieses presenciado”. Los héroes también lloran.
Zoila Aurora se trasladó a Italia y Alemania acompañando a su padre que desempeñaba cargos diplomáticos, representando al Perú. En 1911 regreso a la patria. Ese mismo año fue invitada a dar una conferencia en el local de la Confederación de Artesanos Unión Universal, donde habló sobre la importancia de una mayor eficacia en la organización de la lucha obrera.
Por aquella época, el ambiente laboral se mostraba muy agitado  con infinidad de huelgas de por medio. Sin embargo, el movimiento obrero no logró grandes cambios en la situación de los trabajadores. Su condición empeoró, durante la Primera Guerra Mundial, cuando ocurrió un encarecimiento de las subsistencias por la escasez de alimentos básicos.
Una nueva organización  se fundó bajo el nombre del “Comité Pro Abaratamiento de las Subsistencias” y decidió realizar una asamblea femenina que se realizó el 22 de Mayo de 1919. Varias feministas dieron charlas con fuerte crítica social.


Uno de sus valiosos libros.

PREOCUPACIONES
Casi al final de la sesión el Secretario General leyó una carta que había enviado Zoila Aurora Cáceres.  En ella proponía la organización de una manifestación femenina en contra del hambre. La propuesta fue aceptada unánimemente. El acto  correspondiente se realizó con éxito, dejando sentadas las posiciones correspondientes.
Sus preocupaciones estuvieron centradas constantemente en los temas vinculados a la situación de las mujeres. Fundó la organización “Feminismo Peruano” en Septiembre de 1924. El programa de principios reivindicó para las féminas el derecho de ciudadanía, el de sufragio político  y una reforma al Código Civil de 1851, el cual contenía artículos que indebidamente sometían a las mujeres casadas a la potestad de los esposos.
La organización la presidió, por un espacio de un año, con varias filiales en provincias que se crearon inmediatamente. La labor de dirección se truncó porque la activista viajó otra vez a Europa, sobre todo por el rechazo que tenia al régimen de Leguía.
A continuación publicó sus obras literarias más importantes. “Oasis del Arte”, un conjunto de crónicas de sus viajes que llevó el prólogo del famoso poeta universal Ruben Dario y elogiado por completo por el filósofo español, Miguel de Unamuno. En 1929 sacó a luz un tomo de narraciones peruanas titulado “La Princesa Sumac Tica” y los recuerdos de su corto matrimonio, “Mi vida con Enrique Gómez Carrillo”.
PROLOGO
En “Oasis del Arte” describe los lugares más importantes que ha visitado. Entre ellos Suiza, Italia, Francia, Bélgica, Perú, París y Alemania. Traza descripciones de estos pueblos y paisajes que incluyen estudios económicos. Como es el caso de Cerro de Pasco en el Perú o artísticos al referirse a la hermosura apacible de las montañas de Suiza, con sus picos de nieve y sus vertientes plateadas. Sus árboles inmovibles, frondosos. Una belleza total
Una parte del prólogo de Rubén Darío dice lo siguiente en este libro: “Confieso ante todo que no soy partidario de las plumíferas; que Safo y Corina me son poco gratas y que una Gaetana Agnesi, una Teresa de Jesús o un George Sand me parecen casos de teratología moral”.
Luego añade: “¿De dónde proviene mi poco apego a las mujeres de letras? Posiblemente o seguramente porque todas, con ciertas raras excepciones, son feas. Evangelina (seudónimo de Zoila Aurora) no se encuentra en este caso, pues ha sido y es gala de los salones tanto por su espíritu como su beldad, gracia y elegancia. Baste con decir que es una compatriota de Santa Rosa de Lima”.


Muy pequeña con su madre y sus hermanas.

EL SUFRAGIO
Zoila Aurora, tras la caída de Leguía, volvió de inmediato a Lima y reactivó su organización “Feminismo Peruano ZAC”. En el programa de principios publicado en 1931 reclamó los mismos postulados de antes y agregó la reivindicación de igual salario para mujeres y hombres por igual trabajo.
La organización se empeñó por la campaña de conseguir el sufragio  de las mujeres. Zoila Aurora comprometió inclusive al Presidente Sánchez Cerro que abogó por ello. Sin embargo, la Asamblea Constituyente lo rechazó en 1932. El derecho ciudadano de las mujeres comenzó a regir en el país recién a partir de 1956,  donde salió elegido Presidente de la República, Manuel Prado.
En Junio de 1931, las telefonistas mandaron una carta a Zoila Aurora. Quejándose de sus condiciones de trabajo y le pidieron organizar una huelga. La misma que se llevó a cabo, bajo la coordinación de la señora Cáceres.
Consiguió que una delegación estatal oficial investigue tales condiciones de trabajo, redactó el pliego de reclamos correspondiente, fundó el sindicato de las telefonistas y publicó varios artículos en el diario “El Comercio”, defendiendo a las huelguistas. La empresa telefónica, finalmente,  mejoró las condiciones laborales de sus empleadas.
Zoila Aurora también convocó a todas las costureras del estado para una reunión, en el que se conformaría un sindicato que comenzó sus actividades de defensa hasta el año 1932. La feminista viajó otra vez a Europa y retornó en 1936. Mientras que su organización siguió en la lucha. Por aquel entonces, la entidad repartió constantemente material resaltando la labor de las mujeres y oponiéndose, por completo, a la guerra civil española.
RENOVACION
Contribuyó en Lima a la formación de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas (ANEA). En Octubre de 1938 se realizó, en Lima, el Primer Congreso de la Mujer en que se siguió abogando por el sufragio universal.
El programa de principios de Feminismo Peruano ZAC se renovó en vista de que la mayoría de las demandas se habían cumplido. Aunque los derechos civiles de las mujeres no eran iguales que la de los varones. El Código Civil de 1936 consagró algunos principios femeninos. Los reclamos de iguales derechos por igual trabajo fueron mantenidos.
La última actividad feminista de Zoila Aurora se efectuó en 1942 cuando participó como delegada peruana en la Comisión Interamericana de Mujeres en Washington. La hija de Cáceres vivió sus últimos años en Madrid donde falleció en el 14 de Febrero de 1958, casi por cumplir 81 años.
A partir de 1895, como parte del Círculo de la escritora y novelista Clorinda Mato de Turner, dio a conocer sus primeros ensayos feministas. El primero titulado “La Emancipación de la Mujer” apareció publicado con éxito editorial.


Zoila Aurora aún joven..

NERVO
La autora fue más feliz con sus libros que en el ámbito social de París donde comenzó a publicar obras de diversa índole. De aquella época, hay dos novelas: “La Rosa Muerta” y “Las Perlas de la Rosa”.
La primera con temática cosmopolita y la segunda andina. Es decir, ella cultivaba el modernismo y el indigenismo. Las vertientes representan los lados culturales de esta escritora no siempre armoniosa entre sí.
Más tarde se interesó por la filosofía de Unamuno, el catolicismo y el sufragismo. En un momento emotivo se presentó ante el Senado de la República para protestar por una nueva propuesta de ley que permitiría la libertad de cultos en el Perú.
En la Rosa Muerta, con prólogo del escritor y poeta mexicano Amado Nervo, se tiene a la mujer como objeto de la veneración masculina en un mundo donde los maridos todavía trataban a sus esposas como cosas. La acción transcurre entre Berlín y París.
 Los hombres ideales en este relato no son esposos de quienes las esposas huyen, sino son doctores, hombres de ciencia, quienes han sido liberados de las actitudes chauvinistas. El personaje principal de la novela se prenda de uno de sus ginecólogos, en medio de escenas escabrosas en una clínica parisina. Original y denunciante, evidentemente.
En su libro “Mi Vida con Enrique Gómez Carrillo” revela su actitud hacia los hombres que tiene que ver mucho con el feminismo. Una persona huraña que no gustaba de las fiestas y los paseos, si de la lectura y la escritura.
SOLITARIA
Tan solitaria era que le agradaba tener en su dormitorio dos camas sencillas, a la manera de los hoteles alemanes de la época, que un catre conyugal. Si matrimonio era tan disímil que los dos esposos reaccionaban de la siguiente manera: el con cortes distanciamiento, ella con frialdad marcada y fingida. En su caso, la soledad la condujo al espiritualismo y a la ruptura total del matrimonio.
La vida de Cáceres puede caracterizarse como una de profunda tristeza pero existencia real al fin y al cabo: murió su hermana durante la Guerra del Pacífico, falleció su novio en la década de 1890, tuvo que exiliarse después del golpe de estado contra su padre en 1895 y se casó una sola vez en su vida con un mujeriego, Enrique Gómez Carrillo, con quien no dejo descendencia.
Mujer interesante de amplios conocimientos y cultura. Luchadora social que marcó época por su entrega total a la reinvindación de sus congéneres. Ser de las primeras en un país como el Perú ya es un merito que hay que subrayar siempre. (Edgardo de Noriega)

No hay comentarios:

Publicar un comentario