miércoles, 12 de agosto de 2015

ESPAÑA ARDE EN LA FEROZ GUERRA CIVIL

España ardió  por completo de feroz guerra y de dolor intenso. El enfrentamiento contundente sí que desangró a la peninsula por sus cuatro costados. Tres años de intensas luchas. Tres años de sufrimiento total.  La sociedad, así por así, se partió en pedazos entre los años de 1936 a 1939. Heroísmo, sacrificio. Muerte, dolor. Despojo, frustración desgarradora. Peleas a profundidad, discrepancias totales. Batallas mil, combates por quítame esta paja.  Fusilamientos de los más perversos, asesinatos de esos que te desgarran el alma.  Apresamientos injustos,  desapariciones inexcusables. Violaciones a discreción, los derechos  humanos por los suelos. Lo proporcional y elemental no existía.  Represión a mansalva y pérdida total del capital humano. Infinidad de regiones devastadas, en grandes extensiones. Tantas desgracias juntas.  Nada más y nada menos que un millón de fallecidos contantes y sonantes, como signo de la barbarie imperante. Flagelo determinante y corrosivo que se tragó, por entero y con todas sus fauces, a la madre patria.
 A reglón seguido, implacable y voluptuoso, el inicio de una dictadura tenaz que duró una enormidad incontrolable de más de tres décadas. Pero antes  los republicanos y nacionalistas, oriundos de la misma tierra, enfrentados como malignos enemigos. Lo que no debió ser porque era contranatural ocurrió de todas maneras y cambió por completo a ese país. ¡Como lo cambió! Enteramente.

Resultado de imagen para guerra civil española
Cadáver tras cadáver durante la guerra civil

DESTRUCCION
 La ferocidad y tenacidad para destruir vidas se abrió por completo. Como preámbulo tremebundo, mezclado con el rojo intenso que relucía a borbotones,  a manera de signo y señal debilitante de la sangre humana perdida a raudales. Lo que vino después también fue desafortunado en todo el orbe redondo, la Segunda Guerra Mundial. España crujió largo tiempo oprimida, el mundo crujió de 1939 hasta 1945 con la conflagración total.
La Guerra Civil Española comenzó cuando una parte del ejército de ese país asentado en Marruecos, dirigido por el Generalísimo Francisco Franco Bahamonde, se levantó contra el gobierno republicano democráticamente elegido, presidido por Manuel Azaña. No se respeto nada y vino la debacle.
 Aquí no valía, en absoluto, tener la razón. Ni las leyes y la Constitución a  favor. Ni menos el apoyo del pueblo que para nada contaba. La fuerza bruta sí que se imponía, por la voluntad de intereses bastardos. España lucia al revés y actuaba al revés
Las lealtades no siempre estuvieron claras en este conflicto deplorable. Esencialmente, las filas de la izquierda también conocidas como el bando leal y republicano estaban compuestas no sólo por obreros, campesinos y sindicatos, sino también por el gobierno español y grupos armados de socialistas, comunistas y anarquistas.
LA DERECHA
La derecha, denominada como el bando nacionalista, tenía el apoyo de las facciones rebeldes del Ejército, la oligarquía industrial, los terratenientes, la burguesía y, para variar, la Iglesia Católica. Por diversas y un tanto contradictorias razones, los republicanos recibieron el apoyo de la Unión Soviética  y las democracias europeas, mientras que los nacionalistas estaban armados y equipados por los gobiernos fascistas de Alemania e Italia.
Aunque los recursos de las dos partes en conflicto no eran tan desiguales, los nacionalistas estaban mejor organizados y recibieron una ayuda material de Alemania.  A los republicanos poco se les dio. De ello tenia responsabilidad evidente la Unión Soviética que, dicho sea de paso, colaboró reducidamente.
Para colmo de males, lo que debilitaba a este sector eran sus divisiones por conflictos internos entre las facciones comunista, socialista y anarquista. La desunión persistió constantemente. Como siempre ocurre con los  miembros de esta ideología. La dispersión cundió como signo característico
Algunos grupos voluntarios de Europa y Estados Unidos lucharon por la República, en el marco de las Brigadas Internacionales. Incluso una serie de artistas, escritores e intelectuales apoyaron la causa republicana. Entre ellos: Ernest Hemingway y George Orwell. Pero todo ello fue por gusto. Los nacionalistas, finalmente, fueron el bando triunfante.
VICTORIA
La victoria del General Francisco Franco marcó el comienzo de una dictadura brutal en España  desde 1939 a 1975. En las postrimerías de la Guerra Civil, Hitler había buscado el apoyo de Franco para su propia campaña militar. Pero España no estaba en condiciones de proporcionar ninguna asistencia. Ni financiera, ni tampoco humana.
Aunque la Guerra Civil española había sido un campo de entrenamiento para las batallas que se libraron después en la Segunda Guerra Mundial, la España de Franco no jugaría ningún papel en dicha conflagración, aunque accedió a enviar a un pequeño cuerpo de voluntarios conocido como la División Azul, el mismo que participó en la guerra de Rusia con los alemanes.
Bajo el régimen autoritario total, España sufrió el aislamiento internacional en diferentes grados. Recién en 1955, el país fue aceptado como miembro de la Organización de Naciones Unidas y, en 1970, el General Franco nombró al Príncipe, Juan Carlos de Borbón nieto de Alfonso XIII, como su sucesor y Rey de España.
 El restablecimiento de la monarquía se hizo efectivo. Tras la muerte del dictador en 1975, el Rey Juan Carlos fue coronado y se volvió a instaurar la democracia en el país de Cervantes. Últimamente abdicó y el poder ha pasado a favor de su hijo, Felipe VI
Resultado de imagen para guerra civil española
Los fascistas sí pasaron y la dictadura se encumbró.

ANTECEDENTES
Veamos los antecedentes de la guerra. El 12 de Abril de 1931 se celebraron en España elecciones municipales. Ante el desfavorable resultado de las mismas por la Monarquía, el Rey Alfonso XIII abandonó el país. Así se instauró la República.
En los otros comicios de Junio de 1931, la izquierda obtuvo mayoría absoluta dando lugar al denominado Bienio Progresista. Lo contrario ocurrió, en las de Noviembre de 1933, en las que la derecha salió triunfante. Se inició el Bienio Negro.
Hacia 1936, España estaba inmersa en un ambiente de gran inestabilidad social. Ya, dos años antes, se habían desencadenado graves episodios con levantamientos antigubernamentales en Cataluña  y Asturias.
A lo largo de 1937, las tropas de Franco fueron alcanzando objetivos cada vez más importantes. Málaga fue tomada el 8 de Febrero. Bilbao el 9 de Julio. La mayor parte de la Cornisa Cantábrica había caído en manos de los nacionalistas. Aragón sucumbió pronto.
A finales de 1938, tras haber rechazado los franquistas la contraofensiva republicana del Ebro, Cataluña se derrumbó. El conflicto quedó sentenciado con la derrota de la República que se concretó el 1° de Abril de 1939.
LA DICTABLANDA
Ambos mandos cometieron y se acusaron recíprocamente de la comisión de graves crímenes en el frente y en las retaguardias como torturas, desapariciones y el funcionamiento de tribunales extrajudiciales. La dictadura de Franco investigó y condenó severamente los hechos delictivos cometidos en la zona republicana, llegando inclusive a cometer barbaridades con escasas garantías procesales.
Por su parte, los delitos de los vencedores nunca fueron investigados ni enjuiciados, a pesar de que algunos historiadores y juristas sostuvieron que hubo un genocidio en el que, además de subvertir el orden institucional, se habría intentando exterminar a la oposición política.
Lo cierto es que si se registraron grandes y graves secuelas. Un aumento de la mortalidad notable y un descenso de la natalidad que marcaron la pirámide poblacional, durante largos años e incluso generacionales. La destrucción de las ciudades fue una realidad palpable. Lo mismo que la represión mantenida por los vencedores, con mayor o menos intensidad durante la vigencia del franquismo. El exilio republicana por diferentes partes del mundo otro hecho inaceptable y deplorable.
En enero de 1930, el General Miguel Primo de Rivera reconoció el fracaso de la dictadura que había instaurado en septiembre de 1923 con el apoyo del Rey y dimitió. Alfonso XIII nombró entonces presidente del gobierno al general Dámaso Berenguer, pero éste no consiguió devolver a la monarquía la “normalidad constitucional”. Este periodo fue conocido como la “Dictablanda”.

Resultado de imagen para guerra civil española
Barbarie y destrucción.

SUSTITUCION
Berenguer es sustituido por el Almirante Juan Bautista Aznar, quien convocó a elecciones municipales. Los comicios son ganados por los republicanos unidos a los socialistas por el Pacto de San Sebastián. El ambiente caldeado por completo. Los manifestantes salían a las calles. La Policía y el Ejército no sabía, realmente, que hacer. Allí es cuando el Rey abandonó el país.
Mientras que en Madrid el Comité  Revolucionario proclamó la República y asumió el poder como Gobierno Provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora. Luego se aprobó  la nueva Constitución republicana.
El 15 de Diciembre de 1931, el Presidente Alcalá Zamora designo a Manuel Azaña como Jefe del Gobierno.. Una serie de reformas ocurren y estas encontraron grandes resistencias entre los grupos  sociales y corporativos que defendían sus intereses y sus posiciones adquiridas. No querían, de ninguna manera, perder sus prebendas
La oposición total estaba conformada por los terratenientes, los grandes empresarios, la Iglesia Católica,, las órdenes religiosas, la opinión monárquica y el militarismo africanista. Pero también existió una resistencia al reformismo republicano de signo contrario: el del revolucionarismo a ultranza.
LOS ANARQUICOS
Este grupo lo encabezaban las organizaciones anárquicas. Para ellos, la República representaba el orden burgués tan malo como la dictadura y la monarquía que había, de todas maneras, que destruir para alcanzar el “comunismo libertario”. Lo malo es que se produjeron una serie de levantamientos populares reprimidos con dureza.
La coalición encabezada por Azaña se deshacía. Sin embargo,  las elecciones se realizaron en noviembre de 1933 con el voto de las mujeres por primera vez.  En esta oportunidad, ganó la derecha con la influencia de algunos republicanos. Lo que se quería hacer es rectificar las reformas realizadas y no anularlas.
Cuando los triunfadores ingresaron al gobierno, en Octubre de 1934, se desencadenó la Revolución de Octubre: una fracasada insurrección socialista que sólo se consolidó en Asturias, durante un par de semanas. La represión, evidentemente, se hizo presente.
La Revolución de Octubre hizo aumentar en el gobierno su temor a que, en un próximo intento, los bolcheviques tomasen el poder. Era necesario adquirir mas poder para otorgar un giro autoritario e imponer sus ideas.
Fue entonces cuando Alcalá Zamora encargó la formación de un gobierno a un independiente de su confianza, Manuel Portela Valladares, quien formó el gabinete republicano de centro derecha y se convocaron a elecciones para el 16 de Septiembre de 1936.

Resultado de imagen para guerra civil española

RESULTADOS
Los resultados de los comicios dieron lugar  a un reparto muy equilibrado de votos con una leve ventaja de las izquierdas (47.1%) sobre las derechas (45.6%). Mientras que el centro se limitó al 5.3%.
 El sistema electoral favorecía a los ganadores y, por ello, la coalición del Frente Popular obtuvo una holgada mayoría. Azaña alejó de los centros de poder a los generales antirrepublicanos. Goded fue a Baleares. Franco a Islas Canarias. Mola a Pamplona y muchos de ellos quedaron en situación de disponibles.
Repuso en sus puestos a los alcaldes y concejales elegidos en 1931, readmitió a los trabajadores despedidos por motivos políticos y sindicales, ordenó indemnización a las empresas para ellos y dio una amnistía general,  beneficiando a los presos y condenados.
Volvió a estar, presente y vigente, una nueva ley de reforma agraria que repartía las tierras en todo el país. Ello implicó el enfrentamiento entre los gamonales y campesinos. El peor de ellos ocurrió  en Yeste (Abacete), donde se registro un violento choque entre la Guardia Civil y los jornaleros en los que murieron un policía y 17 trabajadores de la tierra. Varios de ellos asesinados a sangre fría, por los agentes del orden.

Resultado de imagen para guerra civil española
Los periódicos informan en plena conflagración.

LA FALANGE
Una ola de huelgas ocurrió en las que se hablaba, predominantemente, de revolución. A nivel del gobierno, Alcala Zamora terminó destituido y sustituido por Azaña. Este último llamo al Gobierno  al izquierdistas y republicano, Santiago Casares Quiroga.
El bloque nacional de José Calvo Sotelo propugnaba, abiertamente, la ruptura violenta del orden constitucional a través de un golpe de estado militar. Hasta se formaron milicias, esperando la presencia en el poder de los militares
La Falange Española, de corte fascista y ultraderechista, comenzó a actuar con violencia y desenfado. El primer atentado que cometieron fue, el perpetrado el 12 de Marzo de 1936, contra el diputado socialista y padre de la Constitución de 1931, Luis Jiménez de Azua. Toda una figura del Derecho. Felizmente resultó ileso pero uno de sus escoltas, el policía Jesús Gibert, quedó muerto.
La respuesta del gobierno de Azaña fue prohibir ese partido y detener a su máximo dirigente, José Antonio Primo de Rivera. Sin embargo, no se pudo impedir que esta agrupación maligna siguiera perpetrando atentados y participando en reyertas. Incluso fue asesinado José Calvo Sotelo, líder de los monárquicos en una reyerta policial.
La violencia de esta época fue utilizada después por los vencedores de la guerra civil, como justificación de su alzamiento. Hoy en día el debate sigue abierto. Pero la mayoría de los historiadores opinan  que en absoluto puede hablarse de una “primavera trágica” en la que el Gobierno del Frente Popular hubiera  perdido el control de la situación.

Resultado de imagen para guerra civil española
Franco y sus tropas.

CONCLUSION
La conclusión de la mayoría de ellos es clara: la desestabilización política real, en la primavera de 1936, no explica en modo alguno la sublevación militar y menos aún la justifica. La política y  la sociedad españolas mostraban signos inequívocos de crisis. Lo cual no significa, necesariamente, que la única salida era la guerra civil.
Los resultados de los diferentes levantamientos militares que ocurrieron en contra de la República eran inciertos. En unos sitios tuvo éxito y en otros fracaso. Por lo que España quedó dividida en dos zonas. Una controlada por los oficiales y otra que permaneció fiel al gobierno.
Aproximadamente un tercio del territorio español había pasado a manos rebeldes, con lo que ninguno de los dos bandos tenía absoluta supremacía sobre el otro. La intentona de derrocar de un golpe a la República había fracasado estrepitosamente. Ambos bandos se prepararon para lo inevitable: un enfrentamiento que iba a desangrar España. La Guerra Civil española acababa de empezar.
El bando sublevado no tuvo que constituir su ejército sino que contó, desde el primer momento, con las unidades militares. Allí destacaba el ejército del Protectorado de Marruecos. La fuerza militar más experimentada
Las milicias carlistas y falangistas que apoyaron a los sublevados fueron integrados en el Ejército del que se consideraban aliados. Al contrario de lo que sucedió con los republicanos, donde las milicias obreras siempre desconfiaron de la institución militar.
MUERTES
La muerte del General Sanjurjo, en un accidente de aviación, hizo que el mando de la zona sublevada quedara entonces repartido entre los generales  Emilio Mola y Francisco Franco. Poco tiempo después, Franco asumió el mando militar único y político, Mola  murio en otro percance en el aire. A medida de que la República iba perdiendo la guerra, el hambre aumentó. Creándose una situación infernal con refugiados bombardeos, escasez y frío.
En cuanto a la ayuda extranjera, el bando sublevado recibió armas de todo tipo e infinidad de aviones por parte de la Alemania nazi y la Italia fascista. Incluso se añadieron unidades completas. La Legión Cóndor alemana y el  CTV italiano. Un flujo continuo que nunca se detuvo
Por su parte, los republicanos no pudieron contar, con prácticamente, ninguna unidad militar organizada y  disciplinada con todos sus mandos y suboficiales. Había columnas improvisadas, unidades sueltas y milicias. No había efectividad
La sublevación militar en el protectorado de Marruecos ,encabezada por Franco, triunfó el 17 de Julio de 1936. El gobierno ordenó que varios barcos de guerra se dirigieran al Estrecho de Gibraltar para que bloquearan el paso de los levantados.


Resultado de imagen para guerra civil española
Dolor y desolación.

DIMISIONES
 Las dimisiones presidenciales se precipitaron. José Giral asumió el poder tras la dimisión de Casares Quiroga.  Pero el problema principal era  que los franquistas no podían avanzar hacia territorio español
Salieron, de Madrid hacia la sierra,  varias columnas compuestas por milicianos y por tropas. Allí se consiguió que las columnas de los sublevados enviadas por Mola desde Castilla, León y Navarra parasen y no entrasen a la capital. Esta primera campaña de la guerra civil fue conocida con el nombre de Batalla de Guadarrama.
Desde Barcelona, avanzaron varias columnas formadas por las organizaciones obreras anarquistas. La que más destacada era la de Buenaventura Durruti. Pero ninguna de ellas consiguió liberar Aragón y Valencia
Una expedición hacia las islas Baleares también se organizó, con un éxito inicial al ocupar una franja de la costa de Mallorca. No obstante, el desembarco fue un fracaso total. Lo mismo pasó en la Ofensiva de Córdova. No se pudo reconquistar Andalucía.
La situación del bloqueo del Ejército de Africa, la principal fuerza de combate para tomar Madrid, se pudo superar gracias a la rápida ayuda que recibieron de la Alemania Nazi y la Italia  fascista. Franco pudo  organizar un puente aéreo con la península, gracias a los aviones que se proporcionaron. El desbloqueo completo se consiguió posteriormente.
AVANCE
El generalísimo dio la orden de que las columnas de legionarios avancen hacia Sevilla, para luego dirigirse hacia Madrid a través de Extremadura. Ocupó cada localidad con una brutal represión. Se tomó Mérida y Badajoz.
 El gobierno republicano seguía tambaleándose y asumió la presidencia, el socialista Francisco Largo Caballero. Cayeron en manos de los franquistas, una tras otra, las poblaciones de Extremadura y el Tajo.
El Ejército tomó Maqueda, a sólo 100 kilómetros de Madrid. Franco  nombrado mando único y supremo de las fuerzas sublevadas. Las tropas se desviaron hacia Toledo y se levantó el asedio del Alcazar del mismo nombre.
Los sublevados llegaron a San Martín de Valdeiglesias, a unos 40 kilometros de Madrid. Ahí se enfrentaron con éxito a los republicanos. Las fuerzas nacionales fueron estrechando el  semicírculo que atenazaba la capital
Comenzó la Batalla de Madrid defendida por unos 23 mil efectivos. Las columnas franquistas avanzaban por todos lados. Entre los días 8 y 11 de Noviembre de 1936 se produjeron violentos combates.

Resultado de imagen para guerra civil española
Los republicanos disparan y se defienden.

TRES DE LOS SIETE
Los nacionales fracasaron en el ataque frontal y por eso decidieron envolver Madrid por el noroeste, concentrado sus fuerzas para cortar la carretera de La Coruña e intentar penetrar por allí a la capital.
Pero sólo consiguieron avanzar tres de los siete kilómetros previstos, quedando detenido el ataque.  Hubo un segundo intento pero también fracasó. El tercer y último intento ocurrió a principios de enero de 1937 y constituyó la primera batalla importante en campo abierto.
Fracasado el impulso de envolver Madrid, los nacionales lo intentaron por el sureste. Hacia el río Jarama para cortar la vital carretera de Valencia, por donde llegaban a Madrid los suministros. La Batalla de Jarama se inició con carros de combate que atacaban las posiciones republicanas La toma de Malaga, paralelamente, ocurrió gracias al apoyo italiano. Los republicanos huyeron despavoridos.
El tercer y último intento de envolver Madrid fue una iniciativa fascista italiana a la que accedió Franco y dio logar a la Batalla de Guadalajara. Aquí actuaron 48 mil efectivos integrados en 4 divisiones con 4 mil vehículos, 542 cañones y 248 aviones. Las brigadas internacionales republicanas se defendieron a más no poder e incluso lanzaron una contra ofensiva.
CONTROL
La Campaña del Norte arrancó contra la franja cantábrica que permanecía fiel a la República, pero que estaba aislada por tierra. Ello permitió controlar importantes recursos mineros e industriales al mismo tiempo que trasladar a la flota sublevada al Mar Mediterráneo, deteniendo el tráfico marítimo de los puertos republicanos.
El bombardeo de Guernica se produjo por acción de los aviones alemanes de la Legión Cóndor y los italianos, causando muchas víctimas y una enorme destrucción, porque se utilizaron bombas incendiarias. Las fuerzas nacionales continuaron ocupando ciudades. Cayo Bilbao, tras fuerte bombardeo. La Batalla de Brunete con un saldo de 40 mil bajas. Los republicanos perdieron esa ciudad.
Los nacionales atacaron Santander en lo que se llamó la Campaña del Norte. La resistencia republicana se desplomó. Por ende, la ciudad resultó ocupada. Comenzó la Ofensiva de Zaragoza. Los anarquistas retrocedieron y se derrotaron a las unidades de los tanques soviéticos.. La ofensiva de Asturias también favoreció a los franquistas
Franco pudo concentrar todas sus fuerzas en el centro de España y en el Mediterráneo.  Así obtuvo el beneficio de una industria que no fue destruida. Comenzó la Batalla de Teruel. Las bajas temperaturas y las nevadas dificultaron las acciones de los dos ejércitos. Les costó mucho a los nacionales tomar esta ciudad. Lo hicieron a punta de violencia desenfrenada. 
OFENSIVA
El generalísimo lanzó la ofensiva de Aragón contra Cataluña y Valencia, posponiendo la toma de Madrid. Se tomaron y ocuparon varias ciudades, hasta llegar a la desembocadura del río Ebro y partir en dos a la zona republicana
La ofensiva del Levante se inició, cuyo objetivo primordial fue tomar Valencia. La resistencia republicana fue dura especialmente cuando los adversarios conquistaron Castellón de la Plana. La Batalla de Ebro se convirtió, para ambos bandos, en una dura lucha de desgaste. Los republicanos volvieron a fracasar
La toma de Cataluña fue una realidad. El avance de las tropas nacionales  prácticamente imparable, gracias a su superioridad artillera y aérea. Los prisioneros se multiplicaron a doquier. Fueron ocupadas Artesa de Segre, Tárraga, Villafranca del Panadés e Igualada. Los republicanos se retiraron hacia la frontera francesa. Por su parte, los nacionales ingresaron, fácilmente, a Barcelona
Los franquistas ocuparon Menorca, gracias a la intervención británica. La única que se produjo en esta guerra. Francia y Gran Bretaña reconocieron al gobierno de Franco en Burgos, como el régimen legítimo de España y al día siguiente el Presidente Azaña, que se encontraba en la Embajada española en París, renunció a su cargo.

Resultado de imagen para guerra civil española
Todo está consumado

EL GOLPE
Ocurrió la sublevación de la Base Naval de Cartagena, encabezada por militares pro franquistas. Se desarrollaron combates entre los sublevados y los republicanos La flota de estos últimos se retiró del puerto
Comenzó el golpe de Casado, cuyos partidarios se apoderaron de los lugares neurálgicos de Madrid. El Consejo emitió un manifiesto por radio en el que se deponía al gobierno de Negrín. Las unidades militares, controladas por los comunistas, opusieron resistencia pero fueron derrotados. Hubo cerca de 2 mil muertos
Franco exigía una rendición sin condiciones. Las tropas nacionales hicieron su entrada a Madrid y rápidamente los sublevados, en su ofensiva final ocuparon prácticamente sin lucha toda la zona centro-sur que había permanecido  bajo la autoridad de la República, durante toda la guerra.
 Lo mismo ocurrió en Cuenca, Albacete, Murcia, Ciudad Real, Jaén  Almería, Valencia, Alicante y Cartagena. Fueron apresadas unos 15 mil republicanos. Muchos de los capturados ejecutados allí mismo. 
NO A LA GUERRA
Durante los primeros días de la guerra, unas 50 mil personas, que quedaron atrapadas en el bando contrario, fueron ejecutadas mediante los llamados paseos. Estos eran realizados por grupos armados que iban a buscar a la gente a sus casas o a las cárceles donde estaban presos y bajo el eufemismo de vamos a dar un paseo, los llevaban a cualquier carretera o a las tapias de los cementerios y los ejecutaban
Posiblemente el más divulgado de tales ajusticiamientos entre los llevados a cabo por el bando nacional, debido a la relevancia del protagonista fue el del poeta y dramaturgo, Federico García Lorca, en el barranco de Viznar, ubicado  en la bella y bucólica Granada.
Por parte del bando republicano, la mayor serie de asesinatos masivos ocurió las Matanzas de  Paracuellos  entre los presos de Madrid.- Allí perdió la vida el deramaturgo Pedro Muñoz Seca, junto con otros intelectuales, religiosos, políticos y militares que fueron salvajemente asesinados.
Intensidad de destrucción donde las palabras de enfrentamiento  dieron lugar a la acción de las armas y el acabose vino de forma implacable. España, España, la madre patria cuanto pero cuanto sufrió. Una enormidad al son de la guadaña de la muerte a cada rato. Sí a cada instante. Que la historia no se repita. La humanidad lo requiere. (EdeN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario