miércoles, 12 de agosto de 2015

MORALES BERMUDEZ: DEL GOLPE A LA TIRANIA

Caminó sinuosamente entre el golpismo y la tiranía. Llegó a ser, por la fuerza  y de facto, Presidente del Perú entre 1975 y 1980. Pero también, en años anteriores, Ministro de Hacienda, durante el primer periodo legítimo de Acción Popular. Compartió políticamente los tremendos errores del régimen nefasto del septenato, tras desempeñar altos cargos tanto en el Ejecutivo como en la propia estructura del Ejército.  Sin embargo, el militar libró efectivamente al Perú de las garras malignas del dictador de marras, el sátrapa General Juan Velasco Alvarado, cuyo nefasto gobierno afectó por completo al país con su política semicomunistona de reformas sociales, las mismas que fueron todas de fracaso en fracaso total. Convocó a una asamblea constituyente primero y a elecciones generales después. Completamente desgastado y presionado por las masas populares, el Jefe de Estado entregó al poder a Fernando Belaunde Terry, el caudillo amante de la ley que si fue elegido por el pueblo.
El Gobierno autoritario  de Francisco Morales Bermúdez Cerruti duró largamente y muchos de los historiadores lo han calificado de abusivo, señalando y recordando que se registraron atentados contra la libertad, deportaciones y otras medidas de fuerza como la clausura de periódicos y revistas independientes. Ahora bien, cierto es que estas anomalías se vivieron con más intensidad durante los siete años anteriores, en plena vigencia del famoso septenato.  Los peruanos estuvieron dominados por la bota militar casi 12 largos años, sin saber lo que es la democracia: del 3 de Octubre de 1968 al 28 de Julio de 1980.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez
Francisco Morales Bermúdez detentó el poder autoritariamente.

EL TACNAZO
Como Comandante General del Ejército, el 29 de Agosto de 1975, encabezó lo que se denominó “El Tacnazo”, un incruento golpe de estado en contra de Velasco, desde la ciudad fronteriza de Tacna, en el extremo sur del país. Lanzó un manifiesto respaldado por los jefes de todas las regiones militares y por las Fuerzas Armadas en su conjunto.
Su propósito explícito era “eliminar los personalismos y las desviaciones” que el proceso revolucionario venía sufriendo. En la tarde de ese mismo día, Velasco, a quien antes le habían amputado la pierna por un aneurisma que sufrió, abandonó Palacio de Gobierno y se marchó, pacíficamente a su residencia campestre de Chaclacayo.
 Ni una bala se registró y, felizmente, tampoco ningún acto violento. Los áulicos civiles extremistas brillaron por su inoperancia y ni siquiera salieron a las calles a protestar. Lo anecdótico e inaudito es que muchos de ellos creyeron inocentemente, dicen algunos y por conveniencia, sostienen otros, para no soltar la mamadera del poder, que el proceso revolucionario continuaba y a profundidad total.
 Lo que, evidentemente, fue una equivocación de enfoque político y de análisis completo y garrafal. Ciertamente, la revolución militar de la izquierda había terminado por completo y pasaba directamente a posiciones de derecha evidentes. 
EQUIVOCACION
Inicialmente el nuevo gobierno proclamó que su intención era continuar y profundizar el proceso revolucionario. Pero ello se quedó en puras promesas que se las llevó el viento. Eso se lo creyeron, a pie juntillas, los caviarones de aquella época. ¡Qué tal equivocación!
Obviamente que, de un momento a otro y tras prometer más revolución, Morales Bermúdez dio a conocer su propósito de corregir los excesos de su predecesor y en los extremos responsabilizó a la izquierda radical, cuya influencia se propuso desterrar.
Fue desactivado el Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (SINAMOS), uno de los organismos más detestados por la ciudadanía en su mayoría por su manipulación y manejo político deliberado y a presión constante de las bases populares. Unos tras otros, los generales más ligados a Velasco fueron pasados al retiro y los políticos velasquistas  acérrimos defenestrados de las funciones públicas.
Lo acertado es que se autorizó el retorno de los exiliados, incluido el ex Presidente Belaunde y se indultó a otros líderes accciopopulistas, hasta entonces perseguidos por supuestos delitos que nunca existieron.
También se dispuso la reaparición de las revistas clausuradas, más no se devolvió a sus dueños los diarios confiscados bajo Velasco. En general, las restricciones a las libertades públicas se mantuvieron, Ahora era Morales Bermúdez a la cabeza y no Velasco. Sólo cuestión de personas y apellidos distintos, hermanados por el atropello y las responsabilidades de un lado y del otro.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez
Con sus ministros en Palacio de Gobierno.

CRISIS
En el plano económico, continuó la tremenda crisis financiera, caracterizada por las continuas devaluaciones de la moneda. El Gobierno buscó promover la inversión privada, tratando de recuperar la confianza de los inversionistas extranjeros y se disminuyeron los subsidios.
No obstante, a mediados de 1976, se produjo una fuerte devaluación monetaria que obligó a suspender las garantías constitucionales y a imponerse el llamado “toque de queda”. Durante varios meses, los habitantes de Lima debían recogerse a sus domicilios antes de las 12 de la noche.
Un paro nacional ocurrió el 19 de Julio de 1977, impulsado por la Central General de Trabajadores del Peru (CGTP) de orientación comunista, que reclamó un aumento general de sueldos y salarios, de acuerdo con el alza del costo de vida.
 La medida de fuerza contó con el apoyo masivo de la población, indistintamente se simpatizara o no con las fuerzas convocantes, significando en sí el repudio unánime hacia el régimen militar. Lima quedó paralizada durante 24 horas, de un modo nunca antes visto. Luego vinieron diversas movilizaciones nacionales. 
CONSTITUYENTE
Ante el malestar social, el Gobierno convocó a elecciones generales para la conformación de una Asamblea Constituyente no sólo por la presión de las marchas y huelgas de la población, sino porque ya tenía planeado poner un límite de tiempo al llamado “gobierno revolucionario” y entregar el poder, tal como lo contemplaba el Plan Túpac Amaru elaborado por el mismo, en reemplazo del anterior titulado “Plan Inca”.
Las elecciones contaron con la participación de las fuerzas políticas del país, a excepción de Acción Popular de Belaunde que exigió el retorno inmediato de la democracia, sin necesidad de cambio de Constitución.
Los representantes electos en la Asamblea Constituyente se reunieron el 28 de Julio de 1978 y eligieron presidente del organismo emanado del voto popular al líder aprista, Víctor Raúl Haya de la Torre, partido que tuvo la mayor cantidad de representantes con 1’241,194 votos para su líder principal, 36 escaños. Seguidos por los pepecistas de Bedoya Reyes, con 835,294 adhesiones, acumulando 27 constituyentes . La izquierda, desperdigada en varias agrupaciones, también alcanzó significativo número de constituyentes, con 28 de ellos.
Siguiendo el plan de retorno a la democracia y de acuerdo a la nueva carta magna, se convocaron a elecciones generales para elegir democráticamente por el voto popular al Presidente de la República y a  los representantes al Congreso Nacional.
BELAUNDE
 Los comicios se realizaron el 18 de Mayo de 1980. El escrutinio dio por vencedor a Fernando Belaunde Terry, el mismo que había sido defenestrado por el golpe de estado de Velasco y así recuperaba la presidencia que la asumió el 28 de Julio de 1980
Después de entregar el gobierno a los civiles, Morales Bermúdez organizó su propio partido al que llamó Frente Democrático de Unidad Nacional, el mismo que postuló su candidatura presidencial en las elecciones generales de 1985, donde obtuvo una votación ínfima.
Hijo del General Remigio Morales Bermúdez Sánchez que murió asesinado por sus rivales políticos en la ciudad de Trujillo y de Nila Cerruti Gonzáles. Mucho se comentó que los apristas habrían causado esa muerte, pero ello nunca se probó.
 Nieto del General Remigio Morales Bermúdez, Presidente del Perú entre  1890 y 1894. En sus primeros años, vivió en Barrios Altos y recibió educación como alumno libre en su vivienda, durante la primaria.  Había nacido en Lima el 4 de Octubre de 1921.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez
Acompañado del General Videla de Argentina: ¿tal para cual?

HISTORIAL CASTRENSE
Estudió la secundaria en el Colegio de la Inmaculada regentado por los sacerdotes jesuitas, donde consiguió el premio de excelencia. Ingresó a la Escuela Militar de Chorrillos cuando tenía 18 años y egresó con el grado de Subteniente de Ingeniería. En esta oportunidad, recibió la Espada de Honor por su alto rendimiento. Era el año 1943.
Obtuvo la Divisa de Honor por ocupar el primer lugar de las calificaciones, tras diplomarse de Oficial del Estado Mayor de la Escuela Superior de Guerra del Perú. También se preparó académicamente en la Argentina. Profesor de la Escuela Militar de Chorrillos, la Escuela de Aplicación de Ingeniería y la Escuela Superior de Guerra del Ejército.
Asistió al Centro de Altos Estudios Militares (CAEM), donde se graduó con una calificación sobresaliente. Para luego ir a prepararse al National War College de Estados Unidos. Al final de su carrera,  ostentó el grado de General de División.
Su historial castrense incluye la puesta en marcha del Departamento de Investigación y Desarrollo del Estado Mayor del Ejército y la Jefatura del Estado Mayor de la Primera División Ligera de Tumbes. Director Adjunto de Organización Económica del Ministerio de Guerra y tomó parte de los trabajos de reorganización del sistema electoral en 1962.
MATRIMONIO
Contrajo matrimonio con Rosa Pedraglio Oddone con quien tuvo cinco hijos y de quien enviudó. Su hijo mayor Remigio fue Ministro de Agricultura, durante el primer gobierno aprista de Alan Garcia. A finales de 1999 se casó, en segundas nupcias, con la abogada Alicia Saffer Michaelsen. Los otros vástagos son: Maria Rosa, Francisco, Humberto y Santiago Morales Bermúdez Pedraglio.
Durante el primer gobierno de Fernando Belaunde Terry, asumió el Ministerio de Hacienda y Comercio, Luego del golpe de estado de 1968, bajo el mando de Velasco, fue nombrado Jefe del Estado Mayor del Ejército.
El 1 de Marzo de 1969, también durante el septenato, lo nombraron Ministro de Hacienda y Comercio. Reestructuró dicho despacho, sentando las bases del Ministerio de Economía y Finanzas. Introdujo importantes reformas en el régimen tributario, fortaleció la posición cambiaria y refinanció la deuda externa.
Fue Presidente del Consejo de Ministros durante el gobierno de Velasco y a la par ocupó el Ministerio de Guerra y la Comandancia General del Ejército. Es decir, responsable también de las barbaridades de la revolución. Nunca se pudo quitar de encima tamaños errores, so pretexto de la reforma de las estructuras sociales que nos llevaron a una de las mayores crisis de nuestra historia contemporánea.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez

DEPORTACIONES
En su gobierno, Morales Bermúdez estableció la ciudadanía a los 18 años cuando antes era a los 21, creó el departamento de Ucayali con su capital Pucallpa, el l8 de Junio de 1980. En las elecciones de este año votaron por primera vez los analfabetos y se presentaron a los comicios 15 partidos políticos.
También, en actitud de fuerza, expulsó a  una prisión militar de la Argentina durante la dictadura de Videla, a 10 candidatos izquierdistas a la Asamblea Constituyente, el periodista derechista Alfonso Baella Tuesta y a los marinos retirados, Vicealmirantes José Arce Larco y Guillermo Faura Gaig, quienes eran militantes del Partido Socialista Revolucionario (PSR), liderado por el General Leónidas Rodríguez Figueroa, perseguido conjuntamente con otros dirigentes, como el General Arturo Valdez Palacio, por su inclinación velasquista.
Entre los deportados a ese país estuvieron los políticos Javier Diez Canseco, Ricardo Napurí Schiapiro, Ricardo Letts Colmenares, Genaro Ledesma Izquieta, Hugo Blanco, Humberto Damonte, Ricardo Diaz Chávez y José Luis Alvarado Bravo. Asimismo Justiniano Apaza Ordoñez y Valentín Pacho Quispe, Secretario General de la Federación de Choferes del Sur y dirigente máximo de la Federación de Trabajadores de Arequipa, respectivamente. Ello ocurrió el 25 de Mayo de 1978.
Los  peruanos llegaron a a la ciudad argentina de Jujuy, en un avión Hércules de la Fuerza Aérea del  Perú. Allí fueron encarcelados en el  Regimiento de Infantería  de Montaña 20.  Les dijeron que eran “prisioneros de guerra”. En el Perú nadie conocía su paradero. Después  de varios días, a los deportados prisioneros los llevaron a Buenos Aires y muchos de ellos recluidos en los sótanos de la Policía Federal.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez golpe de estado
En una actuación castrense con Fidel Castro

ENCARCELADOS
Fueron encarcelados en una celda de dos metros por un metro y medio con una plancha metálica como puerta, un camastro y una bomba de luz que siempre estaba prendida para que se pierda la noción del tiempo. Recibían una comida al día y estaban incomunicados, según la denuncia correspondiente que hizo Diez Canseco
La detención  en la Argentina se conoció porque un diario de Jujuy publicó una foto de la llegada de un avión militar peruano con los detenidos. La publicación, evidentemente, revelaba el hecho en sí. Ya no se podía negar lo que había ocurrido.
 Conocido el paradero de los secuestrados, comenzaron las gestiones para conseguir su liberación. La que se obtuvo cerca de un mes después. Una vez en libertad, los peruanos viajaron a diferentes países y posteriormente retornaron al suelo patrio.
Morales Bermúdez, en todo momento y sin desparpajo alguno, justificó las deportaciones. Eso sí negó la participación de su gobierno en lo que se denominó el Plan Cóndor. Sin embargo, hay hechos que, de acuerdo a muchas opiniones de izquierda comprometerían a este personaje, incluso con la supuesta coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez
Recibiendo saludos.

DESAPARICIONES
En efecto, el 15 de abril de 1977, el argentino Carlos Maguid, refugiado en Perú, donde trabajaba como profesor de Sociología en la Universidad Católica de Lima, habría resultado secuestrado en una calle de Lima y desaparecido.
 Maguid, casado con Nélida Arrostito, hermana de Norma Esther Arrostito, dirigente montonera asesinada por la dictadura de Videla, fue acusado  de participar en el operativo de secuestro del dictador Pedro Aramburu.
En junio de 1980, un mes antes que la dictadura entregue el poder a los civiles, habrían sido secuestrados, en Lima, los argentinos Noemí Gianotti de Molfino, María Inés Reverta y Julio César Ramírez. Lo cierto y comprobado es que Gianotti de Molfino apareció muerta, en un hotel de Madrid.
 De los otros dos hasta ahora no se sabe nada. Por este caso, existe desde el año 2007, un pedido de extradición contra Morales Bermúdez de la Justicia de Italia. Gianotti de Molfino también tenía ciudadanía italiana, la misma que el ex presidente Alan García rechazó.
 En su libro “Muerte en el Pentagonito”, publicado el 2004, el periodista Ricardo Uceda citó el testimonio del agente de  Inteligencia peruana, Arnaldo Alvarado, quien sostuvo que los tres argentinos fueron secuestrados en un operativo conjunto de los ejércitos de Perú y Argentina y torturados en instalaciones del ejército peruano. Un informe desclasificado de la CIA señala que la dictadura de Morales Bermúdez formó parte del Plan Cóndor.

Resultado de imagen para francisco morales bermudez
Velasco y Morales Bermúdez cuando detentaban el poder.

POLITICA REPRESIVA
Hay muchas cosas por las que Morales Bermúdez debe responder, pero, ha quedado libre de hacerlo gracias a un fallo favorable  emitido por la Corte Suprema del Perú y el apoyo de diversos sectores de poder.
La política represiva comenzó tras la caída de Salvador Allende en Chile. Una vez instalado el régimen  de Augusto Pinochet, altos mandos de la Dina (la policía secreta chilena) se reunieron en  Noviembre de 1975 con integrantes del Servicio de Inteligencia de Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Aquí se acordó realizar acciones de “prevención” contra elementos subversivos.
 Según los entendidos en Derechos Humanos, los gobiernos a los que después se sumó Brasil, crearon una red de información, seguimiento, detención y aniquilación de sus opositores políticos refugiados en estos países.
Bajo los acuerdos del Plan Cóndor, los regímenes dejaron ingresar a su territorio a fuerzas extranjeras que tenían como misión eliminar a los políticos exiliados o que habían conseguido asilo. Tal fue el caso del General chileno Carlos Prats y su esposa que murieron en medio de la explosión de un coche bomba en Buenos Aires. La Dina es sindicada por este crimen. 
LA CONCIENCIA
Otros casos fueron el secuestro de una pareja de uruguayos en Porto Alegre (Brasil) y la revelación de los denominados “archivos del terror” en Paraguay. Los documentos develaron diversas operaciones clandestinas montadas por el gobierno del dictador guaraní Alfredo Stroessner.
Sobre la vinculación de la Operación Cóndor con el régimen de Morales Bermúdez, los expertos recuerdan que existe un informe de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) que establece que el Perú y Ecuador se habrían sumado a esta política de terrorismo de Estado.
Hay una serie de documentos que demuestran que existieron coordinaciones. Por ejemplo, un documento que señala las acciones, en 1977, de un comando argentino ingresando a territorio peruano. Ahí detuvo a un político refugiado que previamente había sido identificado por el Sistema de Inteligencia peruano.
Lo comprobado es que el Gobierno de Morales Bermúdez transcurrió en permanente convulsión. Sin embargo, la situación de por si grave también sirvió para el retorno de la democracia.  Incluso a pesar de los excesos cometidos en contra de la ciudadanía.
“Habría sido un loco si me hubiese plegado al Plan Cóndor, ha declarado varias veces el militar al tratar este punto. También ha dicho: “Yo fui un pan con pescado. Para la derecha no desmonte lo que hizo el General Velasco y para la izquierda representé la contrareforma”. Gobierno criticado, gobierno controvertido con muchos defectos de raíz y con actos que hasta ahora siguen en debate. Tanto en los tribunales nacionales e internacionales. Como en la propia conciencia del pueblo. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario