jueves, 16 de mayo de 2013

CLARO... CLARISIMO

Ha transcurrido un tiempo aceptable del proceso de revocatoria  y ahora tenemos otra vez sentada y estabilizada a la Alcadesa de Lima, Susana Villarán de la Puente, en el sillón edil. El problema está que poco se sabe, a nivel de opinión pública, lo que efectivamente ocurre al interior del palacio municipal en el marco del gobierno de la ciudad de Lima. Urge la información cotidiana para que la ciudadanía esté, efectivamente, conectada con las autoridades que eligió.
·          
Dentro de este proceso de desinformación que, a como de lugar, hay que evitar, lo primero que se pregunta la gente es que si los regidores revocados, Eduardo Zegarra y Marisa Glave, fueron contratados en la tarea de seguir trabajando por el desarrollo de la capital del Perú. El tema lo ponemos en el tapete porque, evidentemente, la continuidad laboral de ambos tiene sus aristas y sus bemoles.
·          
En efecto, la última encuesta de Lima Metropolitana realizada por Datum da cuenta de que un contundente porcentaje del 73% de la población está en contra de las contrataciones de estos seguidores de la burgomaestre.
·          
 Tan sólo el 24% de los entrevistados están de acuerdo con ello. Mejor será que tanto Zegarra como Glave busquen trabajo en otros lares para así ser consecuentes con las exigencias del vecindario.
·          
En cuanto a la popularidad de la alcaldesa, teniendo en cuenta a la misma encuestadora, no es muy solida que digamos. Ni nada que signifique fama, adhesión total y éxitos. La aprueba un reducido tercio del 35 por ciento, mientras que el rechazo es mucho mayor con un significativo  62 por ciento de desaprobaciones.
·          
Otro hecho real, comprobado y determinante es que, según dicha encuesta, a la burgomaestre ni se le ocurra tentar la reelección.  El 81% rechaza tal posibilidad y tan sólo un 14% estaría de acuerdo con que continúe gobernando, en otro periodo,  las huestes de Fuerza Social comandadas por la actual alcaldesa. 

·          
 Le recomendamos hacer desde ahora planeamientos laborales a Susana a partir de 1914 que termina su período para que, de esa manera, no tenga ningún tipo de aprieto ni problema.  Ella puede recurrir a la experta en estas lides, Inés Temple. Por si acaso, la podemos recomendar desinteresadamente…
·          
Tampoco se sabe a ciencia cierta cómo van las relaciones entre Fuerza Social y el PPC al interior de la comuna capitalina. No hay una alianza formal con documentos de por medio. Pero si compromisos después de que los últimos apoyaron a los primeros en la revocatoria.
·          
Bueno será conocer que hace el regidor Pablo Secada con sus insolencias persistentes de campaña. O el propio Alberto Valenzuela que trató, por todos los medios, de convertirse en político acertado. Los dos del PPC  tienen que trabajar con los nuevos regidores que reemplazan a los revocados y que, dicho sea de paso, son completamente desconocidos por sus cuatro costados.
·          
A la Villarán la vimos como en sus años mozos pegándose un discurso al estilo de la guerra civil española en el velorio del Congresista Javier Diez Canseco. Le salió la garra de su extraviada juventud en las filas de Vanguardia Revolucionaria y del Partido Comunista Revolucionario (PCR), cuyo líder principal era Manuel Dammert Ego Aguirre, precisamente,  el accesitario en el Congreso del fallecido.
·          
En el homenaje al  parlamentario, Susana Villarán, apeló a los slogans de activismo tan usuales y desproporcionados entre los partidos de izquierda. No era precisamente la distinguida dama sonriente ataviada de su chalina verde ambiental, amplia de principios, tolerante, inspiradora de confianza, con reflexión reinante en sus expresiones y dotada de entera tranquilidad.
·          
 Nada de esos atributos predominaron en esta oportunidad que si fueron  utilizados hasta el cansancio  en la campaña municipal y en la propia revocatoria  que dicho sea de paso para ser justos, se armó antidemocráticamente en contra de ella. 

·          
Allí en el velorio era nada más y nada menos que Dolores Ibárruri, “La Pasionaria”, comunista de la gesta española cuando se enfrentaba a sus contrincantes. Tras el apasionado y particular discurso,  a renglón seguido de las muletillas y las repeticiones de frases grandilocuentes a gritos repetidos constantemente que Susana propició, la autoridad edil que representa a todos los limeños que indudablemente no son en su totalidad seguidores de Diez Canseco, le entregó la medalla de la ciudad a los familiares del parlamentario muerto.
·          
La  pregunta cae por madura: ¿para actuar así y otorgar distinciones, habrá consultado con los regidores del Partido Popular Cristiano, sus cuasi aliados? Parece que si porque en otro homenaje al líder socialista, en la Plaza Bolívar, el Congresista de esa filiación, Javier Bedoya de Vivanco, dicho sea de paso compañero de estudios en la Universidad Católica del extinto, hizo uso de la palabra, tras una abucheada de rechazo y silbatina total expresada por los asistentes a este acto. Lo noquearon al hijito de papá, perdón, de Luis Bedoya Reyes. Pero, felizmente, pudo hablar.
·          
A propósito de Diez Canseco. No se ha podido mantener la ecuanimidad con motivo de su muerte. Sus partidarios han hablado inclusive de un sentido de heroicidad en su vida. Mientras que sus detractores, irreverente y burlonamente, lo santificaron.
·          
Cierto es que se llegó al extremo que por un lado se dijo, prácticamente, “el héroe Diez Canseco”. Uno de los autores de tal teoría  fue el intelectual y pensador, Sinecio López, quien escribió una nota desproporcionada e  insólita en un diario local. Cuan Chapulín Colorado, de quien “nadie contaba con su astucia”. Mientras que por otro, en los sectores más reaccionarios, se le trató al homenajeado de San Javier no de Porres como San Martin, sino de marras. Evidente señal de burla y de rechazo.
·          
Ni lo uno ni lo otro  aceptable. Es decir, Diez Canseco no fue ni héroe, ni santo. No contribuyamos a los mitos de carácter enteramente dubitativo que a ningún buen camino conducen. Hay eso si registrado, so pretexto de la muerte del parlamentario, un sectarismo de la peor especie de frases, pensamientos y actitudes que volvió a aflorar contundente por la casona de San Marcos, plazas y calles de la gran Lima. Al igual que un desprecio de parte de los detractores con sus ataques fuera de lugar. 

·          
Lo mejor será que dejemos descansar en paz a JDC, un connotado político que enarboló ideas erradas de cambio y revolución, en forma tajante y enteramente vertical, que, para él y sus seguidores, eran consideradas acertadas. Nada más concreto y verdadero que ello.
·          
 Pero no para la mayoría de los peruanos. Javier  las expuso y actuó, siempre, con una connotada intransigencia. Acertado será que, en el futuro, sus seguidores la continúen proporcional y equitativamente. Para, precisamente, no continuar en el error.
·          
 Un hecho que si hay que reconocerle a Diez Canseco como virtud  es la actitud persistente en contra de la corrupción y su honestidad y honradez que quiso ser nublada por supuestos actos dolosos en movimientos de bolsa a favor de su ex esposa e hija, actos de por sí que nunca se probaron. Pero si se sancionaron con su suspensión parlamentaria decretada por un congreso inepto, mediocre, lleno de otorongos. Una injusticia de la peor especie.
·          
Completamente desacertado es cambiar la realidad de este político cuya desaparición, evidentemente, es lamentable. Nada de distorsiones.  Realidades como sinónimo de verdades son necesarias. Más aún cuando sus seguidores se tildan de demócratas. Hay que demostrarlo pronto y a como de lugar. Sin heroísmos, si fueran tan amables.
·          
Ni un centavo ha perdido la Cancillería con la renuncia del controvertido Embajador del Perú en Venezuela, Luis Raygada. Muy por el contrario se libró de un bodrio conflictivo total que disparaba a diestra y siniestra. No, cabalmente, como un diplomático, sino como un francotirador.
·          
Dónde se ha visto que un personaje que detenta tal titulo, eminentemente, conciliador deje de apoyar-como él lo hizo- a su Canciller, Rafael Roncagliolo, cuando pedía tolerancia y diálogo. A renglón seguido, inexplicablemente, arremetió contra la clase política para atacarla indebidamente en momentos que se atendía a los congresistas de oposición al régimen déspota de Maduro

·          
El corazoncito chavista de  Raygada latió persistentemente cuando lo ponderado y recomendable era esconderlo. Precisamente no ocurrió asi.  Zuácate se portó como un patán intolerante y autoritario. Al igual que su ídolo, el gorila Hugo Chávez, que sigue apareciendo cerca de Maduro, según sus palabras, para causar problemas como “un pajarito chiquitico”.
·          
Craso error del gobierno de Humala haber nombrado para tan alto cargo diplomático al  controvertido personaje, cuyo único mérito es su participación financiera en la campaña del nacionalismo, durante  las últimas elecciones presidenciales del 2011. Felizmente que Raygada renunció. Los diplomáticos de Torre Tagle deben estar crujiendo de felicidad. Ha salido un improvisado.
·          
Lo de Toledo si que es inadmisible. Ahora la madre política, Eva Rose Fernenbug, no sólo tiene casona de 4 millones de dólares en Las Casuarinas, el barrio más exclusivo de Lima, sino oficina de lujo con varios estacionamientos y depósito en el distrito de Surco que cuesta 832 mil dólares. ¡Qué buena suegra!
·          
El cholo sano y sagrado está en su laberinto y no sabe cómo salir de el. Por eso mismo declaró, bajo juramento, que no tiene más propiedades inmobiliarias que su casa en Camacho de la Molina y un inmueble de playa en Punta Sal. Esto es decir algo asi como Colón descubrió la América. Ya todos lo saben.
·          
Absolutamente nadie duda de ello. Lo que se tiene que aclarar y probar es que  las propiedades de la suegra son de ella o de terceras personas, como su yerno o su hija Eliane. Especifica y concretamente se quiere saber, de dónde viene la plata. He allí los problemas. Si  o si… La investigación, a profundidad y, a todo nivel,  es una necesidad de orden público, aunque el Congreso,inexplicablemente, lo respalda y trata de blindarlo. No puede ser. La moralidad de la nación es una obligación. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada