lunes, 15 de julio de 2013

EDUARDO JAHNSEN EN EL RECUERDO

Hay veces que sentimos remezones profundos y muy dolorosos  cuando los amigos se van. Tal  hecho de por si penoso y lamentable ocurrió hace poco a raíz de la muerte de Eduardo Jahnsen Friedrich, un abogado y sobre todo un intelectual de polendas, que falleció de un momento a otro, luego de haber cumplido, en fructífera vida desarrollada, una vasta labor intelectual poco conocida pero sin dejar de ser enteramente valiosa, en pro  de la vida cultural  del país.
En efecto, Jahnsen trabajó por su cuenta y varios años, más de una década entre  1980 o 1981 para adelante, en la Oficina de Asuntos Culturales de la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE). Allí escogió, estudió, editó y publicó  una serie de publicaciones de renombre y de aporte que sirvieron para esclarecer asuntos importantes relacionados con el quehacer del conocimiento en distintas especialidades como son: la Historia, la Antropología el Periodismo y las Ciencias Sociales.
Una realidad son, como logros  del conocimiento y preocupación espiritual  de este gran hombre, muchos libros que salieron a luz puntualmente. Entre ellos están: “El Diario de Witt”, el relato minucioso y amplio de un comerciante alemán relacionado familiarmente con la familia Garland que escribió sus experiencias en el país de forma enteramente franca, inclusive mordaz e incisiva, en una etapa cargada de historia desde 1824, poco después de la Guerra de la Independencia, hasta 1890.
Lo mismo ocurrió con “La Gaceta de Lima”, el primer periódico de América del Sur, que salió  a luz en dos tomos con anotaciones, análisis y estudios a profundidad de ese insigne pensador que fue José Durand Flores, esclareciendo lo que efectivamente pasó en Lima y otros lugares del país durante una época muy importante, como fue la Colonia en pleno dominio español.


Uno de los libros que forman parte del mérito intelectual de Jahnsen

UNANUE
Los esfuerzos del insigne editor se juntaron otra vez con Durand y por eso salió otra obra de gran valor de la que poco se sabía, no obstante su valor intrínseco. Fue así como se publicó, con el sello editorial de Cofide, creado por Jahnsen, “La Guía de Unanue” que sirvió para tener a la mano, y completamente ordenado, lo que hizo por el Perú este famoso prócer que fue médico de profesión.
Presentó en 1905, en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano, la obra “Mollendo y  la Provincia de Islay en 1944”, cuyo autor fue Guillermo Coloma Elías. Se trata de un volumen que con su contenido llenó un vacío en lo que se refiere a una ciudad que fue, durante muchas décadas, el segundo puerto del Perú que careció de una historia completa, veraz y documentada. Lo mismo hizo con otra publicación de Coloma titulada “Mollendo en los Albores del Siglo XX.
Mucho antes, en 1985, trabajó la edición y publicación de “Los Retratos de los Incas en la Crónica de Fray Luis de Murúa”. También impulsó otro volumen que investigó, redactó y fotografió denominado  “El País de las Lagunas: Historia y Ecología de la provincia de Junín.
Corrió a su cargo la edición y el prólogo del libro que sacó COFIDE,  “Descripción de la Costa Sur del Perú- 1822”, escrito por Joseph   Lartigue. Así se tuvo una idea cabal de la realidad hidrográfica de dicha zona, en los primeros años de la Independencia.
BASADRE
Le causó beneplácito a Jahnsen publicar, bajo el sello editorial  también de dicha corporación, “El Alma de Tacna”, obra al alimón escrita bajo el seudónimo de “Unos tacneños” por los renombrados intelectuales: Jorge Basadre y José Jiménez Borja.
Publicó por COFIDE  “EL Diario de la Campaña Naval Escrito a Bordo del Huáscar”. El estudio preliminar, la compilación, biografías y los articulos pertenecieron a un pensador y hombre de teatro de la talla de Guillermo Ugarte Chamorro.
Otra publicación que se preocupó en hacer realidad fue “La Etnografía Muchik en las Fotografías de H. Brunning” como un aporte escrito del progreso cultural del norte ddel país, sobre todo de la tierra de dichos antiguos peruanos.
Eduardo Jahnsen, más conocido por sus familiares y amigos como Edie, era un hombre bueno de carácter apacible y simpático que se dedicó por completo al saber, el conocimiento y los aspectos más notables de la humanidad.
Nació en el Puerto de Mollendo, si no nos equivocamos, allá por 1937. Su familia era oriunda de dicho lugar con antepasados, en el caso suyo por angas y por mangas de origen alemán. Muchos de sus parientes estuvieron en Europa en plena guerra mundial, sufriendo los embates de la tremenda conflagración.


 Tambien se difundió el pensamiento de Hipólito Unanue

EN LIMA
Entre la niñez para ingresar a la adolescencia vino con su madre, era el único hijo de ella, a vivir a Lima. En la capital, estudio en el Colegio Santa María que regentan los sacerdotes Marianistas. Entre sus compañeros de carpeta de la Promoción 1954 estuvieron: Manuel Moreyra Loredo, ex Presidente del Banco Central de Reserva, los abogado Agustín de la Puente González del Riego, Luis Rodríguez Mariátegui y el empresario Valentín Gazzani Bosworth.
Ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde estudio Letras, Derecho y Antropología y llegó a graduarse  de Abogado. En esta casa de estudios era admirador del insigne maestro Raúl Porras Barrenechea, profesor brillante de un curso  de su  predilección, Fuentes Históricas Peruanas.
Laboró muchos años en el Banco Industrial del Perú en asuntos relacionados con el Derecho y las pequeñas y medianas empresas. Pero, obviamente, su pensamiento principal estaba en los asuntos de carácter cultural que los desarrollo a plenitud, luego de su ingreso a COFIDE.
A Edie le gustaba también los temas relacionados con la política. En sus años mozos, el estuvo entre los adherentes a la Democracia Cristiana. De ello hay pruebas y anécdotas. Una de ellas fue que resultó ser uno de los que cargó, en hombros, al maestro Luis Jaime Cisneros,  luego de que el insigne profesor hablase en la actuación de fundación de ese partido en enero de 1956. Lo mismo hizo el Nobel actual, Mario Vargas Llosa.
VIAJES
También tenía  una preferencia definida por los viajes alrededor del mundo y por ello recorrió, en diferentes oportunidades, varias partes de  Estados  Unidos, Europa incluida la entonces Unión Soviética, Asia y el Medio Oriente, donde tomo infinidad de fotografías que guardó como colección especial. Era de su agrado enseñar sus vistas del exterior a sus amigos y a quienes se lo solicitaban.
Contrajo matrimonio con María del Carmen Caballero, con quien vivió mas de 30 años y procreó dos hijos: Christian y Ursula. Hombre de los que destacan, amigo cabal. Que descanse en paz.  Una vida con aportes. Los hemos subrayado porque, definitivamente, Edie, se lo merecía. Muy lejos de acá, entre el polvo y las estrelllas y desde la inmensidad del cielo azul, debe estar observándonos, con su expresiva sonrisa de hombre integro y cabal.  (Edgardo de Noriega)

1 comentario:

  1. A pesar que añísimos atrás que no lo veía, siempre recordaré al tío Eddie como una figura tan sabia y paternal. Era mi tío de cariño a quien conocí desde muy pequeña por ser gran amigo de mi padre; además estudié en el colegio con su hija, gran amiga mía de la infancia, quien el día de la misa del mes, demostrando gran coraje y un profundo amor por su padre, dio uno de los discursos mejor pronunciados y más sentidos sin dejar que las emociones lo interrumpan. Gran persona en todo el sentido de la palabra, cabeza de una gran familia. Será recordado siempre.

    ResponderEliminar