martes, 25 de marzo de 2014

CLARO...CLARISIMO

Muy controvertida  delicada y rechazable, por decir lo menos, la decisión de la Quinta Sala Penal de la Corte Superior de Lima de ordenar el traslado de los terroristas de la Base Naval del Callao a otras prisiones de donde, precisamente, se pueden escapar o dirigir desde allí siniestros planes de exterminio a los que están acostumbrados. Eso, definitivamente, los peruanos queremos evitarlo a como de lugar.
·          
Estos delincuentes son criminales avezados capaces de hacer cualquier barbaridad. Estamos hablando de individuos de la talla peligrosa de Victor Polay Campos, Peter Cardenas Schulte, Miguel Rincón Rincón y Oscar Ramírez Durand,  quienes mataron o estuvieron comprometidos en crimenes, con premeditación, alevosía y ventaja infinidad de veces.
·          
Sin que les tiemble la mano. Ni tampoco haya ocurrido cualquier acto que signifique arrepentimientos de su parte. Estas bestias no se arrepienten de nada. La verdad monta y lironda y, por esa misma razón, en ningún momento se  puede agarrar desprevenida a la sociedad.
·          
Se trata de criminales  que más sangre ha hecho correr en la historia peruana y que mayor riesgo de fuga suponen. Nunca debemos olvidar que Polay, con otros 46 subversivos del MRTA, escaparon del penal Castro Castro por un túnel de 320 metros que abrieron, el mismo que desembocó a una casa abandonada.
·          
Incluso se dice que el jefe de la organización terrorista planea la venganza por la muerte de su madre que hace un tiempo fue asesinada a cuchillazos por la sirvienta que quiso robarle y que aún no ha sido capturada por la policía. Este individuo trataría de ejercer la justicia por sus propias manos. Lo que es, evidentemente, inaudito
·          
Los desalmados perfectamente pueden seguir dirigiendo operaciones terroristas de evidente peligro desde una cárcel a diferencia de la base naval, donde existen todas las medidas para poder evitarlo. 
·          
La resolución judicial se ha convertido en un peligro total en vista de que es un precedente nefasto para que otros delincuentes, como Vladimiro Montesinos Torres y Abimael Guzmán Reynoso  presos en la referida base, puedan invocar un tratamiento similar. Tras cuernos palos. Eso, definitivamente, no puede ser ni se debe permitir.
·          
Por sus evidentes despropósitos, la sentencia tiene que ser anulada y las autoridades del gobierno  tomar las medidas necesarias  para que la base naval cumpla con todos los requerimientos que la regulación penitenciaria demanda. Estos asesinos no tienen ninguna razón para pedir una reubicación.
·          
Aquí hay un hecho que felizmente ha ocurrido. El Instituto Nacional Penitenciario (INPE), la Defensoría del Pueblo y el Presidente del Poder Judicial, Enrique Mendoza, criticaron duramente la decisión tomada por el indicado tribunal limeño que esta conformado por los doctores Oscar Súmar y Julio Biaggi Gómez. Este último hijo de un dirigente aprista connotado como fue Romualdo Biaggi constituyente de 1978, diputado por Lambayeque, senador en varias oportunidades y Presidente de la cámara alta entre 1988 y 1989.
·          
Cabe recordar que el terrorismo en el país creció, entre otras razones, porque un sector de la sociedad subestimó y fue indulgente con sus integrantes y su pensamiento radical. Cierto es que otros grupos los defendieron y, a la hora de los loros, se hicieron de la vista gorda frente a sus atrocidades por empatía ideológica. A quien le caiga el guante que se lo chante.
·          
Lo cierto es que el monstruo creció, causó numerosos destrozos y lo que es peor costó innumerables vidas, vulnerando por completo la paz y el desarrollo nacional. La Comisión de la Verdad y Reconciliación, en su oportunidad,  habló de 60 mil personas fallecidas por este flagelo.
·          
Los terroristas por si acaso no son víctimas. Ni personas maltratadas en las prisiones. El Estado no abusa de ellos y lo que se debe buscar que estén totalmente controlados. A pesar de la convulsión de ciertas ONG y hasta organismos internacionales que, con sus actitudes tan equivocados, lo único que hacen es darle la oportunidad a estos enemigos totales de la patria
·          
Hace 10 años murió el mejor humorista que tuvo el Perú en el siglo XX: Luis Felipe Angell de Lama más conocido como Sofocleto, con quien trabajamos, un buen tiempo, en las redacciones de los diarios “Correo” y “Ojo”. Genial con sus sinlogismos, frases celebres, artículos, periódicos y libros que escribió a lo largo de  su trayectoria como periodista excepcional.
·          
Hombre polémico y controvertido. El genio fuerte, peleador constante y de decisiones drásticas, conflictivas. Lo que facilitó para dudar inclusive de su catadura moral y ética. Sus detractores, muchas veces, lo señalaron con el dedo acusador.
·          
No obstante, nada delictual llegó a probársele. El hecho concreto es que no destacaba, precisamente, por sus actos de honradez y honestidad. Mala fama tenia y eso nadie lo puede negar. Contarlo no es denigrar su memoria. Solo ser testigos de cargo para que la verdad salga a flote.
·          
Lo que se comentaba, a manera de chisme constante, es que Sofocleto cabuleó y engaño hasta  a Fidel Castro a cuya revolución traicionó a cambio, se aseguraba, de apoyo  contante y sonante de billetes, dados por los enemigos de los cubanos. Lo único comprobado es que de izquierdista convicto y confeso pasó  a ser un enemigo total  del comunismo y la progresía
·          
La vida de Sofocleto fue enteramente especial como su velorio ocurrido en la Iglesia Santa María Reyna de San Isidro y su entierro en el Cementerio Jardines de la Paz de la Molina. Los asistentes contados con los dedos de la mano: el periodista y abogado Alfonso Grados Bertorini, los dirigentes populistas: Gastón Acurio Velarde, Carlos Cabieses y Miguel Angel Alva Orlandini.  Exceptuando sus familiares, nadie más.
·          
Más allá lloraba desconsoladamente su primera esposa, la señora Lora de la Piedra, nieta del político odrista, dueño de la hacienda Pomalca y hombre de derecha Julio de la Piedra, con quien al final de su vida se volvió a amistar y convivir, tras haber contraído antes varios matrimonios con sus respectivos divorcios. 
·          
En esos dramáticos momentos, el cuadro de contradicciones se presentaba a todo dar porque quien consolaba a su madre era nada más que el hijo quien se peleó,  a todo dar,  con su padre por cuestiones económicas y de dinero.
·          
La controversia se hizo enteramente pública e incluso fue dada a conocer, con lujos de detalles, por la televisión. Aquí no existía ese mandamiento de la ley de Dios que es Honrar Padre y Madre. Pero lo cierto es que el progenitor no tenía ningún empacho en darlo a conocer y lo hizo. Incluso de discutir, como si no tuviesen ningún parentesco, ante el público.
·          
Precisamente al velatorio, lejos del cadáver yerto en el ataúd y para completar el cuadro de desgracia controversial, llegó una de sus mujeres anteriores y comenzó a lanzar gritos e insultos en contra del mismísimo muerto. A los pocos minutos, la mujer se calmó y se fue. El despecho había sido expresado en toda su extensión. Felizmente, sin mayores líos ni enfrentamientos.
·          
Otra de sus amantes del pasado arribó al cementerio poco  antes de sepultarlo, vestida de reluciente rojo. Fue entrevistada con la ropa del mismo color por la TV y  opinó, suelta y oronda, sobre la vida del extinto Como signo de que no guardaba ningún luto por el que fue el amor de sus amores.
·          
En una de sus deportaciones de las que innumerables veces sufrió, ésta durante la dictadura militar de Velasco, el autor de estas líneas le llevó en un viaje que hizo a Buenos Aires donde obligado residía, una pequeña encomienda, a pedido de uno de sus familiares con cierto temor del contenido porque, precisamente,  el  genial colega no era muy confiable que digamos. Pero amigo al fin y al cabo.
·          
Sin embargo, este seguro servidor  cumplió con el pedido solicitado y le entregó al periodista el paquetito, luego de juntarse con él en un departamento del centro de la capital argentina, donde funcionaban las oficinas del dueño del diario Expreso, Manuel Ulloa Elias. compartidas con otro hombre de prensa famoso por sus columnas políticas, Manuel D’Ornellas Pardo. Los tres estaban perseguidos por Velasco
·          
El hecho es que el propio Sofocleto  abrió la encomienda de marras, delante del que la trajo,  donde habían varias cartas de sus seres queridos  quienes, a su solicitud, le habían enviado rocotos que le encantaban para acompañar a las comidas. El aditivo picante lo extrañaba y por eso mismo lo pidió. Ese era el contenido principal del paquetito. Felizmente que fueron picantes y no otras cosas prohibidas.
·          
Casi al final de su vida, el periodista compró un departamento de lujo frente al mar a la mitad del Malecón Cisneros  en Miraflores y como estaba en el primer piso, de los 10 o más que tenía el inmueble, decidió de facto no pagar el mantenimiento correspondiente, violando por completo las leyes de la propiedad horizontal que lo obligaba a cancelar, de todas maneras, esos tributos.
·          
 Evidentemente que la administración  y los vecinos se llevaron muy mal con el ilustre periodista. Santo no era. Pero si enteramente valioso en lo que escribía, realmente y sin exagerar, con genialidad.
·          
Lamentable y preocupante es lo que está ocurriendo  en la Región Ancash. Hay altos índices de criminalidad y del 2014 a la fecha nada más y nada menos  han ocurrido ocho crímenes políticos. La tierra de nadie. No puedo ser y hay que actuar con mano fuerte para que la tranquilidad y la paz vuelva a esta zona próspera y minera.
·          
A propósito, el fuerte ingreso por canon minero, a manera de botín, motiva las sangrientas pugnas de este tipo. Cuanto más plata hay de por medio, más problema existen. Lo último lamentable es el asesinato del  ex consejero regional, Ezequiel Nolasco Campos, adversario total del Presidente Regional, Cesar Alvarez, quien es sindicado como el principal sospechoso.
·          
El despelote es grande y, sobre todo, vidas de por medio sacrificadas por manos desconocidas que necesitan descubrirse para bien de la justicia. La región está inundada de corrupción. El común denominador de los crímenes es haber sido perpetuados por sicarios. El esclarecimiento y la justicia debe reinar por la zona. Tal  es el clamor de la población. 
·          
Claramente se ha notado, de un tiempo a esta parte, que existen dos bandos enteramente marcados al interior del Partido Popular Cristiano (PPC). Los institucionalistas  encabezados por el Presidente de la agrupación Raúl Castro Stagnaro y los  reformistas con los congresistas Alberto Beingolea, Juan Carlos Eguren y Marisol Pérez Tello. Quién se impondrá. Vaya uno a saber.
·          

Lourdes Flores Nano se ubica evidentemente al lado de los segundos y cada vez que puede le da duro a Castro. La infraternidad entre ambos sectores es una realidad y hasta ahora el jefe máximo, Luis Bedoya Reyes, no ha dado su opinión. Hay crisis y fuerte. Lo que evidentemente debilita al partido de la derecha y el conservadorismo  peruano. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada