martes, 25 de marzo de 2014

MUJICA: LA MODESTIA EN PERSONA

Llama la atención por su modestia total y su ingenio que es apabullante. Con todo el pasado encima de violencia y desenfreno guerrillero, este hombre llegó al poder en el Uruguay  por intermedio del apoyo popular y democrático  de  más de la mitad de los electores. Actualmente se desempeña, de manera muy especial, como Presidente de la República. Capaz de salir vestido de lo más sencillo, sin terno ni corbata. Camisa deportiva, pantalón común y corriente de algodón y sandalias sin medias enseñando, sin ningún problema, las uñas largas de los pies en actos oficiales e incluso protocolares. Nada de convencionalismos. Por eso mismo vive en una chacra y no en la residencia presidencial. Completamente informal
La imagen  de José Mujica ha dado la vuelta al mundo por razones obvias. Desencaja por completo de la idea que se tiene de un mandatario y  jefe de estado. Jamás usa twitter. Menos correo electrónico. Para comunicarse telefónicamente,  lo hace con un viejo celular plegable de lo más sencillo atado con una banda elástica. Cuando ésta se rompe, le hace un nudo y sigue hablando.
En su tiempo libre se dedica a cultivar flores y hortalizas en el pequeño fundo de propiedad de su esposa, la senadora  Lucía Topolansky, ubicado en una zona rural de Montevideo llamada Rincón del Cerro. Allí, en momentos que lo visitan o al pasar la gente por el lugar, se puede ver ropa tendida  que le pertenece a ella y a él en unos cordeles al aire libre. Cotidianamente y durante todo el año.



Jose Mujica, Presidente de la República Oriental del Uruguay.

“MANUELA”
A  la  entrada del predio agrícola en las afueras de la capital, tras un portón grande, hay un cuarto de estar sencillo y modesto, lleno de fotos y recuerdos. Y detrás una cocina pequeña, donde el Presidente suele lavar a mano los vasos de vidrio para servir un trago a las visitas. 
 Más allá cerca a los cultivos de flores coloridas y diversas, la perra chusca de nombre “Manuela”  con una pata amputada. Lo acompaña desde hace una punta de años. A su dueño, lo huele. Lo lame, lo entretiene, lo sigue y allí está cumpliendo su papel tan mentado y comprobado de ser el animal más fiel de este político tan peculiar. Más consecuente que los humanos, como dice el añejo y convincente refrán.
El  Presidente dona, de manera desinteresada y por convicción,  casi el 90% de su sueldo para la caridad y las obras sociales. De forma puntual y todos los meses. Sin embargo, la pareja presidencial  tiene un patrimonio modesto, además de la chacra, dos antiquísimos y descuidados automóviles Volkswagen escarabajos  y otros dos tractores para cultivar la tierra. Eso es todo y nada más.
Lo llaman cariñosamente Pepe.  De política si que  conoce a raudales y a profundidad. La ejercerá, según ha dicho en varias oportunidades, “hasta que se vaya de este mundo con las patas hacia adelante”. Lo que significa que piensa practicarla hasta que se muera. 
DECEPCION
Nació en  Montevideo hace 78 años y de joven militó con convicción de cambio en el Partido Nacional, agrupación política que actualmente es opositor a su gobierno. Salió de allí porque se decepcionó.
 No ocurrieron las reformas y cambios que anhelaba como válidas para la sociedad uruguaya y los más pobres, según declaró en una entrevista de semblanza de su existencia. Su profesión es la de chacarero y floricultor
A reglón seguido, en los convulsionados años 60, fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, una peligrosa y violenta guerrilla armada de extrema izquierda  responsable directa de asaltos, secuestros y asesinatos influida totalmente por el marxismo y la revolución cubana.
 Sus compañeros extraviados en ideología y actos eran entre muchísimos otros:  Raúl Sendic, el jefe y fundador del movimiento, ya fallecido y el actual Ministro de Defensa de su gobierno, Eleuterio Fernández Huidobro.
Su vida a salto de mata  larga y dramática. Lo hirieron varias veces en enfrentamientos duros y violentos con la policía y las fuerzas armadas. De la misma forma lo detuvieron. Escapó de la cárcel junto a más de un centenar de militantes, en una de las mayores fugas carcelarias de la historia de su país.


Un chacarero total.


PRESO
 Recapturado, escapó y cayó preso otra vez. En total,  14 años privado de la libertad. Tras  el golpe de estado de 1973, formó parte de un grupo de nueve rehenes tupamaros que el régimen militar tuvo en condiciones infrahumanas de tortura y aislamiento, encerrado un tiempo incluso en un aljibe
Recordando esos duros y  dramáticos momentos, Mujica dice pausadamente: “Tales años de soledad fueron quizás los que más me enseñaron. Estuve siete años sin leer un libro. Tuve que repensarlo todo y aprender a galopar hacia adentro por momentos, para no volverme loco”
Lo benefició una amnistía en 1985 que lo sacó de la cárcel y él se dirigió directo a la chacra para cultivar la tierra durante diez años seguidos. Hasta que volvió a la política y lo eligieron Diputado. Posteriormente Senador con el mayor número de votos que se registró en la historia del país. El record no ha sido superado. Lo designaron Ministro de Ganadería y Agricultura del primer gobierno de la coalición de izquierda, presidido por Tabaré Vásquez
El año 2009, en carrera ascendente y precisa, lo designaron candidato presidencial de la izquierda y le ganó las elecciones, con el 53% de los votos en segunda vuelta al representante del Partido Nacional, Luis A.  Lacalle, quien hasta ahora lo critica. Mientras tanto, cubre el periodo presidencial comprendido entre el 2010 y el 2015.
PROBLEMAS
Su rival Lacalle, que no le perdona la derrota, sostiene lo siguiente: “La gestión no ha sido lo exitosa que se cree y hay serios problemas en el campo de la salud, la educación y las obras publicas. La modestia es una opción estudiada y falsa con la cual busca conseguir popularidad”, sostiene con dureza
Luego añade: “Recibió prosperidad económica que no ha podido ni siquiera mantener. En el Uruguay se gasta más de lo que se recibe. El Presidente tiene que ser un ejemplo y éste no lo es. Hasta usa malas palabras, gruesas y ordinarias. Dónde estamos”
A su turno Mujica replica: “Que critiquen todo lo que quieran. Conmigo han hecho eso toda la vida. Yo seguiré gobernando igual y a mi manera para darle bienestar y tranquilidad a mi pueblo”. Buscaré el acierto y si hay errores lo superaré”.
Personal y espiritualmente, Mujica es un hombre sin religión que es panteísta,  como signo de ser admirador total de la naturaleza. A pesar de la crítica de sus enemigos, las actitudes de vida trascienden fronteras y en el país goza de popularidad. Unas veces más Otras menos, según el veredicto de las encuestas. Hoy su aceptación, si le hacemos caso a sus adherentes, pasa lejos del  60%.



MARIHUANA
 Lo tienen en cuenta, en apoyo pero también de controversia paralela, cuando  promueve el consumo de marihuana con leyes estatales, permitiendo la comercialización correspondiente. Como  lo viene haciéndolo actualmente para despecho total de sus detractores que no le perdonan, según ellos, tan irresponsable actitud.
Su país tiene 3.3 millones de habitantes. En siete años, de acuerdo a la opinión de Mujica, 850 mil salieron de la pobreza en los últimos años. El gobierno, para él, impulsa eminentemente una política social fuerte. Lo que sus adversarios lo niegan por completo.
Descendiente de vascos que llegaron a Uruguay hacia 1840 y cuyo origen es la localidad vizcaína de Muxika. Vino al mundo en el barrio capitalino de Paso de la Arena. Hijo de Demetrio Mujica Terra un granjero que murió cuando el hijo tenía 6 años, en la peor de las crisis económicas y completamente quebrado. Su madre se llamaba, Lucy Cordano, descendiente de italianos que en su país cultivaban viñas.
Cursó sus estudios primarios y secundarios en  la escuela pública del barrio que lo vio nacer. Quiso aprender el Derecho para ser abogado. Nunca terminó la carrera. No servía para ella y carecía por completo de la vocación necesaria. En su niñez y juventud, un deportista completo. Ciclista de los buenos, representando a varios clubes y en todas las categorías. 
TUPAMARUS
Secretario General de la Juventud del Partido Nacional. Allí fue llevado por su tío materno, Angel Cordano.  Lo abandonó y creo La Unión junto al Partido Socialista y un pequeño grupo denominado  Nuevas Bases. Hasta que surgieron los temidos tupamarus. Uno de ellos, Mujica. Con entero entusiasmo.  Mucho desafío y total equivocación.
Sin embargo, posteriormente como ministro fue un notable operador político y un generador de opinión, con una novedosa capacidad de diálogo con la sociedad.  Utilizaba expresiones curiosas y comentarios sorprendentes. Ganó la simpatía de la ciudadanía, aunque muchos se quejaron por su falta de profesionalismo.
Como diputado  empezó su vida política formal encausada dentro de la ley y el orden establecido. Manifestó sentirse como un “florero” al comenzar su actividad parlamentaria. Con sus actitudes simples y sinceras se ganó la atención de la gente. Lo primordial y efectivo resultó que  capitalizó el descontento. La ciudadanía lo sentía efectivamente como su líder y su conductor.
Por aquel entonces  se publicó el libro “Mujica”, cuyo autor  es el periodista y escritor Miguel Angel Campodónico, donde se recoge, con lujo de detalles, la vida y el pensamiento del guerrillero convertido en presidente.
Mujica juró como Presidente de la República Oriental del  Uruguay el 1° de Marzo del 2010  en el Palacio Legislativo, ante su esposa por ser la primera senadora de la nación. El solemne acto se realizó con la presencia de los representantes de los diferentes partidos de esa nación y de personalidades de varios países.


En sus épocas de guerrilero.
EJES
Entre ellos: Hillary Clinton de Estados Unidos, los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, Ecuador, Rafael Correa,. También los esposos argentinos, Néstor Kirchner, jefe de estado y Cristina Fernández, actual presidenta del país de la plata . En su discurso elogio su pasado guerrillero, sus ideas y su largo camino para llegar a la primera magistratura.
Luego se realizó una manifestación popular a manera de caravana que desembocó en el lugar de la toma de mando efectuado en una ceremonia al aire libre realizada en la Plaza de la Independencia, la más importante del país. El presidente saliente, Tabaré Vásquez, le colocó la banda presidencial.
En el primer gabinete que conformó se respetó los resultados de las elecciones.  El Movimiento de Participación Popular obtuvo cuatro ministerios. El Frente Liber Seregni tres. El Partido Socialista dos. Otras agrupaciones aliadas incluido el Partido Comunista, una  cada una. Los puntos claves del plan de gobierno eran la eliminación de la indigencia y la reducción de la pobreza en un 50%. 
ECONOMIA
El flamante presidente electo eligió cuatro ejes fundamentales para las políticas del estado: Educación, Seguridad, Medio Ambiente y Energía. A la oposición se le pidió colaboración y el gobierno aseguró que llevaría a cabo una efectiva y moderna reforma de la administración pública. La batalla en este último campo continúa, pero es dura. No se ven fácilmente resultados.
En cuanto a la política económica se propugna la promoción de la inversión nacional y extranjera. Hay un ambicioso plan denominado “de integración socio habitacional juntos” financiado por colaboraciones  solidarias de las empresas privadas, cuyo accionar se respeta por completo, y la venta de  propiedades del Estado que han caído en desuso.
El objetivo primordial de este proyecto es brindarles a las familias pobres un hogar donde vivir. No le gusta a Mujica llamarle un plan de vivienda, sino de visión de futuro. La primera casa se construyó en el asentamiento informal Primero de Mayo. Las viviendas son levantadas con la ayuda profesional de los técnicos. Pero también con la colaboración de los propios interesados, los vecinos y los voluntarios. Todos a uno trabajando.
Las relaciones con la Argentina se han mejorado notablemente. Ahora el tránsito fluye notablemente entre los dos países y se ha permitido el ingreso de personal técnico argentino a la planta de celulosa más importante del país uruguayo.
¿QUE ES?
Una comisión binacional de seguimiento comercial está en pleno funcionamiento, evitando la demora de ingreso de los productos, las licencias y los distintos trámites que implican este tipo de transacciones.
Adicionalmente hay un convenio para la puesta en marcha de una planta de gas natural intercambiable entre ambas naciones durante los próximos 15 años, con una inversión estimada en 18 millones de dólares.
Un gobierno uruguayo a decir de su presidente que no es de izquierda ni de derecha. Lo dice un guerrillero. Cómo no creerle si hasta ahora, con cuatro años de que tomó el poder y faltando tan sólo uno, no ha ocurrido nada que signifique una revolución total. ¿Un nuevo y efectivo progresismo? Habrá que ver cómo termina. El tiempo que es corto para la respuesta tiene la palabra. Veamos y analicemos. (Edgardo de Noriega)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada