martes, 30 de septiembre de 2014

PROLIFERAN LOS ROBOS EN LA MOLINA

La inseguridad ciudadana ha llegado a extremos inconcebibles. De un tiempo a esta parte, en un sector residencial y tranquilo como es el distrito de La Molina, los vecinos de varias urbanizaciones  viven atemorizados por peligrosos asaltantes que ingresan a sus domicilios y se llevan todo lo que sea de valor.
Los robos se realizan constantemente con  una característica específica: la matanza de los perros que cuidan las casas a cargo de los ladrones que los envenenan para ejecutar sus fechorías. Los delincuentes vigilan  las residencias desde los cerros.
A renglón seguido y luego de percatarse que no hay nadie ingresan a las casas subrepticiamente forzando con “pata de cabra” las puertas. Tambien suben por los cercos. Para deshacerse de las mascotas utilizan  un potente veneno que incluso acaba con las palomas que tienen contacto con la baba del can. Al peligro también están expuestos los niños pequeños
El último mes varios perros fueron envenenados en la Urbanización La Pradera. Lo mismo ocurrió en la Estancia, Rinconada y La Planicie. No obstante de que, en todos estos sectores, el control de ingreso y salida es muy estricto. La policía patrulla las calles y los agentes de zerenazgo hacen lo propio durante la noche,
De la puerta para afuera, la Molina está segura. El problema viene desde la parte de arriba contigua a los cerros que es una coladera. La Policía de la Molina capturó, hace poco, una banda de ladrones.


Resultado de imagen para dISTRITO DE lA mOLINA

BOCADOS
Sin  embargo resulta complicado hacer un patrullaje permanente en las zonas altas con tan pocos agentes que existe en el lugar. La Municipalidad del sector y las propias dependencias policiales, en los últimos meses, sólo tiene registrado  pocos robos Incluso  sin  ningún perro muerto.  Ello se explica que los damnificados evitan hacer las denuncias para evitar venganzas o represalias
La  mayoría de ladrones vienen de Ate, Cieneguilla y Villa Maria del Triunfo. Ellos se llevan, casi siempre, de las residencias: joyas, muebles, adornos finos, locería, cuadros, electrrodomésticos, dinero en efectivo, celulares y todo lo que sea de valor. Nada respetan.
Los damnificados encuentran los “bocados” en los jardines de su casa luego de ocurrido un robo. Los perros están en peligro constante y, muchas veces, los matan sin concretar el robo.En otras oortunidades, los ladrones sólo pasan por las casas para ingresar a las otras viviendas
Los bocados hallados, según examen hecho por los veterinarios, tienen grandes cantidades de fosforado que es un veneno para los roedores, mezclados y camuflados con trozos de carne y otras comidas.
Por otro lado, cabe señalar que en el Perú no existe una ley que sancione el maltrato a animales como  un delito en el Código Penal.  Solo existe una disposición que castiga esto como una falta. Es decir, se trata de una infracción penal menor a los actos violentos.



El mapa del distrito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada