martes, 30 de septiembre de 2014

UNANUE : EL TALENTO EN PERSONA

Las virtudes eran múltiples y variadas en una vida de conocimientos plenos. Desde ser un naturalista meteorólogo hasta desempeñarse en la medicina incluso como maestro con talento singular que le permitió fortalecer en el país los estudios de tal profesión de pergaminos y sacrificios. Todo esto ocurrió en el Perú emergente del siglo XIX, Sin olvidarnos que también fue valiente, persistente y de sólidos principios.  Aquel  de los que se juegan por entero, sin faltarle agallas, en la búsqueda y consecución  de la libertad para todos. Por eso, precisamente por eso, el hombre se convirtió en un digno prócer del Perú que colaboró con San Martín y Bolívar. Un político honesto y consecuente. Ministro de estado en distintas carteras y oportunidades. Como la de Gobierno y la de Relaciones Exteriores. Diputado y Constituyente de fácil oratoria que convencía con infinidad de argumentos y mucha facilidad. Llegó a ser inclusive Presidente del Consejo de Gobierno, cargo que correspondía a la más alta función ejecutiva de la nación peruana.
Tales son los méritos innegables de  José Hipólito Unanue y Pavón que fue considerado en su época,  sin ningún tipo de exageraciones por unanimidad y como expresión genuina de la realidad, como el talento en persona, habiendo figurado con creces tanto en la época de la Colonia como a inicios de la República emergente.
Nacido en Arica que en, aquel entonces pertenecía al Virreinato del Perú, el 13 de Agosto de 1755. Habiendo sido sus padres: el vasco Miguel Antonio Unanue Montalivet y la ariqueña  Manuela Pavón Salgado, descendientes directos de españoles peninsulares.


Hipólito Unanue: médico e intelectual de primera

SACERDOCIO
Su familia no contaba con recursos económicos. Muy por el contrario, su progenitor quedó al borde de la miseria por la pérdida de una embarcación que constituía su única fuente de ingresos. Precisamente unos días antes de su nacimiento.
En su ciudad natal,  estudió las primeras letras. Por vinculaciones familiares con el clero se inclinó, precisamente, por el sacerdocio. Esta carrera  la desarrolló en el Seminario de San Jerónimo de Arequipa. Allí se especializó, además, en Filosofía, Humanidades y Principios de Jurisprudencia.
Hacia 1777 se trasladó hacia Lima e ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde puso de relieve su vocación por la Medicina que la aprendió con tesón y entusiasmo. Por sus reducidos ingresos de dinero, también, a la par, trabajaba para ganarse el pan de cada día y poder mantenerse.
Lo hizo como preceptor de la casa de Agustín de Landáburu, uno de los hacendados más ricos de la capital, quien le brindó su apoyo al descubrir  en él dotes  brillantes de intelectual. Hacia 1883 se graduó de Bachiller en Medicina, prestando el juramento correspondiente. 
ARTICULOS
Contribuyó a la formación de la Sociedad de Amantes del País, en cuya publicación “El Mercurio Peruano”, escribió constantemente artículos de diversa índole sobre la patria peruana. En la primera oportunidad, presentó  a los lectores una especie de ensayo en que resaltaba la idea general del Perú para que sea no sólo conocido aquí, sino en el exterior.
Perfiló el concepto de la patria peruana, aprovechando las páginas de esta publicación, tras presentar al país como una unidad geográfica e insistir con ahínco en la búsqueda de una identidad donde predomine, por completo, el humanismo.
Logró el apoyo  del Virrey Francisco Gil de Taboada para la creación del Anfiteatro Anatómico de la Universidad de San Marcos que se inauguró el 21 Noviembre de 1792. En esta ocasión,  leyó un discurso titulado “Decadencia y restauración del Perú”. La tarea cumplida terminó por encumbrarlo como un puntal del  ambiente intelectual limeño.
Lo nombraron Cosmógrafo Mayor del  Reino y editó “La Guía Política, Eclesiástica y Militar del Virreinato del Perú (1793.1797)”. Con el fin de  discutir las teorías de los naturalistas europeos sobre el peso de la naturaleza en América y sus habitantes, sacó el libro que causó mucho interés titulado “Observaciones sobre el Clima de Lima y su Influencia en los Seres Organizados, En Especial el Hombre”. La obra demostró una madurez y una lucidez conceptual, mereciendo infinidad de elogios.


Monumento en su homenaje ubicado en el Parque Universitario

COLEGIO DE MEDICINA
Lo nombraron Protomédico General del Perú, cuya resolución correspondiente la firmó el Virrey  José Fernando de Abascal. Aprovechando tal cargo,  puso a funcionar un Colegio de Medicina que comenzó a operar en el Hospital de Santa Ana, mientras se construía su edificio propio
Con su propio dinero costeó la dotación  de enseres e instrumentos para el nuevo local que también  contó con el apoyo del gobierno, del clero y de personas pudientes. Como agradecimiento al Virrey, por su cooperación decisiva, se bautizó este centro de estudios como Real Colegio de Medicina de San Fernando que se inauguró en  1808. A instancias del médico, el Virrey instaló en las afueras de la ciudad el Cementerio Presbítero Maestro. Por aquel entonces, los entierros se realizaban en las iglesias y otros recintos religiosos.
No obstante su acercamiento y proximidad al gobierno virreinal, Unanue colaboró en periódicos calificados como sediciosos por su propaganda liberal e independista como: “El Verdadero Peruano” y el  Satélite del Peruano.
Lo eligieron como Diputado a las cortes por Arequipa y viajó a España.  Cuando llegó a la península, este organismo había sido disuelto por la reacción absolutista. Entonces, visitó al Rey  Fernando VII y consiguió apoyó pecuniario para el Colegio de San Fernando. 
MINISTRO
Lo que se comentó mucho es que el monarca le ofreció el titulo de Marques y Unanue lo rechazó con cortesía.  Aceptó, únicamente, un óleo  de la Virgen de la Asunción al igual que el nombramiento como Médico de la Real Cámara.
Regresó a suelo peruano y se traslado a Cañete en busca de descanso. Lo llamaron por los sucesos de una próxima emancipación  política del Perú. A solicitud del Virrey integró como Secretario la delegación realista que se entrevistó en Miraflores con los emisarios del General San Martín.
Luego de que  Lima fue ocupada por los patriotas, resultó ser, por convicción, uno de los firmantes del Acta de Declaración de la Independencia, aprobada en sesión del Cabildo Abierto del 15 de Julio de 1821. Proclamada la liberación e instalado el gobierno protectoral, a Unanue se  le encomendó el Ministerio de Hacienda, cargo que ejerció desde el 3 de Agosto de 1821 al 21 de Septiembre de 1822.
Tuvo que afrontar la trabajosa tarea de mantener la administración del estado a pesar de la labor destructora de los realistas y los efectos inmediatos de la libertad económica. Uno de los fundadores de la Orden del Sol y miembro de la Sociedad Patriótica, ante la cual disertó sobre el régimen político más conveniente para el Perú
Como Diputado por Puno integró el Primer Congreso Constituyente del país cuya presidencia ejerció durante dos meses. Participó, decididamente, en  los trabajos de la comisión encargada de redactar el proyecto de “Constitución de la República con otros miembros de la cámara.


Un libro que difunde su valiosa obra.

CON BOLIVAR
Entre el marco de la disputa entre el Congreso y el Presidente Riva Agüero, siguió a éste hasta Trujillo y aunque lo nombraron Senador por Tacna del congreso instalado en dicha ciudad no aceptó y retornó a Lima
Conversó con Bolívar ni bien el Libertador llegó a suelo peruano. Inclusive lo sirvió como médico cuando el venezolano estuvo afectado seriamente de salud  en Pativilca. De 1824 a  1825, bajo la dictadura que quería ser vitalcia, desempeño varias carteras ministeriales: Gobierno, Relaciones Exteriores y Hacienda.
Ejerció la vicepresidencia del Consejo de Gobierno y después la presidencia del mismo organismo en reemplazo de José de la Mar entre el 10 de Abril de 1825 y el 5 de Enero de 1826, mientras Bolívar se encontraba en el sur. Así estuvo a la cabeza del Poder Ejecutivo peruano.
Durante su gestión, en el aspecto económico, dictó el primer reglamento de comercio, estableció el personal de aduanas y dio impulso a la agricultura, minería  e industria manufacturera. Fundó infinidad de colegios y preparó los planes de estudios correspondientes. 
SOCIEDADES
Creó sociedades con fines cuilturales como la Sociedad Filarmónica y el Museo de Ciencias Naturales. Además impulso la primeara junta de beneficencia pública, varios establecimientos hospitalarios y propagó la vacunación para erradicar la viruela entre la población.
Lo nombraron Ministro de Justicia y Negocios Eclesiásticos. Sin embargo, tras la partida de Bolívar, se retiró a su hacienda San Juan de Arona, ubicada en el valle de Cañete. Enfermo tuvo que soportar la pérdida de su segunda esposa, Josefa de la Cuba Ballón.
La primera fue Manuela de la Cuba Rocha con quien no tuvo descendencia. De Josefa, sobrina de Manuela, tuvo cinco hijos: Jesús, Francisca, Germán, Rosa y José. Del prócer, entre otros, descienden:  los Paz Soldán, los  Larraburre y los Rada y Gamio.
La figura más importante de la ilustración peruana que recogió datos para su obra capital, Observaciones Sobre el Clima de Lima”, un tratado que, dentro de la tradición hipocrática, se proponía explicar las causas climáticas de las enfermedades de la ciudad de Lima. Para verificar sus tesis, relacionó datos meteorológicos con observaciones clínicas, combinando conceptos médicos modernos y tradicionales.
A pesar de las frecuentes citas a Newton y Hermann Boerhaave, el libro de Unanue tiene un tono singular. Negó la importancia de la química para la ciencia médica y su insistencia en la singularidad climática (y, por tanto, médica) de Lima influyó en algunos médicos posteriores, que negaron la utilidad de los remedios habituales para las enfermedades peruanas y se adhirieron a las teorías de Unanue.


Estampilla postal de recuerdo para la posteridad.

OBSERVACIONES
Contrariamente, la parte racional  consistió en refutar la afirmación del conde de Buffon de que el clima, el ambiente, la flora y la fauna del Nuevo Mundo eran inferiores a la del Viejo continente
Unanue, tras citar la refutación que Thomas Jefferson hizo a Buffon en susNotes on the State of Virginia, adujo sus propias observaciones para apoyar la postura americanista. Las especies importantes no degeneraban en el Nuevo Mundo y Europa podía alardear de tener tantas bestias e insectos nocivos como América, si no más
“Si en el Mercurio Peruano su labor adquiere proyecciones universales y las producciones contenidas en sus páginas se traducen al inglés, al francés y al alemán, causando verdadera admiración en cuantos las conocen, el ‘pensamiento vivo’ de Unanue que se desprende de sus artículos del Nuevo Día del Perú tiene la emocionada entonación del Padre de la Patria
 No fue guerrero con la espada, pero sí el luchador con la pluma. Con sus escritos libra la campaña espiritual. Ya los del período colonial habían encontrado resonancias en el precursor Juan Pablo
Vizcardo y Guzmán.
 
APORTES
 Por ellos y por los de la Emancipación, Hipólito Unanue se convierte en símbolo del Periodismo y el pensamiento peruano. Afirmó la continuidad histórica y en todas sus producciones vibró con noble persistencia el afán de servir a la Patria.
 Por su siembra magnífica se forjó la conciencia del Perú. Ella la realizó por medio de los papeles públicos que a su influjo, se convirtieron en fecundos vehículos de los sentimientos nacionalistas”. Un pensador de polendas para un Perú que caminaba, a inkicios de la república firme., no obstante las convulsiones.

Fue de personalidad polifacética, como médico, físico y estadista. Su via y obra, ampliaente conocidas a través de la historia, han concitado sumo interés entre historiadores y biógrafos, quien han dado a conocer las sobresalientes cualidades personales del recordado sabio y precuersor de nuestra Independencia. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada