sábado, 11 de agosto de 2012

CHAVELA VARGAS: HURACAN Y TERNURA

Un  huracán de amor en su vida. Un viento de ternura en sus canciones. La voz enteramente ronca. El sentimiento artístico, pleno. Nunca vacilaba en cantar, con estilo propio muchas de las alegres y románticas canciones latinoamericanas  Sobre todo las rancheras  mexicanas, con una característica tan peculiar y tan propia que deleitaba a todos  por completo.
 Como nadie, si se trata de la expresión francota de desparpajo, llena de humanidad. Todo esto y mucho más era Chavela Vargas, la canta autora que a los 93 años se fue para siempre, dejando un vacío difícil de llenar en el arte folklórico y popular de esta parte del continente.
Mujer sin dobleces, mujer franca. No tenía ningún empacho de dar a conocer  que era lesbiana y que habia mantenido romances con  muchas mujeres. Entre ellas, la famosa pintora Frida Kahlo.
 Nunca estuvo en el closet. No tenía porque estarlo. Asumíó sus opciones con naturalidad. Mujer decidida, mujer de multitudes que la escuchaban con placer e intenso cariño. Mujer inolvidable, mujer inigualable.


Chavela Vargas cantando con fuerza y pasión

NACIO EN COSTA RICA
Chavela, nacida en Costa Rica el 17 de abril de 1919, estuvo asentada desde su adolescencia en México. Hasta su dia final residió en Tepoztlan, ciudad cercana a Cuernava.
 La cantautora fue hospitalizada tras su regreso de España donde presentó su impecable disco ”Luna Grande”, en homenaje al poeta Federico García Lorca. Había estado agotada. Incluso en el viejo mundo, hace poco, recibió asistencia médica.
Creativa al máximo. Queria llevar la historia de la famosa canción de “La Llorona” que interpretaba, impecablemente, a los escenarios teatrales. Es decir, que ese personaje de la cultura popular no se quedara en una canción. Sino trascender a las artes escénicas. ¿Qué tal una “Llorona” con chelo?, preguntaba sonriendo. La muerte frustó su cometido.
Desde su adolescencia, comenzó a desarrollar su pasión por la música cantando en las calles a los 14 años. En 1960, cuando ya tenía 41, empezó a hacerlo de manera profesional.
 En aquella época irrumpió, en cantinas y bares mexicanos, cantando con una pistola al cinto y una botella de tequila en la mano. Siempre desafió el orden establecido. 
SUS AMIGOS
Amiga del pintor y muralista Diego Rivera, el esposo de Frida Khalo. Lo mismo que del compositor Agustín Lara. La actriz estaunidense, Ava Gardner y del poeta chileno, Pablo Neruda.
 Del cantautor, José Alfredo Jiménez, cuyos temas interpretaba con pasión total. No se cansaba en decir que nunca habia sentido miedo. Mujer, poseedora de un carácter firme.
Los problemas de salud la acecharon desde pequeña. De niña enfrentó poliomelitis y le atribuyó su recuperación a los brujos y chamanes que la trataron. Su pasión por estas figuras era tal, que siempre aparecía luciendo amuletos y talismanes fabricados por ellos.
“La chamana”, como fue apodada, nunca se dejó intimidar por la muerte a la que imaginaba “bellisima como un descanso”. Pedía que al morir la recordaran “como una vieja loca que se tomó cuarenta botellas de tequila”. ”Cuando fallezca que me tiren en un río, en un lago lleno de agua. Por alli y nada más”, decía.


Las manos abiertas para expresar puro sentimiento.

UNICA, EXCEPCIONAL
Venerada por figuras como el escritor mexicano Carlos Monsiváis, la cantante mexicana Lila Downs y el cineasta español Pedro Almodóvar. Jamás dejó a un lado su picardía e incluso bromeaba sobre el alcoholismo, contra el que luchó por más de dos décadas
Con 80 discos grabados, la interprete de “La Llorona” y “Macorina” hizo resonar siete de sus temas en la obra “Soy Frida, Soy Libre”, un monólogo sobre la pintora mexicana en el que sus canciones sirvieron como puente entre cada uno de los actos
La presencia de Vargas trascendió los escenarios y llegó a impregnar el cine. Almodóvar  utilizó temas de la cantante en películas como “Tacones Lejanos” y, el 2002, Chavela apareció en la cinta “Frida”, protagonizada por Salma Hayek, en la que ofrecía una desgarradora interpretación de “La Llorona”.
Chavela se sumó a los redes sociales. A través de su cuenta de Twitter manifestaba su opinión de sucesos, como la sorpresiva muerte del escritor Carlos Fuentes en mayo del 2012. “Uno a uno mis amigos se van y yo aquí sigo esperando…Hasta siempre Carlos Fuentes”, escribió en un mensaje al que añadió una foto de ella con el intelectual. Mujer única, mujer excepcional...(EDENM)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada