sábado, 11 de agosto de 2012

VEINTE PENSAMIENTOS DEL LIBERTADOR


Además de luchador y guerrero infatigable,  Bolivar fue un humanista y un profundo pensador con ideales de avanzada y de ejemplo que los forjó durante la época que vivió, entre los años de 1783 a 1830.
 Como prueba evidente de su valía, cabe recordar al respecto  que el pensador mexicano José Vasconcelos, mucho tiempo después y en pleno siglo XX, definió a su corriente de pensamiento como bolivarismoentendiendo así “al ideal hispanoamericano de una federación con todos los pueblos de cultura española”.
 Muchos ideólogos y personas famosas se plegaron a sus normas y opinaron favorablemente.  Como siempre ocurre, Bolívar también tuvo detractores. Pero para unos y otros, el común denominador ha sido juzgarlo, eminentemente, como figura universal. Eso es lo que vale. Su pensamiento es diverso y multiple.
En efecto, el Libertador tuvo una cultura  descollante. Lo demuestran a las claras sus opìniones de diferentes tipos. Hemos escogido 20 pensamientos que son de su autoría  para confirmar su capacidad y subrayar al mismo tiempo que, muchas veces, lo acompañaba  la razón.
Veamos:
  1. ·         La clemencia con los criminales es un ataque a la virtud
  2. ·         Los intrigantes corrompen los pueblos, desprestigiando la autoridad. Ellos buscan la anarquía, la confusión, el caos y gozan en hacer perder a los pueblos la inocencia de sus costumbres honestas y pacíficas
  3. ·         Los hombres de luces y honrados son los que debieran fijar la opinión pública. El talento sin probidad es un azote.
  4. ·         No quieren creer los demagogos que la práctica de la libertad no se sostiene sino con virtudes y donde éstas reinan es impotente la  tiranía.
  5. ·         Hemos quitado la mordaza de la boca que nos digan injurias  y se está realizando la fábula de la serpiente con el hombre, que al primer calor que sienten, emplean su saña contra sus benefactores.
  6. ·         Mientras que seamos viciosos no podemos ser libres, désele al Estado la forma que se quiera.
  7. ·         Sin moral republicana, no puede haber gobierno libre
  8. ·         El crimen en todos los partidos es igualmente odioso y condenable; hagamos triunfar la justicia y triunfará la libertad.
  9. ·         La impunidad de los delitos hace que éstos se cometan con más frecuencia; al fin llega el caso en que el castigo no basta para reprimirlos
  10. ·         MI esperanza cada día es más fuerte. La cosa de América no es un problema, ni un hecho siquiera: es un decreto soberano irrevocable del destino. El corazón de los americanos es absolutamente independiente.
  11. ·         Sin energía no resplandece nunca el mérito y sin fuerza no hay virtud. Sin valor no hay gloria.
  12. ·         Aseguro que cualesquiera que sean los dias que la providencia me tenga aún destinados, todos hasta el último serán empleados en servicio de la América.
  13. ·         Un hombre sin estudios es un ser incompleto.
  14. ·         El que no sabe escribir, ni paga contribución, ni tiene un oficio conocido, no es ciudadano.
  15. ·         La instrucción es la felicidad de la vida; y el ignorante que siempre está próximo a revolverse en el lodo de la corrupción, se precipita luego infaliblemente en las tinieblas de la servidumbre.
  16. ·         La educación forma al hombre moral y para formar a un legislador se necesita ciertamente de educarlo en una escuela de moral, de justicia y de leyes.
  17. ·         Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad.
  18. ·         La súbita reacción de la ideología exagerada va a llenarnos de cuantos males nos saltaban, o más bien los van a completar. Todo el mundo va a entregarse al torrente de la demagogia y ¡desgraciados de los pueblos! Y ¡desgraciados de los gobiernos!
  19. ·      Yo  soy incapaz de comprometer a nadie sin tener la certidumbre de quedar bien; porque mi honor es preferible a todo; y me vería como un hombre indigno, si fuere capaz de asegurar lo que no estoy cierto de cumplir
  20.  · Todas nuestras facultades morales no serán bastantes, si no fundimos la masa del pueblo en un todo: la composición del gobierno en un todo, la Legislación en un todo y el espiritu nacional en un todo. Unidad, unidad, debe ser nuestra divisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada