miércoles, 30 de octubre de 2013

AMANO: HERALDO DEL PERU IMPERIAL

Apenas la primavera comenzó a florecer en los cerezos de los parques de Tokio y Yokohama, las rápidas y acuciosas muchachas japonesas reflejaron los extraños dibujos de sus vestidos y kimonos sobre las fuentes bordeadas de lotos y musgos.
Pero los colores y los dibujos de aquellos kimonos tradicionales no eran los mismos de siempre. Los pálidos crisantemos y las nevadas cumbres de sus altas montañas, de sus grises volcanes que decoran aquellos trajes habían sido remplazados. Pero también eran insólitos, distintos, los dibujos y colores de la corbata que llevaba puesta aquel pacífico ciudadano que leía un diario en el parque.
Era 1958 bajo el cielo limpio del Mikado. Una nueva moda que se exteriorizaba en los vestidos de las damas y los caballeros, inclusive de los niños, había invadido el Japón.Los periódicos, la radio, los medios llamaron “Incaboom” al nuevo “look”. Una explosión distinta a la de Hiroshima y Nagasaki. Pero también “boom” por su impacto y sus fuertes consecuencias.
¿Quién lanzó aquella poética “bomba” en el archipiélago del Sol Naciente?. Yoshitaro Amano, que además había traído el  detonante desde el Perú.  Amano, delgado, de baja estatura, se dedicó a la industria pesquera por los años 50, habiendo instalado sus plantas de procesamiento en el litoral de Chancay y sus oficinas comerciales en el antiguo Edificio Ferrand de la entonces Avenida Wilson (hoy Garcilaso de la Vega).

escanear0003

VOCACION
Pero esa vinculación con la pesca hizo que se aficionara a los estudios arqueológicos, por los que tenía una enorme vocación. Casi por instinto, por una profunda convicción, fue explorando diversos yacimientos arqueológicos de nuestro litoral, adquiriendo piezas y ceramios y especializándose en los restos precolombinos de la pesca. Pero su especialidad era Chancay.
Y ocurrió entonces que Amano, Director Gerente de Inca Fishing, fue dándole más importancia a sus menesteres arqueológicos que a su empresa industrial. Con su propio peculio fue adquiriendo y coleccionando piezas de las distintas culturas, no solo aquellas que florecieron junto a nuestro mar, sino de civilizaciones andinas como Chavín, Moche y otras. En 1958 había logrado reunir ya una colección admirable de las distintas culturas del Perú antiguo.
 Amano había conseguido reunir ceramios, tejidos, instrumentos, utensilios, adornos, plumarios y organizar una verdadera muestra de nuestras civilizaciones pre colombinas. Se trataba de más de 600 piezas que el doctor Amano presentó en 1958 en las cinco principales ciudades del Japón, bajo el título de “Exposición Cultural del Imperio Inca”
Y uno de los primeros en visitar la exposición fue el príncipe Mikasa, arqueólogo interesadísimo en el conocimiento del Antiguo Perú. 
EXPEDICIONES
Años antes habíamos tenido el privilegio de conocer al doctor Amano, cuando tenía una empresa pesquera cuya oficina principal quedaba, como dijimos, en la avenida Garcilaso. Amano comenzaba más o menos a enamorarse de las redes con artísticos dibujos de los antiguos pescadores de Chancay, que de los modernos instrumentos de una creciente pesca industrial. Se revelaba una vocación insustituible.
La amorosa semilla que Amano llevó a su país había comenzado a florecer. En el dedicado y exquisito mundo del arte japonés, junto a los duraznos maduros, los fabulosos dragones y los románticos crisantemos, asomó vetusto e imperial el motivo puquino, la piedra asombrosa de Chavín, los felinos de Nazca, la interpretación zoo mitológica de las culturas mochica o chimú.
La visita que el Príncipe Mikasa hizo por esos años al Perú promovió un vivo interés por nuestro pasado en el Imperio. La Universidad de Tokio creó el Instituto de Investigación Andina y desde ese centro partieron varias laboriosas expediciones científicas a nuestro país, Al lado del doctor Terada, en la Universidad de Tokio.
Amano abrió ante asombrados científicos japoneses un fardo funerario proveniente de Chancay: ante esos ojos apareció la amarilla osamenta de un dignatario del antiguo país de Chancay forrada en coloridos mantos y vistosas telas.

La vida de Amano en paneles

TELAS
Las telas que llevó Amano acicatearon la creatividad de los diseñadores textiles de la industria nipona. Pronto aparecieron en las vitrinas de las casas de moda, en las tiendas más famosas, los estampados primaverales con motivo sugeridos por el “Inca-Boom”. La moda se proyectó también a los dibujos y gráficos de la ropa masculina.
Cuando el reportero nipón de apellido Konno de la redacción de Yomihuri visitó Lima, nos refirió el impacto de la nueva moda, sobre todo en las damas.
En 1962 Amano regresó al Japón cuando don Miguel Mujica Gallo llevó a ese país su fabulosa colección llamada “Oro del Perú”.
Las valiosas y bellísimas joyas de la colección de Mujica Gallo acrecentaron el  interés nipón en civilizaciones de Costa y Sierra que mostraban el siglo XX, creaciones prodigiosas. Pero no quedó en aquel viaje la porfía pionera de Amano.
En 1972 llevó a la tierra de sus mayores (él había nacido en el puertecito de Akito, perteneciente a Yokohama), una nueva muestra a la que bautizó como “Exposición de las Civilizaciones Andinas”. Su recorrido abarcó gran parte de  Japón. El archipiélago se acercaba más al Perú cuyas primeras inmigraciones niponas tenían data en 1872 y luego en 1899.

Textiles precolombinos. Museo Amano - ED.jpg
Fino telar del Museo.

LIBRO
En el bello libro “La Pesca en el Perú Prehispánico” editado por Pesca Perú, se insertan valiosos trabajos sobre esta materia suscritos por reputados historiadores como Hermann Buse de la Guerra, Ernesto Sarmiento, Franklin Pease, Maria Rotsworowski y José Antonio del Busto. Nuestro personaje publicó en ese monumental libro un sugestivo aporte sobre “La redes teñidas de la cultura Chancay”.
 Se trataba de los famosos chinchorros que Amano no sólo descubrió sino estudió con enorme acuciosidad. A su muerte ocurrida en Lima en 1982 ya había logrado levantar y fundar el Museo Amano que es uno de los más bellos y organizados de nuestra capital y que reúne todas las piezas adquiridas por Amano.
El Museo Amano se levanta en la calle Retiro de Miraflores, en una arbolada calle perpendicular a la avenida Angamos. Es virtualmente un monumento dedicado a la cultura y a las ciencias que cultivó el doctor Amano.

 La directora del Museo es la señora Rosa Mercedes Watanabe, dama peruana, que fue esposa del doctor Amano y la principal compañera de sus preocupaciones y trabajos científicos. A más de 100 años de la llegada de laboriosas familias niponas que han sembrado prominentes hijos y nietos en los más distintos campos de la actividad nacional, es menester recordar al sagaz científico nipón que reposa en el cementerio de Surquillo y dejó un auténtico aporte de cariño, obra y mensaje a la cultura peruana. (Jorge Donayre Belaúnde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada