domingo, 27 de julio de 2014

SE FUE AQUEL LENTE MAGICO...

La fotografía tiene muchísimo de arte y de humanidad. Si se juntan y combinan esos  elementos  salen registros impecables con especialidades determinadas. La del reportero gráfico que capta la vista periodística, impresionante siempre por sus cuatro costados, para ser publicada en los medios de comunicación impresos. Lo conseguido pasa a la posteridad y al recuerdo eminentemente histórico.
Pero quedan impregnadas sus características de actualidad, objetividad y contraste. Por su parte, la vista artística siempre es bella y persiste imperturbable en los tiempos por sus detalles, narrativa y estética completos y globales, casi perfectos.
Si se trata de foto periodismo y de foto artística, aquí sí tuvimos un lente mágico impecable que perteneció a Tulio Cusman Cárdenas: un profesional de experiencia que  ejerció durante más de 50 años esta apasionante profesión, con éxito comprobado por lo que consiguió. Lamentablemente, el último 14 de Julio, tal insigne representante del periodismo gráfico nacional  falleció, tras sufrir una penosa enfermedad. Paz en su tumba y consuelo para sus familiares.
El fotógrafo, a lo largo de su fructífera vida, también explotó acertadamente  el oficio de editor de libros en distintos e interesantes campos de la cultura y la historia, el arte colonial y la arquitectura, aportando directamente a la difusión masiva de hechos enteramente trascendentes de por sí.


Tulio Cusman: brillante reportero gráfico.

TALENTO Y DEDICACION
Muy joven aún, a los 22 años,  debutó en estas lides porque algo que él no sabía que es y que puede definirse como inclinación innata, lo llamaba a registrar lo que veía en un pedazo de papel fotográfico.
Por eso que algunos denominan talento decidió ganarse la vida y dedicarse por completo a la fotografía. Le ofrecieron, de ocasión y  compró, una pequeña maquina alemana de marca Royal Daca con formato 120 mm para tomar de cerca con lente fijo tan sólo 12 vistas, que hasta el final conservó con muchas remembranzas.  Había  aprendido, en constante esfuerzo  y la ayuda de algunos especialistas, los secretos de la técnica del revelado fotográfico.
Estaba listo para esta pasión que se iniciaba. Pero lo que no estaba decidido es el mercado que le permitiría vender lo que fotografiaba a diestra y siniestra. Eso significó pensamientos de pensamientos con sus respectivas posibilidades que iban y venían, constantemente, por su mente.
 Hasta que se dio cuenta que en los acontecimientos de carácter social de la apabullante Lima de los años 50 no había un servicio eficiente  de fotografía donde la calidad destacase. No obstante, la demanda existente. Allí atacó entusiastamente y dio en el clavo. 
EPOCA DE ORO
Consiguió hacerse conocido por las vistas que tomaba con contraste y estética en luz, encuadre,  fondo y sombras  adecuadas.  Fuese cual fuese el acontecimiento  social en las recepciones diplomáticas, fiestas en las residencias de los más ricos y acomodados, clubes capitalinos y de las playas de Ancón y Santa Maria donde se divertía la alta sociedad limeña, allí estaba Cusman tomando fotografías.
Era la Lima de 1956 con tan sólo un millón y medio de habitantes. Mucho más tranquila que la de ahora. Sin polución ni contaminación. Era, definitivamente, la época de oro de la pituquería capitalina.
Cusman  registró miles de miles de negativos de este tipo de eventos que significaron ocho años de trabajo y que en rigurosa selección por importancia de los principales acontecimientos, una buena cantidad de fotografías expuso con éxito inusitado de concurrencia desproporcionada de público durante varios meses del año 2007, en el Museo Pedro de Osma de Barranco.
 Por esa labor en los círculos sociales que desarrollaba, una madrugada venia de cumplir sus tareas del exclusivo balneario de Ancón hacia Lima cuando en la inmensidad de la carretera  Panamericana Norte se registró un violento choque entre dos vehículos, resultando siete policías muertos. El lente de Cusman registró la tragedia y las fotografías fueron publicadas en la prestigiada revista de la época “Oiga”, dirigida por el combativo  periodista Francisco Igartua Rovira.
REPORTERO GRAFICO
Tal fue el debut periodístico como reportero del fornido fotógrafo que nació en Chiclayo el 28 de enero de 1934 en un hogar, con muchos hermanos, conformado por un  padre emprendedor, Francisco Cusman cajamarquino,  dedicado por entero al trabajo del torno y la mecánica y una madre, muy ligada  a  la bella y bucólica Zaña la “del alundero le da” de la prodigiosa canción norteña, Manuela Cárdenas Briones, quien se dedicaba con cariño persistente a la crianza de sus hijos. Ambos progenitores, con mucho sacrificio, le labraron a sus innumerables vástagos, un porvenir decente y de sólidos principios.
Esas impactantes fotos del accidente sirvieron para que Cusman comience a trabajar permanentemente en “Oiga” donde se desarrolló plenamente y llegó a ser Jefe del  Departamento de Fotografía y Archivo de la publicación.
Allí trabajó con plumas de primera línea como las del recordado intelectual Sebastián Salazar Bondy, muerto tempranamente cuando todavía podía aportar; la poetisa Blanca Varela, con sus versos tan humanos y acogedores.

 
Esta es una de sus famosas fotos políticas con Haya, Beltrán y otros.

PRIMICIAS
El  vate Francisco Bendezú, con su humor negro enteramente creativo; Francisco Moncloa Fry, dedicado posteriormente a la política en los colores de la izquierda; Carlos Ortega, hoy prominente funcionario internacional de la Unesco de Naciones Unidas; Maynor Freyre Bustamante, en sus años mozos  cuando recién empezaba en la tarea de comunicar con acierto. Lo mismo que el actual Embajador, Allan Wagner Tizón, que a temprana edad ya mostraba sus dotes de internacionalista.
En las labores de edición, los hermanos Jesús y Alfonso Reyes Muñante, entre muchas otras figuras del periodismo nacional. Oiga fue una revista de polendas que marcó época y clase en el acontecer nacional.
Precisamente, Cusman se especializó en la fotografía política y allí si que consiguió primicias de primera línea. Muchas de ellas históricas y enteramente reveladoras.  Como por ejemplo, las que muestran por primera vez a connotados miembros de la derecha peruana almorzando en la casa del entonces Diputado aprista por Ica Fernando León de Vivero, ubicada en la calle Santa María 120 del apacible y aristocrático distrito de San Isidro.
PERSONAJES
Allí captó al fundador del Apra, Víctor Raúl Haya de la Torre, con su perseguidor durante 8 largos años que lo catapultó a la Embajada de Colombia para luego salir al exilio, el dictador Manuel  Odría, quien en esa oportunidad estaba acompañado de su esposa, María Delgado de Odria. No podía faltar el tránsfuga de tránsfugas Eudocio Ravines, siniestro personaje que de posiciones comunistas pasó a ser el defensor implacable de ideas ultraconservadoras.
También aparece Pedro Beltrán, el amante del liberalismo a ultranza y dueño del diario “La Prensa”. Parlamentarios Odriistas como Julio de la Piedra, latifundista y uno de los dueños, en aquella época, de la hacienda Pomalca ubicada en Chiclayo; Victor Freundt Rosell que fue Presidente de la Cámara de Diputados. Por los apristas estuvieron presentes, entre otros, Ramiro Prialé y Carlos Manuel Cox. La crema y nata de la reacción.
Nadie en el Perú había visto a la derecha reunida. En este caso conspirando contra el gobierno reformista de Fernando Belaúnde Terry aliado con la Democracia Cristiana y enfrentado al Apra, agrupación política que tenía mayoría en el Congreso al haberse unido con los odriistas. Era el año 1964.
El lente impecable y preciso de Cusman captó muchas de estas instantáneas con espíritu reporteril admirable. Esas fotografías las consiguió luego de pasar desapercibido y sorprender a la fuerza de choque de la bufaleria aprista que resguardaba la casa de León de Vivero, donde se reunían los conspicuos representantes del conservadorismo peruano. 
1964
Logró ingresar con cámara escondida y nadie lo paró.  Cusman comenzó a disparar a diestra y siniestra, explotando todos los ángulos habidos y por haber. Así consiguió una primicia sin precedentes. La fecha exacta: 11 de diciembre de 1964.
La edición de Oiga, con las fotos de Cusman, sirvió para la denuncia en contra del Apra y Odria que hizo el Diputado Demócrata Cristiano por Huánuco, Rafael  Cubas Vinatea, que con la revista y la mano en alto en pleno hemiciclo de la cámara baja ponía al descubierto la conspiración de esos grupos en contra del régimen de Belaúnde.
Sin embargo, cabe precisar que muchas personas que recuerdan tal acontecimiento político tratan infructuosamente de minimizar la hazaña del reportero gráfico y dicen que el acto en si fue abierto para el periodismo. En consecuencia,  la prensa si pudo tomar, sin ningún problema, fotografías. Tal es la premisa equivocada que incluso la sostienen algunos periodistas y hasta se atreven a afirmar, equivocadamente, que no hubo ninguna conjura.
Aunque muchos  reporteros de aquella época como, Maynor Freyre Bustamante y Víctor Manrique,  afirman enfáticamente todo lo contrario. Es decir que si se registró lo que nosotros afirmamos, según la versión contada por el propio Cusman.
CONSTATACION
Manrique, muchos años impecable Jefe de Fotografía de la revista “Caretas”, incluso habla de una constante de robos y suplantaciones de material fotográfico. Precisamente lo que ocurrió con estas fotos, las mismas que  aparecieron muchas veces en los medios firmada por otro impostor. Cuando se sabía perfectamente que fueron tomadas por el protagonista de esta nota de recuerdo.
El tema ha sido tratado con amplitud por este blog al sostener el autor de estas líneas una polémica dura, pero amigable y alturada, con el periodista Justo Linares Chumpitaz que, evidentemente, no quiere revivir, sobre todo porque eso es lo que exige el momento actual de duelo y la memoria de nuestro camarada que acaba de morir. (Ver archivo de “Miscelánea, de fecha 5 de Mayo del 2010).
 Sin discutir ello porque la versión que tenemos es distinta y la consideramos la verdadera, lo cierto es que el único medio que publicó las vistas de innegable calidad fue “Oiga” con el  lente de Cusman, publicación que hizo un despliegue de comentario e interpretación, con información  total.
 Lo afirmamos con precisión meridiana. En efecto, para llegar a tal conclusión contundente, hemos revisado, últimamente y por enésima vez, en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional, los periódicos de la época y allí está la prueba de lo que afirmamos: primicia total.



Fotografió a la Primera Dama Clori de Prado con Felipe de Edimburgo.

DEMOSTRACION
Ni “El Comercio”, ni “La Prensa”, ni “Ultima Hora”, ni  “Correo”, ni otros medios insertaron material gráfico. En todos estos órganos de expresión masiva las versiones de los hechos noticiosos y de comentario fueron muy pequeñas de tamaño y la noticia, evidentemente, completamente minimizada. Lo que es peor: distorsionada por completo. No obstante de que era enteramente importante y reveladora, desde el punto de vista político.
Sigamos con las hazañas. Años después, mucho se hablaba en los corrillos políticos de la división que existía al interior del Partido Demócrata Cristiano (PDC) entre los seguidores de Héctor Cornejo Chávez en una posición progresista y si se quiere de izquierda, por un lado; y por otro, los que acompañaban a Luis Bedoya Reyes, con un planteamiento conservador. Al margen de las posiciones, lo cierto es que ninguno de los dirigentes de ese partido aceptaba tal situación. La negaban y decían que todo iba por caminos enteramente unitarios.
No era así. Las facciones existían y precisamente quien lo demostró fue Cusman que captó, también como primicia, una serie de fotografías que fueron publicadas en “Oiga”, saliendo de la suite 7 H del magnate pesquero, Luis Banchero Rossi,  en el lujoso hotel Crillon ubicado en la avenida La Colmena del  centro de Lima, al diputado Roberto “Boby” Ramírez del Villar. Años después este brillante parlamentario, abogado y periodista, dirigió el diario “Correo”, cuyo dueño era precisamente el insigne industrial, amigo íntimo del congresista, quien fue asesinado salvajemente en 1972.
La revelación trajo consecuencias políticas contundentes y definitivas. Al poco tiempo de revelada gráficamente la vista, Ramirez del Villar que había sido Ministro de Justicia, fue expulsado definitivamente del  PDC. Sus seguidores y varios de los fundadores de ese partido sostuvieron, por el contrario, que la drástica medida se tomó sin contemplar los estatutos correspondientes.
EL MINISTRO VA DONDE EL ENEMIGO
 Más grave aún, a los pocos meses, connotados dirigentes de dicha agrupación renunciaron y formaron el Partido Popular Cristiano (PPC), con Bedoya Reyes a la cabeza  y el apoyo parlamentario de Ramírez del  Villar. Todos estos acontecimientos de importancia ocurrieron  allá por 1966.
Otras de las fotografías más celebradas de Cusman publicadas también en “Oiga” muestran al   Ministro de Hacienda del primer gobierno de Belaunde (hoy Economía), Javier Salazar Villanueva,  en la puerta de la majestuosa casa con estilo enteramente clásico ubicada en una de las principales calles céntricas de Lima,  de uno los más encarnizados adversarios del Arquitecto,  Pedro Beltrán Espantoso.
 Las malas lenguas decían que Salazar le iba a consultar todo al líder del conservadorismo peruano. Lo que si es cierto es que le tocaba la puerta, aunque nunca se supo si efectivamente se la abrían… 
EDITOR DE LIBROS
En su condición de reportero gráfico, visitó la mayor parte del Perú captando fotografías de todo tipo con la calidad de siempre que le ha servido para tener un valioso archivo gráfico periodístico que puso, hasta que falleció, a disposición de los interesados.
Trabajo asimismo en las revista ”Informe Ilustrado” dirigida por Alvaro Belaúnde y Alejandro Rizo Patrón, captando asimismo innumerables primicias. Como por ejemplo descubrir las maravillas turísticas de un bello pueblito olvidado del Perú a 3,150 metros sobre el nivel del mar fundado en 1778 por el Virrey Toledo cuyo nombre es San Miguel de Viso, ubicado en la sierra central , con bosques de eucaliptos entre cerros escarpados y calles empedradas.
La experiencia vivida y el constante aprendizaje le sirvió mucho para emprender otra tarea doble conformada  por un lado siempre en el camino de la fotografía, esta vez artística con características impresionistas eminentes y al mismo tiempo las tareas de edición que aprendió por su paso, del día a día, en los periódicos donde trabajo con ahínco y espíritu de superación.
Lo primero que hizo conjuntamente con el periodista colombiano Jorge Ponce de León es un libro con  sugestivo y efectivo título: “Vale un Perú”.  Para ello tuvo que tomar centenares de fotografías que retrataban la inmensidad del mar peruano colmado de especies  hidrobiológicas, los impresionantes nevados de la cordillera andina, el hogar de los uros sobre las islas flotantes del Titicaca, la maravillosa ciudadela de Machupicchu y el Amazonas, el río más grande del mundo que recorre majestuoso la selva peruana entre muchísimas otras vistas.


Tapa del libro sobre Ayacucho, La Libertad de América.

IGLESIA DE SAN FRANCISCO
La obra se publicó en 1971 con ocasión del Sesquicentenario de la Independencia Nacional y obtuvo acogida en el Perú y el exterior. Los textos fueron redactados por el periodista José María de Romaña, con el concurso de especialistas en cada tema.
Uno de los capítulos medulares del libro traía interesantes informes estadísticos de ese año respecto a la producción minera y energética, la agricultura, la pesquería, la industria, el comercio, transportes, turismo y cultura. “Vale un Perú” contó con la cooperación económica del Banco de Crédito  y la Compañía Peruana de Teléfonos.
Volvió a juntarse con Ponce de León para hacerse cargo del material gráfico de un nuevo libro, cuyo texto escribió Roberto Ramírez del Villar, bajo el titulo de “San Francisco de Lima” que relata- con lujo de detalles- la historia de ese templo colonial ubicado a pocas cuadras de la Plaza de Armas de Lima.
Al asumir las tareas de editor gráfico de esta obra, el acucioso fotógrafo se internó en el convento durante 90 días con sus respetivas noches para captar los hermosos ambientes arquitectónicos y las reliquias coloniales. Lo mismo que la vida de sereno recogimiento de los monjes franciscanos. Así salieron numerosas e impecables fotografías, utilizando equipos de luminotecnia, teleobjetivos y cámaras de última generación. 
BOLIVAR Y AYACUCHO
“San Francisco de Lima” salió a luz en 1974 con diez mil ejemplares de 90 páginas y magnificas ilustraciones gráficas. Su venta superó las expectativas y dio comienzo a las obras de recuperación del templo previstas por los monjes franciscanos.
La Comisión Mixta Peruano-Venezolana de los Sesquicentenarios de Junín y Ayacucho y la Convocatoria al Congreso de Panamá, creada para conmemorar las efemérides, contrató los servicios de Tulio Cusman, Augusto Dammert León y Luis Enrique Tord como editores y autores de un libro sobre la gesta emancipadora de América Latina.
Cusman se encargó de las ilustraciones, Dammert de la promoción y las coordinaciones y Tord de los textos. Los responsables emprendieron un viaje de investigación por los países que recorrió Bolívar durante su campaña libertadora: Venezuela, Colombia, Ecuador, Panamá Bolivia y varias ciudades del Perú. Ellos visitaron bibliotecas y museos, así como a historiadores e instituciones públicas y privadas especializadas en el tema.
Estuvieron en los campos de batalla de Carabobo, Boyacá, Pichincha y en los de Junín y Ayacucho. Conocieron la hacienda de San Mateo en Cumaná, donde nació el lugarteniente de Bolívar y Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, el hogar natal del Libertador en Caracas y la ciudad de Santa Marta en Colombia, donde falleció, Además, la casona donde tuvo lugar el Congreso Anfictiónico de Panamá.
EL MARQUES DE LOZOYA
El viaje tuvo sorprendentes hallazgos: la espada del Perú que la Municipalidad de Lima mandó hacer para el Libertador y cuya empuñadura y vaina son de oro con 1,374 piedras preciosas entre diamantes y rubíes. La corona del Cusco que fue entregada a Bolívar en 1,825 por Francisca Zubiaga, esposa del Mariscal Gamarra y la Orden del Sol confeccionada con brillantes que San Martín impuso a Bolívar en la Entrevista de Guayaquil.
Tras diez meses consecutivos de trabajo, quedó lista la primera edición de “Ayacucho La Libertad de América”, nombre del libro con el que salió de imprenta el 9 de diciembre de 1974, fecha del Sesquicentenario. Constaba de 7 mil ejemplares-6 mil en castellano, mil en inglés- 230 páginas con hermosas fotografías a full color.
El Canciller del Perú, General Edgardo Mercado Jarrín, escribió el prólogo de la publicación. La distribución se realizó a nivel nacional e internacional entre los organismos oficiales de cada país y mereció elogiosos comentarios de la crítica especializada.
Sin la participación empresarial de Tord pero si con sus textos, se efectuó una segunda edición del libro, alcanzando triunfos inobjetables. En estas páginas apareció un testimonio, a manera de prólogo, de Juan de Contreras y López de Ayala el  Marqués de Lozoya, historiador español de renombre  y profundo conocedor de las diferentes expresiones artísticas existentes en el mundo.


Una de sus vistas del Real Felipe, museo al que dedicó un libro.

LA PESCA
En 1979,  editó el álbum didáctico titulado “La guerra de Chile contra Perú y Bolivia” del que fue autor y creador para la Editorial Navarrete. Se publicaron 30 mil ejemplares de 136 páginas y centenares de imágenes fotográficas a todo color.
Con anterioridad, publicó un trabajo que tuvo inusitada acogida en el sector estudiantil, “La Guía Museográfica de Lima”, con textos del antropólogo César Cerdán Cruzado. A ello siguió otro de interés para los viajeros “El Mapa de las Rutas Turísticas del Perú”, que traía información exacta de los atractivos naturales y culturales del país.
Intervino después en la producción del libro “La Pesca en el Perú Pre Hispánico que editó el entonces Ministerio de Pesquería. Trabajó en esta obra con un afiatado equipo de investigadores entre los que figuraban el periodista y escritor Herman Busse de la Guerra,  a cargo de los textos; el historiador de arte Ernesto Sarmiento y el abogado Alfonso Pérez Bonany.
Para realizarla, ellos tuvieron que recorrer el inmenso litoral del mar peruano que es el más rico del mundo por su variada y copiosa flora y fauna. El libro salió en 1981, con un tiraje de 5 mil ejemplares y 258 ilustraciones gráficas. Fue incluido en uno de los volúmenes de la colección titulada “Historia Marítima y Naval del Perú” que publicó la Marina de Guerra.
CACERES Y EL EJERCITO
En una época, se dedicó a fotografiar obras públicas de capital importancia como la Represa del Mantaro y el Oleoducto Nor Peruano y a traer desde el interior de la República material gráfico para el entonces Ministerio de Industria y Turismo, así como preparar y editar las memorias de Centromin  Perú, Compañía Peruana de Teléfonos, Banco Industrial, Enapú Perú y otras empresas estatales.
Editó dos obras importantes: Cáceres Conductor nacional y la voluminosa  Historia General del Ejército del Perú. La primera trata sobre las hazañas del héroe de la Guerra con Chile que fue Presidente del  Perú.
Mientras que la segunda consta de tres tomos que narra la historia del Ejército desde sus inicios hasta la época actual. El primer tomo comprende 750 páginas, el segundo 810 y el tercero 1,400 que han sido ilustradas por el propio Cusman. Los textos de los libros fueron redactados por los historiadores que forman parte de la Comisión Permanente de la Historia del Ejército.
Tulio Cusman Editores produce el libro La Etnografía Muckik en las Fotografías de H Brunning, de Richard P. Schaedel, obra financiada por la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE). Lo mismo hace con otra publicación titulada “En Busca de Personajes”, cuyo autor es Edgardo de Noriega con  impecables ilustraciones gráficas en 24 crónicas periodísticas de 160 páginas relacionadas con la cultura, la historia y la política.


Captó al escritor José María Arguedas pensativo, doliente.

ESTE ES EL REAL FELIPE
En colaboración directa con Noriega otra vez y la financiación de la Corporación de Desarrollo de Lima y Callao (CORDELICA), salió- con vistosas fotografías- la primera historia escrita de la fortaleza del  Real Felipe del Callao. Un minucioso recuento histórico que apareció bajo el impactante titulo de “Este es el Real Felipe”. El libro alcanzó 3 mil ejemplares de 100 páginas cada uno.
Cusman editó otro interesante volumen de carácter militar: El Ejército del Perú en el Siglo XIX, cuya autoría pertenece al Coronel Víctor Velásquez Pérez Salmón del que se publicó mil ejemplares de 176 páginas con fotografías e ilustraciones, fundamentalmente de los Húsares de Junín y su gloriosa participación en la guerra de la Independencia.
En febrero del 2009, en sus tareas de comunicador para grandes acontecimientos, reunió un total de 3 mil fotografías de escritores, poetas e intelectuales, habiéndose escogido 500 de ellas para una tarea efectiva e importante: la creación e inauguración de La Casa de la Literatura que desde ese año funciona muy cerca de Palacio de Gobierno en la Estación de Desamparados del Ferrocarril Central. Muchas de las vistas de Cusman se exhiben impecables en ese centro del saber y otras forman parte de los archivos de la referida institución.
SAN MARTIN DE PORRES
Para esta labor fue contratado como consultor por el Ministerio de Educación y le tocó trabajar codo a codo  con uno de los verdaderos artífices de ese trascendente proyecto cultural, el destacado periodista y escritor que es miembro de la Academia Peruana de la Lengua, Ismael Pinto Vargas.
Terminó las ilustraciones que se insertaron en un libro sobre la vida de San Martín de Porres que fue editado por la universidad del mismo nombre y redactado por el investigador de historia, Pedro Gjurinovic Canevaro.
Muchas fotografías,  muchos libros. Esa era parte de la vida cotidiana  de Cusman con su creación artística  constante que tiene siempre expresión vital de aporte concreto en el mundo del periodismo y de la intelectualidad peruana. Si es que somos objetivos, los logros merecen, de todas maneras, destacarse. Por eso, precisamente, lo hacemos con justicia en esta oportunidad en que lamentamos el fallecimiento de tan insigne comunicador. (Edgardo de Noriega)

5 comentarios:

  1. Querido Edgardo,
    Muchas gracias por tu mensaje y por la demostración de afecto y cariño hacia nuestro padre. Quiero alcanzarte unas líneas, que me salen del corazón, es invitable hacerlo, sería una omisión injustificable no hacerlo.

    Don Tulio, como era muy conocido, fue hombre de gran talento y talante. Esposo y padre abnegado, que se preocupó por el futuro de cada de sus hermanos y luego de sus hijos. Lamentablemente la pérdida de nuestra hermana, y luego de nuestra madre, fueron golpes demasiados duros, que con entereza supo llevar consigo.
    Ahora descansa en paz, a pesar de ser hombre de permanentes proyectos, inquietudes intelectuales, análisis político y bromista como ninguno. Siempre estará en nuestra memoria con sus comentarios mordaces, con su exquisito paladar y sus ganas de vivir, a pesar de las adversidades.
    Su ejemplo nos inspira, al igual que el de nuestra madre, que nos enseñó a ser honestos, sinceros y buenas personas. Igual que la memoria de nuestra hermana, mujer bella, de gran corazón y siempre a la altura de las circunstancias.
    Te haré una confesión, creo que el orden en el que cada uno de ellos no parece ser el más lógico, pero al final del día, parece que mi hermana no habría podido soportar ver la partida de nuestra madre y luego de nuestro padre, al igual que nuestra madre no hubiese podido soportar la partida de nuestro padre. Al final del día, pareciera que todo tiene una lógica.
    Parece increíble que apenas el 28 de enero de esta año celebraramos sus 80 años, rodeados de sus hijos, nietos, hijos políticos y amigos cercanos.

    Toda esta experiencia, dura y muy dolorosa, nos marca el camino para el futuro. Nuestras vidas nos volverán a ser iguales sin la presencia de nuestro padre y amigo, al igual como ha sido desde la partida de nuestra madre, mujer incansable, batalladora, de profundo amor hacia nuestro padre, como algún político amigo de nuestra padre la bautizará como "Fidel Castro", en honor a su don de mando.
    Querido Edgardo, gracias por el homenaje que ahora nos alcanzas, con impecable redacción y fidelidad a los hechos. Mi padre, a quien tengo delante en una fotografía de hace un par de años ha dejado una huella indeleble en nuestra memoria, su partida es ahora una gran ausencia, que su obra sea difundida, que sepan en nuestro país que un chiclayano de origen humilde, a pesar de las adversidades, supo poner en valor su talento, su obra habla por sí sola.

    Como hermano mayor, ahora cabeza de la familia Cusman Ponce, quiero agradecerte la amistad que prodigaste hacia nuestro padre, el haberlo hecho vivir momentos agradables, de haberle dedicado tiempo y aportado ideas a sus proyectos. En nuestra familia siempre serás una persona que recibirá afecto y reconocimiento, Recuerdo tu visita al INEN, cuando el viejo estaba en plenas facultades y bromeaba contigo, has sido uno de los pocos amigos que estuvo al tanto de su evolución en sus últimos días.
    Me permito copiar este mensaje a mis hijos, para puedan tener en su memoria tus palabras de homenaje y una versión del profundo dolor que su partida nos ha generado.

    Quisiera terminar este correo de agradecimiento para proponerte editar un libro con su obra, en la que sus amigos más cercanos escriban una semblanza de lo D. Tulio Francisco Cusman Cárdenas representó en la escena política, editorial y artística del Perú. Sus hijos y amigos estamos llamados a difundir su legado, para ello puedes contar con nosotros.
    Un fuerte abrazo, y gracias por todo.
    Tulio F. Cusman Ponce


    ResponderEliminar
  2. Hola Edgardo:

    Ante todo para saludarte por fiestas patrias y al mismo tiempo para agradecerte por la forma detallada y cronológica de resumir la vida profesional de mi padre en el mundo de la fotografía en todos los ámbitos, para mí ha sido muy emotivo leer este texto y me haces reflexionar mucho de todo lo que mi padre hizo a lo largo de su vida, un hombre con innumerables proyectos hasta el final de su días, eres unos de pocos y verdaderos amigos más cercanos que tuvo mi padre, y siempre estaremos agradecido por los momentos tan gratos que han compartido, recibe de parte mía de mi esposa e hijas un cordial saludo con el afecto de siempre.
    Kiko


    LUIS ENRIQUE CUSMAN PONCE
    ABOGADO
    Calle Manuel A. Fuentes N° 915 - 919, San Isidro
    Celular 999 749 891
    lcusman@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Esperaba encontrar un párrafo que diera cuenta del sentido homenaje que el Club de Periodistas del Perú rindió al gran fotoperiodista y excelente amigo Tulio Cusman Cárdenas.

    ResponderEliminar
  4. Una omisión involuntaria que, efectivamente, ahora subsanamos. No nos queda otra, más vale tarde que nunca... El Club de Periodistas del Perú (CPP) rindió un sentido homenaje a Tulio Cusman Cárdenas, en su última sesión almuerzo correspondiente a las Fiestas Patrias. Su Presidente, César de los Heros Balbuena, entregó a los hijos del extinto-Tulio, Luis Enrique y Gustavo presentes en el acto- un diploma de recuerdo a tan ilustre reportero gráfico. De los Heros hizo una semblanza del homenajeado precisa, con su estilo sobrio de aceptación general, que dio efectivas luces. En efecto, el dirigente recordó su valía, subrayando que hasta el final estuvo lleno de proyectos comunicativos con intrínseco valor y trascendencia. No pidió un minuto de silencio por Tulio, sino aplausos como le hubiese gustado a él. La emoción cundió entre los asistentes y las palmas retumbaron largamente. Por todos los lados. A Tulio se le recordaba y su espíritu estaba presente. Sus amigos y colegas lo añoraban con esas expresiones tan sinceras que salieron, evidentemente, del corazón de cada uno de ellos. (Edgardo de Noriega)

    ResponderEliminar
  5. Una vida digna, es una historia que nos enorgullece, en el caso del fotoperiodista Tulio Cusman, que antes de escribir este comentario era una ausencia que ignoraba. El día de hoy he aprendido inmensamente el valor de su vida y de su obra profesional, que lo abrigaré en lo más profundo de mis recuerdos. Estudiaré y buscaré todo sobre su aporte a la cultura peruana que nos ha regalado y no me detendré de transmitir a mis amistades su legado y su significado para formar pensamiento y escuela de vida.
    Gracias Edgardo Noriega por tener este bello blog que sin la ayuda de la tecnología hubiera sido un ingrato ciudadano sin remordimiento. Y agradecer a sus queridos hijos por la envidia que le profesaré por haber tenido un padre de virtuosas calidades.

    Atte.
    Hapovi
    Egresado de Derecho

    ResponderEliminar