domingo, 30 de noviembre de 2014

EL GOBIERNO DISCRETO DE MORALES BERMUDEZ

He allí su gran mérito: luchó valientemente, como un peruano decidido, en la Guerra con Chile. Pero sus círculos de relaciones amicales lo menguaron por completo en los otros actos de su vida. Era aliado acérrimo de Andrés Avelino  Cáceres, de cuyo gobierno fue primer Vicepresidente de la República. Apoyado por el cacerismo, precisamente, llegó a la primera magistratura de la nación peruana en 1890 que la desempeñó hasta  1894. En síntesis y concretamente, el militar y político peruano ejerció un gobierno  que la historia lo calificó de discreto, sin grandes obras públicas. Ni tampoco efectivas realizaciones de por medio. Tan sólo se convirtió en el continuador de lo que efectuó el héroe de la Breña cuando detentó el poder.
Lo que sí hizo con efectividad Remigio Morales Bermúdez, nacido en Tarapacá el 30 de Septiembre de 1836, es ejercer una severa represión en contra Nicolás de Pierola y sus partidarios demócratas.  Evidentemente que tal actitud errada, mereció rechazo, por un lado, del propio pueblo. Mientras que por el otro, los estudiosos de nuestro pasado, por eso mismo, lo reprobaron.
Cabe señalar que en el aspecto internacional, durante su gobierno, fracasó por completo  porque no llegó a un acuerdo limítrofe con el Ecuador, hecho político y diplomático que por donde se le viese resultaba, durante aquellas épocas, enteramente necesario para el logro de la paz que todos los peruanos anhelaban.
 En tal contexto, el Gobierno, irresponsablemente, dejó el asunto en la estacada total en vista de que se dejó de aprobar el Tratado García-Herrera después de su discusión en el Congreso de la República.



Remigio Morales Bermudez: un presidente controvertido.

ENFERMO
También intentó llevar adelante el plebiscito previsto para Tacna y Arica ocupada por los chilenos, según lo estipulado en el Tratado de Ancón. Pero ello que, evidentemente, era muy importante no se concretó por falta de acuerdos de los votantes del plebiscito con Chile y por la desidia invariable del gobierno mapochino
Enfermó repetidamente de gravedad en las postrimerías de su gobierno y murió el 1° de Abril de 1894. Lo reemplazó su segundo vicepresidente, Justiniano Borgoño, en controvertida sucesión presidencial que dejó de lado al primer vicepresidente, Pedro Alejandrino del Solar, con el fin de favorecer la vuelta al poder de Cáceres.
 Tal situación dio lugar a una sangrienta y persistente guerra civil entre los peruanos, tras la cual se inauguró el gobierno democrático de Nicolás de Piérola, el famoso Califa, quien entró a Lima en posición firme y revolucionaria por Cocharcas, acompañado por el liberal Augusto Durand.
Hijo de Manuel Morales Vera y de Catalina Bermúdez Soto Alciato. Hizo sus estudios escolares en  su ciudad natal de Tarapacá y parecía destinado al negocio familiar de la extracción del salitre. Sin embargo, en 1854, optó por la carrera militar. 
LUCHADOR
Lo incorporaron al Ejército en los precisos momentos que  se iniciaba la revolución liberal contra el Presidente José Rufino Echenique. En Arica enfrentó los ataques de las fuerzas echeniquistas e hizo una efectiva campaña que culminó con el triunfo de la revolución en la batalla de La Palma, ocurrida el 5 de Enero de 1855.
Tras retirarse por un tiempo del Ejército, volvió al servicio integrando el  famoso batallón “Arequipa”. Esta vez a raíz de la revolución de Mariano Ignacio Prado contra el gobierno de Juan Antonio Pezet.
Hizo proezas militares durante el asalto a Palacio de Gobierno. Ya bajo el gobierno de Prado marchó a Chiclayo, combatiendo el levantamiento de José Balta. Pero sus mismos subordinados se rebelaron y lo apresaron, entregándolo al rebelde quien, dicho sea de paso, lo trató con respeto.
Durante el gobierno de éste último, lo destinaron al departamento de Loreto, donde su conducta militar fue destacada por la comandancia general. En el gobierno de Manuel Pardo, pasó a Trujillo como comandante del batallón de gendarmes. Allí en la capital de La Libertad, lo nombraron Subprefecto y desempeño, asimismo, la prefectura interinamente
Al estallar la Guerra con Chile el 5 de Abril de 1879, lo trasladaron al sur durante la primera etapa de la campaña terrestre. Luchó en la defensa de Pisagua y en las batallas de San Francisco, Tarapacá y en la del Alto de la Alianza, donde fue derrotado el ejército aliado peruano-boliviano. Lo destacaron, tras el percance, a Puno para reforzar las defensas de ese sector limítrofe ante una eventual invasión chilena por ese lado.
PREFECTO
También se sumó a la defensa encabezada por Cáceres, siendo nombrado  Prefecto de  Ayacucho. Tuvo un papel importante en la movilización de fuerzas y recursos. Actuó, a lo largo de la campaña de la sierra norte, que culmino en la Batalla de Huamachuco realizada el 10 de Julio de 1883.
Luego de la firma del Tratado de Ancón, se plegó a la rebelión cacerista en contra del gobierno de Miguel Iglesias a cuyas fuerzas derrotó en Canta, hecho que facilitó la ocupación de Lima y la abdicación del propio Iglesias. Elegido Cáceres como Presidente Constitucional, lo acompaño como primer vicepresidente entre 1886 y 1890.
Cáceres designó a Morales Bermúdez como el candidato oficial a las elecciones presidenciales que se realizaron el  13 de Abril de 1890. Como contrincante se presentó Francisco Rosas, candidato del Partido Civil.


Medalla conmemorativa.

PIEROLA
Mientras que Piérola, líder del  Partido Demócrata, instó a sus seguidores que se abstuvieran de votar. A renglón seguido, los principales dirigentes de esta agrupación fueron perseguidos a mansalva  y luego encarcelados. Entre ellos estaba el Califa.
El periódico de los demócratas, “El  País”, terminó clausurado. El Gobierno contó con el  control total del proceso electoral en que se eligió a Morales Bermúdez para el periodo 1890-1894. El poder lo asumió el 10 de Agosto de 1890.
A los dos meses su principal contrincante, Piérola, escapó de la cárcel y se embarcó de incognito en el puerto del Callao, trasladándose a Guayaquil. Estalló un motín en el cuartel limeño de Santa Catalina, liderado por el Coronel Arturo   Morales, a favor del Califa.
La represión fue severísima, siendo fusilados el cabecilla y otros 21 militares. El hecho indignante motivo las quejas de los familiares de los fallecidos y de la propia población, llegando el asunto hasta el  Parlamento y el Poder  Judicial.
 El Primer Ministro, Mariano Nicolás Valcárcel, fue responsabilizado y acusado por dichos asesinatos, pero la  acusación no prosperó. Hasta que se aprobó un decreto de amnistía política que dispuso la clausura de todos los juicios abiertos por conspiraciones y motines a civiles y militares.
Hubo en este periodo gubernamental cinco gabinetes ministeriales presididos por Mariano Nicolás Valcárcel, Federico Herrera, Justiniano Borgoño, Manuel Velarde Seoane y José Mariano Jiménez Wald.
APOYO TOTAL
Al comenzar 1893, Valcárcel se pasó a la oposición y formó un fuerte grupo en contra del gobierno, que tuvo  serios problemas de inestabilidad. Por esta época, Cáceres retornó de Europa en pos de su segunda elección presidencial. El régimen procedió de lleno a apoyarlo y para tal efecto, incluso clausuró periódicos opositores y desconoció las libertades y garantías individuales.
En cuanto a la política económica, Morales Bermúdez se propuso cumplir los compromisos derivados del contrato suscrito con la firma inglesa Grace, en 1888, que transfería a esta compañía el control de todos los ferrocarriles del país, a cambio del arreglo de la deuda externa.
Pero en sus dos primeros años de gobierno, el régimen moralista incumplió dicho compromiso debido a la crisis persistente de la hacienda pública, ante lo cual la firma inglesa se negó a pagar  sus contribuciones al Estado.
La solución llegó en 1992 cuando Chile devolvió al Perú las covaderas de Huanillos, Punta de Lobos, Pabellón de Pica e Isla Lobos, las mismas que fueron transferidas a la Peruvian Corporation, como señal de pago de sus deudas.


Su descendiente: el general Francisco Morales Bermúdez.

LEYES
Entonces la referida empresa cumplió con su compromiso de construir la prolongación del Ferrocarril Central desde el sector de Chicla hasta la Oroya y el del Sur, el mismo que llegó hasta Sicuani (Cusco).
En tiempos de Morales Bermúdez, el Congreso expidió la Ley de Municipalidades para permitir el restablecimiento por el voto popular de dichas entidades en todo el país. Efectuados las elecciones, los candidatos oficialistas perdieron. Entonces se reemplazo los municipios por lo que se denominó “junta de notables”, dejando de lado las decisiones del pueblo.
También se sancionó una ley de Elecciones Generales en el que se prohibió del sufragio a los analfabetos. Adicionalmente se introdujo el recurso jurídico del habeas corpus que limitaba la prisión arbitraria de los acusados por delitos comunes.
Otras acciones gubernamentales  dieron lugar al reconocimiento de los presupuestos nacionales. Se sancionó la Ley de Inmigración y Colonización que favorecía a las familias extrajeras de origen europeo.
Una realidad fueron algunas leyes de para proteger la industria y el comercio. Inaugurado quedó el camino de penetración al Pichis y cierto impulso a la minería. Lo mismo que algunas reformas a la policía y gendarmería.
Fueron construidas cierto número de escuelas primarias y se adquirieron dos embarcaciones, el navío de guerra “Constitución” y el de transporte de madera “Chalaco” que se incorporaron al servicio de la Marina.



Rubrica del militar y político-

COMPONENDA
 Con motivo del cuarto centenario del Descubrimiento de América, el ambiente de fiesta resultó total y se desarrollo entre otros actos, una gran exposición nacional en Lima que tuvo gran éxito, recordando tan importante efemérides.
Morales Bermúdez dejó el poder al enfermar gravemente el 23 de Marzo de 1894. De acuerdo a la Constitución debía asumir el Primer Vicepresidente José Alejandrino del Solar. Pero el Consejo de Ministros, en actitud singular y rechazable, no le entregó el poder.
Por  aquel entonces, Cáceres estaba dedicado por completo a su campaña electoral apoyado por el oficialismo el mismo que buscaba allanarle  su ascenso al poder por todos los medios. Este hecho evidentemente doloso fue denunciado por del Solar
Morales Bermúdez  falleció el 1 de Abril de 1894, día en que coincidentemente debía celebrarse las elecciones que fueron suspendidas. Los caceristas al considerar que del Solar era un obstáculo presionaron para que el mando fuese transferido al segundo vicepresidente Borgoño.  Así se hizo, a pesar de que estaba mal y era repudiable. Los peruanos no querían tal componenda.
Fue enterrado con honores de jefe de estado. La causa de su muerte: una apendicitis que se complicó con una obstrucción instestinal. Un presidente que efectivamente llegó al poder pero no destacó por meritos propios. Todo se lo debía a Cáceres y ello lo limitó por completo para otras acciones de gobierno que si necesitaba el Perú.(Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada