sábado, 31 de enero de 2015

CULTURA

Ya en 1839 “El Comercio comenzó a dar, en algunas oportunidades, dos ediciones, llamando a la que salía a las 3 de la tarde “segunda hoja”. Así lo anunció en el N° 92 del 26 de Agosto de aquel año. Las primeras ediciones de esta clase que salieron fueron las correspondientes a los días 26 y 27 de agosto, y en la primera su publicaron las notas del Encargado de Negocios de Inglaterra, Mr. Belford Hinton Wilson, reclamando la falta de amortización del empréstito inglés que srivió a la causa de la independencia.
El primer grabado ilustrando un artículo qu publicó este dirio apareci{ó en el número 113 del 20 de Septiembre de 1839, y en un dibujo representando el nuevo vestido de jebe para buzos-que remplazó al antiguo sistema de campanas- vestido que dicho sea de paso se usó por primera vez en aguas del Callao el 29 de Agosto de ese año y que trajo la fragata de guera inglesa “Presidente”. El estreno dio lugar a un paseo para asistir a la prueba que la hizo, según “El Comercio” del 31 dee Agosto (número 96), el carpintero de esa fragata cerca de la isla de San Lorenzo, con éxito completo.
Después de la disolución de la Confederación Perú Bolviiana, se restableció el Colegio de San Carlos, que había estado en receso, y se encargó el rectorado al doctor don Agustín Guillermo Charún. “El Comercio” del 17 de Julio de 1839 (número 59) se ocupó en el asunto, y en el número 63, correspondiente al 22 de ese mes y año, da cuenta, en la sección Interior, del restablecimiento del Colegio bajo el rectorado interino de don José Gregorio Ovalle, mientras el propietario, doctor
Charún, desempeñaba el cargo de Diputado por Huancayo.

El Comercio Issue 1.jpg
Primer ejemplar del diario "El Comercio.

CATEDRAS
Las cátedras que se establecieron fueron: Matemáticas,  a cargo del doctor Manuel Vicente Villarán; Física al de don Juan Pablo Huapaya; Geografía al de don José Navarrete Derecho Civil al del doctor don Tomás del Valle y una que tenía un nombre que hoy  está muy  en moda: Ideología, a cargo de don Manuel Morales. Anuncia que se establecerán cátedras de lengjua francesa e inglesa y de música.
En el N° 449 del 14 de Noviembre de 1840 se publicó el manifiesto de los señores Domingo Elías y Nicolás Rodrigo, anunciando la próxima aventura y fundación del Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe. El colegio se fundó con 40 alumnos el 7 de Febrero de 1841 en el local del antiguo Estanco del Tabaco en la calle de Chacarilla, de lo que da cuenta  “El Comercio” en la sección Lima del N° 514.
El primer examen se hizo el 18 de Diciembre de 1842. Los examinadores fueron el director de instrucción doctor  José Francisco Navarrete, el rector de San Carlos doctor Bartolomé Herrera, el vice-rector don Manuel Villarán, los doctores José Navarrete, Marco Berrío Luna, Melchor Vidaurre y los señores José Antolín Rodulfo, Clemente Noel y Carlos  Beausejour. 
ALUMNOS
Los que se presentaron a examen fueron 96 alumnos. El Vicerrector don Ramón Azcárate pronunció en emocionantes frases a los fundadores Elías, Rodrigo y Azcárate. Veintitrés estudiantes cantaron a toda orquesta tres coros de la Sonámbula.
Obtuvo la primera medalla don Mariano Malarín y medallas de oro los entonces estudiantes Juan del Portal, Juan Vallés, Sebastián Salazar, Manuel Penagos, Juan I Cot, Justiniano Egúsquiza, Benigno Pacheco, Gerardo Romero, José Manuel  Fuentes, Juan Arguedas, Pedro Coz, Justo Salas, Antonio Elías, Antonio Llavería, Francisco Sacio, Carlos López y Jesús Elías.
Para la historia del Colegio Guadalupe recogemos un dato que puede interesar a los que estudien la evolución de la enseñanza en el Perú. En el número 1358, correspondiente al 19 de Mayo de 1843 se publica el discurso que pronunció en la ceremonia de clausura don Ramón Azcárate, que fue el primero que dirigió ese colegio.
Anuncia la llegada de los maestros Lorente y Barrios y esboza el programa para el año 1844.. En el volumen 1397, del 17 de Enero de 1844m hay un aviso, firmado por los directores don Domingo Elías y don Nicolás Rodrigo, en el cual está el plan de estudios, que comprende las clases de Religión, Idiomas, Matemáticas, Ciencias Naturales y Filosofía, comprendiendo la enseñanza  primaria, la instrucción histórica y geográfica, la tecnología y la estética.


Don Sebasdtián Lorente

CURSOS
Para la historia también del Colegio Guadalupe son particularmente interesantes los datos contenidos en un artículo publicado en el N° 3180 en la sección Lima-9 de Febrero de 1850- en el que se hace notar la complacencia ante las “doctrinas sobre las reformas de las leyes penales, ventajas de los panópticos y establecimientos de los juicios por jurados”
Se hace notar asimismo que en los cursos de Economía Política, Literatura y Legislación se ha ofrecido muchas cuestiones de interés social. Guadalupe, en ese año, sobre todo, representaba la evolución ideológica liberal más avanzada y el dato que trae “El Comercio” es una de las revelaciones más características de la bella obra que realizó ese colegio en su gran época doctrinaria.
El periódico hace resaltar el hecho que llamó la atención de que los “examinados han expuesto lo que saben en su propio lenguaje”, con “sus palabras son el resultado de un trabajo intelectual metódico” y que no se limita a “satisfacer escolásticamente las preguntas”.
Allá por el año 1840 debieron ser muchas relativamente las personas que sabían griego, cuando hasta una “señorita limeña pudo en 1842 traducir directamente la famosa operación de Licurgo con Leocatres, que no estaba traducida ni al latín ni a ninguna de los idiomas vivos. Lo demuestra así el aviso publicado en el N° 878 del 9 de Mayo de ese año. No creemos que ahora pudiera haber muchos que hicieran otro tanto.
AFICION
La afición a la música en ese entonces era muy grande. En el año 1840-tan notable por todos los conceptos como ha de continuarse viendo en esta sección- se fundó una academia filarmónica nacional, cuyo primer director fue don Manuel Rodríguez. La apertura se realizó el 18 de Noviembre, como se ve en el N° 483. Rindiendo culto a la moda se ejecutó la obertura  “Semiramis”.
Con la compañía lírica de Pantanelli y Rossi que llegó a Lima en 1840 vino el  pintor italiano Néstor Corradi que hizo muchos retratos al óleo y miniaturas de personas distinguidas de Lima de esa época. El primer aviso anunciándose lo publicó en “El Comercio” del 18 de Agosto de 1840 (N° 576) Corradi era músico también.
Ya en el Comercio del 29 de Febrero de 1840-es decir en víspera de los primeros carnavales de que se ocuparía el periódico-, hay un editorial combatiendo esa diversión que “da idea muy poca ventajosa de nuestro estado de civilización (N° 244)
Y ya que estamos en el año 1840, vamos a consignar un dato que puede dar idea de la cultura de la época y  la gran preocupación militarista. Es muy interesante la noticia porque se trata de un aviso que refleja de muy viva manera cuáles podrían ser, en materia de lectura, los gustos dominantes.
MANUALES
La “Gran Librería Peruana”-así se llamaba- la del Portal de Botoneros, anuncia, sin especificaciones, libros de religión, en primer lugar, de instrucción, de legislación, de cirugía,  medicina y literatura
Pero más debajo de  de este enfilamiento sin detalle anuncia pomposa y minuciosamente manuales de guerra, penas militares, instrucciones y ordenanzas de este tipo, obras de táctica, de estrategia, de maniobras, de fortificaciones, el manual para generales y oficiales, el curso del arte e historia de la guerra de Jacquinnot. El solo aviso es una revelación. ¡Quién no era militar en esa época? Pero lo más curioso es que en esa librería se vendía, además, ropa hecha a precios muy cómodos.
En “El Comercio del 9 de Marzo de 1841 (N° 537) hay un remitido de José Bernardo Alcedo, anunciando su regreso a Lima después de doce años de ausencia. Dice que en Chile enseño con suceso el canto y piano y especialmente el canto llano, que era desconocido. Se ofrece como maestro y da su dirección en la tienda de Plateros. Se domicilió entonces en la calle de San Diego N° 276, como se ve en una razón de pasaportes presentados a la intendencia el 4 de Marzo de ese año (N° 534). 
LORENTE
Con don Sebastián Lorente, que llegó al Perú en Agosto de 1843, fue contratado otro profesor español-don Pedro Barrios- que llegó en Octubre. La primera materia que enseño Lorente fue Geografía, que había estado a cargo de don Ramón Azcárate. Así se ve en el discurso que en la clausura del año escolar de 1843 pronunció el rector Azcárate y que publica “El Comercio” del 19 de Diciembre de ese mismo año (N° 1358)
Fue en Septiembre de 1843 cuando comenzó entre nosotros la influencia de Zorrilla que tanto se deja notar en el romanticismo de la Literatura Peruana. Un aviso. Lo que hasta para la Literatura  demuestra la importancia del anuncio- nos lo dice así.
En efecto, en el número 1280 del 18 de Septiembre de aquel año, advierte a “los señores suscriptores a la obra (“Poesía de don José Zorrilla”) que pueden ocurrir a la imprenta de “El Comercio” y a la librería de Poppert a recoger la primera entrega”… La obra se publicaba por entregas de 80 páginas en 4° y el precio de cada una, que debía aparecer dos veces por mes, “con lindas tapasen papel de color, era de seis reales”.
La simpatía fue grande en Lima desde que apareció el gran poeta español en el escenario de las letras. “El Comercio” del 1° de Julio de 1843 registra en su sección “Variedades” (N° 1228) una Poesía a Zorrilla de don Miguel Agustín Príncipe.

Fachada del famoso colegio Guadalupe.

ARTICULO
El primer aviso sobre las poesías de Zorrilla que se reimprimieron en Valparaíso, en la imprenta de “El Mercurio”, apareció en “El Comercio” del 8 de Agosto del mismo año 1843. La librería de Poppert estaba en la calle de Mercaderes.
En el número 1831, del 8 de Julio de 1845, hay un artículo de don Mariano Dávila Beraún, profesor de matemáticas mixtas de San Carlos, refutando la “ingeniosa invención” del señor Miguel W. Garaicochea sobre la trisección del ángulo. El artículo está ilustrado con un dibujo explicativo.
 En el N° 2134 del 30 de Julio de 1846 se publicó un remitido de don Bartolomé Herrera aceptando la polémica a que lo invitó don Benito Lazo que, en el Correo Peruano, había impugnado el famoso sermón del  Rector de San Carlos, en la parte en que se desconocía la soberanía popular.
Advertimos que el sermón fue publicado íntegramente en el número 2137. En el número anterior hay un remitido de unos patriotas atacando resueltamente las doctrinas de Herrera. La cuestión despertó un gran interés y se formo un gran revuelo en torno de ella. 
DEBATES
Casi todos los días, durante mucho tiempo, aparecieron artículos sobre la soberanía y se publicó varios artículos, sin firma de autor, sobre la soberanía humana. A través de las publicaciones de esos días se advierte un gran apasionamiento ideológico por esta clase de asuntos que caracterizarían, muy poco después, de modo tan vivo, la obra de los hombres de Guadalupe frente a los de San Carlos y que culminaron, diez años más tarde, en los resonantes debates doctrinarios de la Convención el 55.
Tal fue el fervor que, durante lo que restaba del año, el sermón de Herrera fue tópico de conversaciones, artículos copias y materias de exámenes. En el número 2260, del 30 de Diciembre, se da cuenta de unos exámenes en San Carlos, en los que don Manuel Irigoyen, estudiante a la sazón, sostuvo las doctrinas de Herrera-
Un remitido muhy ingenioso y revelador de gran conocimiento de l Historia de América es, sin duda, en el que apareció en el número 1036 del 27 de Marzo de 1843 con el título de Edición Paralela”.


Antiguo Colegio de San Carlos.

RENUNCIA
El autor después de hacer un preámbulo irónico sobre las ediciones paralelas de los grandes autores pone frente a frente párrafos de la renuncia de Vidal, del cargo de Vicepresidente del Consejo del  Estado, encargado del Poder Ejecutivo y párrafos de la renuncia de Rivadavia el año 1827 de la Presidencia de la República de Argentina, los que se parecen, según el dicho vulgar, como una gota de agua a otra.
Vidal, como se sabe, entregó el mando al Vicepresidente Justo Figuerola. Muy poco tiempo después entraba vencedor Vivanco-el 8 de Abril- como director supremo y el 9 daba con su ministro Gómez Sánchez el decreto para que todas las autoridades y funcionarios “prestaran reconocimiento y juraron obedecer al directorio presidencial.
En la sección Lima del 20 de Abril de 1844, hay un suelto intencionado comparando a los redactores del diario con los cazadores. Algunas frases “Más difícil es atrapar una noticia en la sociedad que a un ciervo en la llanura”. Encuentros, batallas, naufragios, llegadas de buques, muertes de personas notables, salidas de tropas, todo es caza y es necesario seguirla.
El Comercio de esa época publicaba cada quince días un sumario de las noticias de la quincena en inglés, francés y castellano ((Páginas seleccionadas de las "Obras Completas" que pertenecen como autor al consagrado escritor y político, José Gálvez Barrenechea.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada