sábado, 24 de enero de 2015

EL CAOS DEL TRANSPORTE PUBLICO

A grandes males, remedios amargos. O lo bebes o te mueres, decía mi abuelo. Esta frase, amenazante y vertical, me permito trasladarla con su profundo significado al transporte de Lima Metropolitana.
Todos los ensayos  para mejorar el transporte ya se han hecho y se seguirán haciendo y el resultado será el mismo: CAOS. Ignoremos los  paliativos que los alcaldes de Lima y Callao, así como los congresistas,  el Ministerio de Transportes y cuántos organismos existen, quieran hacernos tragar para solucionar el problema vehicular.
 La solución es la creación de una  autoridad autónoma del transporte en el Perú, y si alguien ya planteó la iniciativa, me sumo a ella, pues no tengo complejo de Adán. En este organismo deben de estar representadas las instituciones antes citadas así como técnicos de países que han resuelto el problema del transporte.  De otro modo, continuaremos consumiendo toneladas y toneladas de papel y años luz de tiempo sin resultados que satisfagan a los usuarios,

El trafico infernal de vehkiculos en Lima como pan de cada dia.

INTERESES
En torno al transporte vehicular existen muchos intereses económicos en juego y  conocemos que 
detrás de estos intereses se encuentran autoridades y políticos, en consecuencia, sería iluso pensar que habrá solución.
 Como ejemplo, solamente debemos pensar en la poderosa flota de vehículos de la empresa Orión cuyos  choferes y  los palancas (choferes sin vehículo) resultaron   de la noche a la mañana propietarios de modernos Custers, bien avalados por los bancos. Como decía don Ricardo Palma “de donde pecata mea sino es de la sacristía” y en esa sacristía se puede encontrar dinero negro que los fiscales anticorrupción deben investigar.
Imaginemos nada más las avenidas Javier Prado, Arequipa, República de Panamá, Tomás Marsano y otras vías troncales con enormes tranvías. Sin duda muchos congresistas, a quienes suelen empujar a la tribuna para que defiendan intereses particulares,  simularán una pataleta solamente con escuchar el anuncio.
Sin embargo les hacemos recordar que Lima y Callao ya tuvieron estos medios de transporte y fue un alcalde que lo desapareció para construir la Vía Expresa, pero ese no fue el problema sino la miopía de las autoridades que le sucedieron que no  rehabilitaron la vía central para el transporte ferroviario.
 También cabe recordar que el gobierno municipal del doctor Alfonso Barrantes recibió una oferta del Banco Mundial para financiar la construcción del tranvía por la vía central de la Vía Expresa, su teniente alcalde Henry Pease aprobó la iniciativa, Barrantes se opuso, los dos discutieron y se distanciaron y todo quedó como tierra fértil para la millonaria inversión que hizo Castañeda en su primer gobierno municipal. 
Sin embargo, el Metropolitano ya no da para más. En horas punta, los usuarios tienen que hacer colas más largas aún de las que hicieron cuando se estaba implementando el corredor azul. La construcción de  una vía férrea por este corredor no es ilusión óptica, tarde o temprano se tendrá que dar.




Las principales ciudades de Europa usan tranvías y trenes, los cuales corren paralelos con los vehículos motorizados. Esperar un tranvía en el centro de la ciudad para trasladarse es igual que esperar un autobús, por ello, antes de oponerse a la construcción de tranvías por las principales avenidas de Lima sería muy interesante que visitaran,  por ejemplo Viena, capital de Austria y se darán cuenta que esta ciudad ha solucionado el problema del transporte con trenes y tranvías.
Además de una bien dotada flota de buses y todo el transporte funciona con boleto único. Tampoco existe tanto accidentes de tránsito como en Lima. Y el gobierno austriaco continúa construyendo vías a medida que crece la ciudad.
 El transporte ferroviario es muy económico - no tienen que cambiar llantas cada seis meses, ni echar combustible con precios cada vez más fluctuantes, se evita revisiones técnicas anuales, pago a mecánicos, coimas  y etc. - además es limpio de toda contaminación.
Por esta razón es urgente que el Congreso de la República cree la AUTORIDAD AUTÓNOMA DEL TRANSPORTE EN EL PERÚ, salvo que nos guste quejarnos de todo y por todo y sacar réditos del caos.  (Mariano Bailón Pineda, Periodista)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada