sábado, 31 de enero de 2015

ELIAS: AGRICULTURA, POLITICA Y EDUCACION

Le correspondió desempeñarse en diversos y variados campos de la vida nacional. Concretamente: en la agricultura, la política y la educación. Como hombre de campo, por entero exitoso. Un hombre que trabajaba horas de horas en un escenario rural fenomenal.  Los verdes campos del agro iqueño donde, como precursor, inicio el cultivo de algodón a gran escala y mejoró, por completo, la explotación de vid regional en grandes extensiones de tierras, de la cual era dueño. Evidentemente con una capacidad de alta y eficiente productividad.
 A tal punto, y como prueba de su pujante espíritu de empresa, construyó infinidad de canales de regadío e introdujo nuevas técnicas de producción y la maquinaria desmontadora que calaba y mejoraba la actividad extractiva. Una de sus pasiones de trabajo completas de resultados óptimos.
La otra era la preocupación por la  educación y por esa convicción  de que allí estaba la clave del éxito y la consolidación del futuro, fue uno de los impulsores de la creación del famoso Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe de Lima.
Tampoco vacilo, como tercera actividad, en ingresar a la política para contribuir al desarrollo del país en una época, precisamente, convulsionada y de guerras civiles.  Allí también dejó huella muy peculiar como signo persistente de su constante andar por la vida.


Domingo Elías con la banda presidencial.

PRESIDENTE
 Llegó a ser Presidente del Perú, por un breve periodo, de junio a agosto de 1844. Posteriormente, seis años después, en el año 1850 fue el primer candidato civil a la primera magistratura de la nación, aunque  sin éxito alguno. La actividad pública es asi y hay que saber manejarse. Algunas veces pierdes y otras ganas.
El personaje que describimos se llamaba Domingo Elias Carbajo, un productor de vinos y aguardientes. Exportando los productos a los mercados de Estados Unidos y Europa. Por medio de lo cual y obteniendo ganancias considerables que lo situaban, en el marco social y económico, como un hombre de la clase de arriba con considerable fortuna. Eso si, la mano de obra que utilizaba era criticable de por si, porque explotaba, a como de lugar, a los esclavos de la zona quienes eran sus puntales en el trabajo que realizaba.
 A partir de 1849 comenzó a   a servirse de otro hecho también controvertido y rechazable. La  llegada de culies, como se le denominaba a los trabajadores chinos que procedían de la ciudad asiática de Macao. La explotación se mantuvo hasta 1853.
Las vinculaciones que tuvo con los gobiernos de entonces también le sirvieron para efectuar el carguío del guano en las islas de Chincha, abastecer de ropas, mulas y caballos al Ejército y beneficiarse con  cobros de los bonos de la deuda interna entre 1859 y 1863. 
FILANTROPO
Sin embargo y a pesar de sus otras actividades de por si deplorables, cabe precisar que Elias fue un filántropo que se preocupó ´por  la educación de la juventud invirtiendo parte de su fortuna en fundar en Lima el Colegio Guadalupe el año 1841, cuya dirección fue confiada al maestro Sebastián Lorente. Contradicciones de la vida. Unas son de cal y otras de arena.
Su deseo era que se contara con un centro educativo desde donde se difunda los principios liberales y de esta forma pretendía formar una élite dirigente, la misma que serviría para promover, por completo, la modernización del país.
Tras la derrota de la Confederación Perú- Boliviana, la anarquía se acentuó en el país. Manuel Ignacio de Vivanco, Supremo Director de la nación, nombró a Elías como Prefecto de Lima. Luego el dictador se dirigió al sur para luchar contra Castilla. Adicionalmente, otro de nuestros grandes hombre, Miguel de San Román, le dejó encargado al iqueño el gobierno de las provincias del norte
El conflicto no se decidía entre los bandos militares encontrados. Vivanco y Echenique contra Castilla y San Román. Según versión del historiador Jorge Basadre, Elias como civil decidió convertirse en el personero del cansancio del país ante la larga guerra intestina y se hizo Jefe  Político y Militar del mismo que atravesaba por una de sus peores crisis.


Fundador del Colegio de Guadalupe.

EMERGENCIA
Le dijo  a la ciudadanía con voz entrecortada, cuando dio a conocer su decisión y asumió el mando, que a falta de un individuo dispuesto a tomar la dirección de los negocios públicos, se sentía lleno de abnegación para llenar esta tarea hasta el dia que la voluntad nacional le designe un sucesor que le permita retirarse a la vida privada.
Mientras tanto se comentaba en esos momentos  que Echenique llegaría a Lima, de un momento a otro. Entonces preocupado y con determinado miedo y temor que se acrecentaba constantemente, el Jefe Político y Militar declaró al departamento de Lima en estado de emergencia y de asamblea.
 Lo que implicó la suspensión total de todas las labores y actividades de la población. Los varones hábiles se alistaron para tomar las armas. Los empleados públicos, los integrantes de las corporaciones e incluso de los colegios formaron regimientos.
 En fin, toda Lima, Pisco Ica y Callao se prepararon para defenderse. Pero el problema estuvo en que jamás Echenique llegó y el desarme tuvo que ordenarse, luego de protagonizar el  ridículo por completo, ante los ojos de la ciudadanía que criticaba duramente al gobernante de turno A todos estos acontecimientos se le denominó la Semana Magna. 
MINISTRO
Luego de ella, Elías terminó su gobierno frente al triunfo bélico de Ramón Castilla sobre Vivanco. El iqueño dejo el poder máximo ante Justo Figuerola, a quien constitucionalmente le correspondía en su calidad de Primer Vicepresidente del Consejo del  Estado. Pero no perdió la influencia porque en este gobierno transitorio se desempeñó como Ministro de Guerra y Hacienda (1844).
Bajo el Gobierno de Castilla, fue Diputado por Ica y Consejero del Estado, siendo el inspirador de la primera ley de presupuesto. Nombrado Ministro Plenipotenciario en la Paz negoció un tratado de paz y comercio que puso fin a las disputas originadas por la disolución de la Confederación.
En vísperas de las elecciones de 1850, fundó el primer ensayo de partido político en el Perú, El Club Progresista y se convirtió en el primer candidato civil de la historia peruana. Para promover su candidatura fundó el semanario "El Progreso", publicación que se editó entre 1949 y 1851.
El programa de los progresistas incluía la instalación de un gobierno civil, el fomento de la inmigración europea, la reforma del sistema tributario con un carácter descentralista, la unidad de las cámaras legislativas, el establecimiento de escuelas para artesanos, la difusión de la instrucción pública,  la abolición de la pena de muerte, elecciones directas y reducción del periodo presidencia, reducción del ejército y sus gastos y organización de la guardia nacional.



José Rufino Echenique: controvertido presidente.

ECHENIQUE
Elias perdió estrepitosamente las elecciones  como signo evidente que el grupo civil que abanderaba era débil frente al caudillismo militar imperante. El vencedor fue el General José Rufino Echenique, apoyado en esta oportunidad por Castilla.
Al estallar el escándalo de la consolidación de la deuda interna durante este gobierno corrupto, el iqueño sin reparo alguno censuró abiertamente los despilfarros a través de sus famosas cartas publicadas, constantemente, en el diario “El Comercio”.
Por tal motivo, lo encarcelaron y deportaron a Guayaquíl. Pero pasó a Tumbes para iniciar un levantamiento que fracasó. Lo intento nuevamente en su tierra Ica, pero fue derrotado en Saraja el 7 de Enero de 1854. Huyó a Chile, retornó y se sumó a la revolución de Castilla que se había levantado en Arequipa.
Organizó una división y se enfrentó a las fuerzas gobiernistas comandadas por el General José Trinidad Moran, siendo derrotado. Entonces se retiró a Arequipa, ciudad en la que, con ayuda del pueblo, derrotó a las tropas gobiernistas encabezadas por Vivanco y Morán. No pudo evitar que la presión popular fusile a Morán, venezolano nacionalizado peruano, y prócer de la independencia americana.

Ica la cuna de Elías.

CON CASTILLA
Con el triunfo y el ascenso al poder del Libertad Castilla, Elías se desempeñó como Ministro de Hacienda. Pero tuvo que pedir licencia por razones de salud y pasó a la sierra para atender su curación. Luego fue nombrado Ministro Plenipotenciario en Francia. Regresó a tierras peruanas para postular otra vez a la Presidencia de la República, pero no tuvo éxito. Entonces se retiro de la política, dedicándose a sus actividades agrícolas. Hasta que murió en Lima el 3 de Diciembre de 1867.
Contrajo matrimonio con Isabel de la Quintana Pedemonte con quien llegó a tener 11 hijos. Uno de sus descendientes directos es Alfredo Elias Vargas, agricultor como su antepasado y cultor del caballo de paso peruano.
Hijo de   Raymundo Elias de la Quintana de nacionalidad española y de Manuela Carbajo Galagarza. Durante su infancia fue educado por un tutor particular, pasando luego al colegio San Carlos de su ciudad natal. Viajo a Europa, completando sus estudios en Madrid y en Paris. Volvió al Perú en 1825 cuando ya había culminado la guerra de la independencia nacional
No fue de los lideres y caudillos más destacados. Pero si  hay que tomarlo en cuenta. No obstante sus aficiones a la esclavitud y a usar, en ciertas oportunidades, la influencia  política para el beneficio personal. 
 Nadie puede negar que tuvo una participación destacada en la vida nacional y hay que tomarlo en cuenta tanto para admirarlo como para criticarlo. Los hombres, hasta los más famosos son controvertidos. Elías lo fue y allí esta incólume frente a la historia. (EdeN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada