martes, 18 de febrero de 2014

LA HISTORIA REAL DE TAPIA, EL SENDEROLOGO

Allá por los convulsionados años  80 la izquierda peruana de todo pelaje, desde los moderados hasta los de posiciones extremas y ultras, quedó descolocada ideológicamente por la irrupción del terrorismo de Sendero Luminoso, con su secuela de crimen y asesinato. El mounstro y sus principales ejecutores, con  Abimael Guzmán Reynoso a la cabeza, habían salido de sus propias entrañas marxistas y de sus múltiples divisiones partidarias para ejecutar un plan  completamente siniestro cargadas de acciones delictuales propias de desalmados inhumanos, so pretexto de defender a la sociedad. Cuando lo que, precisamente,  hacían era  tratar de destruirla por completo.
Sin embargo, hubo un dirigente que desde un principio tuvo una actitud muy peculiar e incluso de rechazo total a tal engendro  criminal y ese personaje  no es otro que Carlos Tapia García. Los conocía a fondo y los combatió de la misma manera, marcando por completo diferencias totales. Había estado con ellos, juntos pero no revueltos ni menos unidos, en el foco de la irradiación  de tal controvertido pensamiento como fue la Universidad Nacional de Huamanga. Era el Ayacucho rebelde de donde irrumpió este engendro violento que, bajo ningún punto de vista, tiene justificación.
No fue fácil para Tapia emprender la labor de diferenciación. Ni  en las entrañas de la derecha donde lo sindicaban incluso hasta ahora de forma despectiva, equivocada y contundente, de militante del terror y afiliado a sus fechorías. Ni en las de la propia zurdería donde había infinidad de posiciones de desbarajuste total, como constante de su proceder también equivocado.


Carlos Tapia aclarando y con el verbo encendido.

SENDEROLOGO
 La firme actitud de este pensador hay que destacarla en su verdadera dimensión. Más aún cuando hasta hoy  persiste y se considera izquierdista, aunque una organización, que represente a tal posición, ni suena ni truena en el cotarro público. La izquierda  atraviesa por una de sus peores crisis. En efecto ha perdido incluso representatividad, liderazgo y, evidentemente, apoyo de las masas  populares.
Pero ese es otro cantar. Lo cierto y real es que el analista se convirtió a lo largo de los años en un experto senderólogo de polendas, conjuntamente con otros pensadores que, si buscaron seriedad y efectivo análisis, los mismos que pueden ser contados con los dedos en la mano y que salieron del propio progresismo. Entre ellos: Carlos Iván Degregori, quien falleció hace unos años víctima de un cáncer fulminante.
 Excepciones, evidentemente, que confirman la regla. Pero no se salvan  de la responsabilidad  que tiene este grupo político ante la historia por no haber tomado precauciones efectivas frente al terror en el momento preciso, aunque cierto es que Sendero quiso arrasar con ellos y cobró varias víctimas salidas de sus filas. 
LOCURAS
En Febrero de 1996, Tapia  escribió un interesante análisis de profundidad política titulado “La Estrategia Contrasubversiva y la Derrota de Sendero Luminoso” a pedido del propio Degregori para la Ford Foundation y con miras a ser publicado por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Nunca supimos si dicho documento, efectivamente, salió a luz  rumbo a las librerías para su difusión total. Lo que hemos revisado es el texto correspondiente. 
En el referido estudio, de importancia política innegable, afirmó sin ambages y directamente que “Abimael Guzmán llegó a ser encumbrado como el más grande marxista viviente y jefe de la revolución mundial cuando su pensamiento fue considerado indebidamente como la más alta expresión de la materia consciente, producto de sus 15.000 millones de años” (sic)
Recordó que el ex profesor de Filosofía  inculcó a sus seguidores que “la lucha emprendida  se podría alcanzar después de 500 a 1,000 años, cuando la  humanidad construyera la sociedad de la perfecta armonía”. Locura total la anterior y esta.
Al interior de su organización, según la versión de Tapia, este asesino logró que se le reconociera un status cercano al de los profetas de las religiones orientales. Pero con un comportamiento déspota y arbitrario.
El  análisis dice al respecto lo siguiente: “Abimael jamás aceptó haberse equivocado y los reveses  ocurridos eran justificados como producto de la necesidad que cobijaba al interior de los acontecimientos. No permitía que sus planteamientos fueran puestos en cuestión por nadie y exigía a sus militantes “cartas de sujeción personal” en las que se aceptaba que el líder máximo pudiera decidir sobre sus propias vidas”.
MARXISMO RAMPLON
Sostiene que las tesis políticas de Guzmán eran propias de un marxismo ramplón pero teñido de un extremado dogmatismo. Muchas eran confusas y contradictorias. La llamada línea militar del presidente Gonzalo  no era más que una grosera copia de los planteamientos de Mao.
Todas estas equivocaciones daban lugar a una  tremenda realidad, pudiéndose afirmar puntualmente que el senderismo, más que un partido, fue una ideología convertida por los caprichos alucinados de su líder máximo en una férrea organización para destruir y asesinar a quienes se le opusieran, según la opinión del senderólogo.
Tapia también es muy crítico de la actuación de las Fuerzas Armadas durante el conflicto armado. Por eso implacablemente dice lo siguiente: “En los dos primeros años (1983-84), muchos más fueron los errores-algunos muy graves-que los pocos aciertos. El periodo 1985-87 se caracterizó por el desconcierto, el empantanamiento de la estrategia y la falta de iniciativa en la lucha contrasubversiva”.


Poniéndose la camiseta roja que tanto le gusta...

FAMILIA
Luego añade “Recién, entre finales de 1988 y comienzos de 1989 es que las FFAA particularmente el Ejército, lograron articular una estrategia global de lucha. Su aplicación coherente sin cortapisas permitió en cinco años conseguir la derrota total de la estrategia senderista”.
Todas estas apreciaciones las hacía cuando ya era un cuajado político progresista. Había nacido en Lima allá por los años 40 en el seno de una familia  acomodada de clase media alta que vivía en un chalet grande construido en la misma época que nació, en la calle Torre Tagle del distrito de Pueblo Libre.  Padres ejemplares, trabajadores y de entrega total a sus hijos. Les dieron educación y los apoyaron en todo.
El bichito político al hogar lo trajo uno de los hermanos mayores, Alfredo Tapia Garcia, que había ingresado a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos a estudiar Ciencias Económicas y formó parte de la Juventud Comunista ortodoxa la que seguía a Moscú, conjuntamente con Alfonso Barrantes Lingán y otros jóvenes rebeldes enfrentados por completo al Apra y al conservadorismo.
Con el correr de los tiempos, este joven se convertiría en un efectivo banquero y de los mejores, experto en mutuales  y es el que convirtió al Banco de la Vivienda del Perú que ya no existe, donde fue Gerente General, en una efectiva institución financiera.
Los hermanos Tapia son  muy originales  e inteligentes que irradian entre sus amigos y conocidos mucha simpatía. Uno de ellos Lucho posee la  virtud y capacidad de hablar las palabras  del castellano al revés completamente y con una facilidad impresionante. Hasta incluso ha escrito libros sobre tal habilidad.
LA MARINA
Por aquella época Carlos Tapia no  le interesaba aún la política, pese a los acercamientos y las influencias que tenía el hermano mayor en él. Muy por el contrario  pensaba en ser Marino. Por eso postuló a la Escuela Naval, donde ingresó con bríos y estudió unos cuatro años de esforzado cadete. Entre fines de los años 50 y comienzos de los 60
 Hasta que decidió retirarse del instituto castrense porque ya había pensado en la transformación radical del Perú. La revolución cubana, con los barbudos de Fidel Castro como líder indiscutible, influía decididamente en los jóvenes peruanos y latinoamericanos. La cada vez mayor derechización del Apra servía de trampolín directo de este sector, de por sí idealista, hacia las posiciones progresistas.
Tapia aceleró a fondo y decidió irse fuera de Lima para estudiar  en Huamanga. Lo hizo y vivió allí varios años. Consiguió el título de Ingeniero Agrícola y  luego ejerció  como profesor de ese centro superior de estudios. 
EN EL MIR
Allí precisamente conoció a Guzmán y a su primera esposa Augusta La Torre de quien no se cansa de repetir, hasta ahora, de que fue “una de las mujeres más bellas que existieron sobre la tierra”. Lo real es   que esta dama siniestra fue también de lo más sanguinaria y una extraviada política por completo.
Combativo dirigente estudiantil tras convertirse  en militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que enarbolaba las ideas radicalizadas al máximo por el ex líder aprista, Luis de la Puente y Uceda,  que optó por la guerrilla armada. Como solución para los problemas políticos y sociales del país.
No obstante de que por aquel entonces había un gobierno democrático sólido y consecuente, como el que presidió el Arquitecto Fernando Belaúnde Terry. Extravíos totales de la izquierda. Con la violencia y las balas a nada bueno se llega. Muy por el contrario se engendra más violencia. Belaúnde ni el Perú se merecían una actitud de este tipo.
 Pero había gentes que si pensaban así y es obligación democrática respetarlas, discrepando totalmente con ellas y  justificando, por completo, la actuación de las Fuerzas Armadas. Sin dejar de recordar que los derechos humanos son una necesidad de un país civilizado y cuando se presentan violaciones de este tipo denunciarlas y combatirlas son necesidades evidentes. Al igual que darle el castigo penal que se merecen los propios subversivos.

Su denuncia fue difundida por los medios.

ASMATICO
El MIR era un engendro rebelde del Apra que pasó a ser maoísta, foquista militarmente. Con ideas castristas y que recibió apoyo de los cubanos. Una agrupación aberrante que nunca tuvo posibilidades efectivas de éxito. Ni tampoco puso en jaque al país. Levantados en distintos puntos del Perú, los guerrilleros en ningún momento recibieron la adhesión del pueblo. Mucho de idealismo equivocado, poca coherencia y menos habilidad.
Hasta se dice que de la Puente ni siquiera podía luchar con efectividad porque le faltaba salud.  Este hombre, de origen trujillano socialmente linajudo, sufría constantemente tremendos ataques de asma  que lo convertía en un guiñapo  humano incapaz de agarrar un arma e incluso disparar al enemigo.
De acuerdo con la versión del referido estudio de Tapia, con un elemental “Plan de Lucha Armada”, los del MIR trasladaron entre Mayo y Diciembre de 1964 a sus cuadros a varias zonas rurales:  Ayabaca, Jaén y Huamachuco en el norte. Andamarca y Púcuta en la ceja de selva de Junín y a un sector de difícil acceso conocido como Mesa Pelada, en la provincia de la Convención y Lares del departamento del Cusco. 
PENA DE MUERTE
El grupo de Huamachuco fue capturado antes de llegar a instalarse en la zona seleccionada y el de Jaén se traslado a Ayabaca, conformándose sólo tres guerrillas denominadas de la siguiente manera: Túpac Amaru en Junín, Manco Capac en Ayabaca y Pachacutec en la Covencion y Lares.                                                  El 9 de Junio de 1965 inició sus acciones la guerrilla Túpac Amaru, asaltando la mina Santa  Rosa y  volando el puente de Runatullo. El 17 de Junio, en la quebrada de Yahuarina, emboscaron a una patrulla de la guardia de asalto de la entonces Guardia Civil. Le ocasionaron nueve bajas y se apropiaron de su armamento
El Poder Ejecutivo se vio obligado a disponer la intervención de las Fuerzas Armadas para acabar con la subversión en el menor tiempo posible. El Congreso aprobó la pena de muerte contra aquellos que se habían levantado en armas. El planeamiento militar fue simple. Se trataba de aniquilar los focos guerrilleros que estaban perfectamente ubicados, como producto de un eficaz trabajo de inteligencia.
Para tal efecto, las fuerzas del orden legítimas emplearon, en total, tres batallones seleccionados que primero cercaron la guerrilla Pachacutec con sus principales dirigentes. De la Puente entre ellos y el 23 de Octubre la localizaron en la localidad de Amaybamba, siendo totalmente aniquilada.


Luis de la Puente y Uceda

OPERATIVO
Posteriormente reforzaron, con estas mismas tropas, el cerco tendido por los soldados sobre la guerrilla Túpac Amaru y la obligaron a dispersarse. Al poco tiempo capturaron a sus dirigentes  que también murieron. La guerrilla Manco Capac nunca entró en acción y, para romper el cerco, sus conformantes tuvieron que atravesar la frontera con el Ecuador. Cuando posteriormente reingresaron al país, sus principales dirigentes y cuadros fueron detenidos.
El número de guerrilleros que participaron en las acciones llegaron a superar el centenar. Aproximadamente la mitad de ellos fallecieron. De parte de las FFAA, las bajas heroicas bordearon la treintena.
El operativo contrainsurgente duró seis meses. Al cabo de los cuales el Comandante General del Ejército, en una sesión  especial del Gabinete Ministerial y con la presencia del Presidente Belaúnde,  pudo informar ante la opinión pública de la misión cumplida a cabalidad. La tranquilidad pública retornó al país para bien de todos los peruanos.
El  joven rebelde protagonista de esta semblanza decidió irse a la guerrilla y poner el pecho enfrentando por completo el orden establecido. Incluso escribió una carta de despedida a sus seres más queridos,  como eran sus hijos mayores en esa ocasión muy pequeños. 
SECUELA
Todo lo sacrificaba en aras de la revolución. Pero uno proyecta y la vida dispone. Nunca se presentó la oportunidad para ello. Si la lucha callejera, la conspiración, el enfrentamiento a las fuerzas del orden. La ayuda directa a los rebeldes. La discusión en el seno de la universidad. Tapia corajudo, Tapia violento. Tapia equivocado.
Precisamente en el referido estudio de su autoría, el político deja claramente establecida las diferencias entre el movimiento armado de las guerrillas, que dicho sea de paso fracasaron por completo en el Perú por  inviables desde todo punto de vista, con el engendro de Sendero Luminoso otro fracaso total.
Eso sí, esta última agrupación dejó una huella y secuela trágica de unos 60 mil muertos de por medio, según cifras dadas por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), organismo controvertido del cual Carlos fue miembro designado por el Gobierno de Paniagua.
Lo reconoce hasta el propio Tapia cuando dice en 1996 y lo reafirma ahora: “La situación por la que atraviesa SL es de derrota. La continuación de su accionar armado no los favorece desde el punto de vista militar y menos en el intento de lograr el apoyo de la población. Ello no significa que dejen tercamente de realizar proselitismo en busca de nuevos adherentes. La persistencia de sus acciones responden a un pensamiento que se niega a aceptar la realidad”.


Apoyó a Humala, Nadine Heredia y Salomon Lerner Ghitis.

RESPONSABILIDADES
La CVR, donde había mayoría de miembros de pensamiento de izquierda, presidida por Salomón Lerner Febres, un filosofo y profesor universitario de renombre y de pensamiento independiente que marcaba la diferencia pero se alineaba con los progresistas, trabajo concienzudamente.
Sin embargo, el organismo, en ningún momento, convenció y caló en la población. Sus intervenciones, con razón o sin ellas, causaron fracturas grandes sobre todo entre la Fuerza Armada que combatió al terrorismo y se sintió desamparada cuando se le criticó, duramente, por sus supuestos excesos.
La unión entre los peruanos, precisamente, frente a los actos de terror tampoco fue conseguida por la Comisión a pesar de las buenas intenciones y  lo investigado a pulso. Clara responsabilidad de sus integrantes entre los que se encontraba Tapia, Enrique Bernales, Rolando Ames y otros dirigentes progresistas.
 Para nada sirvió la presencia del  representante de los militares el Teniente General FAP, Luis Arias Graziani, que se negó a firmar el documento final. Muy interesado estaba en mantener y fortalecer su influencia, fuerza y poder al interior de la Fuerza Aérea que la inició en las épocas de Velasco y la perdió a finales del gobierno de Toledo. Más de 30 años de hacer lo que, efectivamente, le dio la gana al interior de ese instituto castrense. 
APOYO A HUMALA
Tapia tiene a su favor haber sido uno de los dirigentes que más hizo por la unidad de la izquierda en sus mejores épocas de expresión popular. No obstante de que su partido, el MIR, se fraccionó infinidad de veces. El incluso tuvo que pasar a formar parte de la UDP y el PUM, entre otros grupúsculos de izquierda y logró que lo elijan, con el voto popular, diputado. Pasó, de inmediato, a la oposición frente al primer gobierno aprista que se desarrolló catastróficamente entre 1985 y 1990.
Posteriormente, estuvo entre los que voto por Fujimori en la segunda vuelta porque, evidentemente, no se hallaba al lado del Fredemo de Vargas Llosa y las fuerzas que él consideraba conservadoras. Cierto es que no medró durante esta dictadura y le fue muy fácil convencerse de los tentáculos corruptos del japonés y su socio el cleptómano Vladimiro Montesinos Torres.
A partir del 2006, como buena parte de la izquierda, comenzó a apoyar decididamente la candidatura del antisistema, encabezada por Ollanta Humala Tasso. Con el padre, don Isaac, había tenido sus encontronazos por oponerse al fascismo y el etnocacerismo. Pero consideraba que el hijo estaba en una situación expectante. Y se la jugó por entero. Como activista, como asesor, como vocero.
Hasta que llegó el triunfo electoral humalista del 2011 donde pasó a ser Asesor de la Presidencia del Consejo de Ministros en tiempos que su titular era Salomón Lerner Ghitis, con quien, entre  otros, funda la agrupación denominada Ciudadanos por el Cambio.
FAVRE
La salida del gobierno del dirigente progresista fue con bombos, platillos y denuncias concretas. No estaba de acuerdo con lo que él denominaba la derechización del régimen y lo dijo sin guardar pelos en la lengua.
 Todo lo denunció a borbotones y los ataques fueron directos a personajes siniestros como el Coronel del Ejército retirado, Adrián Villafuerte, sacado posteriormente de la asesoría de seguridad de Palacio de Gobierno y hoy escondido en un puesto al interior del Ejército.
También pagó los platos rotos  el estratega comunicacional troskista, Luis Favre, de origen argentino y de gran influencia en el Brasil y el mismísimo Perú. Había sido asesor del propio  Humala en la campaña electoral y en muchos momentos de su gobierno. Hasta ahora chista, de vez en cuando, imbuido de poder oculto.
Ahora lo vemos a Tapia, constantemente,  ejerciendo como analista en diferentes medios de comunicación. Desde Radio Programas del Perú (RPP) hasta Perú 21, el diario del grupo Miró Quesada dirigido por un neo liberal a ultranza, Juan José Garrido.
El cuajado dirigente sueña otra vez  con la unidad de la izquierda para que vuelva a ser una efectiva alternativa de poder. Su convencimiento y entrega es admirable aunque  irreal. Pero el sigue pregonando y allí está convencido.
 Ello en un político que no piensa en la conveniencia es admirable y destacable aunque está comprobado que a este grupúsculo, del que forma parte, ya nadie lo levanta. La oportunidad pasó y no son estos, precisamente, tiempos para cambios que históricamente no tienen razón de ser. El muro de Berlín cayó, la Unión Soviética desapareció y Cuba está sumida en la peor de sus crisis de la historia. Quien no lo reconozca está completamente equivocado. Aunque le duela a Tapia. (Noé)

11 comentarios:

  1. Querido Edgardo:
    Me ha gustado mucho la biografía de Carlos Tapia.
    A quien conozco de las épocas del Colegio Claretiano, de Magdalena, donde estudió.
    Un gran abrazo.
    Samuel AM

    ResponderEliminar
  2. Carlos Tapia es todo un caso de politico y analista. Lo del senderismo lo domina por completo y efectivamente ha servido para darnos luces de comprensión, fortaleciendo el rechazo en contra de este flagelo de todos los peruanos. Alberto Najarro

    ResponderEliminar
  3. El ex Congresista y ex Ministro, Rafael Rey Rey, piensa diametralmente opuesto a lo que dice este articulo. Sindica a Tapia como un extremista aliado a los senderistas. Incluso los dos se presentaron en la TV y se dieron de alma. Sin embargo, creo que la balanza de la verdad se inclina a Tapia. El otro es un cucufato que no sale de posiciones controvertidas. Hermando Arróspide.

    ResponderEliminar
  4. Vivo muy cerca, en Pueblo Libre, de la casa de los Tapia. Una familia decente y de primer orden. Hace unos cuantos años los terroristas pusieron bombas en este inmueble. Creo que allí funcionaba la oficina del ex diputado y líder de izquierda, Me ha gustado esta semblanza. Juan Jose Carrreño.

    ResponderEliminar
  5. No nos engañemos este señor Tapia le hace el juego al terrorismo. Los comunistas son aliados a ellos. Piensan igual. Lo que pasa es que tienen miedo a que los metan a la cárcel. Allí es donde deberían estar. Guillermo Susanibar

    ResponderEliminar
  6. Leo lo último y digo porque hay gente tan mala. No se puede acusar sin pruebas y lanzar dardos por gusto. Las ideas se combaten con ideas. Pero sin mentiras ni falsos testimonios. Apoyamos a todos aquellos que tratan de denunciar y analizar al terror que tanto daño hizo al Perú. Valentin Gallardo.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de conocer a su hermano Luis y su habilidad para decir frases al revés es impresionante. interesantes, los señores Tapia.
    Emilio Pérez

    ResponderEliminar
  8. Las cualidades de Carlos son muchas, entre las que destacan, la honestidad, inteligencia, humildad, integridad, en fin muchas mas. Como ameno,cariñoso y de "yapa" una familia de primera.

    ResponderEliminar
  9. Al autor de esta nota le pido autorizacion para publicarla en mi BLOG

    ResponderEliminar
  10. Claro que si tienes la autorizacion Alfredo, estimado y apreciado amigo. Lo que te rogaria es que no se cambie ninguna coma y que se mantenga,evidentemente, la autoria de la nota, dando cuenta de donde salió

    ResponderEliminar