viernes, 30 de mayo de 2014

EL HABILIDOSO CHUPITO

Era muy pequeño de estatura y por eso mismo lo apodaron con el mote, aceptado con buen talante por él,  tan peculiar, criollo y gracioso de “Chupito”. Cabe resaltar que tuvo una habilidad muy grande como político y que dio la hora en distintas etapas de la vida  nacional. Conservador, derechista  y defensor a ultranza de Manuel  Prado Ugarteche.  Ha muerto, hace poco,  con 96 años de edad a cuestas y tal hecho lamentable ha pasado casi desapercibido. Lo que, evidentemente, no se merecía.  Presidente de la Cámara de Diputados  entre 1958 y 1959. Constituyente de la Asamblea de 1979, presidida por Haya de la Torre. Embajador representando con bríos al Perú en Panamá. Un gigante de las convicciones  democráticas y de la conciliación que comenzó en estas actividades públicas, de vértigo y de decisión, allá a fines de los años 30 del siglo pasado.
Muchos conocedores del parlamentarismo recuerdan a Javier Ortiz de Zevallos Thorndike  dirigiendo, con soltura y proporcionalidad, los debates de la cámara baja en plena convivencia de gobierno con el Apra instaurada en 1956, tras ocho años de dictadura encabezada por Odría.
 Allí había mayoría pradista  enfrentada a cada rato  con la beligerante y consistente oposición,  agrupada  sobre todo por los demócrata cristianos (DC) que debutaban en estas lides con diputados entre otros como: Héctor Cornejo Chávez, Roberto Ramírez del Villar,  Jaime Rey de Castro y Jorge Bolaños, quienes conformaron un grupo parlamentario conciso. Quizás el más brillante que ha pasado por el Congreso de la República, de 1956 a la fecha.
Intervenían también muchos seguidores de Belaúnde.  Manuel Arce Zagaceta, Antonio Rodríguez del Valle, Sixto Gutiérrez Chamorro y la educadora Matilde Pérez Palacio, militantes de Acción Popular, fundado recientemente ´por aquel  entonces.  En el Senado apoyaba estas ideas el abogado izquierdista y profesor arequipeño, Alfonso Montesinos y Montesinos. Los apristas (PAP) no habían podido ser elegidos parlamentarios porque habían estado perseguidos y fuera de la ley.

Javier Ortiz de Zevallos.

PAPELITOS
  Si apoyaban al régimen  luego de que ellos pactaron con Prado su enemigo de épocas anteriores  que los  encarceló y deportó, durante su primer gobierno de 1939 a 1945. Lo hicieron para recuperar su libertad. La izquierda moderada  del Social Progresismo  estaba integrada en el Congreso por Germán Tito Gutiérrez, representando a Arequipa y el periodista Efraín Ruiz Caro al Cusco
Otro parlamentario que después se convirtió en marxista fue Carlos Malpica Silva Santisteban, quien formaba parte del órgano legislativo de oposición por esos años. Sin embargo, resultó elegido Diputado por Cajamarca como muy cercano al partido de Haya, en su condición de apristón sin estar inscrito. Luego lo hizo en tiempos de la democracia. 
ORGANIZADOR
Su padre, de 1963 a 1968, fue Senador y seguidor consecuente de Haya de la Torre. Lo mismo que su familia. El hijo terminó expulsado y salió de esas filas en 1959, conjuntamente entre otros con: Luis de la Puente y Uceda, Gonzalo Fernando Gasco y Manuel Pita, quienes formaron el Apra Rebelde. Convertido después en el  Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), con posiciones guerrilleras y de violencia total, las mismas que las llevaron adelante en épocas del belaundismo.
Malpica no era el único. También había muchos con esa posición apristona. Carlos Enrique Ferreyros, por ejemplo, que terminó después afiliado al PAP. En el parlamento de aquel entonces habían seguidores de Hernando de Lavalle, candidato presidencial perdedor de las elecciones presidenciales de 1956,  muy en la línea de admirar a Odria.
 Alli estaban: Carlos Balarezo Delta cercano al diario “El Comercio” y la familia Miró Quesada, apareciendo, no obstante, como independiente. Víctor Freundt Rossel por Huancavelica, el abogado huanuqueño Lincoln Pinzas Gallardo, Pedro Abrahan Chávez Riva, Angel Morales Martínez y Rafael Puga Estrada de Cajamarca.
Los pradistas más destacados, ademas de JOZ, fueron: Carlos Ledgard Jiménez, abogado de profesión, Armando de la Flor Valle, ex funcionario del Banco Popular del Perú de la familia Prado, Augusto Durand Dyer, hacendado en Huánuco e hijo del famoso montonero liberal del mismo nombre, Jorge Chocano, ex militar y colonizador de Tingo María
Lo mismo que Pedro L. Repetto, empleado bancario que trabajó muchos años en Puno y Alberto Arca Parró, experto en presupuestos y nominado por Ayacucho. El empresario farmacéutico piurano  Marco Antonio Garrrido Malo. Manuel Burga Puelles y el chiclayano Genaro Barragán Muro, que creó la Universidad Nacional de Lambayeque
El Diputado por Cajamarca, Ricardo Alcalde Mongrut, periodista de profesión, les puso a los demócratas cristianos el apodo gracioso que pegó por completo en los corrillos políticos de  “rocotos con sotana”, por ser la mayoría de ellos procedentes de Arequipa y seguidores de la doctrina social de la iglesia.
Un parlamento brillante y de mucha garra entre sus miembros. “Chupito” dirigía las huestes del  oficialismo mandando en plena discusión desde el hemiciclo, y  sentado presidiendo la sesión, unos papelitos muy pequeños con indicaciones y recomendaciones a cada uno de sus colegas de bancada, para ganar los debates y  propiciar situaciones coherentes de éxito.
Obviamente que algunas veces lo conseguía y otras no.  Pero lo cierto que Ortiz de Zevallos era un innato organizador y sabía, con clase y calidad, enfrentarse a sus contrincantes en el estilo puro  de una gestión honesta y democrática.


Lorenzo de Vidaurre de quien descendía directamente JOZ.

EN EL BANCO ITALIANO
Descendiente directo del Marqués de Torre Tagle que fue  Jefe de Estado del Perú, Lorenzo de Vidaurre el primer presidente de la Corte Suprema y de Ignacio Ortiz de Zevallos Canciller de Piérola en el 95, el insigne hombre de leyes era amigo sin sectarismos de casi todos los políticos. Desde Víctor Raúl Haya de la Torre hasta los líderes de la izquierda marxista. Un don de gentes excepcional.
Nació en  Chorrillos el 15 de Noviembre de 1917. Hijo de Emilio Ortiz de Zevallos Vidaurre y de Mary Thorndike Galup. Su padre fue diplomático y por eso, el que sería brillante parlamentario posteriormente, pasó su infancia en Francia, Italia y Chile.
En París, cursó la primaria en el Colegio  Saint Croix de Neuilly.  Mientras que en Roma estudió en el Instituto Marco Antonio Colonna y en el Liceo Chateaubriand. Finalmente, en el puerto de Valparaíso terminó la secundaria, en un plantel perteneciente a la congregación religiosa de los Sagrados Corazones.
Retornó a Lima  a mediados de 1938 e ingresó a trabajar en el Banco Italiano, conocido actualmente como el de Crédito del Perú.  La carrera profesional la hizo en la Universidad Católica donde se graduó de Bachiller de Derecho con la tesis titulada: ”Repercusiones de la nota Rodríguez Larreta en América: Proyecto de defensa internacional de los Derechos Humanos esenciales”.  Era el año 1946. En la misma casa de estudios obtuvo el título de abogado.
TRAYECTORIA
Durante el primer periodo de gobierno de Prado, con quien su familia tenía fuertes vínculos de amistad, trabajó en la Secretaria del Despacho Presidencial. Posteriormente se desempeñó como Secretario del Mariscal Eloy Ureta. Fundó y presidió  el Movimiento Cívico Independiente. Secretario y luego un año asesor jurídico del Presidente Manuel A. Odría entre 1948 y 1949.
Dicho movimiento era una agrupación de derecha antiaprista de la que también formaba parte el hacendado latifundista y dueño del diario "La Prensa", Pedro G Beltrán, Luis Felipe Villarán y el empresario de las cerámicas y el cemento, Pedro Roselló Truel.  Sobre la base de este grupo, nació la Alianza Nacional que boicoteó la instalación del Parlamento en 1947 y apoyó el golpe de estado  de Odria a Bustamante.
Sin embargo, Ortiz de Zevallos negó haber sido golpista y constantemente sostuvo que por allí no estaba la salida. Como prueba djo que, en aquella época, era amigo de un general de polendas que fundó el Centro de Altos  Estudios Militares, José del Carmen Marín, cuyo lema decía: “Las ideas se exponen, no se imponen”. 
INCERTIDUMBRE
Contó que, cuando  Odría finalizó sus actividades como Ministro de Gobierno de Bustamante,  su grupo lo ayudó exclusivamente porque, tenía al Apra en contra en posiciones enteramente beligerantes y violentas. Por estas razones, le mandaron, entonces, tres personas para que cuide su casa ubicada en la calle Vargas Machuca, a tres cuadras del inicio de la avenida Arequipa.
Poco después, conoció a Víctor Ochoa Amoretti, pariente del General y éste un día que se lo encontró en la calle, le contó que el militar se había ido a Arequipa para levantarse en armas y tomar el gobierno. Entonces, “Chupito” fue a visitar a la señora Maria Delgado de Odría, a quien ayudaba desinteresadamente en acciones de caridad.
La señora Odría estaba en una casa de la avenida Javier Prado con otras varias amigas, unas 50 de ellas, vestidas de negro y esperando el pronunciamiento de la blanca ciudad. La situación política era incierta y completamente convulsionada. La dama le  dijo a JOZ los riesgos que podía correr. Incluso podía ser tomado preso y así fue porque, al poquísimo tiempo, perdió su libertad por cuatro o cinco días.
Cuando el rebelde llegó de Arequipa, ya en el poder, le dijo a uno de sus colaboradores que busque a Ortiz de Zevallos porque le iba a ofrecer la Secretaria de Palacio de Gobierno. Le señalaron al General que JOZ no había participado en el golpe, éste contestó muy seguro: “Si, efectivamente, pero visitó a Maria en momentos difíciles”. Tal es la versión del propio “Chupito”.


Una tapa de uno de sus libros.

EVITANDO EL DESAIRE
Así comenzó el trabajo  que duró poco tiempo porque no se entendió con el militar. Luego vino el apresamiento del  General Ernesto Montagne, candidato rival en las elecciones amañadas de 1950, medida que no estuvo de acuerdo y, a renglón seguido renunció irrevocablemente. Quedó como colaborador. Pero las diferencias eran muy grandes. Hasta que lo deportaron.
 En una oportunidad contó: “Acepté el cargo tras consultar con Beltrán, el historiador Jorge Basadre y el Mariscal Ureta.  Ellos me dijeron que, de no hacerlo, iba a aparecer como un desaire imperdonable”.
Asesor del diario La Prensa y colaborador en la fundación de “Ultima Hora”. En 1951 salió deportado a Panamá donde vivió por espacio de  tres años. Retornó al país y participó en la organización del Movimiento Democrático Pradista (MDP), del cual fue secretario principal.
Dicho partido promovió la candidatura presidencial de Manuel Prado, quien resultó electo Presidente de la República para el periodo 1956-1962 y, en cumplimiento de sus acuerdos electorales con el Partido Aprista Peruano, restableció el orden constitucional.
 Ortiz de Zevallos resultó electo Diputado por Lima. Sus pares lo designaron como miembro de la Mesa Directiva de su Cámara: primero Tesorero (1956 y 1957) y luego Presidente durante un año entre 1958 y 1959.
DERECHOS HUMANOS
En 1958, durante su gestión como Presidente de la Cámara de Diputados,  Ortiz de Zevallos, Alfonso Benavides Correa y otros parlamentarios elaboraron un proyecto de Resolución Legislativa para que la Declaración Universal de los Derechos Humanos fuese elevada a la categoría de Ley de la República.
 Sin que nadie se opusiera, el proyecto se aprobó en el Congreso el 9 de diciembre de 1959. Fue remitido al Poder Ejecutivo presidido por Prado, quien la promulgó seis días después. Resolución Legislativa Nº 13282.
Para las elecciones generales de 1962 fue uno de los principales animadores de la Alianza Democrática, cuya base principal lo constituían el APRA y el MDP, la misma que lanzó la candidatura de Víctor Raúl Haya de la Torre cuyo triunfo se frustró por la intervención de los militares, quienes dieron un golpe de estado el 18 de julio de 1962 y convocaron a nuevas elecciones en 1963, donde resultó triunfador implacable el arquitecto Fernando Belaúnde Terry
Concluido su mandato legislativo radicó en Trujillo, donde se dedicó al ejercicio profesional y fundó y dirigió el diario “La Gaceta”. Igualmente, junto con su hermano Emilio y otros familiares, asumió la conducción de la Hacienda Buenavista, en el valle de Chao ubicado en el departamento de La Libertad.
CONSTITUYENTE
El gobierno del General Francisco Morales Bermúdez Cerruti convocó a elecciones para una Asamblea Constituyente. El MDP participó en el proceso y Ortiz de Zevallos resultó elegido como uno de sus miembros.
 La Asamblea aprobó la Constitución Política de 1979, la que estuvo vigente hasta el 5 de abril de 1992. Durante el primer gobierno de Alan García  fue nombrado Embajador del  Perú en Panamá, cargo que ejerció entre 1986 y 1989.
A lo largo de su vida recibió numerosos reconocimientos y condecoraciones. Entre ellas: la Orden del Sol del Perú , la Medalla de Honor del Congreso de la República, la Orden del Libertador San Martín de Argentina, la  del Mérito de la República Italiana, la  de la República Federal Alemana, la de Orange Nassau de Holanda, la de  Blasco Núñez de Balboa de Panamá y la  de Chile.
Asimismo  Comendador de la Legión de Honor de Francia, caso único de tres generaciones en una misma familia: abuelo, Ignacio Ortiz de Zevallos, padre e hijo que la ostentaron. En 1996, nombrado Decano de los Presidentes del Congreso de la República y cuatro años después  distinguido como Vecino Ilustre por la Municipalidad de San Isidro.

 
Pedro Beltrán, amigo de Ortiz de Zevallos.

OBRA Y FAMILIA
Escribió muchas obras de carácter histórico y político. Entre ellas figuran: “América Frente a la Intervención Colectiva” (1945); “Javier Ortiz de Zevallos Habla sobre Política Peruana” (1956), “Correspondencia de San Martín y Torre Tagle” (1963); “Trujillo y Torre Tagle” (1970), “La Democracia Peruana Presenta Pruebas ante el Tribunal de la Opinión Pública” (1976).
Asimismo; “Democracia en Acción 1978 – 1979” (1979); “San Martín y Torre Tagle en la Independencia del Perú” (1982), “Mare Nostrum: Una División Sorpresiva” (1982), “El Norte del Perú en la Independencia: Testimonios de San Martín, Bolívar, Torre Tagle” (1989),  “Mi Palabra en la Constituyente” (1989). “Treinta Años de Retroceso: Basta” (1991),
“Perú –Ecuador: El Tratado de Río de Janeiro” (1992); “Zarumilla: 1941” (1992), “Qué diferencia: Relaciones Exteriores del Perú 1960-1993” (1993), “Perú: Ejemplo de Democracia en América Latina” (1993), y “La Victoria de Zarumilla: Homenaje a la Primera División Ligera Por su Inolvidable Acción de Armas en Julio de 1941” (1995).
Estuvo casado, en primeras nupcias con Maruja Modenesi, con quien tuvo cinco hijas: Mónica, Pilar, María Paz, Josefa y Jimena Ortiz de Zevallos Modenesi. Divorciado de ella, JOZ tuvo un segundo matrimonio con Eloísa Caraquillo.
Cuando le preguntaron a Ortiz de Zevallos en una entrevista, ¿Cómo le gustaría ver al Perú?, contestó: “Quisiera verlo en el tiempo de Ramón Castilla... y en el futuro gobierno a los mejores hombres, de cualquier tendencia”. Como prueba de su permanente adhesión a la democracia. (Edgardo de Noriega)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada