sábado, 17 de mayo de 2014

ROMAÑA, OLIGARQUIA Y DEMOCRACIA

Iniciador de la denominada República Aristocrática como parte de la historia política peruana que arrancó impecable, durante las postrimerías del siglo XIX en 1899 y duró hasta 1919, de la mismísima centuria del XX. Exactamente tras finalizar el segundo gobierno de José Pardo. Etapa del dominio agro exportador, con una dirigencia que se le denominó puntualmente oligárquica. Unos pensadores e intérpretes de la realidad aseguran que tal situación era para bien, en vista de que se apoyó decididamente la riqueza, las finanzas y la minería. Con miras a la consolidación del desarrollo tan necesario para el país de aquel entonces. Mientras que otros acuciosos estudiosos, con fuerza, rechazan tal posición porque afirman como cierto, a como de lugar, que se comenzó a instaurar un capitalismo desenfrenado proveniente del dominio inglés, alemán y finalmente norteamericano. Es decir la gran influencia ideológica y económica, con sus  consecuencias malignas y de intromisión para ellos, que ha persistido invariablemente hasta nuestros días, dejando imborrable y persistente huella.
Sin embargo, no se puede negar que se registraron resultados positivos, de progreso y sobre todo de continuidad democrática, en aquellos tiempos ya lejanos. Esta es la parte positiva del ciclo bautizado así por el historiador Jorge Basadre que resultó interesante y merece, quiérase o no, el reconocimiento general.
Más allá de las ideologías y los epítetos registrados  tan convencionales y nada prácticos. Quienes piensan así sostienen seguros, de sí mismo, que primero está el Perú  con la prosperidad necesaria y que algo de eso se consiguió por aquel entonces.


 Romaña: propulsor de la república aristocrática

SUCESION
Eduardo López de Romaña Alvizuri resultó ser el primer Presidente de la República del  Perú, entre 1899 y 1903, de profesión ingeniero y el propulsor de este periodo para muchos  prometedor porque estuvo caracterizado también por una sucesión de gobiernos democráticos que duró dos décadas continuadas, de cierto adelanto y bienestar. Uno de los más largos de este tipo en la Historia del Perú, aunque se registró un intervalo de golpe, el  protagonizado por Benavides contra Bhilinghurst que duró muy poco y, casi de inmediato, se volvió a llamar a elecciones.
Como se puede notar a las claras, no todo era oro por aquella época y la República Aristocrática fue rechazada de raíz por muchos sectores. Sobre todo por la perspectiva elitista que se aseguraba tenían estos gobiernos y la acusación de querer formar una elite de manejo exclusivo y formal.  Más cerca de Europa que del propio Perú. Incluso se decía que había cierto desprecio a las clases populares. Todo ello, evidentemente, rechazable por donde se le mire, pero con los contrapesos descritos. 
CODIGOS
Lo prueba, precisamente, el gobierno de López de Romaña que continuó el desarrollo de la agricultura, la minería y la industria. No sólo eso sino que promovió la colonización de los valles interandinos y las alejadas zonas orientales que, hasta entonces, estuvieron aisladas e incomunicadas por completo.
El régimen, apoyado por el civilismo, no vaciló en  promulgar el Código de Minería de 1901. Lo mismo hizo con, el  de Comercio al año siguiente y el  de Aguas a renglón seguido. Como parte de una política integral y efectiva. También se creó el Estanco de la Sal para financiar la recuperación de las provincias de Tacna y Arica, en poder  indebidamente de los chilenos.
Afrontó los problemas derivados de la política de chilenización en dichos territorios, que buscaban perpetuar la ocupación. Culminó López de Romaña su mandato sin mayor problema, tras lo cual se retiró a la vida privada. Es decir que llegó al poder, lo cumplió y lo dejó. Admirable porque no muchos políticos hacen lo mismo. Muy por el contrario, los ambiciosos, que los hay, tratan de perpetuarse y hasta propician autogolpes para quedarse. La historia peruana está plagada de este tipo de ejemplos nefastos.
En el campo económico, la administración  apuntó  hacia la solidez y, por eso mismo implantó en la moneda, el patrón de oro conformada por la libra peruana del mismo nombre, representada  en un disco de 22 milímetros de diámetro con una aleación compuesta de 11 partes de dicho metal precioso, con un peso de 988 miligramos.


Epocas de esta etapa que fue realmente especial

IMPUESTOS
Cambió por completo la política de recaudación de impuestos y gravó con fuerza el consumo del alcohol, tabaco, timbres de registro,  alcabala, enajenación y productos del estanco de opio. Instauró la venta del papel sellado para los actos judiciales y una serie de tasas mineras, con el consiguiente recaudo de dinero para las obras públicas.
Para una efectiva acción de resultados, el gobierno creó la Sociedad Nacional de Recaudación  sin beneficios para nadie en particular y sólo para el Estado. Actuando de forma transparente. Lo que, precisamente, no ocurrió con las anteriores entidades que se dedicaban inescrupulosamente a estas labores.
Asimismo derogó la ley que prohibía a los extranjeros contar con propiedades y abolió costumbres coloniales que estaban demás y completamente obsoletas. Con todas estas medidas se facilitó la expansión de las propiedades agrarias y se allanó el camino para el ingreso de los capitales extranjeros que hasta hoy se les considera necesarios. López de Romaña, un precursor definitivamente en este campo. Impulsó el desarrollo agrícola, fundando la Escuela Nacional de Agricultura con el apoyo de expertos belgas. 
ALUMBRADO
La industria del cobre, en gran escala, arrancó en 1901 con la puesta en marcha de la empresa norteamericana Cerro de Pasco Mining Company, la misma que comenzó a explotar las minas de esa zona ubicada en el centro del país. Simultáneamente fue organizada la “Cerro de Pasco Railway Co.”, también estadounidense, para la construcción del ferrocarril de La Oroya a Cerro de Pasco.
El cuerpo de Ingenieros de Minas fue una realidad para el estudio sistemático de los recursos de este tipo en el país. Por otra parte,  continuaron las tareas del progreso urbano de Lima y se establecieron, en la capital, obras de mucha importancia como el alumbrado eléctrico y la radiotelegrafía. La modernización era un hecho tangible.
La Ley Orgánica de Instrucción se estableció, teniendo en cuenta el modelo francés de la educación. Este dispositivo solo duró nueve meses. En 1902 se dio otro dispositivo orgánico del mismo tipo. Esta vez bajo el modelo norteamericano.
El gobierno de López de Romaña le dio mucha importancia a la acción colonizadora de la selva como creadora eminente de riqueza, sobre todo en esos tiempos por el auge del caucho. Por eso mismo, se propiciaron los viajes de eminentemente exploradores.


Volante cuando fue candidato.

EXPLORACIONES
Entre ellos el del Coronel Pedro Portillo que exploró a conciencia la región del río Pichis, el Pongo de Manseriche, la cuenca del río Perené y navegó  nueve ríos como el Pastaza, Marañón, Amazonas, Yavari, Putumayo, Napo, Tigre, Morona y Pastaza. (Ver semblanza biográfica de este personaje en el archivo de este blog, con fecha 30 de Julio del  2013).
Por su parte, el Teniente Numa Pompilio León, a bordo de la lancha “Iquitos”, viajó desde la capital de Loreto hasta Puerto Bermúdez y estableció un servicio de correos. Manuel Antonio Mesones Muro exploró de Eten en el departamento de Lambayeque hasta Puerto Meléndez en la inmensidad de la selva, sentando las bases de la carretera Olmos-Rio Marañón (Más información sobre este pionero en el archivo de Miscelánea,  de fecha  6 de Julio del 2012)
A su vez Jorge von  Hassel, con el apoyo oficial, construyó el muelle de Iquitos y realizó una serie de exploraciones por los ríos Amazonas, Napo,  Curacay, Pachitea, Pichis,  y el Marañón. Fue el proyectista del ferrocarril entre Piura y el Pongo de Manseriche. 
LOS CHILENOS
Joaquin Capelo señaló los límites fronterizos del departamento de Loreto y puso un puesto militar de defensa en Puerto Bermúdez, a fin de preservar con efectividad sus recursos. (Ver semblanza correspondiente en el archivo de este periódico electrónico, con fecha 15 de Julio del 2013).
En el plano internacional., el régimen  se preocupó con firmeza de solucionar varios problemas de este tipo. Con Bolivia se firmó un tratado de demarcación directa de la frontera entre ambos países, desde el río Suches  hasta Chile.
Con este último país, para variar, se vivió una situación tensa por efectos de la injusta y violenta campaña a favor de tal nación con el fin de imponer, a como de lugar, sus costumbres extranjerizantes tanto en Tacna como en Arica.
El gobierno chileno, abusivamente, clausuró en  ambas ciudades las escuelas primarias peruanas y expulsó a sus maestros, obligando a los niños y jóvenes peruanos a concurrir a los planteles mapochinos. Asimismo sacó a la fuerza, de dichos territorios, a los sacerdotes de nuestro  país y prohibió el derecho de reunión de los connacionales.
FAMILIA
Lo malo es que se boicoteó infinidad de negocios e industrias que emprendimos y hasta se llegó al colmo del atentado personal y el asesinato. Frente a tal inaceptable situación, el Perú rompió relaciones diplomáticas con dicho país. Corría el año 1901.
Con Ecuador ocurrieron incidentes en la frontera, debido a la persistencia de ese país en querer ocupar territorios legítimamente peruanos. En 1903 se registraron  choques armados en el Napo, en la región de Angoteros. Este incidente revivió la necesidad de llegar a un acuerdo, acordándose continuar el juicio arbitral ante el Rey de España. Lo que efectivamente se hizo a nuestro favor.
Hijo de Juan Manuel López de Romaña  Fernández Pascua y de María Josefa Alvizuri Bustamante. Una familia aristocrática arequipeña de origen colonial. Su padre se dedicaba a la agricultura y era dueño de inmensas y ricas haciendas en los valles de la costa y de fincas en la campiña serrana. Había nacido en la ciudad de Arequipa, el 19 de Marzo de 1847.


Estampilla conmemorativa del presidente arequipeño.

EUROPA
Estudió primero en el seminario de San Jerónimo de su ciudad natal, bajo el rectorado del presbítero Sors. Viajó después, junto con sus dos hermanos, a Inglaterra para instruirse en el afamado Stonyhurst College, de la nobleza católica de  Gran Bretaña.
Siguió la carrera de Ciencias Aplicadas en el King's College de Londres, donde obtuvo el grado de Bachiller. Al recibirse de Ingeniero Civil se especializó en el diseño y tendido de puentes de hierro para el paso de vías férreas y realizó las prácticas profesionales correspondientes.
 Trabajó en la India y supervisó el puente sobre el río Ravee en Silvertown, a petición de la  Oficina del Ferrocarril del Norte del Punjab, lo cual le valió para cimentar su prestigio y encumbrarse, a temprana edad, en una holgada situación económica.
Pasó después a lares americanos como ingeniero de la Public Works Construction Company para la construcción del ferrocarril del Madeira al Mamoré, en las selvas del Brasil, lugares fronterizos con Bolivia.
 Se trataba de un gran proyecto ideado por los norteamericanos que uniría los puntos navegables del río Madeira, separados por puentes y cataratas. Lo que se pretendía es comunicar extensas zonas y colonizar los valles de Santa Cruz de la Sierra, ubicados en Bolivia.
 El plan, apoyado por el Emperador Pedro II de Brasil, duró dieciocho meses de sacrificada labor en la jungla. A la postre, debido a las enfermedades, los accidentes fluviales y los ataques de los nativos del lugar, la expedición quedó diezmada. López de Romaña  consiguió salvar afortunadamente la vida, aunque sin completar la labor asignada.
COMBATIENTE
Con el dinero recibido, Romaña viajó por Europa, perfeccionándose más en su profesión. Regresó al Perú en 1874, tras 15 años de ausencia, y se instaló a vivir nuevamente en su natal Arequipa. A continuación, y como trabajo principal, se dedicó a las obras del alumbrado por gas de Arequipa, como ingeniero y gerente. Lo que hizo fue negociar con el presidente Manuel Pardo para la obtención de financiamiento, a cuenta de una deuda que el gobierno tenía con el Municipio arequipeño que era accionista de la obra.
El técnico se retiró  cuando las dificultades especializadas y financieras llevaron el proyecto al fracaso. Contribuyó mucho en ello el bloqueo del puerto de Mollendo, durante la Guerra del Pacífico.  Ello impidió que se introdujera carbón. Las cañerías  inconclusas sirvieron después para el suministro de agua a Arequipa, lo que se culminaría en 1895.
Pasó luego a la agricultura, para dedicarse a la producción de caña de azúcar en los valles de Tambo, donde tenía numerosas haciendas, patrimonio de su familia. Y allí creó una industria moderna. Su principal hacienda era Chucarapi, entre muchas otras más.

Resultado de imagen para eduardo lopez de romaña

EN TACNA
Durante la Guerra con Chile, el eficiente técnico  se enroló en la defensa nacional y patriótica con el grado de coronel y como comandante general de las milicias cívicas del valle de Tambo en Arequipa. Fueron tres batallones de aproximadamente unos 1.500 hombres que estuvieron bajo su mando, de los que sólo doscientos estaban armados convenientemente.
Romaña impidió el ingreso de los invasores  en 1880, obligándolos a  retirarse por  Mollendo, puerto que salvajemente lo  incendiaron. Posteriormente, dos años después, los chilenos trataron de ingresar por Mejía al rico valle de Tambo.
Pero fueron repelidos firmemente por el insigne arequipeño,  que contó el apoyo de los Húsares de Junín. Finalmente, Arequipa fue tomada por el enemigo. El y  su familia se refugiaron en Tacna, donde falleció su esposa, María Josefa Castresana García de la Arena. Posteriormente contrajo nupcias con su cuñada, Julia Castresana. Con ambas tuvo hijos. Entre ellos: Eduardo, Carlos, Hortensia, Juan Luis, Catalina  Julia, Fernando y Francisco.
Superado el conflicto bélico, retornó a la blanca ciudad, donde fue Presidente del Club Liberal, Director de la Sociedad de Beneficencia Pública  e Ingeniero adscrito al municipio local, donde cumplió una vasta y amplia labor técnica.
DIPUTADO Y MINISTRO
 Entre las obras públicas que impulsó destacaron: el puente Grau, al que dotó de un ingenioso arco invertido para darle seguridad, la culminación de la obra de agua y alcantarillado, el puente de Tingo y, finalmente, la obra de la luz eléctrica., Fue además impulsor de la Sociedad de Artesanos, fundador de colegios y clubes, y terminó electo Presidente de la Junta Patriótica de Arequipa.
Tras el triunfo de la revolución coalicionista conformada por los partidos Demócrata de Piérola y Civilista de  Pardo que encabezó el Califa, en 1895, Romaña fue elegido diputado   por su ciudad natal y ocupó la primera vicepresidencia de  la cámara baja.
 Al crearse la nueva cartera ministerial de Fomento, lo designaron para desempeñarla. Allí,  estuvo de Ministro del flamante sector. Le dio organización y los programas adecuados. La función de dicho ministerio consistía en impulsar  las irrigaciones, caminos viales, extracciones mineras, e incluso a la industria.

 
Con la banda presidencial.

ALCALDE
Posteriormente lo  eligieron Alcalde de la ciudad de Arequipa, cargo que desempeñó de manera notable. Realizando obras urbanísticas y de proyección vial. Volvió al Congreso de la República en 1898.
Esta vez como senador y un año después, al llegar a su término el gobierno de Piérola, fue elegido Candidato a la Presidencia de la República por la alianza civil-demócrata, triunfando en las elecciones de 1899.
La coalición no duro mucho y se rompió al poco tiempo. Los demócratas pasaron pronto a formar parte la oposición. Por ello, López de Romaña constituyó su gabinete casi exclusivamente con civilistas, a lo que la mayoría demócrata de la cámara de Diputados contestó censurándolos.
Cabe explicar que Romaña no era civilista ni demócrata. Más bien independiente por sus cuatro costados. Lo eligieron candidato tras la inhibición de su hermano Alejandro, quien si era militante pierolista. El partido del califa estaba dividido. Uno de los grupos incluso designó como postulante a mandatario a Guillermo Billinghurst, sin éxito alguno.
DECENCIA
En las elecciones se aplicó. por primera vez en la historia peruana, el voto directo. López de Romaña inició su gobierno el 8 de Septiembre de 1899. Carlos de Piérola, hermano de don Nicolás, fue el Presidente de la Cámara de Diputados. Mientras que Manuel Candamo, posteriormente Jefe de Estado y civilista, estuvo dirigiendo el Senado.
En su mandato tuvo que enfrentar varios levantamientos de partidarios del ex presidente Andrés A. Cáceres. Sin embargo, contra todos los pronósticos, mantuvo la paz interna y llegó a terminar su periodo de gobierno en 1903, por lo que su gobierno fue llamado de  efectiva y verdadera unidad nacional.
La decencia, en toda su extensión, predominó en el Gobierno de Romaña. Como sinónimo de honradez  y predominio de honestidad. Y eso ya es un merito que hay que reconocer. La política para él fue transitoria. Salido del poder se fue a seguir trabajando en sus actividades profesionales y agrícolas. Hasta que murió en el balneario de Yura el 26 de Mayo de 1912, a los 65  años.
Definitivamente, un peruano  que merece ser recordado siempre por su mesura. La que muchas veces hace falta en el país y él se convirtió en un icono de tal magnitud que merece el mayor de los respetos históricos, habiendo cumplido enteramente con el Perú. (Edgardo de Noriega)

1 comentario:

  1. El mejor presidente que ha tenido el Perú. Todo un señor. Ni punto de comparación con lo que tenemos ahora. El Perú necesita un presidente con esa decencia y eficacia. LOPEZ DE ROMAÑA EL MEJOR PRESIDENTE.

    ResponderEliminar