sábado, 17 de mayo de 2014

MATILDE PINCHI CANTA LA VERDAD

La mujer de pequeña estatura, con lentes a medida que los usa permanentemente dándole una connotación física clave con mirada de águila sagaz y perniciosa, está cantando la verdad ante los tribunales de justicia y lo hace, después de muchos años, por el caso de los diarios chicha. No vacila y cada día arruina más al asesino y corrupto, Alberto Kenya Fujimori Fujimori, que desafortunadamente fue el Presidente del Perú durante diez nefastos años ininterrumpidos. Entre 1,990 y el 2,000.
Matilde Pinchi Pinchi, la secretaria del  delincuente asesor del  Sistema de Inteligencia Nacional (SIN) conocida también como “Rosita”, con entera seguridad, ha subrayado que el inescrupuloso mandatario si sabía al detalle de los manejos delictivos del “Doc” y sus secuaces.
No sólo eso sino que, de acuerdo a esta versión de la secretaria, Fujimori robó, mondo y lirondo, alrededor de 100 millones de dólares para su tramposa e inconstitucional re-reelección. La del 2000 al 2005 que, felizmente, se cortó en Noviembre del primer año por efectos del video de soborno al congresista de aquel entonces, Alberto Kouri. Hecho nefasto  que precipitó la caída del fujimorato y dio lugar al  inicio del  impecable gobierno de transición, presidido por Valentín Paniagua.


Matilde Pinchi, anteojos y cara de águila, habla ante los tribunales

REVELACIONES
Las revelaciones de Pinchi Pinchi tienen mucha importancia y significación, sobre todo porque los seguidores del japonés siempre aseguraron que el ex presidente nada sabía de estos enjuagues monetarios propios del hampa.
Ahora resulta, y eso si que es grave para el ex mandatario, que Montesinos le rendía cuentas precisas y detalladas. Tanto en las instalaciones del SIN como en Palacio de Gobierno. Concretamente de lo que se pagaba a los diarios chicha, con el fin de obtener información favorable para el régimen. Qué dirán  Martha Chávez, Alejandro Aguinaga y compañía. Ya no le mientan tanto al país, señores congresistas.
Definitivamente, las cifras están comprobadas. En efecto, más de seis millones de soles mensuales se utilizaban en estos menesteres proporcionados indebidamente por la Marina, la FAP, el Ejército y los ministerios del  Interior y de Defensa. Lo que se hacía, en buena cuenta, era robarle plata a las Fuerzas Armadas y Policiales, sin ningún escrúpulo por permanecer en el poder y extenderlo. Que tal cuajo.
La señora Pinchi ha ido más allá y ha dado nombres precisos y concretos de las personas que estaban involucradas en la cochinada comunicativa. Entre ellos: los publicistas Daniel Borobio, hoy prófugo en Chile, Ricardo Winitsky, tampoco hallado en ningún lugar del mundo y el inefable periodista ya fallecido nexo y gestor de los titulares de los medios, Augusto Bresani León. (Ver, con lujo de detalles,  sus extorsiones en el archivo de este blog, de fecha 09 de Enero del 2013).


 Fujimori  luce impresentable en los tribunales de justicia.

PORQUERIA
Estos diarios actuaban con precisión meridiana apoyando al régimen de entonces y manchando, a cada rato, las honras de sus opositores. Los papelotes en tamaño tabloide salían impecables, de inmediato a la hora apropiada, sobre todo para que se lean en los kioskos de infinidad de calles de la gran Lima. Por si acaso, también se distribuían en el interior del país. La porquería iba por todo lado.
Allí estaban inmundos de ideas, dirigidos cada uno de ellos, por una sarta de delincuentes pagados por la mafia fujimontesinista:  “La Chuchi”, “El Mañanero”, “El Chino”, “La Repudica”, “El Men”, “El Chato”, “La Yuca” y muchos otros más.
Matilde Pinchi señaló, con lujo de detalles, que el propio Montesinos modificaba los titulares que le enviaba Bresani. Estas personas estaban conectados por fax especial y teléfono encriptado, para evitar chupo neos. A reglón seguido, el  Doc le avisaba a Fujimori, puntualmente, lo que iba  a salir al día siguiente en los periódicos de tal calaña.
 El ex Presidente cada día se hunde más y sus responsabilidades penales se van perfilando para el castigo final vía sentencia judicial. Que tal mugre perpetrada. Que no se repita más . Necesitamos moralidad. Necesitamos honestidad. .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada