jueves, 28 de agosto de 2014

¡NO A LOS ACOSOS SEXUALES!

Mucho se habla, e incluso se condena como debe ser, sobre los acosadores sexuales callejeros que han aparecido continuada y persistentemente, de un tiempo a esta parte, en nuestra Lima  pecata y beata. Hay de por medio y en el candelero de la discusión: desde besos volados, piropos subidos de tono, hasta tocamientos con manos libidinosas que bajan o suben sobre diferentes partes del cuerpo de una mujer. Los ómnibus del Metropolitano han sido escogidos varias veces como escenario fundamental por los pervertidos, con el rozamiento carnal correspondiente. En el colmo de los extremos, las masturbaciones masculinas públicas a luz y paciencia de la propia víctima y de todo el mundo son una realidad, en  perjuicio de la moral y las buenas costumbres.
Frente a este panorama diverso, real y evidentemente rechazable  en su situación de conformar actos evidentemente prohibidos, los limeños de toda clase y condición están completamente de acuerdo en sancionar a los acosadores de mal calibre, según señalan varias encuestas de opinión pública realizadas para analizar a plenitud el tema de evidente actualidad.
Un contundente 87% de las muestras estadísticas está a favor de penalizar el acoso callejero, mientras que un 27% cree que las sanciones más drásticas no reducirán ni atacaran el problema en sí.
La ley penal peruana vigente contempla como delitos los rozamientos y masturbaciones. Más no las otras expresiones. El sentir ciudadano quiere incluir a todas las expresiones descritas en el mismo saco de sanciones. Como evidente antídoto.

Magaly Solier negó haber recibido pago de la MML para apoyar a Villarán | Actualidad
Magaly Solier: acosada  en un ómnibus del Metropolitano.

MODIFICACION
A tal punto ha llegado la indignación de lo que pasa cotidianamente que, últimamente, la Ministra de la Mujer, Carmen Omonte, informó que el Consejo de Ministros aprobó modificar el Código Penal para incluir los tocamientos, en dos artículos de nuestro ordenamiento legal pertinente.
En uno de ellos, el art. 176, se busca tipificar este tipo de actos libidinosos contrarios al pudor en las partes íntimas que se realizan sin ejercicio de la violencia. Tales delitos serían penados hasta con tres años de cárcel. Hay un agravante si se usa la violencia. El ingrediente elevaría la sanción a 7 años de pérdida de la libertad.
El segundo artículo a modificarse, el 176 A, penaría, concretamente, los tocamientos a un menor de 14 años. En este caso, la pena puede ser hasta 12 años. Cabe señalar al respecto que el proyecto del Ejecutivo ya está, para su debate y aprobación, en el Congreso de la República. Sólo falta que se defina la fecha correspondiente.
Hay otra iniciativa sobre el mismo tema de la Congresista, Rosa Mavila, que busca incorporar al Código  Penal este tipo de delitos que abarca incluso la agresión verbal o física contra una persona en espacios públicos.

el acoso sexual de las mujeres en el trabajo en la oficina Foto de archivo - 13599247
Mallas costumbres que deben ser sancionadas
PENAS Y ENCUESTAS
La pena mínima que contempla el proyecto es de dos años de cárcel. Mientras que la máxima llega a los 10 años. Hay agravantes según la edad de la víctima, si hubo lesiones físicas o mentales y si se ejerció la violencia. La exhibición de actos obscenos, como masturbarse, puede ser penado con 180 días de multa. El proyecto de ley aún no cuenta con una fecha para ser debatido en el pleno.
En las encuestas hay porcentajes significativos. Como por ejemplo, un 65% sostiene que la penalización del delito reducirá los casos de acoso sexual callejero, frente al 27% que señala que habra una situación idéntica y nada cambiará. Un minoritario 4% habla de aumentos y  el resto de la proporción no precisa nada.
Adicionalmente, un 72% de las mujeres dicen haber sido tocadas indebidamente. El 28% considera que se debe agredir a los acosadores. Nueve de cada diez féminas, entre los 18 y 29 años, víctimas de acoso en las calles. El problema es serio y hay que solucionarlo más temprano que tarde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada