viernes, 31 de marzo de 2017

TUVO GRAN PODER Y MURIO POBRE

Abogado y magistrado que poseía una vasta cultura humanística de polendas y de convencimientos totales hacia lo justo y lo correcto. Por ese espíritu  de luchar y convencer, también se dedicó a la política y fue, efectivamente, un triunfador. Hasta se encargo como Presidente interino  del Perú entre el 29 de Septiembre de  1859 y el 22 de Marzo de 1860, en su calidad de Primer Vicepresidente Constitucional de la República, durante el segundo gobierno del  Mariscal Ramón Castilla. Estuvo en tal alto  cargo  durante la  guerra del Perú contra el Ecuador. Mientras que su  jefe comandaba la Fuerza Armada que luchaba, incesante y firme, por la patria asediada injustamente por el enemigo del norte.
Juan Manuel del Mar Bernedo, que vivió entre 1805 y 1862 habiendo nacido y muerto en Lima, fue diputado, senador y vocal de la Corte Superior y de la Suprema. Además, Consejero del  Estado, Ministro en las carteras de Gobierno, Justicia y Culto y de Guerra y Marina. Presidente interino del Consejo de Ministros y candidato a la  Presidencia de la República, allá por el año 1862.
Sus padres fueron Pablo del Mar que se desempeño como Escribano de la Casa de la Moneda del Cuzco y Margarita Bernedo, una dama de sociedad de aristocráticas familias del sur del país. Estudió en el Seminario de San Antonio de Abad. Se recibió de abogado el 3 de Septiembre de 1827 y se graduó de doctor de Jurisprudencia en la Universidad de la ciudad imperial. Posteriormente se fue a vivir a Lima.


Juan Manuel del Mar.JPG
Juan Manuel del Mar: abogado, magistrado y politico.

DIPUTADO
Elegido Diputado por Paucartambo, sumándose a las labores de la Convención Nacional que era el Congreso Constituyente que funcionó entre  1833 y 1834. Nombrado Vocal de la Corte Superior de Lima, cargo que desempeño desde 1837 hasta 1855. Luego se desempeñó como integrante del más alto tribunal de justicia peruano.
Por designación del Congreso, forma parte como miembro del Consejo  del Estado (1845-1851) del cual fue Secretario y Segundo Vicepresidente. Ya por finalizar el primer gobierno de Castilla, lo nombraron Ministro de Gobierno.
Ofició de mediador en la reconciliación del Libertador con Manuel  Ignacio de Vivanco, produciéndose una entrevista entre ambos caudillos que, años antes, habían sido rivales encarnizados.
Como señal de esta reconciliación, Castilla y Vivanco fueron vistos juntos en el teatro. Se rumoreó que el  gobierno apoyaría la candidaturas presidencial de Vivanco, pero finalmente se dio el apoyo oficial a Jose Rufino Echenique, quien resultó triunfador e inició su periodo de gobierno en 1851, el mismo que no tuvo buen final.

TomadeArequipa.JPG
La Guerra del Perú contra Ecuador

MINISTRO
Estalló la revolución liberal, encabezada por el mismo Castilla, contra el gobierno de Echenique desacreditado por el escándalo de la consolidación. Derrotado Echenique tras la batalla de la Palma, del Mar fue designado Ministro de Guerra y de Marina. Como tal, abogó por la anulación de las sanciones dictadas contra los oficiales partidarios del depuesto mandatario.
Desempeñó el despacho de Gobierno, Justicia y Culto, en reemplazo de Manuel Toribio Ureta, ejerciendo el cargo hasta octubre de 1856. Tras la creación del Consejo de Ministros del Perú, según la Constitución de 1856, fue nombrado Ministro de Gobierno, Culto y Obras Públicas, integrando el primer gabinete presidido por el General José María Raygada, a quien del Mar reemplazo interinamente.
Solicitó que se le admitiese su renuncia a varios de los despachos ministeriales  que tenía a su cargo, aduciendo motivos familiares. Luego postuló a la primera Vicepresidencia de la República en la fórmula presidencial que  presentó Castilla para seguir en el poder.. Ambos resultaron triunfadores, tras realizarse los comicios correspondientes.
Luego de ejercer  la presidencia de la República interinamente, el Libertador lo acusó por amistarse con la “chusma de Echenique”. Es decir, con sus enemigos políticos, a quienes señaló como aquellos que lo habían rechiflado en las calles al retornar al Perú. Desde entonces, el viejo Mariscal guardó un injusto rencor hacia del Mar, a quien llamaba-despectivamente- “el hijo del escribano”.


Imagen relacionada
Seminario donde estudió el abogado en el Cusco.
EXCUSA
Al ocurrir el atentado contra la vida de Castilla, el 25 de Julio de 1860, en una esquina de la Plaza de Armas de Lima, del Mar se excusó de reemplazar al  herido mandatario aduciendo que se encontraba enfermo. Durante 35 días, se hizo cargo del mando, el Consejo de Ministros presidido por Juan Antonio Pezet.
En las elecciones, por culminar el periodo de Castilla, el abogado se presentó como candidato presidencial. Pero el Gobierno brindó su apoyo a la candidatura del General Miguel de San Román. NO obstante, el postulante prosiguió su campaña electoral, aunque no la supo llevar adecuadamente-
Finalmente, cayó gravemente enfermo y se vio obligado a retirarse de la contienda. Falleció tras una larga y valerosa agonía, revelándose en su testamento estar sumido en la pobreza, a pesar de su extensa y sobresaliente carrera política, en pleno desarrollo y boom del guano. A este gran hombre, se le erigió un mausoleo por suscripción pública.
 Tiempo después y en justicia, por resolución legislativa, el Congreso  otorgó el derecho a la pensión de montepío a sus hijas Emilia e Isabel del Mar. Hombre honrado, hombre de valor. Cuya memoria merece recordarse en tal sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario