jueves, 10 de diciembre de 2015

¿COMO SE DESCUBRIO EL ADN?

Muchos científicos llamaron al anterior siglo XX como el de la biología celular y molecular, pues la unidad de vida descubierta por Robert Hooke fue conocida en su intimidad a través del ultramicroscopio. Así pudieron determinarse las estructuras y funciones de los cloroplastos, mitocondrias, ribosomas y el aparato de Golgi, entre otros organoides. Watson y Crick lograron desentrañar la constitución de la molécula de ADN-ácido desoxirribonucleico-lo que les valió ser galardonados por el Premio Nobel. La importancia trascendental de esta investigación estriba en que en el ADN se halla inscrito el código genético que se transmite de padres a hijos. La conquista más sobresaliente es haber logrado la fecundación extracorpórea.
En el amplio campo de las ciencias biológicas, efectivamente la anterior centuria ha sido extraordinariamente pródiga en descubrimientos. Estos hallazgos han sido posibles por la contribución que le han prestado la física y la química y dentro de la primera, especialmente la electrónica.
Ya no es posible ignorar muchos aspectos que se desconocían sobre la composición íntima de la célula, así como también las características de los microorganismos, muchos de ellos patógenos, cuya identificación y sus estructuras han permitido un mejor conocimiento de las enfermedades, sobre todo su etiología, su patología y como consecuencia, un adecuado tratamiento más acorde con la naturaleza de las dolencias.


El ADN dentro de una célula.

FECUNDACION
Pero la audacia de los hombres de ciencia, que unen a su extraordinaria cuota de sacrificio, una buena dosis de imaginación, entusiasmo y por qué no decirlo de romanticismo y desinterés, ha llegado a tales extremos que concretó una de las aventuras más inimaginables.: la creación de la vida humana “in vitro”.
Es decir, la fecundación de un óvalo y un espermatozoide humanos en un simple recipiente representa la conquista más espectacular de la biología contemporánea. Este maravilloso proceso en un laboratorio, fuera del claustro materno, revela una de las concepciones encaminadas a desentrañar los misterios de la vida.
El científico ha concretado la creación de un ser humano a su antojo, en el momento que lo desea, cuando la naturaleza, en su fisiología normal se halla impedida de hacerlo. Si bien ello puede quebrar la filosofía humanista y los principios de la biología y también concepciones morales y religiosas, lo que ha desatado crudas polémicas. 
HITO
Lo cierto, lo realizado es que el siglo XX culminó con la revolucionaria técnica de la fecundación extracorpórea. El anuncio que a través de todos los medios de difusión conmovió al mundo y más a los científicos ortodoxos, marcó un hito de trascendencia en la historia de las ciencias, por la afiebrada proeza de haberse conseguido que una gameta femenina acepte a una gameta masculina y desarrolle una cédula huevo del que surgió un nuevo ser humano.
Pero vayamos por partes. Cuando Robert Hooke, el naturalista inglés que en el siglo XVII descubriera la cédula a través de un rudimentario microscopio de su invención, constituido por una combinación de lentes de poco aumento, no se había podido imaginar los hallazgos que posteriormente, mediante el perfeccionamiento del microscopio biológico y de la invención del electrónico se concretaría esa unidad de vida.
Hooke en aquella histórica oportunidad cometió el error, explicable en esa época, de observar una cédula muerta del Quercus Suber-corcho- cuyo protoplasma, o sea la parte viva, había desaparecido. De ahí que a esa mínima expresión vital le diera el término de célula, proveniente del griego: oikos, hueco o del latín cella: celda o celdilla a semejanza con las estructuras de los panales elaborados por las abejas.
Los sucesivos aumentos alcanzados en los microscopios permitieron investigar con mayor precisión y profundidad la estructura íntima del citoplasma y el núcleo. En la historia de la biología representa un periodo de concepciones concretas con respecto a la célula, bien definida como el común denominador de todos los seres vivientes.


Cientificos de renombre: Mc Carty, Crick y Watson

DESCUBRIMIENTOS
No sólo se logro descubrir sus organoides u organelas, sino además penetrar en la composición íntima de éstas para interiorizarse en sus funciones, todavía no muy claras en algún caso. Así, los cloroplastos que dan las diversas tonalidades verdes a los vegetales, se deben a la presencia de la clorofila.
Pudo esclarecerse su estructura química, una metalloporfirina, la que retiene la energía solar, para transformarla en energía química, encerrada en la primera molécula de materia orgánica que elabora: la glucosa sustancia de gran valor energético. Pudieron conocerse mejor las mitocondrias y localizar en su interior un número elevado de enzimas y coenzimas, que como si fueran baterías, suministran energía a las células para su metabolismo.
Igualmente se penetró en la composición molecular de los ribosomas, donde se efectúa la biosíntesis de las proteínas y en el aparato de Golgi, que participa en la elaboración de las glucoproteinas, conocimientos todos que se alcanzaron a plenitud. Todo ello permitió tener un concepto biológico más completo de la célula. 
EXTRAORDINARIO
Pero dentro del núcleo se logró descubrir que los cromosomas están constituidos por el ADN- ácido desoxirribonucleico- James D Watson y Francis Crick lograron desentrañar la constitución íntima de esta molécula.
El hallazgo de estos dos científicos ha sido extraordinario, pues determinaron que en esa molécula se hallan inscritos todos los caracteres genéticos que se transmiten de padres a hijos. Revelaron que el ADN está formado por una base nitrogenada púrica, que se enfrenta con otra pirimidica, unidos por un hidrogeno lábil.
Hallaron que esta base nitrogenada forma con la desoxirribosa, que es un azúcar, un nucleósido y con el grupo fosfato, un nucleósido y numerosos nucleótidos integran una cadena de  polinucléotidos y dos cadenas más, el ADN.
De acuerdo a como se disponen las bases nitrogenadas que son 4, quedará constituido el código genético o mensaje genético que es típico para cada individuo. Juntamente con el ARN-acido ribonucleico- constituyen la base de la genética.
El ADN está constituido así como por tres millones de nucleótidos. La magia del sistema ADN permite que una célula pueda reproducirse con exactitud, fabricar las sustancias apropiadas en las cantidades adecuadas y en el momento debido.


Estructura química del ADN.

ENFERMEDADES
Uno de los descubrimientos más importantes es haber comprobado que varias enfermedades tienen su origen en trastornos ocurridos en los genes. Porque se ha comprobado que una muerte de cada 5 en la infancia es provocada por algún desorden genético, en algunos de los genes.
Y una de las más serias dolencias es el mongolismo. Ello se debe a un cromosoma alterado. La osadía del hombre de ciencia ha llegado a tal punto, que ha logrado crear genes y producir mutaciones, modificando la constitución genética.
Los progresos de la biología acompañados de los adelantos de la electrónica han hecho posible por un lado determinar el sexo del hijo mientras se halla en el claustro materno, mediante el análisis microscópico de las células del liquido amniótico y observar a la criatura a través de una pantalla muy semejante a la de la televisión.
La identificación de los virus, su estructura y su clasificación es otro de los alcances sorprendentes alcanzados a través de la ultramicroscopía con la colaboración de la microquímica. Estas entidades muchas de ellas patógenas, marcan ya un límite entre la vida y la no vida, pues se hallan constituidas simplemente por ADN o ARN envueltos en una  cápsula proteica.
Las investigaciones revelaron  que cuando invaden las células y encuentran una ecología apropiada, especialmente las enzimas específicas, se multiplican de  a miles y luego se diseminan por las células vecinas.
Resultado de imagen para Fecundacion in vitro

EL CANCER
Se ha podido determinar que algunas formas de cáncer, como la leucemia, que ataca a la sangre, es producida por un virus. Por técnicas semejantes se han descubierto los bacteriófagos, que representan una de las manifestaciones interesantes del equilibrio biológico. Los bacteriófagos son inofensivos para el ser humano, pero en cambio destruyen ciertas bacterias, algunas productoras de serias dolencias.
El hombre de ciencia ha penetrado en la misma identidad de la célula. Ha logrado sintetizar algunas proteínas, modificar la constitución genética experimentalmente, ha plasmado la primera fecundación humana en el gabinete. Estos y otros progresos están ocasionando una revolución imprevisible en lo que se refiere a sus consecuencias futuras.
El profesor Ettienne Wolf, director de biología experimental de Francia, refiriéndose al desarrollo del estado fetal  fuera de la madre, afirmaba que en los próximos años se aguarda estimular así las cualidades físicas e intelectuales de un niño antes del nacimiento, reparar sus malformaciones congénitas, inmunizar a los lactantes contra la infección por medio de la vacunación prematura y hasta desarrollar la tolerancia de los tejidos extraños de modo que puedan aceptar injertos durante la vida cuando los necesitasen.
Pero lo grave es que mientras los apabullantes descubrimientos científicos se han empinado en un diagrama de coordenadas, la ética y la moral de los seres humanos se ha mantenido horizontalmente y hasta a veces han descendido. Entonces habría que preguntarse: ¿De qué valen las conquistas científicas, tanta lucha y sacrificios? Las respuestas las hallaremos en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada