jueves, 10 de diciembre de 2015

LANUSSE PRESIDENTE DE ARGENTINA

El martes 23 de Marzo de 1971, el pueblo de la Argentina asistió sin asombro a la liquidación, en pocas horas, de un proceso institucional que se había gestado 277 días atrás, es decir el 18 de junio del año anterior, cuando la Junta de Comandantes en Jefe había ungido como Presidente de la Nación al General Roberto Marcelo Levingston, en reemplazo del Teniente General Juan Carlos Onganía.
Los titulares del Ejército Teniente General  Alejandro Agustín Lanusse: de la Armada Almirante Pedro Gnavi, y de la Fuerza Aérea, Brigadier General Carlos Rey, reasumían-por segunda vez en 5 años- el poder político del país luego de la situación de tensión provocada por el relevo del Jefe del Estado Mayor Conjunto, Brigadier Mayor Ezequiel Martínez, dispuesto el viernes anterior por el Presidente Levingston.
A partir de allí todo sucedió con ritmo vertiginoso. Pese a la pausa del fin de semana y a la ausencia del Brigadier General Rey que se encontraba  de visita oficial en Chile, las reuniones en distintas jefaturas de los comandos de las tres fuerzas se sucedieron ininterrumpidamente hasta llegar a la entrevista- calificada luego de clave- mantenida entre el Presidente de la Nación y los comandantes en jefe.
Ese día, a las 20.22, mediante sendos comunicados, dirigidos a los comandos y unidades del Ejército y al pueblo, el General Levingston  informó sobre el relevo del General Lanusse, aduciendo el incumplimiento de una orden impartida en enero de 1971 que “facilitó la consecución de hechos sediciosos que ocurrieron en la ciudad de Córdoba, con serio agravio para los intereses de la Nación”.

Resultado de imagen para lanusse
El General Lanusse llego al poder entre desmentidos y crisis politica.

UNIDAD
Consecuentemente se designó interinamente al General Jorge Esteban Cáceres Monié, Jefe de la Policía Federal, como Comandante General del Ejército, quien al asumir sus funciones comunicó que lo hacía para reponer en el cargo a su antecesor.
Tanto el Almirante Gnavi como el Brigadier Rey desmintieron luego oficialmente haber refrendado el decreto presidencial del relevo del General Lanusse. La unidad de las tres fuerzas armadas era evidente y la situación del General  Levingston se hacía insostenible.
Después, tras una serie de sucesivas reuniones y consultas, llegó su destitución como Presidente de la Nación por la misma junta que lo había nombrado en el cargo y, como final del  proceso, su dimisión
El General Levingston se despidió en el Salón de Invierno de la Casa Rosada de los periodistas a quienes reveló que “por esta noche dormiré en la residencia presidencial de Olivos”. En una ceremonia realizada en el Salón Blanco de la sede gubernamental, la Junta de Comandantes en Jefe reasumía el poder político de la Nación.

Resultado de imagen para lanusse
Con el Presidente de Chile, Salvador Allende.

PRESIDENTE
Así  ratificaba su objetivo de “crear las condiciones indispensables para el pleno restablecimiento de las instituciones democráticas en libertad progreso y justicia”. Dos días después, Lanusse-titular de la junta- era designado Presidente de la Nación, según las modificaciones  del Estatuto de la Revolución Argentina en el que se establecía-ahora- un sistema de rotación para desempeñar la titularidad del Poder Ejecutivo.
En las últimas horas del viernes 26 de Marzo de 1971, Lanusse juraba como nuevo Presidente de la Nación, oportunidad en la que reiteró el propósito de “entregar el gobierno constitucional en 1973 a las autoridades que surjan de comicios libres”.
Luego del juramento de estilo practicado por Lanusse, hicieron los propios Arturo Mor Roig, como Ministro del Interior, Francisco Manrique, como Ministro de Bienestar Social, y Rubens San  Sebastián, como Secretario de Estado de Trabajo. Así se iniciaba la tercera y última etapa de la denominada Revolución Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada