viernes, 23 de octubre de 2015

3 MUERTES QUE AFECTARON AL MUNDO

Moscú en la mañana del 22 de Enero de 1924. Casi al medio día de intenso frio, las voces discrepantes se acallan en aras de las ambiciones de los hombres. Rusia olvida, por un instante, la lucha desatada entre el nacionalismo stalinista y el internacionalismo trotskista. Lenin ha muerto.
El creador del primer estado socialista, Vladimir Illich Ulianov, ejercía aún ese enorme ascendiente como para tender un manto de silencio sobre el coloso soviético con la sola noticia de su muerte. Cuatro días duró el duelo nacional.
Cuatro días de silenciosas columnas de hombres, mujeres y niños, pasando ante el catafalco erigido en la Plaza Roja, escenario de sus días de 1917. Los trabajadores de todo el mundo le rindieron homenaje al hombre  que con perfiles de tan extraña personalidad gravitara en el siglo XX.
De una residencia de los alrededores de Washington, en la mañana del 3 de Febrero del mismo año,  se puso en marcha un pequeño cortejo tras un furgón fúnebre, Woodrow Wilson, Presidente de los Estados Unidos, hasta 1921, iba a recibir en la Casa Blanca el póstumo  homenaje de sus conciudadanos.
Discutido por amigos y adversarios, el desplazado de la vida política, el semi inválido a raíz de un ataque cerebral, afrontaba el juicio de la posteridad. Pero nadie podía discutirle que fue el primer mandatario que sacó a su país del  aislacionismo, en los días difíciles de 1917.

Pogrzeb Lenina1924.jpg
El funeral de Lenin

IDEAL DE PAZ
Un ideal de paz animó sus últimos años y sí la Sociedad de Naciones que inspirara no fue, como tampoco le fue el Tratado de Versalles, el fin de los males de la vieja Europa, esto ha de achacársele, más que a él, a la ambición de los hombres.
Ciudadano honorario de diez naciones, vencedor de la gran conflagración en el 18, el mundo se inclinó reverente en la hora de su muerte y una multitud consternada y dolorida se sumó luego al humilde cortejo integrado por su familia y unos pocos amigos.
El 10 de Julio de 1924 otro acontecimiento conmovió a la opinión universal. A cien metros de su domicilio fue secuestrado Giacomo Matteoti, diputado socialista de 40 años y días después apareció su cadáver.
Diez días antes, había pronunciado uno de sus últimos discursos, denunciando el fraude en las elecciones que ganara el fascismo. El debate hizo tambalear al régimen. Se aguardaban nuevas pruebas.

Pero el atentado puso fin a la vida de Matteoti y a la democracia italiana. El automóvil del secuestro fue facilitado por Felipe Felipeli, Director del “Corriere  d´Italia, a un grupo de maleantes a sueldo que ultimaron a Matteoti a golpes en el interior del vehículo. Mussolini prometió que se haría justicia y para hacerla inicio encarnizada campaña contra los opositores.

Resultado de imagen para Presidente Wilson
Presidente Wilson: ciudadano honorario de diez naciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada