martes, 20 de octubre de 2015

CHINA: DEL IMPERIO A LA REPUBLICA

La agitación popular en China que se había manifestado hacía ya algunos años y tuvo expresiones violentas después de la guerra ruso-japonesa, hizo crisis definitiva en 1911. En años anteriores había fallecido el Emperador Kwan-Su y poco después la emperatriz. Como aquel no tenía sucesión fue designado para ocupar el trono su sobrino Pu-Yi, nacido en 1906, durante la regencia de su padre: el príncipe Chun-Pu-YI,  último emperador de ese país. Lo coronaron el 2 de Diciembre de 1908.
La agitación iba en aumento y en 1910 se registraron sucesos de gravedad que fueron apresurando los acontecimientos. Hubo motines a raíz de haber circulado un rumor, en el sentido de que las potencias europeas se disponían a desmembrar a  China. Se mezclaba el deseo de ponerse al corriente de los adelantos europeos, con el ansia de liberar a esa nación de la influencia extranjera.
Los antidinásticos aprovechaban para su propaganda el  creciente odio popular contra los manchúes. El prestigio del gobierno estaba quebrantado por las sucesivas concesiones a potencias extranjeras, de manera que el clima era francamente propicio para la revolución.
El afán progresista del pueblo chino no quería desaprovechar la ocasión. Ese mismo año el gobierno tuvo que reprimir un motín militar en Nankin y, poco después, el regente Chun fue objeto de un atentado.

Resultado de imagen para china imperial
La china imperial.

TRABAS
Mientras tanto, la Asamblea de Notables abogaba por la rápida reunión del  Parlamento. Sus sugestiones no eran escuchadas, pues Chun ponía trabas permanentes al incontenible afán de progreso.
No obstante,, en 1911, se transformó el Gran Consejo y el Consejo Administrativo en un sólo  centro ministerial responsable con  siete departamentos. La obra innovadora continuaba, pero el Príncipe Chun se empeñaba en rechazarla, alegando que el país no estaba preparado para un régimen constitucional. A raíz de todo ello, amenguó aún más su prestigio.
En ese año, el Gobierno acordó contratar un empréstito a suscribir con capitales ingleses, franceses, alemanes y norteamericanos. Eso pareció ser la chispa destinada a desatar el incendio. El ambiente había sido preparado por los revolucionarios mediante un plan bien concebido
Sun-Yat-Sen era el jefe principal del movimiento. Se produjeron desordenes en Hunan, a los que siguió la insurrección de varios regimientos en Wüchang. Estos, a fines del otoño, proclamaron la República.
ASAMBLEA
Una asamblea revolucionaria se constituyó a la que se invitó a las demás provincias, siendo elegido dictador el General Li-Yueng-Hong y Presidente Provincial Sun-Yat-Sen. La prensa había creado el clima propicio contra los manchúes, los mandarines y la dinastía, mientras que Sun-Yat-Sen, Kang- Yen-Wai y Liang Ki-Chow, presionaron al ejército estacionado en Wuchang.
El pueblo partidario de la revolución negaba víveres a los soldados de los ejércitos leales a la dinastía y el almirante Sa tuvo que rendirse. Hankeu cayó en poder de las fuerzas imperiales al mando de Ying- Chang, quien ordenó el incendio de la ciudad dejando sin albergue a sus 400 mil habitantes.
Entretanto, el levantamiento se extendía a otras provincias. Cantón fue la primera en declararse república independiente y otras 6 siguieron su ejemplo. La dinastía busco una víctima propiciatoria para que purgara sus culpas y un salvador
Este último fue Yuan-Chi-Kai, quien hizo su entrada triunfal en Pekín. Por su consejo, el gobierno publicó una serie de edictos imperiales en los que reconocía sus culpas y pedía perdón al pueblo. Prometía enmendarse y ofrecía una Constitución y la inmediata reunión de un Parlamento.

Resultado de imagen para china imperial
En solemne actuacion
CRISIS
Por fin, también, por consejo de de Yuan-Chi-Kai, abdicó a la regencia Chun, dejándola en manos de la emperatriz con dos tutores, uno manchú y otro chino. La situación se  tornaba cada día más crítica y caótica.
El grupo moderado ofreció a  Yuan-Chi-Kai que proclamara la República, ofrecimiento que le formuló también Sun-Yat-Sen. Por último, Yuan-Chi-Kai  proclamó la República con el apoyo de los revolucionarios, pues Sun-Yat-Sen renuncio a su cargo de  Presidente.
La abdicación de la emperatriz fue decidida.  En seguida  Yuan-Chi-Kai tomó en Pekín posesión de la presidencia y dictó inmediatamente una amnistía, mientras el Consejo Nacional votaba una Constitución liberal en todas sus partes
Luego, las tareas de organización, con la designación del Consejo de Ministros, la adopción de diversas medidas para la consolidación del nuevo régimen y su aplicación de acuerdo con las aspiraciones populares.
Así terminó el imperio y la dinastía Ching que había gobernada a China ininterrumpidamente desde el año 1,644, en que  se extinguió la dinastía Ming que fundara Hung-Wu.

Resultado de imagen para china imperial
Un simbolo, una cultura milenaria.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada