jueves, 15 de octubre de 2015

CLARO...CLARISIMO

Todo hace suponer, luego de las elecciones primarias realizadas al interior de sus huestes, algo que de por sí resulta importante: la izquierda como expresión de avanzada y progresismo calificada por sus dirigentes de moderna y democrática, participará en el proceso electoral presidencial del 2016.
·          
Su candidata seria la actual congresista, Verónica Mendoza, quien se impuso en los comicios internos  de este sector al otro postulante: el cura Marco Arana, el gran perdedor extremista de Tierra y Libertad, el partido que tiene la inscripción electoral vigente.
·          
Hace bien a la democracia, y es expresión de pluralidad, que grupos políticos de este tipo, y de otras corrientes e ideologías, participen  en los actos de reafirmación de civismo que se realizan en el país.  Así los electores, de manera efectiva, pueden escoger a sus gobernantes que representan pensamientos variados y de todo tipo.
·          
El problema está en que, tratándose de la izquierda, poquísimo  es lo que, actualmente, representa, porque precisamente ha dejado de ser, y de eso hace una punta de años, una efectiva fuerza popular aglutinante. Hasta la fecha  aparecen en la encuestas con mucho menos del 2%, en el rubro otros. Es decir, casi nada.
·          
Ello significa, en buena cuenta, que el apoyo, por parte del soberano que decide comicios, es ínfimo. Muchos entendidos, sin embargo, afirman que este grupo  si podría pescar votos en ese difuso electorado juvenil que algo representa, como expresión del antisistema y la rebeldía. Pero nada más. La situación, de esa manera, la toman como la pura verdad de la milanesa electoral.
·          
 Ahora bien, sus seguidores sostienen que Veronica sí puede golpear el panorama electoral en los próximos meses, debido a que es una expresión de cambio. Para ellos, cada día que pasa se verá, con más claridad, lo que persiguen con convicción e ideología propia: si pueden llegar al poder. Aunque la tarea se torna ardua, muy difícil y para muchos imposible. Los detractores, frente a estas opiniones, recuerdan que la izquierda pasa por una de sus peores crisis de la historia.
·          
Licenciada en Psicología con maestrías en Ciencias Sociales y  Educación a la Distancia, en París y España, es actual Congresista  gracias a los votos del nacionalismo humalista, con quien se unió y mantuvo amistad, tanto con Ollanta Humala como con Nadine Heredia, vínculo que se cortó a partir del 2012.
·          
Ello ocurrió con motivo del enfrentamiento en la provincia de Espinar (Cusco) donde murieron dos campesinos y resultaron varios heridos, durante la protesta antiminera en contra de las operaciones de la empresa Xtrata Tintaya y temas concernientes  al desarrollo local. La candidata protestó airadamente y se retiró de las filas del Nacionalismo.
·          
Para sus enemigos, Mendoza  tiene todas las características que la izquierda muestra cuando nada son  y carecen de fuerza. Lo que hacen, en estos casos, es subirse al carro de otros que si tienen fuerza para capturar el poder.  Ella lo hizo y por eso ahora la tenemos en el Congreso de la República. No porque haya sido popular. Ni nada que se le parezca.
·          
Si nos atentemos a este pensamiento, de la misma forma actuaron sus camaradas Javier Diez Canseco, Manuel Dammert Ego Aguirre, Rosa Mavila y tantos otros. Ellos critican que, hoy en día, una de sus simpatizantes y ayayeras sea Liliana Panizo.
·          
Si en efecto, la viuda del primero de los nombrados, que apareció en los actos primarios, dándole su apoyo incondicional incluso con declaraciones a la prensa. Cuando, para estas corrientes de critica, la señora no es nadie ni representativa. Sin haber ejercido, jamás que se sepa, cargo político o público alguno.  Ni menos dirigencia destacada.
·          
Ella fue, hace muchos años, tan sólo la secretaria privada de Diez Canseco en el Congreso y, en tal condición, mantuvo una relación afectiva y amorosa que terminó, para bien de la pareja, en  un vínculo matrimonial.
·          
 Eso resultó su único punto relacionado con la política, sin ser mérito efectivo casarse con un político. Ni dirigente, ni parlamentaria, ni ministra. Nada de eso. Entonces a nadie representa. Sólo a su cónyuge que en paz descansa y que de Dios goza. Qué hace rodeando a Mendoza, dicen los detractores.
·          
Ese defecto de los progres de plegarse al ganador es histórico. Lo han hecho, desde finales de los años 30 y comienzos de los 40 del siglo pasado, cuando llamaron al conservador Presidente Manuel Prado, durante su primer gobierno, “El Stalin Peruano”, en plena segunda guerra mundial y sacaron tajada política en el Parlamento, con sus consiguientes cargos públicos. 
·          
Actuaron, de igual manera, cuando el Frente Democrático que llevó a la Presidencia de la República a José Luis Bustamante y Rivero, en 1945. A la hora que las cosas se pusieron difíciles en términos sociales y políticos, abandonaron el barco y se fueron del poder, negando y eludiendo sus garrafales errores.
·          
Con las dictaduras también coquetearon. Tan es así que consiguieron curules parlamentarias en tiempos de Odría y sus dirigentes sindicales eran comprados, como el pan de todos los días, por unas cuantas pesetas.  Ni que decir con Velasco donde estuvieron gran parte de ellos, con excepción de los ultras, apoyando y medrando a este gobierno autoritario y peligroso que se convirtió en uno de los peores de la Historia del Perú.
·          
A Fujimori, por ese prurito de oponerse a Vargas Llosa y al Fredemo, le sacaron cuatro ministerios y después,  como si no tuviesen responsabilidades, se alejaron a la oposición.  Actuaron como chicles con Humala y el antisistema. Poco después, so pretexto de diferencias ideológicas, muy lejos y criticando a mansalva.
·          
Los izquierdistas consecuencia no tienen. Línea política recta, tampoco. Juegan al zigzag y a ganador. Ojalá que Mendoza haga algo que sea, efectivamente, diferente. La oportunidad se le ha presentado para que lo demuestre. Le damos, como debe ser, el beneficio de la duda.
·          
Estos grupos, sin representatividad, se han dedicado, en los últimos tiempos, a irse contra la corriente sin lógica alguna y paralizar, por quítame estas pajas, una serie de importantes proyectos mineros como el de Conga en Cajamarca y Tía María en el Valle de Tambo de Arequipa.
·          
 No obstante de que tales obras, de realizarse y caminar efectivamente, significan progreso y bienestar para todos los peruanos. Mendoza está en la obligación de pronunciarse sobre estos asuntos de vital importancia para el desarrollo del país.
·          
Cabe sin embargo reconocer que ella podría convertirse en la rival generacional de Keiko Fujimori, la representante de la corrupción, en el pleito electoral. Contando la historia, de por si interesante, de su madre mochilera y su padre campesino originario del Cusco

·          
Pero, políticamente, tiene sus bemoles y ataduras que la pueden tumbar. Su aliado, Tierra y Libertad, es un partido ideologizado al máximo que se opondrá a que vire hacia el centro, el punto exitoso de una elección, Tampoco definir aspectos de medio ambiente, economía e inversiones. En buena cuenta, encontrar coincidencias será muy difícil.
·          
Veronica, si quiere triunfar, requiere de la participación de los otros grupos de izquierda que hasta ahora, que se sepa, no se ponen de acuerdo. Desde el  Partido Comunista Ortodoxo, Patria Roja, el   Socialista, Ciudadanos por el  Cambio y otros grupúsculos. Aquí se necesita sumar por más chicos que sean. Si no se hace, las simpatías electorales se van para otro lado.
·          
La propia Mendoza, conforme pasan los meses hasta llegar al último de ellos del acto electoral de abril, tendrá que definirse más. No lo ha hecho hasta ahora en temas que son  claves. Ella se resiste, por ejemplo, en calificar al chavismo y el régimen venezolano de Maduro de dictatorial. Cuando, efectivamente lo es, y no hay duda de ello. Salvo que seamos ciegos u obcecados.
·          
Evidentemente que definiciones, muchas definiciones se necesitan si se quiere progresar. La izquierda chilena y uruguaya que ya fueron y son gobierno debe ser su ejemplo en lo bueno, destacando evidentemente como paradigmas a Michelle Bachellet y  José “Pepe” Mujica, con todas sus virtudes y defectos. A los dos, nadie les puede quitar sus condiciones de lideres continentales.
·          
No obstante de que su candidatura ya esta aprobada y ganada, el gran reto de Verónica es posicionar a la izquierda como una opción real y viable en las próximas elecciones, teniendo en cuenta que uno de los principales pasivos de este grupo sea su falta de unidad.
·          
No hay que olvidar que, dentro de esta ideología, ya existen otros pre-candidatos. Allí están el Congresista Jehude Simon del Partido Humanista que no es visto con buenos ojos por Tierra y Libertad, por su apoyo al Apra, el ex Premier Salomón Lerner Ghitis, Gregorio Santos que esta preso por corrupto representando al MAS y Sergio Tejada, del Bloque Popular.
·          
Ahora bien un hecho comprobado es que cuantos más candidatos haya de la izquierda, menos probabilidades tendrá que triunfar. Para muchos analistas, Mendoza es lo mejor de los grupúsculos y ella debe aglutinar. Si no hay unidad, los progres se atomizarán por completo.

·          
Ella goza de una imagen de discreción y de honestidad que constituye un elemento de valor, en el contexto de la política nacional. Pero ahora debe demostrar que está en condiciones de gobernar, sin extravíos ni  tampoco barbaridades.
·          
La candidata tiene la obligación de dar a conocer, exactamente,  qué es lo que se quiere y hacia donde conducirá al país con los cambios que propugna. En buena cuenta: qué se quiere hacer con la economía, la minería, el empleo y tantos otros tópicos muy importantes para la conducción del aparato del Estado. Que las cosas sean claras y el chocolate espeso.
·          

Muy costoso puede resultar la llegada al poder de una de estas aventuras, sin planes definidos de antemano para gobernar. Los proyectos de acción enteramente definidos, en que no haya sorpresas de ningún tipo. No es mucho pedir. Tan sólo responsabilidad y consecuencia. (Noé).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada