viernes, 23 de octubre de 2015

EL ESCANDALO WATERGATE

Watergate es un moderno edificio erigido en pleno centro de Washington, no lejos de la sede del Departamento de Estado, donde funcionan las oficinas de la central del Partido Demócrata. Desde la madrugada del 17 de Junio de 1972-en plena campaña electoral-, cuando 5 individuos fueron arrestados en dicho inmueble, mientras trataban de instalar equipos electrónicos de espionaje, el asunto se convirtió en sinónimo de escándalo político.
Un escándalo que se desarrolló durante más de dos años y que culminó, el 8 de Agosto de 1974, cuando Richard M. Nixon se convirtió en el primer Presidente de los Estados Unidos que renunciaba  a su cargo.
En ese tiempo, Watergate fue para Nixon-un abogado californiano nacido el 9 de Enero de 1913- una pesada piedra que caía con enervante lentitud sobre una carrera política difícil, contradictoria, con todas las connotaciones de un suceso sin precedentes.
Entre los individuos arrestados en la sede del Partido Demócrata figuraba James McCord, jefe del servicio de seguridad del comité de reelección de Nixon y en su bolsillo se encontró una libreta de direcciones con nombres y teléfonos de asiduos concurrentes a la Casa Blanca.
Cuando el caso parecía no pasar más allá de la crónica policial, dos periodistas del “Washington Post”-uno de los diarios más influyentes de los Estados Unidos- revelan detalles del asunto y dan a conocer las órdenes de Nixon de “congelar” las investigaciones alegando “razones de seguridad nacional”. Ellos fueron: Carl Bernstein y Bob Woodward.


Complejo Watergate.

EVIDENCIAS
Surgen así evidencias de un amplio plan de espionaje contra el Partido Demócrata durante las elecciones presidenciales de 1972, lo que lleva al Senado a aprobar, sin oposiciones, la constitución de una comisión investigadora.
El 30 de Abril de 1973, Haldeman, Erlichman, Strachan, Kleindienst y Dean, los principales colaboradores de Nixon, presentan sus renuncias. Demasiadas sospechas los rodeaban. Mientras el Juez Sirica, que entiende el caso Watergate-como comenzó a denominársele-, ordena la comparecencia ante la justicia de funcionarios de la Central de Inteligencia Americana (CIA), la prensa revela que en la Casa Blanca existe un sistema secreto de grabación automática mediante cinta magnetofónica, instalada años atrás a pedido del propio Nixon.
Esas cintas- retaceadas, borradas en parte- servirán luego para mejor instruir el caso. Así lo entiende Sirica que exige a Nixon la entrega de esos rollos, sacrificando uno de los principios más caros a la presidencia: el llamado “privilegio a la privacidad”, a la garantía de reserva de los actos del  jefe del  ejecutivo. 
RENUNCIA
El  10 de Octubre,  el Vicepresidente Spiro Agnew presenta la renuncia y admite haber defraudado al fisco y recibido prebendas. El “sacrificio” de Agnew-al que reemplaza Gerald. Ford- no calma al Congreso ni a la prensa norteamericana.
La idea de un juicio político al presidente comienza a tomar cuerpo. Nixon se defiende públicamente. Primero niega haber tenido conocimiento del espionaje contra el Partido Demócrata y que haya dado órdenes de ocultar el hecho, luego se rectifica y admite parte de las acusaciones.
En Junio de 1974, Nixon viaja como un triunfador por el Medio Oriente, firma en Bruselas la nueva carta de la NATO y se abraza con Brezhnev en Moscú, mientras una comisión especial  informa que el presidente adeuda cerca de medio millón de dólares en impuestos y se sospecha que invocó ilegalmente una cláusula que lo autorizaba a ciertas exenciones.
Al regreso de su gira, Nixon se entera que sus principales colaboradores en la Casa Blanca se encuentran imputados en el Caso Watergate. El 24 de Julio, la Suprema Corte se pronuncia contra el presidente y aprueba la primera acusación contra Nixon de “obstruir las investigaciones judiciales”.
Luego aprueba los otros cargos: “Abuso de poder” y “Ultraje al Congreso” por haber utilizado a la CIA y al FBI con fines políticos y haberse negado a entregar a los investigadores parlamentarios el material documentado.


Nixon abandona la Casa Blanca.

COMIENZO DEL FIN
Era el comienzo del fin. Nixon acelera su derrota cuando declara públicamente que durante más de un año no había dicho la verdad al país y que había intentado ocultar el caso Watergate desde el principio. El 9 de Agosto-la admisión de Nixon se anticipa al juicio político-  Ford jura y asume como el trigésimo octavo presidente de los Estados Unidos, ante singular expectativa.
Cabe explicar que los reporteros del Washington Post recibieron la ayuda anónima de un informador que se hizo llamar “Garganta Profunda”, cuya identidad no fue revelada hasta después de 33 años del escándalo.
Se trataba de  W. Mark Felt, el antiguo Director Adjunto del FBI , bajo la presidencia de Nixon. A la edad de 91 años deseó “liberar su conciencia” y contar la verdad. El colaborador convertido en fuente efectiva murió el año 2008
Esta fuente reveló a Woodward que el espionaje telefónico era una actividad realmente planificada por los principales asesores de Nixon,  con el respaldo del propio presidente. Poco después se descubrió que los cinco asaltantes del edificio Watergate fueron contratados y pagados de manera secreta por dos hombres vinculados por completo a Nixon.
 La corrupción andaba por todas partes. Pero esta vez, felizmente, trajo abajo del poder al Presidente que se vio envuelto por esta lacra que camina por todas las partes de este mundo redondo y con la que hay la misión de acabar a como de lugar, por bien de la ética y la moral.

Resultado de imagen para carl bernstein y bob woodward
Carl Bernstein y Bob Woodward: los periodistas del caso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada