jueves, 8 de octubre de 2015

CHAPLIN: EL RECUERDO DE UN GENIO

“Mi personaje es el hombre. Jamás lo he bautizado: no tiene nombre, es el hombre. Mis obras son para los grandes y los chicos, para los ricos y los pobres. Mi personaje es el humilde, resignado, ignorante del drama o la comedia que vive. Mi personaje es el ser de la existencia, llevado y traído por las fuerzas misteriosas del destino aciago o propicio
Si, el hombre que aparece de pronto. Así nomás, sin pasado y sin futuro. Dentro de su pequeñez, los acontecimientos le deparan tragedias enormes y da risa y cuando no da  viene la lástima. Mi personaje nunca tendrá conciencia de su drama. El día que lo tenga morirá de pena”.
La confesión le pertenece al propio Charles Chaplin otorgada, a manera de confesión, a un periodista en el año 1928 y exime de los fatigosos comentarios que pretenden explicar el éxito por caminos que van más allá de la simpleza de ese testimonio
Porque el increíble éxito de Chaplin se debió esencialmente a haber logrado llegar a la humanidad con un mensaje al cual nadie puede permanecer ajeno. Cuando un artista aborda temas como la soledad, la angustia, la muerte, ¿Quién puede permanecer ajeno?
Hay matices que son universales. Por eso quienes pretendieron que Charles Spencer Chaplin fue El Boxeador de 1915 o “El Vagabundo” o “Carlitos Bombero”, “Policía”, “Usurero”, “Inmigrante” o “Soldado”, se equivocaron.
Porque fue cada una de esas cosas y todas ellas juntas. El que ríe, ama, adora, sufre. “Yo existía antes de ser inventado”, decía. Y tenía razón. Porque el personaje que regocijó a tantas generaciones era el mismo.

Resultado de imagen para Charles Chaplin
Charles Chaplin: un genio del humor

PELICULAS
El  de las siguientes películas, entre otras: “Un rey en Nueva York”, De “La Quimera de Oro”, “Tiempos Modernos”, “El Pibe”. Charles Chaplin fue terriblemente pobre y fastuosamente rico. Alguien lo calificó alguna vez como: el “Tenorio de Hollywood” y lo cierto es que vivió intensamente.
“Cuando era joven fui muy infeliz hasta lo más profundo de mi ser. No porque tuviera hambre, ya que siempre hubo pan y mantequilla en casa, sino por la humillación de la pobreza que es tan angustiosa. Tenía que atravesar las calles con mi madre que había perdido la razón y que estaba tan débil que tropezaba a un lado y a otro como si estuviera ebria”. Ese fue el testimonio de su sufrimiento,
Otros no alcanzaron esa connotación. “Tuvimos una relación exótica-dijo en una oportunidad refiriéndose a la vampiresa Pola Negri- eramos un afrodisiaco para los periodistas”. De todas maneras el hombre que fue hecho caballero por la Reina de Inglaterra, Isabel II, y que fue sepultado silenciosamente, no dejó de absolver una sola gota de vida.

Resultado de imagen para Charles Chaplin
Una de sus expresiones características en el cine mudo

MATRIMONIOS
Chaplin se casó cuatro veces. La última de ellas a los 54 años con Oona O’Neill de 18, con quien convivió hasta su muerte. Tuvo 8 hijos y un número no calculado de amigos y enemigos: fue elogiado, ensalzado, admirado y odiado.
Exteriormente se valió de simples recursos, sus pantalones, su bastón, sus zapatones, un sombrero hongo que siempre le quedaba chico, un pequeño bigote y su caminar de pato. Íntimamente fue riguroso en materia de estética cinematográfica.
“Nada de lo que se hace a través de caras bonitas y suntuosos escenarios, puede llamarse arte cinematográfico, mientras esas caras y esos escenarios  no parezcan como simples accesorios, imprescindibles, para la exaltación de un sentimiento. Hay que mostrar el sentimiento en su máxima intensidad, limpio, de sugestiones extrañas, que lo enturbian y desvirtúan” Otra de sus brillantes apreciaciones tan singulares e inteligentes.
El más grande bufo del séptimo arte murió a los 88 años el 25 de Diciembre de 1977 en  Suiza, mientras dormía. Fue un plácido fin para una vida tan convulsionada. Ese día se bajo el telón sobre la magia de los claroscuros. Para el talento quedó el consuelo de saber que había  dado todo lo que realmente podía.

Resultado de imagen para Charles Chaplin



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada