martes, 20 de octubre de 2015

CLARO...CLARISIMO

La renuncia al Partido Nacionalista de la Congresista y Vicepresidente de la República, Marisol Espinoza, demuestra a las claras dos hechos importantes. En primer lugar, la descomposición total de esa agrupación política que pasa por una de la más saltantes de sus crisis que la puede, efectivamente, desaparecer por la debilidad estructural que demuestra a cada rato y persistentemente.
·          
En segundo, el retrato completo, como preocupación vital para el Perú, de que cada una de estas instituciones  son, realmente, clubes electorales de pacotilla cuando deberían ser puntales fuertes de la democracia, en su ejercicio pleno de representatividad.
·          
Miremos lo que pasa en los partidos históricos más antiguos. El Apra caminando desorganizado y a pie de plomo donde el único que manda es Alan Garcia, como Pedro por su casa a diestra, siniestra y plenitud. Con sus caprichos y pataletas propios de su carácter autoritario y el ego desenfrenado que lo acompañan siempre.
·          
 Por su parte, el Partido Popular Cristiano (PPC), fundado en 1966, como escisión conservadora de la Democracia Cristiana prácticamente desaparecida del escenario público, en pelea tremebunda donde se imponen, de la forma más burda y convenida, reglamentos electorales endiablados y siniestros llenos de trampas y conveniencias, para seguir detentando el poder..
·          
A un lado del protagonismo nefasto,  el káiser Raúl Castro Stagnaro con sus seguidores que los maneja enteramente a su regalado gusto y al otro: Lourdes Flores Nano,  Javier Bedoya de Vivanco  Marisol Perez Tello y varios de los parlamentarios que dicho sea de paso, carecen de soluciones para arreglar el entuerto. Cada vez se debilitan más.
·          
 El fundador y líder histórico, Luis Bedoya Reyes, bien gracias y ni siquiera opina. Ni tampoco da la cara.  Ya no maneja el partido. Como si no existiese. Esto es, realmente, inaudito y, evidentemente, le hace daño  a la ciudadanía porque carece de organismos que, verdaderamente, lo representen. 

·          
Acción Popular, fundado por el Arquitecto Fernando Belaunde Terry en 1956 con bombos y platillos triunfadores, mal que mal se defiende. Pero tampoco es un ejemplo a seguir. Sobre todo porque poco es lo que representa  electoral y popularmente. No es, definitivamente, el de las épocas de oro en que era considerado uno de los mas importantes con cuadros efectivos, organización y despliegue nacional.
·          
Perú Posible de Alejandro Toledo en la mediocridad andando, de acuerdo a las mentiras fulminantes y constantes del  ex-presidente y ateniéndose a lo que pase en sus procesos judiciales que lo embargan por corrupto junto a su esposa Eliane Karp y su amigo Maiman, que multiplica el dinero cuyo origen se desconoce. No obstante estar quebrado. Mientras que su suegra, Eve Fernenbug gozando de la plata que consiguió del holocausto, según la versión mitómana del cholo sano y sagrado.
·          
El  único partido inscrito de la izquierda, en el Jurado Nacional de Elecciones, es Tierra y Libertad del cura Marco Arana y su novia, la intelectualoide Rocio Silva Santisteban, que pequeño es, ideologizado equivocadamente con dirigencias extremas, tergiversadas y fanáticas dedicadas a causar serios malestares a la actividad minera nacional, no obstante, su contribución comprobada al desarrollo del país.
·          
No se le puede llamar organización democrática al etnocacerismo de Antauro Humala, preso por asesino de policías, que se dedica a actividades delincuenciales de violencia y cuyos miembros deben ser reprimidos legalmente, con el debido proceso, por las autoridades pertinentes. Llevar ese nombre es una afrenta contra uno de nuestros héroes nacionales de renombre y de inmortalidad: el insigne luchador, Andrés Avelino Cáceres.
·          
Solidaridad Nacional del Alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, es un engendro de mediocres y sirvientes que siguen como borregos al burgomaestre, el  único que manda con sus caprichos y sus enredos  de Comunicore, entre otras muchísimas perlas de malos manejos de toda indole, los mismos que le han dado pésima fama, lindante en la corrupción. 

·          
Hay tantos otros grupúsculos con nombres  tan poco impactantes que nada son y nada representan como: Alianza para el Progreso del traficante de la educación, César Acuña, Democracia Directa, Fuerza Popular,  Orden, Perú Patria Segura, Peruanos por el Kambio, Restauración Nacional, Siempre Unidos, Unión por el Perú y Vamos Perú. Completamente folklórico y lejísimos de la trascendencia.
·          
Lo de Marisol Espinoza fue la crónica esperada de una renuncia aceptada, en la práctica, hace mucho tiempo. A nadie le ha sorprendido. Como no iba a ser así, si la trataban con la punta de los zapatos. Su enemiga principal,  Nadine Heredia,  que la enemistó con “cosito” Ollanta Humala.
·          
Le pusieron, a la mala, el paralé para que no sea Presidenta del Congreso y la Primera Dama impuso, a como de lugar, a Ana Maria Solórzano  que, dicho sea de paso, tuvo una mediocre actuación, desempeñando mal el cargo que le  sobraba con creces. La Congresista si se enamoró de su colega Víctor Isla. La pasó en el alto puesto más dedicada al amor que a dirigir ese poder del estado.
·          
Las andanadas en contra de la Vicepresidente de la República prosiguieron y ni siquiera respetaron su condición de tal.  Hasta le pusieron gente de inteligencia que la seguía y le rondaba la casa, con fines evidentemente de control rechazables.
·          
Ella se sintió relegada, con razón, por la pareja presidencial. Hace mucho tiempo que no la tomaban en cuenta, en Palacio de Gobierno, cuando se trataban temas importantes para el desenvolvimiento del país.
·          
Para nadie es un secreto que la destacada política estaba de acuerdo en la necesidad perentoria de que, Nadine Heredia, sea investigada y evitar que se ampare en recursos legales para evitar el castigo de la justicia. Según muchos sectores políticos, con esta actitud de principios, ella demostró honestidad y seriedad. No era la de las ayayeras. Ni se dejaba llevar por el poder desenfrenado de turno. 

·         .
Ahora, en contraste a su partido y al propio gobierno, se ha convertido en una lideresa con proyección y futuro. Por lo que determinados grupos la buscan para contarla como renombrada dirigente en sus filas. Hasta se dice que Pedro Pablo Kuczynski (PPK) la quiere en su entorno como integrante de su plancha presidencial y candidata al Congreso, representando a su tierra natal: Piura.
·          
El distanciamiento con Humala y Heredia se inició en julio del año pasado  con el veto a la presidencia del Congreso. Ni siquiera evaluaron que ella era fundadora del partido Nacionalista. A poco tiempo de terminar su mandato, el Presidente se va quedando cada vez más solo y en el Congreso con pocos parlamentarios.
·          
Hay hechos que son inadmisibles de por si. Como por ejemplo la destitución de la Procuradora Anticorrupción, Julia Príncipe Truijillo, por parte del Ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén, que dicho sea de paso, está en la picota de la censura parlamentaria, por su mala actuación de gestión en el desempeño de ese alto cargo.
·          
El lio comenzó cuando la funcionaria fue reprendida por declarar a los medios de comunicación sobre el caso de las agendas atribuidas a la Primera Dama, Nadine Heredia. Le exigieron solicitar permiso y ella no lo había hecho.
·          
No obstante, en la práctica se trataba de una regla que, en ningún momento, suele ejercerse. De allí es que se deduce y presume que el cuestionamiento a la Procuradora y ahora su destitución se deba efectivamente a una censura que merece, por donde se le vea, rechazo.
·          
La decisión del Gobierno ha sido calificada por la oposición como contraproducente y se puede entender, según ellos,  como una venganza contra Príncipe, por su posición firme de investigar a como de lugar a Nadine Heredia.
·          
La abogada ha demostrado, en sus actos, valentía y firmeza. Incluso cuando fue asediada por el Ministro Adrianzéen y por el propio Premier, Pedro Cateriano, que le exigió acatar la ley. Ella respondió sin temblarle la voz y con seguridad: “he cumplido con mi deber siempre”. 

·          
El cese del cargo no tiene motivo aparente y justificación determinada. La decisión, como si dos y dos son cuatro, le quita legitimidad al Gobierno. El desempeño profesional de Principe ha incomodado al poder de turno y por eso tenemos, como realidad, la destitución. Un error evidente que debe rectificarse, si queremos ser respetuosos de la ley.
·          

La han vejado inclusive cambiando realidades y prácticamente mintiendo. El propio Ministro de Justicia dijo que su esposo tenia investigación por lavado de activos. Lo que era cierto. Pero lo que no se especificó es que ella está separada de su cónyuge hace 14 años. Las responsabilidades de las personas son individuales. De ninguna manera compartidas. Malo es hacer daño por gusto. Julia Príncipe merece la rehabilitación inmediata. (Noé)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada