jueves, 15 de octubre de 2015

ISRAEL NACE COMO ESTADO

Entre el fragor de una guerra y en medio de los azares y penurias de la lucha, nace el Estado de Israel el 14 de Mayo de 1948  o quinto día de Iyar de 5708. Los campos de concentración aliados establecidos en Medio Oriente para albergar prisioneros enemigos, se habían convertido en campos de concentración para los patriotas judíos y las calles de Tel Aviv reflejan, nerviosas, la impaciencia que provocan las largas tramitaciones cuando, en realidad, ya hay conciencia en el mundo de la necesidad de crear una patria, un hogar para el sector humano más castigado por la guerra.
Regresaban de los campos de  batalla los soldados que habían combatido a la sombra de muchas banderas, y otro tanto hacían los aviadores de la RAF británica, que constituyeron el aporte del pueblo judío a la lucha librada por los cielos de Europa. También los guerrilleros adiestrados por el general inglés Wingate, conservaban sus armas. Ya no tenían que utilizarlas en defensa del viejo cruce de rutas fundamentales. Bien podían ahora ser los eficientes instrumentos de la emancipación de viejas tutelas.
Hay calma en las calles. Los disturbios, muchos de ellos incruentos, han cesado. Detrás de las alambradas de los campos de concentración, rostros ansiosos se asoman. Una nueva esperanza nace en ellos.
En el Museo de Tel Aviv están reunidos junto a David Ben Gurion, los viejos luchadores de la patria hebrea. También hay diplomáticos entre la concurrencia. Cuando Ben Gurion  se pone de pie, hacen otro tanto los presentes. Es tan trascendental la ceremonia que resulta imposible seguirla desde los asientos.


Las 12 tribus de Israel

ALBOROZO
Y la voz lenta, pausada comienza la lectura. Es la Declaración de la Independencia. La noticia trasciende a la calle. Hombres y mujeres dan rienda suelta a la alegría. Hay lágrimas, abrazos, gritos. La gente corre alborozada y en millares de hogares se hace sitio para los que han de venir de los más lejanos confines de la tierra a colaborar en la grandeza de la patria nueva.
El mundo saluda al país que acaba de nacer. Muchos gobiernos se apresuran a extender el reconocimiento. Pronto el número alcanza a 60. Pero hay otras tareas urgentes como la consolidación de Israel en el plano internacional.
Casi a las puertas de las ciudades, nace la ondulada estepa del Neguev. Y es necesario traer a 400 mil hebreos anhelosos de reintegrarse al hogar común. Las primeras medidas se realizan en términos perentorios.
¿No hay viviendas suficientes para los desplazados? Se levantarán miles en Tel Aviv y  Jerusalén. ¿No hay tierras? Se llevara el  agua para que sabanas verdes surjan sobre la arena del desierto. ¿Hay recelos entre los vecinos? Se levantarán industrias que cubran con su producción la cuota insuficiente de las importaciones.
CONVERSIONES
Todo un pueblo de un millón de almas se pone a la tarea. Queda firmado el armisticio con Egipto, Siria, Transjordania El Líbano. Marchan hacia el Neguev millares de trabajadores. Barrios modernos crean la Jerusalén nueva, que rodea la amurallada ciudad que encierra los Santos Lugares.
Tel Aviv se convierte en portentosa urbe. Llegan barcos y más barcos desde donde, brazos en alto, decenas de millares saludan a la nueva tierra prometida. Desde las rocosas colinas de Galilea hasta el extremo sur, pasando por los valles de Israel y el Jordán hacia abajo, por la llanura del Sharon, todo el país bulle en la construcción de ciudades, aldeas, colonias agrícolas y fábricas.
Israel ha nacido para el signo ideal del trabajo ante un mundo asombrado que vuelve sus miradas a las bíblicas tierras del pueblo de Abraham, Isaac y Jacob, que ha emprendido la marcha hacia un gran destino y que todos desean definitivo.
Con el reconocimiento diplomático, la primera fase desea magna empresa comienza a cumplirse, Muchos países, sin perjuicios, reciben cordialmente al embajador de la nación nueva que trae su palabra de reconocimiento por una buena voluntad que es moneda que se cotiza alto en un mundo aún ensombrecido de recelos.
En su marcha de estos años, Israel ha andado un difícil camino. Es lógico que así ocurra con una nación cuyo territorio se encuentra enclavado en ls rutas tradicionales que unen a dos mundos: Oriente y Occidente y que es punto neurálgico de la economía fundamentada en la riqueza petrolera de sus vecinos, piezas estratégicas en una política seguida atentamente desde las más grandes potencias de nuestro tiempo.


Ben Gurion proclama el nuevo estado


ESPERANZA
Mientras tanto, un pueblo nuevo trabaja. Lejos han quedado los tétricos campos de concentración y el éxodo a través de toda Europa. Las caras pálidas y tristes se han convertido en rostros esperanzados. Unos pocos años han bastado para este milagro alentador de un mundo que ha vivido ya dos guerras mundiales en el siglo XX y que desea la paz.
Actualmente, tras 67 años de fundada, es un país soberano del Medio Oriente   que se encuentra exactamente en la ribera sudoriental del Mar Mediterráneo. Limita al norte con el Líbano. Al este con Siria, Jordania y Palestina (Cisjordania). Al oeste con el Mar Mediterráneo y Palestina, la Franja de Gaza. Al sur-oeste con Egipto y al sur con el Golfo de Agaba, en el Mar Rojo.
 Con una población de aproximadamente unos 8 millones de habitantes, la mayoría de los cuales son judíos,  es el único Estado de esta raza en el mundo. También el hogar de  árabes, musulmanes, cristianos, drusos y samaritanos, 
LA GUERRA OTRA VEZ
Así como de otros grupos religiosos y étnicos minoritarios. La capital, sede del gobierno y mayor ciudad del país es Jerusalén. El principal centro económico y financiero se encuentra en Tel Aviv Yafo  y el mayor centro industrial se localiza en Haita.
El moderno estado identifica sus raíces con la antigua tierra del mismo nombre. Un concepto central para el judaísmo desde hace más de 3,000 años. Después de la Primera Guerra Mundial,  la Sociedad de Naciones aprobó el Mandato Británico de Palestina, con la intención de la creación de un “hogar nacional” para “el pueblo judío”.
 En 1947, las Naciones Unidas  ejecutaron la partición de Palestina  en dos estados: uno judío y uno árabe. Como hemos visto, el 14 de Mayo de 1948, el estado de Israel declaró su independencia.
Ello fue seguido por la Guerra Arabe Israelí de 1948 con los vecinos estados árabes, los mismos que se negaron a aceptar el plan de la ONU. Las sucesivas victorias judías, en una serie de confrontaciones posteriores, confirmaron su independencia y ampliaron las fronteras de su estado. Incluso más allá de lo dispuesto en el Plan de Partición de las Naciones Unidas.
 Desde entonces, ha estado en conflicto con muchos de los países árabes vecinos, con  décadas de violencia que continúan hasta  hoy en día. Las fronteras y el derecho a existir del propio estado, ha estado, pues, sujeto a controversias.
Especialmente, entre sus consabidos enemigos. Sin embargo, el país ha firmado tratados de paz con Egipto y Jordania y se están haciendo esfuerzos para alcanzar un acuerdo permanente con la Autoridad Nacional Palestina.



Mapa de la disputa de la guerra.

DEMOCRACIA
Se trata, políticamente, de  una democracia representativa,  con un sistema parlamentario que ejerce el sufragio universal. El Primer Ministro  actúa como Jefe de Gobierno, y la Knéset como cuerpo legislativo.
 En términos de producto bruto interno, su economía está situada, a nivel mundial, en el  puesto 43°, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). A su vez está altamente situado entre los países de Oriente Medio en desarrollo humano, libertad de expresión   y competitividad económica.
Pero siempre en conflicto guerrero. Por ejemplo, la Guerra del Sinaí se desencadenó a raíz de la nacionalización del Canal de Suez por parte de Egipto y a los ataques de los fedayines.. Francia y el Reino Unido establecieron una alianza militar secreta con los hebreos.
Los tres países atacaron por sorpresa y de forma coordinada a Egipto, ocupando el referido canal, desmantelando por completo el ejército egipcio y aniquilando su fuerza aérea. En sólo una semana, se  conquistó la península del Sinaí completamente.
RETIRO
incluyendo lugares estratégicos, como Sharm el-Sheij  que es clave para el acceso al estrecho de Tirán y el golfo de Akaba y fundamental para liberar la salida al mar desde el puerto israelí de Eilat. 
 Si sus objetivos fueron todo un éxito militar, para Francia y el Reino Unido, que consiguieron su misión de ocupar el Canal de Suez, resultó  totalmente lo contrario. Realmente los últimos fracasos de las antiguas potencias colonialistas en declive.
La guerra del Sinaí representó una derrota militar para Egipto, pero una victoria moral y política. La presión diplomática conjunta de los Estados Unidos y de la Unión Soviética, insólitamente de acuerdo frente a la sorpresiva maniobra de Londres y París, que pretendían recuperar el Canal de Suez, obligó a Israel a retirarse de la península del Sinaí y de la Franja de Gaza
Es decir, tuvo que regresar a la situación pre-bélica que le había llevado a conquistar 60.000 kilómetros cuadrados en sólo una semana. Tras el alto el fuego decretado por la ONU, Egipto aceptó la fuerza de interposición de la ONU en la frontera UNEF, una “Fuerza de Emergencia” creada al efecto, para mantener la desmilitarización de la región y evitar los incidentes fronterizos.


El parlamento israelí

CONSECUENCIAS
 Al pueblo judío le costó renunciar a las enormes conquistas obtenidas en esta guerra relámpago, pero a cambio de la retirada logró que la frontera con Egipto quedase protegida de infiltraciones guerrilleras, gracias al despliegue de la fuerza multinacional, y ganó con ello nueve años de tranquilidad.
Las consecuencias de la guerra de 1956 dejaron a la región en una situación inestable, con una aparente paz fronteriza, aunque los estados árabes seguían sin reconocer a Israel. Pero con un ascenso del nasserismo, posición política que tiene a la causa palestina como elemento movilizador.
 Siria, alineada con el bloque soviético, comenzó a patrocinar asaltos terroristas contra los hebreos a principios de los años 1960. Era parte de su “guerra de liberación”, con el propósito de desviar la atención de la oposición a la dictadura que imperaba en ese país.
Por su parte, la Guerra de los Seis Días se convirtió en un conflicto armado que tuvo lugar en el Oriente Medio, en  1967. Advertido por la retirada de los Cascos Azules  de la frontera del Sinaí, el bloqueo de los estrechos de Tirán y los movimientos de tropas de Egipto Siria y Jordania, junto a la concentración de unidades iraquíes y kuwaitíes y de otros países árabes, Israel decidió pasar a la ofensiva. 
ATAQUE
Así conjuró lo que suponía una inminente agresión y atacó a Egipto. Pese a que los medios de comunicación árabes prometían la destrucción y aniquilación de toda la población israelí,  otras fuentes pusieron en duda, con posterioridad, que los árabes fuesen realmente a atacar a sus rivales. La situación era oscura y controvertida.
Durante el conflicto, los vencedores hebreos conquistaron  la península del Sinaí hasta el Canal de Suez, iniciando  un plan de colonización de ese lugar. En 1973, Egipto recuperó la ribera este del Canal, durante la llamada Guerra de Yom Kipur.
En tanto las tropas israelíes, tras la sorpresa inicial, cruzaron el Canal, deteniéndose a 101 kilómetros de la capital de Egipto, El Cairo. Tras esta acción relámpago, este   país árabe, además de Jordania, firmó la paz con Israel, formalizada en los acuerdos  de Camp David.
Allí se consiguió la devolución de la península del Sinaí, exceptuando la Franja de Gaza, el reconocimiento del Estado de Israel por parte de Egipto, y el establecimiento de relaciones diplomáticas por primera vez entre Israel y uno de sus 4 países limítrofes, incluyendo el intercambio de embajadores.
También durante la guerra de 1967 se conquistaría  los territorios de Cisjordania con Jerusalén Este, entonces bajo administración de Jordania así como se ocuparía los Altos del Golán, en territorio sirio.


Despacho del Presidente de la República.

EXPULSION
 En octubre de 1973 durante la guerra de Yom Kipur, las tropas sirias atacaron las posiciones israelíes en los Altos del Golán, mientras que Egipto luchaba a lo largo del canal de Suez. Tras las primeras conquistas sirias, Israel expulsó a los sirios de los Altos del Golán y avanzó hasta llegar a 32 kilómetros de Damasco.
Luego del acuerdo de cese de fuego firmado entre Siria e Israel en mayo de 1974, se estableció una zona desmilitarizada entre las posiciones de ambos países. Israel incorporó los Altos del Golán a su sistema administrativo en 1981, en el Distrito Norte, si bien formalmente no los ha anexado.
Ha mantenido bajo ocupación militar, durante cerca de veinte años, una franja de terreno en el sur del Libano, la denominada “zona de seguridad”, debido a los continuos ataques que, desde el sur,  se producían contra las ciudades del norte  por parte de los grupos armados palestinos. Ya en 1978 el Tsahale efectuó la llamada  Operación Litani, con el fin de liquidar las bases palestinas
La invasión israelí del Líbano, iniciada el 6 de junio de 1982, después del asesinato de su embajador en el Reino Unido, Shlomo Argov , a manos del grupo de  Abu Nidal, provocó la huida de la OLP a Túnez,
HEZBOLA
El vacio lo ocupó  el grupo armado Hezbolá apoyado por los regímenes sirio e irani. Israel se retiró  de esta zona el 24 de mayo del 2000, acatando la resolución 425 del Consejo de Seguridad de la ONU de 1978, debido a la promesa electoral del primer ministro Ehud Barak de buscar una paz de compromiso tanto con Siria como con Líbano, propuesta  que posteriormente fue rechazada por el régimen sirio, que mantuvo su presencia en el Líbano hasta 2005 y su respaldo militar a Hezbolá.
En julio del 2006, tras el asesinato de ocho soldados israelíes en una emboscada en la frontera y el secuestro de otros dos por parte de milicianos de Hezbolá, Israel lo consideró un “acto de guerra” y se desencadenó la crisis israelo-libanesa del 2006.
Israel tiene la mayor proporción de gastos militares en relación a su Producto Bruto Interno   y sus presupuestos en este campo son altísimos, los que no son dados a conocer públicamente. Lo que si se sabe es que el equipo militar del que dispone se compone en su mayoría de sistemas armamentísticos de alta tecnología diseñados y fabricados en su mismo territorio, así como importaciones extranjeras.
 Desde 1967, Estados Unidos ha sido el aliado y contribuyente extranjero más notable, en cuanto a ayuda militar se refiere. Las buenas relaciones militares entre ambos países aún se mantienen incólumes. Incluso  se espera que sólo entre 2013 y 2018, Israel reciba de Estados Unidos ayuda militar por valor de 3,150 millones de dólares.
Aunque nunca ha podido demostrarse, la comunidad internacional supone que Israel posee armamento nuclear desde la década de 1960, además de armas químicas  y biológicas de destrucción masiva.
 Se estima que posee entre 75 y 400 ojivas nucleares, capaces de ser lanzadas desde aviones, submarinos o misiles balísticos de largo alcance. Pais que nació en 1948 y que hasta ahora sigue en pie de lucha guerrera. La paz, aunque difícil, hay que conseguirla para bien de la humanidad que la necesita,


Sede de la Cancillería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada